JoomlaLock.com All4Share.net

Este 6 y 7 de octubre se conmemora una nueva edición del Día del Patrimonio, bajo el lema “Patrimonio y diversidad cultural – 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos”. Para conocer cómo se prepara el evento que moviliza al 10% de la población, unas trescientas mil personas, Del Constructor conversó con Nelson Inda, presidente de la Comisión del Patrimonio Cultural.  Inda, explicó además, los diferentes tipos de patrimonio, que se dividen en materiales, inmateriales y naturales, que hacen al acervo cultural de nuestro país.

 

¿Cuáles son los alcances de esta nueva edición del Día del Patrimonio? 

Esta edición tiene un lema compuesto, porque es un lema que por un lado provoca y convoca a los uruguayos con los 70 años de la Declaratoria de los Derechos Humanos. Algo que es muy importante, en el cual todo el planeta se adhirió a ese tema al terminar la Segunda Guerra Mundial. Por lo tanto, al cumplirse los setenta años, de algún modo se está adhiriendo el Día del Patrimonio a esa declaración. Pero a su vez, esa declaración se ha ido complementando y hoy ya no hablamos solo de derechos individuales, sino que estamos hablando de derechos colectivos. O sea, el derecho que tiene el ciudadano de adherirse a su núcleo social para determinadas culturas que se pueden practicar perfectamente y que no solamente es un tema de patrimonio, sino que es un tema de sobrevivencia social. Entonces la Unesco, que realiza sus propuestas a los estados partes, una de las convenciones que tiene es, justamente, las expresiones de la diversidad cultural, que es el enunciado del derecho colectivo a tener su propia expresión cultural. Y a nosotros nos pareció que complementaba la Declaración de Derechos Humanos con esta edición donde, de algún modo, estamos planteando los derechos colectivos.  ¿Y dónde está adherida la Unesco? La Unesco se ha adherido a un tema que hoy por hoy es un tema casi mundial y es que las naciones no se identifican por una sola identidad. Por ejemplo, nuestra identidad hoy es pluri identitaria, se arma de diferentes modelos patrimoniales. Y eso lo conocemos acá, no necesitamos decir la influencia que ha tenido en el Uruguay las corrientes migratorias. Nuestro país es el fruto de muchas identidades.

 

¿Hay algún circuito preparado para esta edición?

Si existen, están en la guía del patrimonio que se elabora en la Comisión, a través de las inscripciones que realizan más de cuatrocientas instituciones de todo el país que proponen más de mil actividades. Eso se arma con aquellos que coordinan el Día del Patrimonio. Pero tu pregunta es importante, porque el Día del Patrimonio no lo arma la Comisión de Patrimonio, ni el Ministerio de Educación y Cultura. Lo arma la gente. ¿Cuál es nuestro trabajo entonces? Juntarlas, visualizar que las actividades para que no se superpongan aquellas del mismo tipo y después elaborar la guía de actividades que fueran presentadas antes del 10 de agosto. Igual son muchas más actividades de las que aparecen en la guía, pues muchas se concretan después de esa fecha.  Nosotros vamos a hacer la apertura del Día del Patrimonio en Aceguá, visualizando lo que podría ser una cultura fronteriza y aceptándola, y el cierre será en el Palacio Legislativo con el aparto de delegados de las Naciones Unidas y de la Unesco en referencia a los setenta años de la declaración de los Derechos Humanos. 

 

Material e inmaterial 

¿Cuán rico es el acervo patrimonial uruguayo? 

El Uruguay tiene, por convención, tres tipos de patrimonio. Está el patrimonio cultural material que es la arquitectura, los documentos, los sellos y obras de artes. Luego está el natural, que está por fuera de nuestra comisión y del Ministerio de Educación y Cultura y compete al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente. Luego está el paquete del patrimonio inmaterial, que son los saberes, habilidades, ritos, bailes, que conforman esa otra cara del patrimonio, que el  Uruguay debe mantener, conservar y acrecentar. En ese sentido, al firmar la Convención del Patrimonio Inmaterial, el Uruguay se comprometió frente a la comunidad internacional,  al igual que todos los países que la firmaron, presentar ese patrimonio inmaterial. En este momento, desde la Comisión del Patrimonio se está organizando el inventario nacional de patrimonio inmaterial. La tarea es visualizar cuál es el elemento inmaterial y definirlo. Por ejemplo, el talabartero, ese oficio que trabaja con el cuero y que tiene doscientos años y aún está vivo. Porque esa otra condición: el patrimonio inmaterial debe estar vivo. El patrimonio muerto no sirve. Tiene que estar vivo y formar parte de la sabiduría o de las habilidades de nuestros compatriotas. El segundo tema es descubrir qué colectivo es el propietario de ese patrimonio inmaterial, ya que este no tiene un único propietario. Alguien puede ser propietario de un monumento histórico en caso que lo haya comprado, pero no se puede ser propietario de una sabiduría o de un baile. Hay que descubrir entonces a qué colectivo, que puede ser nacional o local, rural o urbano, le corresponde ese patrimonio inmaterial. Y después hay que descubrir cuál es el espacio físico que ocupa ese colectivo. Siguiendo con el ejemplo de la talabartería, hay que ver si ocupa todo el territorio nacional o se concentra en un lugar específico del país. Otro tema es la salvaguarda. Así como en el patrimonio edilicio, la salvaguarda está en la gestión y en el mantenimiento, esto último, algo fundamental, en el inmaterial la salvaguarda es el registro del proceso de cómo se va elaborado en el tiempo. Ahí está la clave. Si no hay registro, no hay salvaguarda. El Uruguay y sus ciudadanos tienen que saber si, y volvemos a la talabartería, sigue trabajando con los mismos elementos de 1880, si se elaboró otros modos de trabajar en el siglo XX, si hoy se trabaja igual y quiénes utilizan esa producción.

