JoomlaLock.com All4Share.net
Para este año se prevé una contracción cercana al 5% que podría mantenerse durante todo el…
Un informe elaborado por el Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción (CEEIC)…

En el 2016, UNIT conmemoró los 45 años del primer curso sobre calidad, dictado en 1971 y, desde entonces se ha capacitado a más de cien mil alumnos. ”Por año tenemos más de 6.500 alumnos y más de doscientos cursos sobre temáticas diferentes”, afirmó el ingeniero Pablo Benia, director del instituto.

El Instituto Uruguayo de Normas Técnicas (UNIT), creado en 1939, tiene como cometido la promoción y mejoramiento de la calidad en beneficio de la comunidad. Su creación fue iniciativa de varias organizaciones, como la Asociación de Ingenieros que fue el promotor de la idea, la Facultad de Arquitectura, la Sociedad de Arquitectos del Uruguay y organismos estatales como el Ministerio de Industria, el Ministerio de Defensa, el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, asociaciones profesionales y empresas privadas.

“La tarea inicial era la normalización y establecimiento de normas, es decir los requisitos que debe cumplir un producto o un servicio para ser seguro y apto para su uso. Inmediatamente se hizo un acuerdo de intercambio de publicaciones con los organismos de normalizaciones existentes en ese momento y se comenzaron a recibir las normas publicadas por organismos de otros países, ya que en ese momento aún no estaba constituida la organización internacional de normalización”, explicó el ingeniero Pablo Benia, director de UNIT.

Un hecho a destacar es que el Instituto Uruguayo de Normas Técnicas es anterior a la organización internacional de normalización, por lo que había que hacer acuerdos bilaterales con cada organismo de normalización. Así se comenzaron a recibir las publicaciones, llegando a tener en versión papel más de  doscientas mil normas. “Hoy en día, gracias a la Organización Internacional de Normalización (ISO), al Comité Electrotécnico Internacional  y a lo que se ampliado el campo de las normalización, tenemos acceso, vía internet, a más de dos millones de normas. Esto hace que podamos brindar la máxima información  sobre todo lo que acontece en el mundo en temas de normalización. Es el único centro de documentación que puede ofrecer ese servicio”, dijo Benia a Del Constructor.

 

Capacitación en calidad

En 1971 se inició  la capacitación en materia de calidad. De hecho, fue en la UNIT donde se dio el primer curso abierto en Uruguay relacionado con este tema. El primer curso sobre calidad estuvo a cargo de un docente argentino (en ese entonces era el director del Instituto Argentino para la Calidad), por lo que la UNIT conmemoró, en el 2016, los 45 años de ese inicio. “Hasta el día de hoy continuamos con esa tarea. Actualmente, desde que se inició la capacitación, hemos sobrepasado los cien mil alumnos. Por año tenemos más de 6.500 alumnos y más de doscientos cursos sobre temáticas diferentes”, afirmó Benia.

A diario surgen nuevas normas y, una de las tareas de UNIT, es mantenerse actualizado al respecto. “Una de las tareas que hace el instituto es actualizar las normas. Por ejemplo, la tan conocida norma 9000 fue publicada en 1987, revisada en 1994, en el 2000, en el 2008, y fue revisada nuevamente en el 2015. Prácticamente cuando se publica una norma, o a poco de publicarse, se comienza una nueva revisión.  Esto ocurre porque en las normas internacionales hay que poner de acuerdo a todos los organismos miembros de la ISO que en la actualidad representan a 165 países.  Nosotros somos el representante de Uruguay ante la ISO y representante exclusivo de la ISO en Uruguay”, explicó el director de UNIT.

El primer paso en el procedimiento para establecer una norma es convocar a todos los sectores involucrados, desde productores, usuarios, organismos dependientes del Estado, la Academia (representada por las facultades correspondientes), entre otros organismos. Luego se buscan los antecedentes existentes que existan sobre esa materia, tanto a nivel de normas internacionales  como nacionales. Luego se llega a un consenso en el cual se establecen los requerimientos que deben cumplir el producto o el servicio para ser apto y seguro para su uso. Establecida esa norma, puede ser utilizada para certificar productos. Esto implica que los inspectores de UNIT concurran a las fábricas para verificar si la especificación del producto cumple con la norma y si el producto cumple con dicha especificación. Posteriormente se realizan ensayos de los componentes del producto y del producto en sí. Una vez que se aprueba el prototipo, se hace un seguimiento permanente de que toda la producción cumple con lo exigido en el producto.

