JoomlaLock.com All4Share.net
A casi tres años de la creación del Centro de Estudios Económicos de la Industria de…

El anuncio lo hizo el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, quien expresó su agradecimiento por la confianza demostrada por el gobierno uruguayo hacia las empresas gallegas, tras la adjudicación de un contrato de infraestructuras que supondrá una inversión de 400 millones de dólares a dos empresas constructoras de Galicia.

Núñez Feijóo se reunió, en compañía del presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Santalices, con una delegación uruguaya encabezada por el presidente de la Cámara de Diputados de Uruguay, José Carlos Mahía.

Durante el encuentro, ambos han analizado la cooperación existente entre Galicia y Uruguay, así como las oportunidades que el país americano supone para Galicia en materia de infraestructuras.

Así, el presidente ha destacado que dos empresas gallegas del ámbito de la construcción han sido adjudicatarias provisionales de la construcción de la ruta 14, una autovía uruguaya que supondrá una “potente inversión” de 400 millones de dólares para su construcción y su mantenimiento durante los próximos años.

Con esta información, que Feijóo confía en que se haga firme próximamente, el jefe del Ejecutivo gallego ha expresado su “satisfacción” y el “agradecimiento” al Gobierno uruguayo por su “confianza” en las empresas de construcción gallegas.

Esta iniciativa forma parte del Proyecto de Infraestructuras del país, presentado por el presidente de la República Oriental del Uruguay, Tabaré Vázquez, durante su visita el pasado mes de noviembre a Galicia.

 

Colaboración

En la reunión, Núñez Feijóo ha incidido en la disposición de Galicia para seguir colaborando e “invirtiendo” en Uruguay, además de en el campo de las infraestructuras, en sectores como las energías renovables, la consultoría, el naval, la biotecnología o la alimentación.

Del mismo modo, y como contrapartida, también ha confiado en la inversión uruguaya en Galicia, destacando que “la estabilidad política” de la Comunidad es “una garantía para las empresas uruguayas”.

Finalmente, ha querido mandar un saludo tanto a la colectividad de 40.000 gallegos que residen en nuestro país como a los 12.000 compatriotas afincados en Galicia, dos colectividades “hermanas” y que están “perfectamente integradas”, expresó.

 

Estabilidad

Por su parte, el diputado José Carlos Mahía ha hecho hincapié durante su intervención en la “estabilidad política” del país hacia las empresas que pretenden invertir en él, a las que “está aportando certeza desde el punto de vista jurídico y de calidad”.

El legislador expresó su confianza en que pueda continuar la senda de relaciones económicas y “humanas” entre ambos lugares y ha destacado de forma especial el “vínculo” que une Galicia y Uruguay.

“Tenemos una historia común”, dijo el presidente de la Cámara de Diputados de Uruguay, que ha querido “agradecer el aporte cultural” que Galicia ha hecho a su país y ha apostado por trabajar conjuntamente para “mejorar la posibilidad de desarrollo” de la Comunidad gallega en Uruguay y de los uruguayos que se “encuentran insertos” en Galicia, “sin perder el vínculo en ninguno de los dos lados”

En este contexto, consultado el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, aseguró que el país está haciendo un “gran esfuerzo” por aumentar la inversión en infraestructura y que en la actualidad hay más de cien contratos viales en ejecución a lo largo del territorio.

“Hoy hay más de cien obras en las rutas nacionales al mismo tiempo. Se está trabajando en más de 100 puntos del país”, señaló el titular del MTOP.

Este sistema de mampostería se encuentra a medio camino entre la construcción tradicional y “en seco”, transformándose en una especie de híbrido que combina la rapidez y limpieza de ejecución de sistemas industrializados. Además, un adhesivo reemplaza a la mezcla de asiento, y los revoques listos para usar erradican los pastones en la obra.

Un artículo del suplemento ARQ del diario argentino Clarín da cuenta que estos bloques de hormigón celular curado en autoclave (HCCA) revolucionaron la obra gruesa por su capacidad aislante y su bajo peso, que permite aumentar el tamaño de los mampuestos sin complicar su manipulación en obra: ocho bloques cubren un metro cuadrado de pared. A eso se suma la simplificación en las terminaciones ya que la perfección de la superficie de los bloques y las juntas pequeñas eliminan el revoque grueso.