        

Lo edilicio

¿Qué es lo fundamental en el caso del patrimonio edilicio?

Lo fundamental es seleccionar. En Montevideo hay doscientos mil edificios. ¿Pueden ser todos ellos monumentos históricos? No. Entonces la pregunta es ¿cuáles pueden ser y qué merito tienen para ser patrimonio de todo el Uruguay? Ahí es donde entra la Comisión del Patrimonio para seleccionar. Y para seleccionar, cada vez somos más estrictos, en el sentido que se selecciona edificios que tengan méritos históricos y específicos arquitectónicos, que tengan una administración o un propietario dispuesto a mantenerlo y que además su designación sea la ocasión de un acto público de compromiso de mantenimiento del edificio. Eso son los términos que utilizamos para la designación. Por lo tanto son pocos los que ingresan anualmente a esa lista.

 

¿Y cuántos hay en la lista?

La interpretación de la lista de monumentos históricos puede dar lugar a errores. Por ejemplo, el departamento de Colonia no solamente es monumento histórico del Uruguay, sino que está en la lista del Patrimonio Mundial y para estar en esta lista, todos los padrones que conforman Colonia deben ser monumento histórico. O sea, en Colonia hay 275 padrones que son monumentos históricos. Colonia es una unidad, pero a los efectos de monumento histórico, cada padrón, cada casa, también lo es. Otro ejemplo de lo que estamos hablando es el barrio Reus al norte, donde cada edificio es un monumento histórico. Entre Colonia y barrio Reus son dos monumentos históricos como unidad pero conformados entre ambos por setecientos monumentos históricos. Si sumamos padrón por padrón deben andar en 1.800 monumentos histórico en todo el Uruguay, pero si sumamos lo que son las unidades ya evidentemente es menos.        

 

Y año a año se puede ver la avidez del público por visitarlos.

Es increíble. Te diría que somos la envidia de América Latina, porque si bien en todos los países latinoamericanos existe el Día del Patrimonio, pero no tienen la convocatoria, la concurrencia que tiene el de Uruguay. Acá ya es un tema turístico. Hay gente que viene de Argentina a Colonia para ver los monumentos históricos cuando conmemoramos nuestro día del patrimonio. En Uruguay moviliza más de trescientas mil personas, lo que demuestra que hay una gran expectativa. El Día del Patrimonio ya pasó a ser patrimonio de los uruguayos.

Publicado en Recomendadas

Con más de 20 años de experiencia en la planificación, diseño y construcción de nuevos edificios, infraestructura pública y paisaje urbano, el urbanista Uwe Brandes participó en el 2º Congreso Internacional de Urbanismo y Movilidad, denominado “La Ciudad que Queremos”, organizado por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, donde expuso sus conocimientos y experiencia en base a una pregunta: “¿Cómo serán las ciudades en 2050”.

Durante el congreso, Brandes, que además es profesor de Planificación en la Universidad de Georgetown y autor de varios libros sobre arquitectura y urbanismo, sostuvo que  “vivimos en una sociedad compleja, desigual y cambiante y la ciudad modelo 2050 deberá incorporar esa diversidad”.

En este contexto, se refirió a las ciudades del futuro y explicó por qué prefiere hablar de city builders (constructores de ciudades) y no de urbanistas. “Es un término más ligado a la acción. Las ciudades son elementos vivos y la gente tiende a identificar a los urbanistas como personas que trabajan detrás de un escritorio y sólo en cuestiones de arquitectura. Hoy la profesión está más atravesada por temas sociales que por lo meramente proyectual”, afirmó.

 

Pensar el futuro

Esta visión nueva y expandida de la profesión implica muchas más cuestiones que las tradicionales. “Tenemos que pensar en términos energéticos, medioambientales, económicos, laborales y culturales. En cómo organizar, más que en cómo construir. Los gobernantes piensan en políticas e inversiones y nosotros pensamos en términos de barrios y de convivencia”.

