JoomlaLock.com All4Share.net

El People’s Pavilion, creado especialmente para la Dutch Design Week (Semana del Diseño Holandés), que tiene lugar en la ciudad Eindhoven, es un edificio en el que no se perdieron materiales durante su proceso de  construcción. Esta característica es precisamente la que lo hace único ya que para sus 250 metros cuadrados se pidieron “prestados” todos los materiales y fueron “devueltos” una vez desarmado.

El People’s Pavilion, según consigna la revista especializada ARQ,  se armó íntegramente con materiales prestados, que luego se devolvieron, lo que representa una nueva tendencia de trabajar con insumos 100 % materiales reutilizables que se recibieron en consignación, no solo por proveedores y productores tradicionales, sino también por los habitantes de la ciudad.  Casi un manifiesto de la nueva economía circular, el pabellón, proyectado por SLA arquitectos, con interiores de Overtreders, se construyó sin tornillos, pegamentos, taladros ni sierras.

Es así como vigas de hormigón y madera, artefactos de iluminación, elementos de fachada, revestimiento de plástico reciclado, e incluso el techo de vidrio, todos los materiales fueron devueltos sin daños.

Párrafo aparte merecen las tejuelas de colores llamativos que compusieron la fachada superior y le dieron un aspecto de torta de cumpleaños. Las tejuelas fueron el resultado del reciclaje de materiales plásticos de desecho doméstico recogidos por los residentes de Eindhoven. Por eso, una vez desarmado, fueron distribuidas entre los habitantes de la ciudad.

 

Construcción colaborativa

La experiencia del People’s Pavilion conduce a un innovador lenguaje de diseño que revela un nuevo futuro para la construcción sostenible: la construcción colaborativa, que se pone en marcha sumando métodos inteligentes de construcción y ensamblaje. La base del People’s Pavilion es una construcción de 12 pilotes de cimientos y 19 marcos de madera, diseñados en colaboración con Arup. Los marcos consisten en vigas de madera sin cepillar de dimensiones estándar, unidas con correas de acero. Los pilotes y los marcos de hormigón están conectados con 350 cintas tensoras, creando una estructura primaria de ocho metros de altura para el edificio de 250 m2.

El techo de vidrio se realizó usando un sistema que comúnmente se emplea para invernaderos. De este modo ingresa luz en el interior, cuya planta es similar a la de una iglesia. De hecho, los bancos de madera que se utilizaron durante la feria fueron prestados por Keizersgrachtkerk, una iglesia de Ámsterdam.

La fachada de vidrio en la planta baja es un remanente de una remodelación de la sede central de una empresa de tecnología local y se utilizó para una nueva oficina después de la feria de diseño. Las losas de hormigón del podio también fueron prestadas. Lo mismo que la iluminación, la calefacción, la barra y otros elementos interiores.

Curiosamente, tanto el arquitecto Peter van Assche, responsable de SLA arquitectos, y Overtreders W están ligados al diseño espacial. Van Assche fue investigador en el Laboratorio Espacial Europeo en Munich y se graduó en Teoría de la Información en la Universidad de Tecnología de Eindhoven. Pero cuando le tocó escribir su tesis en el Instituto de Matemáticas Experimentales de Essen, descubrió que lo apasionaba el diseño de edificios. Así que en 2001 se graduó en la Rotterdam Architectural Academy. Y en 2002 fundó la oficina SLA, con sede en Ámsterdam. La mayoría de sus obras tiene un fuerte mensaje conceptual, como el vecindario en el que los ancianos viven junto a los jóvenes, o el Centro de Aprendizaje de Naturaleza y Medio Ambiente en Ámsterdam, un edificio de escuela en el que los niños pueden experimentar y comprender qué es la sustentabilidad.

En cuanto a Overtreders W, se trata de una agencia de diseño espacial, fundada en 2006 por Reinder Bakker y Hester van Dijk. Graduados de The Design Academy en Eindhoven, actualmente tienen su sede en Amsterdam. Overtreders W ha diseñado varios restaurantes y pabellones, una fábrica de lana, un portal para el mercado al aire libre más grande de Ámsterdam y un pabellón de picnic móvil con un techo inflable luminoso.

Ambos aseguraron en su sitio web que “la basura es un recurso” y dicen que, en sus diseños, el objetivo es revelar la belleza de los materiales cotidianos, estimular la artesanía y el reciclaje de materiales, de manera de cuidar el medioambiente.