 

Alianzas estratégicas 

Los principales fabricantes de los bloques de HCCA trazaron alianzas estratégicas con empresas productoras de adhesivos y revoques para comercializar insumos específicos con presentaciones de morteros listos para usar. Es el caso de Airblock, cuya planta se encuentra en la provincia del  Chaco, que realizó una alianza estratégica con Klaukol. Y de Lika, empresa ubicada en la provincia de Santa Fe, que se alió con Weber Saint Gobain. Mientras que Retak, pionero en el mercado en la fabricación de estos bloques, se maneja con marca propia de adhesivos.

Como los bloques no conforman una superficie absorbente, los morteros de asiento tradicionales no son adecuados para levantar este tipo de mampostería. Ante la falta de un material adecuado para unir los ladrillos se empleaba un pegamento impermeable para cerámica como sustituto.

 

Propiedades

“Celublock es un mortero adhesivo especial que manteniendo la capacidad impermeable y elástica que requiere el sistema constructivo Lika logrando la reducción significativa de cantidad de mortero, el tiempo de ejecución y el desperdicio de materiales”, señala el artículo. Los revoques monocapas Mix I (reemplaza al revoque grueso y fino en interiores) y Mix E (al azotado hidrófugo, revoque grueso y revoque fino en exteriores) se aplican en un espesor de solo un centímetro. En todos los casos, la presentación es en bolsa de 30 kg, listo para usar con solo el agregado de agua. Antes de aplicar un revoque de capa fina se puede emplear una imprimación (con rodillo en una sola mano) de manera de homogeneizar la absorción superficial de los bloques.

La línea Retak ofrece además un revoque fibrado que incorpora lana de vidrio en su masa. Se aplica en exterior con mínimo espesor para reducir el riesgo de microfisuración por secado. Este revoque tiene terminación tipo grueso fratasado en un espesor menor a 5 mm. Mientras que el Enlucido Interior Listo se desarrolló para lograr una terminación símil yeso con la dureza de un fino cementicio.

El mortero fijador de barras de acero asegura además una adecuada adherencia con el ladrillo de HCCA para fijar los refuerzos en dinteles o anclajes entre estructuras y mampostería, eliminando la necesidad de agregar aditivos al hormigón o mortero de cemento, lo que mejora los tiempos de productividad.

Se le denomina  “arquitectura muscular” porque, como el cuerpo humano, el edificio puede alargar y comprimir sus músculos. Pero en realidad, el arquitecto español Jordi Truco, que junto a Sylvia Felipe, ha desarrollado la idea, prefiere llamarla “arquitectura biomimética”. “Hablar de arquitectura muscular a veces ayuda a entender cuál es el concepto, pero prefiero llamarla biomimética porque describe mejor cómo estos edificios se adaptan al entorno en el que están, como lo puede hacer una planta”, explicó Truco.

Aunque la arquitectura biomimética casi pasa desapercibida en el pequeño stand que Eurecat (Centre Tecnològic de Catalunya) tiene en un extremo del Barcelona Building Construmat, (una de las ferias más importantes del mundo, dedicada a la innovación tecnológica aplicada a la arquitectura),  es probablemente una de las novedades más significativas del salón de la construcción que se ha celebrado en el recinto de Gran Via de la Fira de Barcelona. Quizá la modesta apariencia se deba a que el sistema arquitectónico no ha alcanzado todavía su fase industrial, aunque está muy cerca.

“Plantearemos alternativas para edificios que requieran de un sistema de fachada, de cubierta o envolvente con geometrías complejas”, explicó Truco. Los dos arquitectos y la empresa Eurocont participan del proyecto, a lo que es posible que se sume la empresa Eurecat, si las negociaciones prosperan.

Esta tecnología constructiva, que podría convertirse en una nueva forma de arquitectura, fue expuesta en uno de los salones de Barcelona Building Construmat precedida de años de trabajo. Su origen fue el proyecto de tesis del final de un máster en la Arquithectural Association, en el que se estudia  la relación entre la arquitectura y los sistemas biológicos. Pero luego se ha desarrollado durante cinco años en dos proyectos europeos, con la participación de diferentes empresas catalanas, europeas y centros tecnológicos.