Sostuvo además que uno de los desafíos del urbanismo actual es cómo generar identidad. “Mucha gente le teme a la globalización, porque piensa en que se va a perder el espíritu de las ciudades. Sin embargo, la autenticidad va cambiando. Lo primero que hay que hacer es saber escuchar, entender e interactuar con la gente de la ciudad y con los nuevos. Tenemos que pensar en las ciudades de una nueva manera. Asegurarnos de que todos se sientan bienvenidos, de que todos la pasen bien. Encontrar formas para que la gente viva en paz y pensar en la seguridad también como un tema de urbanismo. Este es un desafío importantísimo en los Estados Unidos. En nuestras ciudades convive gente de diferentes razas y orígenes, muchas veces aisladas y enfrentadas. Tenemos que asegurarnos de que vivan en paz”.

Brandes aseguró que el gran desafío del city builder es escuchar y entender las historias y las culturas de esa gente nueva que viene a integrarse a la ciudad. “Todos quieren que sus hijos tengan una vida mejor, ese es un deseo universal. Las personas que migran van a ciudades en las que piensan que van a progresar. Entonces, debemos partir de generar condiciones más igualitarias de acceso al trabajo, a la educación, a la movilidad, a los servicios de la ciudad”.

El urbanista advirtió que los riesgos económicos son un tema por el que hay que preocuparse, sobre todo en términos urbanos. “La gente hace dinero y vive en la ciudad. Yo me pregunto cómo va a hacer dinero la gente en 14 años. Estamos asistiendo a una revolución digital, que cambia nuestra relación con el mundo a cada instante. Los vehículos autónomos son un buen ejemplo. ¿Qué va a pasar cuando los ómnibus y los camiones se manejen solos? Millones de personas perderán sus trabajos y así sucederá con decenas de oficios. Obviamente, se notará mucho más en las ciudades que en el campo. La economía rural es mucho más estable”, sostuvo aunque se mostró optimista. “Pienso que va a haber otros trabajos, pero va a haber que adaptarse a ellos. Hay cambios que se vienen y que hay que prevenir sus consecuencias. Educar a las futuras generaciones en los nuevos saberes, pensar en cómo reconvertir a los adultos que sean desplazados”, afirmó.

Publicado en Noticias

Los asentamientos informales, los sistemas inadecuados de transporte público y la sostenibilidad medioambiental son los "principales desafíos de resiliencia" que tiene Montevideo, según un diagnóstico realizado por la Intendencia que tomó en consideración la percepción de 1.000 actores de la ciudad, al que accedió el diario El País.

La movilidad es una de las tensiones que más preocupa a los capitalinos. El informe de percepción asegura que el proceso de expansión urbana que tuvo Montevideo generó una "mayor dependencia de los desplazamientos individuales" y una "presión importante" en el funcionamiento del transporte público colectivo. Esta expansión provocó que los barrios tuvieran "menos interacción" entre ellos.

El estudio señala, además, que en Montevideo existen más de 2.000 viviendas abandonadas y que la crisis institucional y económica que afectó al país a mediados de los 70 y 80 agudizó los procesos de expansión territorial y la "expulsión de la población de la ciudad consolidada" y que algunas herramientas de gestión territorial "no han tenido los resultados esperados". En la actualidad, el 6% de las viviendas de Montevideo (30.000 en total) están localizadas en asentamientos informales, ocupando una superficie de 1.144 hectáreas.

También el aumento del parque automotor acrecentó el problema del tránsito en la ciudad. En el texto, se asegura que en materia de viabilidad no se ha encontrado "una adecuada y atractiva alternativa para su desarrollo" y que éste es uno de los rubros que debe motivar la resiliencia. (Es decir, la capacidad de recuperación frente a la adversidad con acciones futuras).

El estudio concluye que si bien en los viajes de distancias cortas, "el transporte a pie tiene una alta incidencia, en trayectos medios y largos se ha acentuado el crecimiento del transporte motorizado, con predominio del vehículo privado individual", lo que viene causando embotellamientos.

La investigación, que toma en consideración a miembros de la academia, del sector privado, sector público y de la sociedad civil,  integra, entre otros insumos, encuestas de opinión pública que realiza en forma bimestral el gobierno departamental y opiniones de diez expertos en diferentes temáticas tras la realización de algunas mesas de trabajo.

El análisis de percepción realizado refleja la sensibilidad de los montevideanos respecto a la contaminación de los recursos hídricos del departamento. "Los asentamientos informales en sus riberas, vinculados a los procesos de segregación socioterritorial, provocan contaminación del recurso, tanto por el vertido directo de efluentes domiciliarios, como por el rol de cuerpo de receptor en puntos clandestinos de clasificación, disposición informal de residuos", agrega el estudio.