 

Certificación de productos

Hasta 1984, Uruguay carecía de certificación de productos. Ese año fue cuando UNIT comenzó con este proceso, siendo el primer organismo en desarrollar la certificación de productos. “Se comenzó con la certificación de extintores, calentadores de agua y recipientes para gas licuado. Hoy en día es una diversidad muy amplia de productos que certificamos. Ya en 1995 se inició la certificación de sistemas de gestión de la calidad. A partir de ahí se siguió con distintos sistemas de gestión, como el sistema de gestión ambiental, sistema de la seguridad y salud ocupacional, sistema de gestión de la seguridad de la información, sistema de gestión de la seguridad vial. O sea, hay unos cuantos sistemas de gestión que se están certificando en este momento, según normas internacionales que han sido adoptadas como normas nacionales. Durante todo este tiempo se hacen permanentemente actividades de promoción de las más diversas índoles, desde la propia fundación del instituto”, señaló Benia.

En el caso de la certificación del sistema de gestión ambiental, algo relativamente nuevo en el mundo, si tenemos en cuenta que las normas son de la década del 90, Benia dijo que, si bien, algunas de las normas referentes a este tema ya existían, existe un proceso por lo que demora su homologación. “Hoy el tema, calentamiento climático mediante, está en las tapas de los diarios. Hace unos años, cuando nosotros estábamos trabajando en esto, era un tema al que no se le prestaba mucha atención”, señaló.

En lo que refiere a la industria de la construcción, UNIT siempre estuvo ligada desde sus comienzos. “Si uno ve las primeras normas del instituto, se referían en su mayoría a temas vinculados a la industria de la construcción. Después se fue expandiendo ampliamente su radio de acción y hoy hay normas de todo tipo. Nosotros por ejemplo certificamos el cemento Portland, barras de acero, materiales eléctricos y materiales sanitarios. Todo lo que sea materiales vinculados a construcción, no así procedimientos constructivos”,  afirmó Benia.

El ministro de Transporte y Obras Públicas (MTOP), Víctor Rossi, anunció en radio Sarandí que en el correr de 2017 se hará un llamado para que empresas internacionales muestren su intención de participar de las obras ferroviarias, necesarias para la puesta en marcha de una posible segunda planta de celulosa de la finlandesa UPM.

El sitio web de presidencia anunció ayer que la francesa NGE manifestó su intención "genuina" de participar en estas obras a través de una carta dirigida al presidente Tabaré Vázquez. El secretario de Estado agregó que también hay empresas italianas, españolas y alemanas interesadas en invertir en el ferrocarril uruguayo.

"Bienvenido el interés de empresas de jerarquía", dijo Rossi en radio Sarandí y agregó que la puesta a punto del ferrocarril "es un emprendimiento que supera toda la experiencia que tenga el Uruguay en la materia".

"Tenemos un ferrocarril que está anclado en el siglo XIX, que poco evolucionó después de que lo instalaron los ingleses. Mientras, el mundo siguió andando, y nos va a costar mucho agarrar la cola del pelotón en el siglo XXI", sentenció el ministro.

Desde que se conoció la intención de la empresa finlandesa de construir una segunda planta en Uruguay, el gobierno se enfrentó a la necesidad de salir a buscar inversiones para poder cumplir con la exigencia principal de UPM: el mejoramiento de la infraestructura del país.

Durante la segunda mitad del 2016, el presidente y algunos integrantes de su gabinete presentaron el plan de infraestructura del gobierno y anunciaron el megaproyecto de UPM ante empresarios de tres continentes.

 

Empresas interesadas

Rossi dijo a Sarandí que si bien algunas de las empresas interesadas fueron contactadas a partir de estos viajes –antes de manifestar su interés, representantes NGE se reunieron con Vázquez durante su pasaje por Francia el pasado 5 de diciembre-, otras lo hicieron porque "tienen un ojo en América y en el programa de inversiones de Uruguay".

"Vamos a necesitar el interés y el compromiso de empresas con experiencia internacional de hacer estas obras en otros países", concluyó el Rossi.

Hasta ahora, la propuesta más concreta surge de la francesa NGE, la cual manifestó en una misiva fechada el 19 de enero de 2017, su voluntad de presentarse en la licitación del tramo Algorta-Fray Bentos, así como de presentar al gobierno una "propuesta formal" para financiar, construir y mantener la nueva vía férrea que requiere la instalación de la segunda planta de UPM en el centro del país.