 “Podemos hacer que un edificio que cambie de forma, que se oriente al sol. Podemos hacer que se abra para dejar paso al aire. Podemos hacer que se cierre porque queremos un espacio más controlado climáticamente. Podemos hacer que cambie de forma para hacer un pabellón único o varios pabellones”, describió Truco.

La Intendencia de Montevideo envió a la Junta Departamental los primeros tres expedientes para expropiar viviendas “visiblemente abandonadas”, de un conjunto de 100 padrones que tiene a estudio desde hace algún tiempo. El trabajo de expropiación viene realizándose en la dirección de Acondicionamiento Urbano de la comuna capitalina, a partir de una resolución del intendente Daniel Martínez firmada el 23 de enero de este año, por el cual se implementó un proyecto piloto llamado “Fincas Abandonadas”.

Según explicó a la Junta Departamental Andrés Passadore, integrante de ese departamento municipal, las primeras expropiaciones refieren a padrones que tienen una deuda muy importante con la administración. Eso le permite a la Intendencia pagar muy poco por los bienes, ya que al momento de pagar para expropiar se descuenta el monto de la deuda. Y en ocasiones, con las multas y recargos, esa deuda supera el propio valor del inmueble, señala la nota del periodista Andrés López Reilly, del diario El País.

“Nosotros lo denominamos programa de gestión, más que de inversión, porque la idea es que la Intendencia pueda hacerse de suelo urbanizado en el centro de la ciudad, sin invertir, ya que se trata de gestionar,  y lo ponga a disposición de la Cartera de Tierras. Lo que queremos hacer es recuperar suelo que está urbanizado, pasarlo a la Cartera de Tierras, como ya ha sucedido en otras experiencias, y trabajar con el Ministerio de Vivienda para que el sistema público pueda utilizar esos padrones, los cuales, desde el punto de vista de la construcción de vivienda de interés social, tienen un potencial importante”, afirmó Passadore.

 

Relevamiento

Como insumo para el trabajo dentro del Programa de Fincas Abandonadas, la Intendencia tomó los dos censos realizados al respecto entre 2014 y 2016 por la Facultad de Arquitectura y con apoyo de la Defensoría del Vecino: uno sobre los municipios B y C, que abarcan áreas centrales de la ciudad (Ciudad Vieja, Barrio Sur, Palermo, Centro y Cordón), y el segundo sobre el CH, el más poblado de Montevideo, que comprende barrios como Punta Carretas, Pocitos, Buceo, Tres Cruces y Parque Batlle.

El relevamiento sobre “inmuebles visiblemente abandonados” en el Municipio CH, publicado el año pasado, permitió detectar al menos 90 propiedades en esa demarcación territorial, que incluye barrios como Punta Carretas, Pocitos, Buceo, Tres Cruces y Parque Batlle. En tanto, el estudio realizado anteriormente por la Facultad de Arquitectura en los municipios B y C, identificó 339 padrones en esa condición. “Con los compañeros de la Unidad de Expropiaciones tratamos de no poner que la expropiación es para vivienda, porque así se permite una utilización posterior más amplia de ese inmueble. Entonces, en la renovación urbana podemos considerar que entra la vivienda, la posibilidad de un equipamiento cultural, etcétera”, agregó Passadore.

 

Plantaciones

Otro de los integrantes del Departamento de Acondicionamiento Urbano de la Intendencia, Alberto Quintela, explicó a El País que una de las ideas que se maneja es la de hacer “huertas urbanas” o “jardines comunitarios” en terrenos que se encuentran baldíos.

“Lo que se está dando en las capitales del mundo con las huertas urbanas o jardines comunitarios es un proceso de integración social importantísimo. Se juntan los veteranos con los jóvenes, los estudiantes con los que saben cosas, y se generan dinámicas vecinales sumamente ricas. Y si tenemos un agujero en la mitad de la ciudad, de repente podemos plantear algo en etapas. Mientras no tengamos el proyecto definitivo, se pone una huerta urbana o un jardín comunitario”, explicó Quintela.