 

Desafíos

 

Otro desafío mencionado es el cambio climático. Sus consecuencias (inundación por lluvias, colapso de viviendas, arbolado e infraestructuras) afectan a todo el departamento. Unas 10.000 personas viven o realizan actividades en zonas afectadas por inundaciones con periodicidad.

La ocurrencia de estos eventos climáticos extremos en tramos de los 20 kilómetros de playas del departamento ha provocado pérdidas de arena "por causas naturales o antrópicas" y una pérdida de ecosistemas marinos y terrestres.

Los expertos hablan que los principales cursos de agua urbanos (arroyos Pantanoso, Miguelete y Carrasco) también se ven afectados por estos fenómenos, sobre todo, cuando las precipitaciones son intensas y muchas personas que viven en su entorno deben evacuar.

El informe señala que el accionar del Centro Coordinador de Emergencias Departamentales (Cecoed) y relocalización de viviendas ubicadas en áreas inundables) dan respuesta a estos eventos. Pero estas acciones "no son identificadas" como "iniciativas vinculadas a la gestión de riesgo".

Una de las tensiones más importantes que surgieron en este análisis de la percepción sobre la ciudad es la falta de cohesión social. En el estudio se concluye que "hay una expresión territorializada de desigualdad social". 

"El reconocimiento y el respeto por la diversidad de todos los habitantes se torna fundamental para la construcción de resiliencia; desde trabajadores rurales hasta la población migrante, atendiendo también las diferencias etarias, de género y socioeconómicas", dice el estudio.

 

Estrategia

 

Tras este diagnóstico, la Intendencia de Montevideo dio a conocer  la Estrategia de Resiliencia, que busca dar respuesta a todos estos temas. Las iniciativas buscan que la capital del país sea "conectada y dinámica, inclusiva y solidaria, innovadora y cocreativa y comprometida y preparada". Estos planes están definidos en cuatro pilares, 14 objetivos, 45 iniciativas y tres procesos estratégicos denominados "laboratorios de resiliencia". 

Estas acciones se dan dos años después de que la ciudad fuera seleccionada para integrar la Red de 100 Ciudades Resilientes, impulsada por la Fundación Rockefeller.

Publicado en Noticias

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la ansiedad y la depresión son enfermedades muchas veces relacionadas con el trabajo, lo que genera menor productividad y mayor ausentismo. Es por eso que las empresas están cada vez más preocupadas por generar ambientes laborales saludables. Sin embargo, mientras las oficinas modernas, de espacios abiertos, promueven la comunicación en los lugares de trabajo, el ruido y las distracciones producen una gran cantidad de molestias.

Una encuesta de la Universidad de Sydney, Australia, el 50% de las personas que trabajan en una oficina abierta critican la falta de privacidad acústica, la condición que encuentran como la más molesta de su entorno de trabajo. Por otro lado, investigaciones de la Universidad de Estocolmo, Suecia, muestran que la gente que trabaja en oficinas abiertas tiene mayor tendencia a pedir licencias médicas. Otros estudios demuestran que el ruido puede reducir la productividad en un promedio del 10%.

 

Avances tecnológicos

Consultado por el suplemento ARQ del diario Clarín, Gabriel Caruso, arquitecto y director del área de Project Management para Argentina y Uruguay de Colliers International, señaló que por esas razones, hoy, las corporaciones se enfocan en el análisis de la forma de trabajo, el cambio generacional y las nuevas necesidades.

Uno de los factores que facilitan este cambio son los avances tecnológicos. “El uso de la tecnología provee soluciones innovadoras que integran el movimiento y la adaptabilidad al mobiliario de trabajo, como la inclusión de sensores que nos informan el uso y respuestas del usuario, recomendando mejores posturas y evitando así el sedentarismo”, sostuvo el especialista.

Caruso señaló que durante el NeoCon 2018, una convención que tiene lugar en Chicago desde 1969, donde se presenta lo más nuevo en diseño para usos comerciales e industriales e ideas innovadoras del ámbito corporativo, se vio como novedad la incorporación de los phonebooth,  cabinas de buena acústica que ofrece al empleado un espacio para mantener una llamada sin generar molestias al resto de los colaboradores.

 

Cabinas

En la muestra, la firma Framery, una compañía dedicada a la fabricación y desarrollo productos acústicos, también presento su cápsulas acústicas que vienen en tres modelos. La más pequeña de sus cabinas, Framery O, es un receptáculo cerrado para uso individual, ideal para hablar por teléfono o mantener video conferencias. La 2Q permite reuniones de cuatro a seis personas y la Q es perfecta para reuniones de dos personas. La gran ventaja de estas cabinas es que se pueden instalar y usar en el mismo día sin comprometer el funcionamiento de una oficina de planta abierta. Pueden ubicarse en lugares estratégicos sin demandar grandes reformas.

