JoomlaLock.com All4Share.net

Noticias

En el 2050 habrá “ciudades de género” que deberán anticiparse a los cambios culturales

Con más de 20 años de experiencia en la planificación, diseño y construcción de nuevos edificios, infraestructura pública y paisaje urbano, el urbanista Uwe Brandes participó en el 2º Congreso Internacional de Urbanismo y Movilidad, denominado “La Ciudad que Queremos”, organizado por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, donde expuso sus conocimientos y experiencia en base a una pregunta: “¿Cómo serán las ciudades en 2050”.

Durante el congreso, Brandes, que además es profesor de Planificación en la Universidad de Georgetown y autor de varios libros sobre arquitectura y urbanismo, sostuvo que  “vivimos en una sociedad compleja, desigual y cambiante y la ciudad modelo 2050 deberá incorporar esa diversidad”.

En este contexto, se refirió a las ciudades del futuro y explicó por qué prefiere hablar de city builders (constructores de ciudades) y no de urbanistas. “Es un término más ligado a la acción. Las ciudades son elementos vivos y la gente tiende a identificar a los urbanistas como personas que trabajan detrás de un escritorio y sólo en cuestiones de arquitectura. Hoy la profesión está más atravesada por temas sociales que por lo meramente proyectual”, afirmó.

 

Pensar el futuro 

Esta visión nueva y expandida de la profesión implica muchas más cuestiones que las tradicionales. “Tenemos que pensar en términos energéticos, medioambientales, económicos, laborales y culturales. En cómo organizar, más que en cómo construir. Los gobernantes piensan en políticas e inversiones y nosotros pensamos en términos de barrios y de convivencia”.

Sostuvo además que uno de los desafíos del urbanismo actual es cómo generar identidad. “Mucha gente le teme a la globalización, porque piensa en que se va a perder el espíritu de las ciudades. Sin embargo, la autenticidad va cambiando. Lo primero que hay que hacer es saber escuchar, entender e interactuar con la gente de la ciudad y con los nuevos. Tenemos que pensar en las ciudades de una nueva manera. Asegurarnos de que todos se sientan bienvenidos, de que todos la pasen bien. Encontrar formas para que la gente viva en paz y pensar en la seguridad también como un tema de urbanismo. Este es un desafío importantísimo en los Estados Unidos. En nuestras ciudades convive gente de diferentes razas y orígenes, muchas veces aisladas y enfrentadas. Tenemos que asegurarnos de que vivan en paz”.

Brandes aseguró que el gran desafío del city builder es escuchar y entender las historias y las culturas de esa gente nueva que viene a integrarse a la ciudad. “Todos quieren que sus hijos tengan una vida mejor, ese es un deseo universal. Las personas que migran van a ciudades en las que piensan que van a progresar. Entonces, debemos partir de generar condiciones más igualitarias de acceso al trabajo, a la educación, a la movilidad, a los servicios de la ciudad”.

El urbanista advirtió que los riesgos económicos son un tema por el que hay que preocuparse, sobre todo en términos urbanos. “La gente hace dinero y vive en la ciudad. Yo me pregunto cómo va a hacer dinero la gente en 14 años. Estamos asistiendo a una revolución digital, que cambia nuestra relación con el mundo a cada instante. Los vehículos autónomos son un buen ejemplo. ¿Qué va a pasar cuando los ómnibus y los camiones se manejen solos? Millones de personas perderán sus trabajos y así sucederá con decenas de oficios. Obviamente, se notará mucho más en las ciudades que en el campo. La economía rural es mucho más estable”, sostuvo aunque se mostró optimista. “Pienso que va a haber otros trabajos, pero va a haber que adaptarse a ellos. Hay cambios que se vienen y que hay que prevenir sus consecuencias. Educar a las futuras generaciones en los nuevos saberes, pensar en cómo reconvertir a los adultos que sean desplazados”, afirmó.

Visto 28 veces
Compartir
Top