Lo que el grupo de trabajo municipal viene haciendo es analizar los padrones, chequear la viabilidad económica, a veces lo que se está debiendo son cifras multimillonarias, y la viabilidad social. “Tenemos, además, la mirada de la protección del patrimonio y del trabajo social. Es decir que vamos a procurar no expulsar población, lo cual es toda una tarea, sino incorporarla al proceso. Por otro lado, vemos las circunstancias jurídicas. No todas las circunstancias jurídicas nos van a permitir actuar. Debemos saber muy bien qué información registral tenemos; debemos acudir a los juzgados, chequear los expedientes y, si hay embargos, ver si hay prioritarios o no y ver si hay hipotecas privilegiadas. Es decir, hay un mundo jurídico que tenemos que abordar paso a paso y padrón por padrón”, agregó Quintela.

Algunos cálculos indican que en Montevideo hay unas 17.000 propiedades vacantes y ruinosas, y un stock aproximado de 13.000 en alquiler. Todo esto ocurre ante un reclamo permanente de viviendas y de rebaja de alquileres, en el que la oferta y la demanda juegan un rol fundamental.

Por su parte, Andrés Passadore explicó que “en el caso de que algunos estén ocupados”, la idea es “resolver la situación habitacional de esas familias como parte del proceso de este programa”. En el caso de los primeros tres inmmuebles a expropiar, dos estaban ocupados en el momento en el que se hizo la evaluación. “Por la información que nos dieron los vecinos, uno de ellos funciona como una seudo pensión, o como una pensión que no respeta ninguna normativa; simplemente hay un encargado que cada 15 días les cobra a las familias por estar allí. Por otro lado, hay una situación compleja desde el punto de vista edilicio, hay un deterioro habitacional importante”, indicó Passadore.

 

Algunos datos

Según el censo de 2011, el municipio que presenta mayores dificultades con las viviendas abandonadas es el B, que abarca a Ciudad Vieja, Barrio Sur, Palermo, Centro y Cordón. En tanto, la mayor concentración de casas vacías se da en el casco histórico; el CCZ N° 1 es donde el porcentaje se separa ampliamente del resto de los comunales.

Según otro estudio realizado a partir de 2014 por la Facultad de Arquitectura, en las áreas centrales de Montevideo, contenidas fundamentalmente dentro de los municipios B y C, hay 339 padrones visiblemente abandonados. Podría parecer poco en un plano de 2.500 manzanas, pero si se las pusiera todas juntas, abarcarían 15 manzanas enteras, o 2.350 viviendas “tipo” de 75 m2.

Mientras que en Reducto o Brazo Oriental la cantidad de viviendas abandonadas resultó ser casi “nula”, en la Ciudad Vieja fue más de las que imaginaron los arquitectos. En una zona tan histórica como neurálgica para la actividad económica y comercial del país, los “agujeros negros” son el doble que en el Centro.

A su vez, hacia el sur de 18 de Julio hay más abandono que en la zona norte. Desde el Ministerio de Desarrollo Social y la Intendencia de Montevideo se ha advertido que el crecimiento habitacional hacia la periferia es un gasto muy oneroso para el Estado.

Cabe recordar que el relevamiento sobre “inmuebles visiblemente abandonados” en Montevideo, publicado por la Facultad de Arquitectura en 2016, permitió detectar al menos 90 propiedades en esa condición dentro de los límites del Municipio CH, que abarca barrios como Punta Carretas, Pocitos, Buceo, Tres Cruces y Parque Batlle. Esta cifra equivale a 259 viviendas para una familia tipo, de 75 m2 cada una.

El estudio realizado por los arquitectos Gonzalo Bustillo y Mariana Ures, estableció que la sumatoria de los valores reales de estos inmuebles, en base a datos del Servicio de Catastro y Avalúo de la Intendencia, es de US$ 10,5 millones, monto que equivale al costo de construcción de cinco edificios de vivienda de diez pisos de altura. Por último, la superficie total de los padrones identificados es de 30.392 m2, un área que equivale aproximadamente a cinco manzanas de ciudad.

Página 32 de 52
Top