Productos como estos buscan solucionar los problemas que generan las distracciones en el entorno laboral, las que se deben principalmente a llamadas telefónicas y las típicas reuniones informales que suceden en las oficinas abiertas. Está comprobado que las conversaciones de terceros son las que producen la mayor interrupción en el flujo de trabajo. De hecho, estudios de la Universidad de California muestra que los empleados necesitan cerca de 20 minutos para volver a concentrarse luego de una pequeña distracción.

A pesar de los problemas acústicos, en términos de arquitectura, las plantas flexibles son beneficiosas en muchos sentidos. “Permiten mejor aprovechamiento del metro cuadrado y por lo tanto el aspecto económico del usuario”, explicó Caruso, y agregó: “Su auge se debe, en parte, al cambio generacional que modificó la forma de trabajo, a la vez que se generaron nuevas dinámicas laborales por el cambio tecnológico en donde se facilitó más el trabajo colaborativo”.

En las oficinas abiertas, al tener espacios diseñados acorde a cada tipo de área, se facilita el desempeño del empleado con mayor comodidad para el desarrollo de las tareas. “El espacio flexible también promueve la comunicación. Es por eso que pequeños equipamientos como los phonebooth pueden mejorar su mayor debilidad”, añadió el especialista a ARQ.

En esa búsqueda de privacidad, la firma De Vorm tiene su Pod PET Felt Privacy Chair, creada por el diseñador Benjamin Hubert.  Esta “silla de privacidad”, tal como se la ha bautizado, está pensada para áreas de descanso en oficinas y aún en viviendas. Sus altos laterales amortiguan los sonidos y aumentan la sensación de privacidad aún en lugares llenos de gente. Material y diseño aíslan a los usuarios de su entorno, y le permite trabajar de manera relajada y concentrada.

 

Sillas “capullos”

En el mismo rubro se inscriben otros productos como la silla Busby de Naughtone pensada como un “cocoon” (capullo) que sirve de refugio para los empleados que trabajan en oficinas abiertas, adecuado para que una persona haga llamadas telefónicas confidenciales, y con la capacidad de juntar dos o más piezas para un espacio más colaborativo. “Hay que tener en cuenta que el diseño de los espacios de trabajo ha ido mutando en relación con los cambios generacionales y la evolución de la tecnología”, afirmó Caruso y agregó que las oficinas se “democratizaron en pos de un bienestar general”.

En cuanto a lo que se viene en el futuro, el especialista afirma que el el diseño y las soluciones técnicas continuarán acompañando al cambio generacional y la versatilidad en la que se trabaja. “Creemos que se perderán aún más los límites de horarios y espacios, que la componente tecnológica tendrá mayor peso y que, de esta manera, se acortarán las distancias”, sostuvo.

Publicado en Noticias

En diálogo con Del Constructor, el director general de Movilidad de la comuna capitalina, Pablo Inthamoussu, explicó los alcances del Fondo Capital 2015-2020 y del Fondo de Infraestructura Metropolitana, así como los proyectos y obras viales que abarcan, al tiempo que adelantó alguno de los cambios que se avecinan en Montevideo. Rediseñar la ciudad –lo que implica un cambio cultural y educacional- que incluye repoblar barrios de Montevideo que tienen fincas abandonadas, dotar de infraestructura y servicios a zonas periféricas y los cambios proyectados en 18 de Julio, fueron algunos de los temas abordados.

 

¿En qué etapa se encuentra el Fondo Capital 2015-2020?

El Fondo Capital abarca cuatro proyectos de movilidad  y hay dos proyectos que son de otros departamentos. En lo que respecta a los proyectos nuestros, estamos prácticamente al día con los cronogramas planteados. Obviamente, todo lo que son licitaciones y trámites, el Fondo Capital tiene una característica y es que, al ser con financiamiento externo, tiene una cantidad de controles y certificaciones. Esta tarea la está cumpliendo la UNOT, que es una oficina de las Naciones Unidas. Esto genera algunos tiempos que hay que cumplir, pero que también nos dan una tranquilidad de que los proyectos están siendo debidamente chequeados y con una mirada externa que le da tranquilidad a los inversores en este fondo de inversión. En ese sentido, venimos bastantes conformes. Ya hay dos proyectos que están en ejecución que son avenida San Martín y la avenida José Belloni, en sus dos tramos. Hace unos días estuvimos presentado el proyecto de Camino Cibils en el Cerro y lo vamos a ir a presentar al Paso de la Arena. Esta licitación ya está próxima a adjudicarse y nos queda en trámite de licitación el proyecto del túnel de avenida Italia y Centenario.

 

¿En total a cuánto asciende en dinero el Fondo Capital? 

Básicamente, el Fondo Capital son unos cien millones de dólares y después está el Fondo de Infraestructura Metropolitana que es otro fondo, con otro financiamiento por parte de la OPP y el Ministerio de Economía y Finanzas, que son otros cien millones de dólares.

