JoomlaLock.com All4Share.net

Noticias

Sociedad de Arquitectos del Uruguay busca promover el desarrollo de fachadas vegetales y huertos urbanos

El desarrollo de fachadas vegetales y huertos urbanos es uno de los principales objetivos de quienes promueven la expansión de las ciudades con criterios de sostenibilidad social y ambiental. En este contexto, es que desde la Sociedad de Arquitectos del Uruguay se entiende necesario capacitar en estas herramientas. Para ello recurrió a la Universidad Politécnica de Madrid y su curso “Ciudades verdes; Naturación y agricultura urbana” para instrumentar una capacitación a desarrolladores, arquitectos y otros profesionales que trabajen en la edificación de inmuebles, según informó la revista Propiedades

Según se explicó desde este centro de capacitación, “desde la Revolución Industrial, las ciudades han tendido a expulsar la naturaleza de sus calles. La preocupación ante las recientes catástrofes naturales ha contribuido a impulsar estrategias de adaptación y mitigación del cambio climático. Naturación y agricultura urbana son herramientas dentro de estas estrategias, que impulsan la transición hacia modelos de ciudades más saludables, resilientes, sostenibles e inclusivos”. Las fachadas vegetales, se afirma,  “suponen una oportunidad real para disminuir el impacto ambiental de los edificios: a la vez que contribuyen a la disminución del consumo energético en su interior, generan beneficios socio-económicos y ambientales en su entorno”.

Las denominadas “ciudades verdes” se transformaron en tendencia a partir de  la preocupación por el avance del cambio climático. El primer acercamiento a la arquitectura verde o la “naturación urbana” fue para muchos en la década del noventa ante el descubrimiento de elementos vegetales en diferentes cubiertas y espacios de edificaciones antiguas, muchas de ellas incluidas en el ámbito rural.

Lo que inicialmente era una sugerencia o el descubrimiento de unos elementos que podrían incorporarse a las edificaciones, pasó a ser la valoración de un material constructivo tan válido como cualquier otro.

Es importante que la naturación urbana tenga un entendimiento con el entorno y guarde un equilibrio con la biodiversidad del lugar y sus aspectos bioclimáticos. El lugar, la orientación del edificio, la luz solar, los vientos dominantes o cualquier otra presencia juegan un papel determinante.

Respecto a la eficiencia energética, íntimamente relacionada con la calidad ambiental, el uso de espacios verdes sirve para el ahorro energético. Una cubierta ecológica puede, en términos generales, generar un ahorro de energía que puede llegar hasta un 40% en uso de aire acondicionado. Otro aspecto importante es un aumento de hasta un 25% en el rendimiento de las placas solares colocadas sobre espacios naturados debido a la refrigeración que esta naturación supone en el ambiente.

Para varios impulsores de la creación de espacios verdes en las zonas urbanas, es fundamental eliminar las barreras que impiden un mayor desarrollo de las naturaciones urbanas, y las mayores barreras son como siempre las del desconocimiento y la falta de interés que muchas veces se tiene por adquirir ese conocimiento.

 

Naturación urbana

Se conoce como “naturación urbana” al movimiento que promueve el enverdecimiento urbano, en respuesta a la pérdida de zonas verdes en las ciudades desde mediados del siglo XX. El enverdecimiento urbano significa crear ciudades verdes. Este concepto lleva asociado enormes beneficios para las personas, puesto que se crean ambientes más saludables, y es una apuesta por el desarrollo sostenible y la conservación del medio ambiente.

Según La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus sigla en inglés), se estima que más de la mitad de la población mundial vivirá en ciudades que no están preparadas para un crecimiento tan descontrolado. Son precisas nuevas estrategias que combatan el desequilibrio naturaleza-ciudad. Los sistemas de naturación urbana mitigan eficazmente estos problemas que influyen directamente en el cambio climático.

Este concepto no es nada nuevo, si tenemos en cuenta los jardines colgantes de Babilonia (600 A.C), una de las siete maravillas del mundo, y uno de los paradigmas de naturación urbana. No obstante, en las últimas décadas del siglo XX y comienzo del XXI, los objetivos fueron cambiando. El concepto que hoy se maneja surge de la necesidad de dar a las ciudades un componente de naturaleza y vida mientras que, por ejemplo, los jardines colgantes de Babilonia eran meramente estéticos.

Dentro de la naturación urbana existen los jardines verticales, que tuvo su punto de  inflexión a partir del trabajo realizado en el edificio del museo Quai Branly en París, diseñado por el arquitecto Jean Novel. En la fachada del Quai Branley se instaló un espectacular jardín vertical creado por el prestigioso botánico francés Patrick Blanc, autentico referente mundial de la jardinería vertical en la actualidad.

Los países que han entendido como una necesidad vital para sus ciudadanos la incorporación de la naturación urbana han apostado por incorporar marcos normativos que preserven y mantengan su vigencia al margen de posibles fluctuaciones de modas pasajeras. Es la respuesta coherente a su valoración como “material base de la construcción”, al igual que se regulan y controlan con normas de calidad todos los materiales y técnicas que forman parte del proceso constructivo de las ciudades. Entre las urbes pioneras se encuentran Berlín Copenhague, Paris, México DF, Bogotá, Nueva York, Toronto, Vancouver, Sídney o Singapur, al igual que varias ciudades de España.

Visto 56 veces
Etiquetado como
Compartir
Top