JoomlaLock.com All4Share.net

Según los datos divulgados por el BCU, la actividad de la Construcción cayó 5,1% en el segundo trimestre de 2016 respecto al mismo período de 2015, resultando en línea a lo que había anticipado el Índice Líder de la Industria de la Construcción (ILIC) que elabora el ceeic. Cabe señalar que la Construcción ya acumula seis trimestres consecutivos de contracción interanual de su actividad.

 

La contracción tuvo lugar tanto en el sector privado como en el sector público. En cuanto al primero, el BCU explica en su comunicado que, se debe al fin de las obras de la planta de pulpa de celulosa en el departamento de Colonia y a la menor actividad vinculada a la instalación de parques de generación de energía eólica. Mientras que en el segundo, la caída se asocia a menores obras vinculadas a la instalación de fibra óptica y de vialidad.

 

Por su parte, la inversión, medida como Formación Bruta de Capital Fijo, creció 16,7% respecto al segundo trimestre de 2015. Tanto el sector público (58,8%) como el sector privado (6.1%) presentaron un incremento en sus inversiones con respecto al segundo trimestre de 2015. En ambos casos, el desempeño se explicó por aumentos en inversiones en maquinaria y equipos, y reducciones en obras de construcción.

En definitiva, la Construcción registró nuevamente una contracción interanual en el segundo trimestre el año. Esta caída está asociada a la culminación de obras, y a una menor actividad como resultado de los factores climáticos, en especial en obras viales.

Una inversión cercana a los cinco millones de pesos destinó el Ministerio de Transporte y Obras…

Pese a la ley de responsabilidad penal empresarial, falta “conciencia real”, afirmó Ángel Dobrich, asesor de APPCU

 

El Instituto para la Capacitación en Seguridad de la Construcción (Incasco), de la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay (APPCU), se apresta a cumplir un año y, para conocer su funcionamiento, Del Constructor conversó con Ángel Dobrich, uno de sus docentes, especialista y asesor en seguridad para la industria de la construcción.

Dobrich, que tiene una vasta experiencia de 36 años a nivel nacional y con capacitación en el exterior en países como Japón y Argentina, se inició en 1980 como inspector de Seguridad e Higiene del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Catorce años después renunció al MTSS para trabajar como asesor de APPCU. Actualmente, además de impartir los cursos, participa por APPCU en la Comisión Tripartita de Seguridad e Higiene del MTSS.

Durante la charla, el especialista se refirió al impacto que tuvo en la toma de conciencia  el factor seguridad en el sector, la promulgación de la ley 19.196 de Responsabilidad Penal Empresarial, promulgada el 14 de abril de 2014 y a la falta de conciencia  sobre el tema seguridad, pese al esfuerzo realizado por el sector empresarial y el SUNCA.

“Oficialmente Incasco va a cumplir un año, pero el servicio Asesores en Seguridad e Higiene de APPCU, conocido como ASHA es antes de Incasco. Estamos dando capacitación desde 1996 sobre seguridad e higiene en el trabajo y de aspectos técnicos, a partir de los diferentes decretos. Incasco se dedica a la capacitación en sí de trabajadores que no necesariamente tienen  que estar relacionados con empresas asociadas a APPCU. Los seminarios y cursos que impartimos son para cualquier trabajador de la construcción”, explicó Dobrich.

 

Seguridad y trabajo 

Los cursos van desde primeros auxilios hasta capacitación para gruistas en los que han participado más de 6.000 trabajadores desde que se lleva un registro de los participantes, por lo que se estima que la cifra debe rondar los 10 mil trabajadores. “La capacitación aborda diferentes aspectos como la seguridad, pero también el uso de maquinaria. No podemos separar el uso de una maquina con la seguridad. No se puede hablar solo de seguridad, sino se usa de forma correcta determinada maquinaria. No se puede separar seguridad del trabajo. Siempre pongo el ejemplo del piloto de avión. Pilotear un avión implica que hay que seguir ciertas pautas para que el avión no se venga abajo.  Eso es lo mismo. Nos importa mucho el trabajo en sí, pero también cómo se hace”, señaló el especialista.

Los trabajadores interesados se acercan por motu propio y en otras oportunidades es la empresa la que envía a sus empleados a participar de Incasco. Incluso hay casos de trabajadores independientes a quienes no se les cobra el costo de los cursos, que van desde charlas de seguridad (que pueden realizarse en una sola jornada) hasta aquellos con una duración de varios meses. “Tenemos un programa tentativo para actualización en seguridad e higiene, así como generalidades de la industria, aspectos normativos, planificación previa como herramienta, inicios de obra, recaudo y acciones, desarrollo de riesgo y riesgo en demoliciones, entre otros. También damos cursos sobre tecnologías nuevas. Puede ocurrir que una empresa que trabaja como proveedora en APPCU se acerca y nos ofrece sus servicios de cómo se trabaja con determinado producto, para que sea correcto en el uso, pero también en el tema de seguridad. Ocurre cuando aparece una máquina nueva. Se da un curso para sacarle el mayor rendimiento, pero también para trabajar con ella de forma segura”, afirmó Dobrich.   

 

Concientización

Consultado sobre qué cambió y cómo impactó la promulgación de la ley 19.196 de Responsabilidad Penal Empresarial, que entró en vigencia el 14 de abril de 2014, el asesor en seguridad dijo que se ha incrementado el interés por el tema y que la preocupación mayor ha sido desde el sector empresarial.  “A mi criterio, el trabajador en sí, no ha cambiado mucho. Creo que lo mejor que tiene el decreto 125 de la ley es el abordaje de la capacitación. La capacitación en forma reiterada, de alguna manera, va cambiando la cabeza de los trabajadores y toman conciencia de lo importante que es capacitarse en seguridad”, sostuvo. 

Sin embargo, Dobrich señala que, si bien, hubo un  fuerte interés, traducido en mayor demanda, con la promulgación de la ley, con el paso del tiempo ese interés se fue diluyendo. “El susto pasó y el interés ha bajado un poco. Igual seguimos trabajando. Los viernes, por ejemplo, damos Inducciones, que es abierto a cualquier persona, y que trata de capacitación en temas generales para trabajar en la construcción. Viene mucha gente, por lo general son subcontratos o personas que van a entrar a trabajar a una empresa y deben tener esa capacitación de forma obligatoria”, afirmó. 

En materia de concientización por parte de los trabajadores, Dobrich dice que ha cambiado mucho el panorama, aunque “cuesta mucho la concientización real”.

“El Sunca ha hecho mucho al respecto, yendo por las obras, lo que hace que la gente se interese más. Los empresarios han puesto lo suyo también. De hecho, Incasco es una propuesta de ellos para capacitar a los trabajadores. Igual cuesta mucho la toma de conciencia. Así y todo hemos subido algunos escalones”, afirmó el especialista en seguridad.

2016-09-28

Página 68 de 68
Top