Investigadores españoles y brasileños han desarrollado un nuevo tipo de cemento a partir de ceniza de carozo de oliva y escoria procedente de altos hornos, una alternativa más sostenible a los cementos utilizados en la actualidad al ser el primero del mundo fabricado solamente con residuos.

El nuevo cemento ha sido creado por investigadores de la Universitat Politécnica de Valencia (UPV) y de la Universidade Estadual Paulista (UNESP) de Brasil, según han informado a EFE fuentes de la institución académica valenciana. Jordi Payá, investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología del Hormigón (ICITECH) de la UPV, afirma que este nuevo cemento destaca especialmente por su “baja huella de carbono” y su impacto, en términos de efecto invernadero, “es muy inferior si se compara con los cementos utilizados actualmente” en la construcción.

 

Biomasa

Además, según afirma el investigador de la UPV, este trabajo abre una nueva vía de negocio para el aprovechamiento y valorización energética de una biomasa, como es el caso de los carozos de aceituna, así como de los residuos de los altos hornos.

Payá defendió que el proceso para su fabricación es “muy sencillo”, ya que se muele el residuo de la combustión de los carozos de oliva y la escoria, se establece la dosis adecuada de uno y otro y se mezcla todo con agua.

El cemento de activación alcalina fabricado por los investigadores de la UPV y la UNESP presenta también muy buenas prestaciones mecánicas En las pruebas realizadas hasta el momento, el cemento contenía aproximadamente un veinte por ciento de ceniza de carozo de oliva y un ochenta por ciento de residuos de escoria. Así, permite obtener resistencias suficientemente elevadas para su aplicación en construcción (unos 300 kilos por centímetro cuadrado a compresión), especialmente en prefabricados.

 Entre sus novedades, los investigadores resaltan la sustitución del reactivo químico de síntesis de precio elevado y con una significativa huella de carbono- necesario en otros cementos de activación alcalina investigados anteriormente, por la ceniza de carozo de oliva. Además, la preparación de estos cementos no requiere de altas temperaturas, tal y como ocurre con el cemento Portland, donde son necesarias temperaturas superiores a 1.400 grados centígrados, según señalan los investigadores.

El desarrollo de este nuevo producto -a escala de laboratorio- es el último resultado del trabajo que, desde hace casi diez años, lleva a cabo el grupo de investigación en Química de los Materiales de Construcción del ICITECH-UPV.  Este trabajo está centrado en la obtención de cementos alternativos que no contienen clinker de cemento Portland, los cementos activados alcalinamente. Esos cementos constan de un sólido en forma de polvo (precursor) y un reactivo químico disuelto en agua (activador alcalino), según las fuentes.

“Este es el primer ejemplo a nivel mundial en el que se ha fabricado un cemento de activación alcalina donde solamente se requieren materiales procedentes de residuos. Nuestro trabajo se centra ahora en mejorar la formulación para obtener mejores prestaciones mecánicas y estudiar su durabilidad y opciones de aplicación”, destacó el investigador de la Universitat Politécnica de Valencia. En esta investigación, que ha sido publicada en la revista Materials Letters, ha colaborado la empresa ) Almazara Candela, ubicada en Elche, Alicante, con el suministro de las cenizas de carozo de oliva.

El proyecto Ferrocarril Central inició un nuevo capítulo con la apertura de las tres ofertas que se presentaron para la recuperación de las vías que comunicarán Paso de los Toros con el puerto de Montevideo. “Nos tomaremos un mes para analizarlas con el objetivo de construir un ferrocarril en las condiciones que exige este siglo para transportar celulosa, madera, piedra y granos”, dijo el ministro Víctor Rossi.

El pasado martes 29 de mayo las autoridades del Ministerio de Transporte y Obras Públicas abrieron las ofertas que presentaron Acciona, empresa compuesta por capitales españoles, Consorcio CMEC-SDHS, proveniente de China, y Grupo Vía Central, integrada por capital uruguayo, español y francés. Los técnicos del organismo ya comenzaron a analizar las ofertas para el financiamiento, diseño, construcción, rehabilitación y mantenimiento de esta infraestructura. El plazo para el estudio de las propuestas es de 30 días, explicó el titular de la cartera, Víctor Rossi.

El jerarca destacó la cantidad de empresas participantes en un proyecto que calificó como exigente: “Es un número interesante, porque es una propuesta exigente. La adjudicación es un proceso que no solo basta con la selección de ofertas, sino con el cumplimiento de todos los requisitos en base a los parámetros establecidos en el pliego. Trabajaremos para descubrir cuál es la oferta que mejor le conviene al país. Igualmente, el Estado dispone de alternativas para llevarlo a cabo si las tres empresas no cumplen los requisitos”.