 

Propuesta de dos comunas

Los intendentes Daniel Martínez, de Montevideo, y Yamandú Orsi, de Canelones, presentaron el pasado martes 24 de enero una propuesta conjunta al presidente Tabaré Vázquez para la construcción de una vía férrea alternativa que permita trasladar la producción de la proyectada planta de UPM, del centro del país a Puntas de Sayago. El proyecto permitiría minimizar el impacto ambiental en las áreas urbanas de la capital uruguaya y alrededores.

El jefe comunal de Montevideo informó que el gobierno a su cargo y el de Canelones trabajaron en una opción para minimizar los impactos sociales y ambientales del posible traslado de producción de madera y derivados desde Paso de los Toros a Montevideo, en el marco del proyecto de la empresa finlandesa UPM para la construcción de su segunda planta de celulosa, la tercera de su tipo en el país.

“UPM es un proyecto más que importante para Uruguay, por lo cual hay que hacer todo lo que haya que hacer para que salga”, dijo el intendente de Montevideo, Daniel Martínez en diálogo con la Secretaría de Comunicación Institucional de Presidencia de la República.

 

 

Trabajo en conjunto

Martínez explicó que la iniciativa apunta a construir un tramo paralelo de vía férrea que permita sacar esa producción de gran escala por Puntas de Sayago. “El crecimiento del Puerto de Montevideo está para el lado de Puntas de Sayago. Esta opción implica que el tramo de vía férrea futura que habría que hacer para conectar sería infinitamente menor. Estaría hecho 80 por ciento del trazado”, aseguró.

El jefe comunal capitalina destacó la “disposición” y “apertura” del presidente Vázquez a estudiar la propuesta. “Demostró mucha sensibilidad y se mostró muy interesado”, sostuvo.

Añadió que se trabaja de manera transversal con los ministerios de Transporte y Obras Públicas y de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente para llegar a la mejor solución en los próximos meses. Empresas viales de nivel internacional y constructoras locales han manifestado su interés en el proyecto para la construcción de este tramo de vía férrea, indicó.

Saeta Yield, filial de renovables de ACS, ha salido al exterior al comprar dos parques eólicos de Uruguay, que suman una potencia total de 95 megavatios (MW), por un importe de 65 millones de dólares (unos 60 millones de euros), según informó la empresa.

La compañía también participada por el fondo GIP inicia en Latinoamérica su internacionalización con esta operación, que costeará con liquidez disponible y espera cerrar en el primer semestre del año.

Saeta ha comprado sus dos primeros activos internacionales a Corporación América y Grupo San José. Se trata de los parques “Carapé I” y “Carapé II”, ubicados en el Departamento de Maldonado.

Ambas instalaciones están en servicio desde hace más de un año y venden la energía que producen a la principal eléctrica de Uruguay con quien tiene un contrato de largo plazo.

Saeta asegura que se trata de una adquisición que aporta valor a la compañía y que genera flujos de caja "desde el primer año".

La compra de los parques con los que inicia su internacionalización es la segunda que la compañía acomete desde su constitución y salida a Bolsa a comienzos de 2015, tras la adquisición de dos plantas termosolares en España el pasado año.

Hasta ahora, los parques pertenecían a Corporación América, el holding del empresario argentino Eduardo Eurnekian. Ambos parques, situados en  Maldonado, constan de 31 generadores eólicos con una capacidad total de 95 megavatios (MW).

Cabe recordar que las dos instalaciones están operativas desde hace más de un año y venden su energía en el marco de un contrato a largo plazo con UTE. El promedio de vida restante de estos acuerdos de precio es de 21 años.

Se trata de la primera inversión internacional de Saeta Yield, que le permitirá convertirse en uno de los primeros operadores de energía eólica de Uruguay. La operación será financiada con liquidez disponible y está previsto que se cierre en el primer semestre de este año.

Saeta Yield opera 789 megavatios de energía renovable eólica y termosolar en España, a los que se sumarán ahora los 95 megavatios de Uruguay. El plan estratégico prevé la compra en los próximos años de una potencia instalada de, al menos, 450 megavatios, tanto en Europa como en América Latina. En los últimos años en los que Uruguay pasó de la generación a través de combustibles fósiles a fuentes renovables, los molinos eólicos se han convertido en parte casi icónica del paisaje. El país ya tiene 24 parques eólicos operativos y cuatro más en etapa de ensayo.

Página 44 de 52
Top