JoomlaLock.com All4Share.net

Noticias

Movilidad y vivienda informal son los problemas que más preocupan en Montevideo

Los asentamientos informales, los sistemas inadecuados de transporte público y la sostenibilidad medioambiental son los "principales desafíos de resiliencia" que tiene Montevideo, según un diagnóstico realizado por la Intendencia que tomó en consideración la percepción de 1.000 actores de la ciudad, al que accedió el diario El País.

La movilidad es una de las tensiones que más preocupa a los capitalinos. El informe de percepción asegura que el proceso de expansión urbana que tuvo Montevideo generó una "mayor dependencia de los desplazamientos individuales" y una "presión importante" en el funcionamiento del transporte público colectivo. Esta expansión provocó que los barrios tuvieran "menos interacción" entre ellos.

El estudio señala, además, que en Montevideo existen más de 2.000 viviendas abandonadas y que la crisis institucional y económica que afectó al país a mediados de los 70 y 80 agudizó los procesos de expansión territorial y la "expulsión de la población de la ciudad consolidada" y que algunas herramientas de gestión territorial "no han tenido los resultados esperados". En la actualidad, el 6% de las viviendas de Montevideo (30.000 en total) están localizadas en asentamientos informales, ocupando una superficie de 1.144 hectáreas.

También el aumento del parque automotor acrecentó el problema del tránsito en la ciudad. En el texto, se asegura que en materia de viabilidad no se ha encontrado "una adecuada y atractiva alternativa para su desarrollo" y que éste es uno de los rubros que debe motivar la resiliencia. (Es decir, la capacidad de recuperación frente a la adversidad con acciones futuras).

El estudio concluye que si bien en los viajes de distancias cortas, "el transporte a pie tiene una alta incidencia, en trayectos medios y largos se ha acentuado el crecimiento del transporte motorizado, con predominio del vehículo privado individual", lo que viene causando embotellamientos.

La investigación, que toma en consideración a miembros de la academia, del sector privado, sector público y de la sociedad civil,  integra, entre otros insumos, encuestas de opinión pública que realiza en forma bimestral el gobierno departamental y opiniones de diez expertos en diferentes temáticas tras la realización de algunas mesas de trabajo.

El análisis de percepción realizado refleja la sensibilidad de los montevideanos respecto a la contaminación de los recursos hídricos del departamento. "Los asentamientos informales en sus riberas, vinculados a los procesos de segregación socioterritorial, provocan contaminación del recurso, tanto por el vertido directo de efluentes domiciliarios, como por el rol de cuerpo de receptor en puntos clandestinos de clasificación, disposición informal de residuos", agrega el estudio.

 

Desafíos 

Otro desafío mencionado es el cambio climático. Sus consecuencias (inundación por lluvias, colapso de viviendas, arbolado e infraestructuras) afectan a todo el departamento. Unas 10.000 personas viven o realizan actividades en zonas afectadas por inundaciones con periodicidad.

La ocurrencia de estos eventos climáticos extremos en tramos de los 20 kilómetros de playas del departamento ha provocado pérdidas de arena "por causas naturales o antrópicas" y una pérdida de ecosistemas marinos y terrestres.

Los expertos hablan que los principales cursos de agua urbanos (arroyos Pantanoso, Miguelete y Carrasco) también se ven afectados por estos fenómenos, sobre todo, cuando las precipitaciones son intensas y muchas personas que viven en su entorno deben evacuar.

El informe señala que el accionar del Centro Coordinador de Emergencias Departamentales (Cecoed) y relocalización de viviendas ubicadas en áreas inundables) dan respuesta a estos eventos. Pero estas acciones "no son identificadas" como "iniciativas vinculadas a la gestión de riesgo".

Una de las tensiones más importantes que surgieron en este análisis de la percepción sobre la ciudad es la falta de cohesión social. En el estudio se concluye que "hay una expresión territorializada de desigualdad social". 

"El reconocimiento y el respeto por la diversidad de todos los habitantes se torna fundamental para la construcción de resiliencia; desde trabajadores rurales hasta la población migrante, atendiendo también las diferencias etarias, de género y socioeconómicas", dice el estudio.

 

Estrategia

Tras este diagnóstico, la Intendencia de Montevideo dio a conocer  la Estrategia de Resiliencia, que busca dar respuesta a todos estos temas. Las iniciativas buscan que la capital del país sea "conectada y dinámica, inclusiva y solidaria, innovadora y cocreativa y comprometida y preparada". Estos planes están definidos en cuatro pilares, 14 objetivos, 45 iniciativas y tres procesos estratégicos denominados "laboratorios de resiliencia". 

Estas acciones se dan dos años después de que la ciudad fuera seleccionada para integrar la Red de 100 Ciudades Resilientes, impulsada por la Fundación Rockefeller.

Visto 31 veces
Etiquetado como
Compartir
Top