Rossi dijo que “estuve viendo que, en la medida que llegaba el día de apertura de los sobres, cada vez aumentaban las especulaciones con respecto al fracaso del llamado. Afortunadamente, no hubo tal fracaso y nosotros trabajamos para concretar el proyecto que tiene por delante un período de 36 meses. Si esto abre camino, le irá bien a Uruguay y, por lo tanto, a la sociedad. Si fracasa, los perjuicios serán para los uruguayos”.

Por otra parte, está en marcha el proceso de expropiación de terrenos para la construcción de la vía férrea, anunció el ministro de MTOP, al tiempo que defendió dicho  proyecto.  “Nunca dijimos que éste fuera un ferrocarril para la empresa UPM. Por suerte, si la empresa construye una planta, como inexorablemente parece, vamos a tener una carga cautiva de dos millones de toneladas anuales de celulosa, nunca en la historia del ferrocarril se transportó. Pensamos en un proyecto que el Uruguay necesita para transportar madera, piedra, granos y recuperar otras cargas”, concluyó el secretario de Estado.

 

Segunda planta de UPM

En otro orden,  Rossi se mostró convencido que se concretará la segunda planta de UPM. “Yo no tengo duda de que la planta de UPM es una realidad”, dijo Rossi . En este sentido, el ministro de Transporte destacó la importancia de avanzar en el desarrollo del ferrocarril para poder concretar la llegada de la papelera finlandesa, que sería la tercera de este tipo en Uruguay.

Asimismo, señaló la conformidad de su cartera con las tres ofertas de grupos internacionales que recibió el gobierno para la adjudicación del proyecto de un ferrocarril central que unirá Montevideo con la localidad de Paso de los Toros, en el departamento de Tacuarembó.

La concreción de este proyecto es uno de los requisitos que la finlandesa UPM puso al gobierno uruguayo para la instalación de su segunda planta de celulosa en el país. “No nos podíamos poner a esperar a ver si se confirmaba o no el negocio de la planta y porque nos venía bien para el desarrollo del ferrocarril”, explicó.

El objetivo de las obras es llevar el sistema ferroviario uruguayo al siglo XXI ya que, según Rossi, hoy persisten características del siglo XIX. Entre los grupos que se presentaron a la licitación, se destaca la presencia de la española Acciona; Consorcio CMEC-SDHS, de China; y el Grupo Vía Central, integrado por capitales uruguayos, españoles y franceses, según detalló Presidencia de la República.

El tramo que se construirá se considera “la columna vertebral” del ferrocarril a través de la cual se podrán transportar cerca de 2 millones de toneladas, una cifra inédita en el país. “Queremos iniciarla en los primeros días del año próximo, por lo tanto, hay mucho que hacer en este semestre”, acotó.

Por otra parte, el ministro hizo referencia al esfuerzo del gobierno en la reparación de las rutas nacionales y dijo que el principal déficit del país está en la calidad de los caminos, no en su cantidad.

“Se va recuperando el estándar y este es un trabajo que no se va a terminar en este periodo, vamos a dar un paso muy importante y vamos a quedar con una nueva situación pero ese es un proceso permanente”, concluyó el titular del MTOP.

MEVIR atiende a familias de escasos recursos del medio rural y localidades de hasta 5.000 habitantes que tienen necesidad de vivienda nueva o refacción, infraestructura productiva y/o mejoras de acceso a servicios básicos de energía, agua y saneamiento. Además, deben ser núcleos familiares con ingresos de hasta 60 Unidades Reajustables (UR) mensuales, unos 61.000 pesos.

Los últimos datos procesados hasta el momento corresponden a 2016. En aquel año, las familias participantes de MEVIR tuvieron las siguientes características: 3,74 integrantes promedio por núcleo familiar, con la siguiente distribución: 71% nuclear completo, 22% nuclear monoparental, 5% extendida y 2% unipersonal. El ingreso promedio per cápita de las familias atendidas fue de 6,1 UR (6.033 pesos).

MEVIR tiene varias líneas de trabajo, entre ellas la intervención en viviendas de terreno propiedad de los solicitantes y emplazadas en plantas urbanas.  Se enfoca en familias que tienen vivienda en su propio terreno con necesidades de refacción o cuentan con terreno baldío en la localidad. El objetivo es propiciar la consolidación de la trama urbana existente, indica el documento de MEVIR, que subraya que se colabora con las tareas de autoconstrucción. El organismo también realiza intervenciones en el área rural en el caso de familias del medio rural disperso que necesitan vivienda y/o construcciones para la producción y tienen predio propio. La intervención puede involucrar vivienda nueva o refacción de la existente y construcciones productivas, como en el caso de galpones.