 

¿Y en el caso del Fondo de Infraestructura Metropolitana qué abarca? 

Ambos fondos tienen características distintas. El Fondo Capital más bien fue concebido para realizar obras que no son solamente de vialidad. Son obras integrales que resuelven mucho más de lo vial. Tiene que ver con el arbolado y el saneamiento, entre otros aspectos.  Por eso son proyectos que son muy transformadores. Por ejemplo, en la avenida José Belloni, en la parte que se está interviniendo, hace décadas que está planteado el ensanche de esa avenida que es una conectora muy importante de ingreso y egreso de la ciudad. Entonces los del Fondo Capital son proyectos más grandes, no por la inversión, sino porque abarcan una cantidad de aspectos que tienen que ver con el desarrollo de la ciudad. En este caso, en la periferia, porque la ciudad fue creciendo en forma desorganizada. Realmente esto va a transformar la vida de mucha gente. El Fondo de Infraestructura Metropolitana fue concebido con el perfil específico de lo que es la vialidad. Ahí, hay una cantidad de proyectos, algunos más grandes, otros más pequeños, pero que nos va permitir abarcar prácticamente toda la red vial y hacerle una fuerte inversión en mantenimiento y, también, en algunos casos, en ensanches y algunas situaciones específicas viales como puede ser Luis Alberto de Herrera y Garibaldi. Después, hay otros tipos de obras, como la que se está ejecutando en Camino Carrasco, que es una reparación casi total pero del actual perfil. También están las licitaciones encaminadas para intervenir casi todas las calles principales del Centro: Uruguay, Paysandú,  Colonia, Mercedes. También en la periferia hay obras en desarrollo como en las calles Susana Pintos, Cochabamba y Felipe Cardozo. El Fondo de Infraestructura Metropolitana tiene el mismo monto, unos cien millones de dólares, pero mucho más distribuido en proyectos más pequeños, que nos va a permitir hacer esa inversión necesaria en mantenimiento y en algunos casos en ensanches de vías.

 

Servicios e infraestructura

En Montevideo hay dos problemas estructurales. Uno es el aumento del parque automotor y el otro es la expansión de la ciudad hacia el cinturón periférico, con los consiguientes problemas de saneamiento y otros servicios. 

Exactamente, ese es un problema que de alguna manera excede un poco nuestra competencia como Departamento de Movilidad, pero que tiene un gran componente de lo que es la planificación territorial o la falta de planificación territorial que hubo en algunas décadas y que permitió  esta explosión de la mancha humana hacia afuera.

Eso trae consigo sus problemas. Es mucho más caro llevar los servicios a donde está la gente, cuando en realidad tenemos esa paradoja de que las áreas centrales en algún momento se vaciaron de gente. Ahora se están tomando algunas medidas a nivel central para volver a poblar la ciudad y tratar de densificarla. Esto es una cuestión bastante lógica. En una ciudad cuanto más concentrada está la gente, tiene menores costos, es una ciudad más eficiente. La situación está planteada. Mientras se toman medidas de fondo para buscar, por ejemplo, lo que se está haciendo ahora con las fincas abandonadas para incentivar que la gente regrese al centro de la ciudad, a su vez, y en forma paralela, hay que atender la vida diaria de la gente que ya está viviendo en esas zonas periféricas.

Cuando vamos y hacemos este tipo de obras en Belloni o en San Martín con la intensión de mejorar la vialidad y la circulación de los ciclistas, de los autos y de los peatones, uno se encuentra con que en realidad tienen que atender una cantidad de situaciones de las pluviales, de saneamiento o del arbolado.

Entonces ahí, a la hora de diseñar los proyectos o tomar decisiones para establecerlos, obviamente que todas esas situaciones que son transversales al mismo, lo terminan encareciendo, porque es necesario invertir una cantidad muy importante de recursos para resolver esas situaciones. Más allá de que Montevideo hizo, durante los últimos veinticinco, treinta años, una fuerte inversión en saneamiento.

Lo que tiene el saneamiento es que no se ve. Es plata que se entierra de alguna forma, pero la cobertura de Montevideo hoy en saneamiento supera el 90%. Estamos en estándares, a nivel mundial, muy buenos. Y no lo decimos nosotros, lo afirman los organismos internacionales. Quiero decir que cuando vamos a la periferia con la intención de mejorar la estructura vial, siempre encontramos que colateralmente se mezclan  de agua, saneamiento, que encarecen la inversión.

 

¿Y cuáles definiría como proyectos prioritarios?

Los del Fondo Capital ni que hablar. Por algo se definieron los proyectos de Belloni, San Martín, Camino Cibils y el túnel de avenida Italia. También Luís Alberto de Herrera y Garibaldi, porque son vías conectoras de la ciudad, no son las radiales de las que vienen al centro, sino que son las que conectan y nos parecen muy importantes, porque hace muchos años que no se pueden realizar.