La organización trabaja además en viviendas nucleadas en centros poblados. En este caso, se asiste a familias que no tienen terreno ni vivienda propia. La intervención incluye también sistemas de agua potable y saneamiento, conexión a red de energía eléctrica, espacios públicos y comunitarios. Para este quinquenio de gobierno, la organización viene trabajando por regiones del país a fin de mejorar la atención que brinda a la población del medio rural y también a aquellos que residen en localidades pequeñas del interior profundo.

 

Estrategia

La estrategia para lograr las metas reside en “trabajar  en  modalidad  de  Planes  Integrales  de  Proyectos  Locales,  interviniendo  de  manera  planificada  y  coordinada  con  otros  actores  del territorio, para lograr soluciones integrales a las complejas situaciones que se presentan en el territorio”.

En el documento elaborado recientemente por MEVIR se señala que “las  intervenciones  se  priorizan  a  partir  de  la  combinación  de  los  datos  de déficit y pobreza rural, contextualizados en el territorio y en el conjunto de las políticas públicas para el medio rural”.

Desde su fundación, en 1967, en MEVIR se han inaugurado un total de 29.753 unidades constructivas: 3.878 unidades productivas en el área rural, 25.107 viviendas nucleadas, 52 inmuebles en plantas urbanas y trabajó en 716 otras construcciones.

Pese al trabajo desarrollado, se estima que debe incrementarse el stock de viviendas en 9.638. Asimismo, entiende que se deben procesar obras en 36.069 unidades habitacionales. En ese sentido, el documento de MEVIR señala que 17.035 hogares de su área de acción no cuentan con un espacio apropiado para cocinar, 3.466 no cuentan con energía eléctrica, 8.559 hogares viven bajo hacinamiento, 19.043 no tienen acceso al agua potable y 8.067 cuentan con carencias en los servicios higiénicos.

El Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente y el Plan de Mejoramiento de Barrios entregaron 19 viviendas en la rambla del arroyo Pantanoso entre Lanús y calle 1, hecho que completó otra etapa de los 127 realojos previstos en El Apero, Nuevo Colón y 8 de Mayo. Entre la construcción de casas, saneamiento, agua potable, energía eléctrica y vialidad se invirtieron 270 millones de pesos.

Con respecto a la modalidad de financiamiento de los 270 millones de pesos, Cecilia Cairo, responsable del Plan de Mejoramiento de Barrios, dijo que esa dirección aportó una parte de los dineros que se utilizaron en infraestructura; hizo lo propio la Dirección Nacional de Vivienda y también la Intendencia de Montevideo.

El proyecto determinó el realojo de 127 familias por motivos de inundabilidad, instalación de torres de alta tensión y amanzanamiento. En tal sentido, ya fueron realojadas 101 familias, 86 a viviendas nuevas construidas en la zona, 12 a viviendas usadas adquiridas y tres que se mudaron a otros barrios; otras siete viviendas están en construcción y se entregarán este año; hasta el momento el 99 % de estas obras ya fue ejecutado.

Cairo destacó que a los 127 realojos hay que agregarle todas las obras de infraestructura en los asentamientos El Apero, 8 de Mayo y Nuevo Colón que se ubican en la periferia noreste de Montevideo, sobre las márgenes del arroyo Pantanoso y al sur de avenida Lezica, como pluviales, alumbrados, calles, saneamiento, infraestructura con la que los vecinos recuperaron una zona que se integra con plenitud al Municipio G de la capital del país.El Plan de Mejoramiento de Barrios comenzó los trabajos de realojos en esta zona en 2014 y este año finalizarán las obras en El Apero y Nuevo Colón. Con su finalización, las familias del barrio pagarán contribución inmobiliaria y todos los impuestos, así como luz, agua o teléfono, con lo que pasan a ser parte de la ciudad donde durante un tiempo fueron invisibles, afirmó Cairo.

En corto y mediano plazo, el Plan de Mejoramiento de Barrios proyecta más acciones en Montevideo, sobre todo en la zona oeste, en los barrios Cerro, La Teja y Nuevo París. También se harán realojos en Canelones, Salto, Artigas y en otros departamentos, intervención que llegará a más de 9.000 familias.

Página 8 de 58
Top