El hecho de realizar estas obras va a mejorar sustancialmente la conectividad. Ahí también, por ejemplo, Garibaldi, que es una arteria de tránsito muy utilizada porque es bastante diagonal y atraviesa bastante la ciudad, por abajo, que es lo que la gente no ve y no tienen por qué saber, hay una cañería importante de OSE de sesenta centímetros.

No es una principal, pero es una troncal importante que es bastante antigua y tiene serios problemas. Por eso es muy necesario cuando uno va a definir hacer una calle a nueva, cómo va a quedar Garibaldi, poder ver lo que hay abajo.

De lo contrario, se hace la calle a nueva y después hay que levantarla por el tema de las cañerías.

Tenemos una cantidad muy importante, miles de intervenciones de OSE por roturas de caño, que evidentemente impactan contra la estructura vial.

 Lo que dicen los equipos técnicos, con toda la razón del mundo, es que si vamos a hacer un proyecto como el de Garibaldi, o el de la calle Mercedes, hay que coordinar muy bien con OSE para que cambie las cañerías, antiguamente iban por debajo de las calles, y las desplace hacia las veredas que es la tendencia actual.  Eso en materias de obras. Luego tenés el Centro de Gestión de Movilidad que es otro de los grandes proyectos estratégicos.

 

El automovilista se queja de que no se reparan las calles y también cuando están en reparaciones por los inconvenientes de los desvíos.

Es cierto, pero te faltó la tercera. Después que se terminó la obra, tenemos el problema de la velocidad. Como queda muy bien la calle, la gente se empieza a quejar de que hay mucha velocidad y es peligroso al cruzarla. Todo tiene sus bemoles. Tenemos que ser bastante pacientes y rigurosos porque hay que ir atendiendo cada una de esas etapas. Nos pasó ahora en Santa Lucía y Llupes. Se hicieron a nuevas esas dos calles, quedaron muy bien,  son vías importantes de ingreso y salida a la ciudad, pero fuimos a hablar con los vecinos por el problema de la velocidad de los autos. Y ya tomamos la decisión de instalar algunos equipos de fiscalización portátiles, a través de fotos, para poder controlar la velocidad.   

 

Otra Montevideo

¿Y en el caso de 18 de Julio, que trabajos se piensan realizar?

Estamos trabajando y está bastante cercano en el tiempo el momento en que podamos anunciar el proyecto ejecutivo. Poder decir, poder comunicar, así como se comunicó en su momento un anteproyecto, una idea, que generó un debate, que generó intercambios con la sociedad civil. Hemos estado trabajando y en muy poco tiempo vamos a poder decir lo que vamos a hacer.

 

¿Y hay diferencias con el proyecto inicial presentado?

Sí, las hay, porque justamente lo que se definió es hacerlo en etapas, en forma gradual. Está el proyecto definitivo a donde se quiere llegar. El tema es cómo llegamos a ese proyecto. Ahí, lo que se ha definido con el intendente,  es hacerlo en etapas. Ahora estamos enfocados en cuál va a ser esa primera etapa del proyecto 18 de Julio, que ya tuvo una parte, que se venía trabajando en forma paralela, que fue la racionalización de ómnibus. Hicimos algunos ajustes y reestructuras y logramos que uno de cada cinco ómnibus que circulaban por 18 de Julio ya no lo hagan.

 

¿Se va a mantener la decisión de que no transiten vehículos particulares?

En 18 de Julio tenemos dos tramos, dos perfiles importantes. Uno es del Obelisco hasta Ejido, donde tenemos un ancho bastante generoso, lo que te permite tomar decisiones con un poco más de margen, y después tenemos el tramo entre Ejido y Plaza Independencia donde el perfil es bastante más angosto. Ahí ya los espacios que tenemos para tomar las decisiones respecto a cada modo de transporte -la bicicleta, el auto, el ómnibus, los peatones- es más complicado porque se restringen los espacios y por eso se está haciendo un poco más compleja la toma de decisiones.

 

Hay quienes decir que una solución sería achicar las superficies de las veredas.

Ese es un razonamiento que seguramente se hacer mucha gente, pero precisamente lo que se está buscando, por una definición de lineamiento estratégico que tenemos en la administración, y que viene de tiempo atrás, es justamente que las ciudades no son para los autos, o no deberían serlas. Deberían ser para la gente.

Está bueno que tengamos auto, que muchos trabajadores hayan podido acceder a uno, pero si todos vamos a usar el auto para todos los movimientos y, aparte de eso, vamos a usar una persona por auto como lo hacemos, es imposible. Todas las ciudades del mundo desarrollado ya pasaron por este proceso de explosión de la motorización, como ocurrió acá que en 10 años se duplicó el parque automotor. 

Lo que inspira al proyecto 18 de Julio es justamente un estudio que se hizo en el 2015, cuando asumió el intendente Daniel Martínez, y nos visitó el urbanista, arquitecto y especialista internacional Jan Gehl, que realizó un relevamiento de nuestra principal avenida  y una de las conclusiones de ese estudio es hacer esa arteria y  la ciudad, a escala humana, para la gente y no tanto para los autos.

Ahí hay un montón de recomendaciones que hizo este urbanista que van, justamente, por el lado de tomar medidas anticíclicas. Las recomendaciones fueron que prioricemos ese concepto, manejado a nivel mundial, de movilidad sostenible.

Hay una pirámide de movilidad sostenible, en el marco teórico porque cuando vamos a la realidad no es tan fácil de llegar de un día para otro, que tiene en la punta al peatón, para priorizar los modos de desplazamientos en la ciudad, luego la bicicleta, después el transporte público, el transporte de carga y por último el automóvil.

Eso es un poco lo que organiza una ciudad, sobre todo donde hay espacios reducidos como el Centro o el Cordón. Otra de las conclusiones a las que arribó el informe de este urbanista es que 18 de Julio y Ejido es el lugar donde pasa más gente de la ciudad.

Y muchos de ellos son peatones. Es impresionante la cantidad de gente que camina por esa intersección. La realidad es que las aceras, las veredas, han quedado chicas, no dan abasto.

Y a su vez tenemos el problema de reordenar el espacio en esas veredas. Tenemos vendedores ambulantes, quioscos. Todo eso, justamente, lo estamos relevando y viendo cómo lo organizamos.

 

Un cambio cultural 

Priorizar el transporte colectivo, además de reestructurarlo con unidades más pequeñas y amigables con el usuario, de manera de dejar en un segundo plano el vehículo particular, también implica un cambio cultural.

Y esos cambios que son culturales llevan tiempo, pero son posibles. Lo del tabaco fue un cambio cultural, un cambio de hábitos. Y en el tránsito también ha habido cambios importantes.

El tema del alcohol por ejemplo fue otro cambio cultural.  A nivel de ese concepto de movilidad sostenible, creo que aún es muy incipiente. No se ha planteado a nivel de la sociedad la necesidad de ese cambio. Empezar a revisar nuestros cambios y preguntarnos cómo nos movemos en la ciudad. ¿Cuánta gente está repensando hoy su forma de moverse? ¿Cuánta gente saca la cuenta si le conviene o no andar en auto para todos lados?

Capaz que la forma de instalar este debate es que alguien lea esto y se ponga a pensar si es necesario un sacar el auto por quince cuadras, cuando lo puedo hacer caminando, en bicicleta o en ómnibus. A veces se saca la cuenta del costo de andar en transporte público o en auto.

Pero ahí es un razonamiento individual. Si nosotros sacamos la cuenta como ciudad, que es lo que debemos empezar a hacer, pensar en colectivo, y ver cuánto le aporto a la congestión vehicular cada vez que utilizo el auto, cuando en realidad podía no haberlo utilizado. Lo que nosotros estamos planteando no es una guerra contra el auto, sino hacer un uso responsable del mismo. Como se planteó en su momento usar responsablemente el agua y la energía, porque son bienes finitos.

El espacio público también es un bien finito y se termina. Hay que tomar medidas entre todos, que nos permitan administrar mejor ese espacio público que es acotado, si no terminaremos en esa congestión vehicular que hace inviables las ciudades. 

 

¿Qué balance realiza de la gestión hasta ahora? 

Se puede ver el vaso medio lleno o medio vacío. Yo lo veo medio lleno porque soy químicamente optimista. No obstante, la frazada siempre es corta.

Nunca se puede tener el 100% de los recursos que a uno le gustaría para poder hacer lo que tiene que hacer. Si hablamos de infraestructura vial, hoy podemos decir que vamos a estar terminando el período con una mejora importante en la red vial de Montevideo, aunque no como nos hubiera gustado dejarla. Siempre hay un debe en eso, que tiene que ver con  los recursos.

También hay un balance muy positivo, no solamente en la decisión de invertir esa cantidad de recursos que se están invirtiendo, sino que también la Intendencia, como organización, ha hecho un aprendizaje  muy importante de estas herramientas con financiamiento externo, que no necesariamente son préstamos clásicamente concebidos de que hay un  organismo internacional que financia, sino que se han instrumentado estos fideicomisos y formas de financiamiento que dejan, más allá de la administración que esté en el futuro, un aprendizaje importante.

Hay que tener un plan estratégico. Por ejemplo, el departamento de Planificación General de la Intendencia, simultáneamente lo que estamos haciendo hoy y en el corto plazo, está pensando la ciudad al 2030, al 2050.

Publicado en Recomendadas
Página 1 de 3
Top