JoomlaLock.com All4Share.net

Noticias

Operadores inmobiliarios chilenos creen que será un año de recuperación para el sector

Una mirada optimista tienen representantes de diferentes sectores para los nueve meses que restan de 2018, que coinciden en elevar la productividad, profundizar la digitalización y la adopción de nuevas tecnologías, como algunos de los desafíos que debe adoptar el mercado inmobiliario, según un artículo publicado por el diario trasandino La Tercera.

El comportamiento del Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec), dado a conocer por el Banco Central  de Chile, sorprendió al mercado al anotar un alza de 3,9%, en comparación con igual mes del año anterior, superando las expectativas más optimistas y siendo el mejor resultado para el primer mes del año desde enero de 2013.

El positivo registro reforzó la perspectiva de una recuperación económica más sólida de lo esperado y, a su vez, elevó las expectativas de un febrero que podría alcanzar incluso el 5% de crecimiento, pronostican agentes del mercado. Es más, algunos expertos se atreven a aventurar que el PIB se encamina a un alza superior al 4% en el primer trimestre del año.

 

Marcar la agenda

Con estas cifras en mano y expectantes de lo que haga el nuevo gobierno de Sebastián Piñera que asumió el pasado domingo 11 de marzo, altos ejecutivos de diferentes sectores pusieron sobre la mesa los temas que marcarán la agenda de sus empresas y de sus respectivas industrias, junto con aterrizar los desafíos que impone la dinámica particular de cada rubro y que deberán afrontar este 2018.

En el retail (ventas al por menor), por ejemplo, se prevé que la mejoría de las expectativas de los consumidores y un escenario con tipos de cambios favorables empujarán las ventas, al tiempo que las empresas del sector inmobiliario deberán integrarse con más fuerza al mundo digital para hacer frente a la arremetida de los grandes grupos inversores. El rubro también está atento al debate en torno a la planificación urbana, que podría afectar el desarrollo futuro de los proyectos, tal como ocurrió el año pasado con algunas iniciativas.

En la construcción tampoco hay dudas de que ese rubro entrará en un ciclo positivo. Así lo hicieron saber directivos de la empresa constructora Besalco, que confían en que el nuevo gobierno dará un reimpulso a las concesiones, lo que dinamizará la actividad; el rubro inmobiliario, indica, también se verá favorecido por las bajas tasas de interés. El desafío del sector, añaden en la compañía, estará en administrar bien el crecimiento que vendrá.

 

Reactivación en Brasil

Luego de dos años de profundas tasas negativas en su mercado inmobiliario, Brasil muestra sus primeras señales de recuperación. La venta total de unidades residenciales en el país creció un 9,4% en 2017 en la comparación con el año anterior. Este dato fue superior al crecimiento verificado en el número de lanzamientos de unidades nuevas, que fue de un 5,2%. La diferencia indica que hay demanda para más crecimiento este año, y sienta las bases para que la Cámara Brasileña de la Industria de la Construcción (CBIC) espere un crecimiento del sector por un 10% este año, según informó www.construccionlatinoamericana.com.

“Prevemos que 2018 será un buen año. Se puede decir que 2017 fue el año de revertir la tendencia de los dos años anteriores que fueron los peores en los últimos 15 años. Aunque el país todavía no resuelve problemas estructurales, creemos en un crecimiento de un 10%”, dijo el presidente de la CBIC, José Carlos Martins.

El número total de unidades residenciales puestas al mercado en Brasil en 2017 fue de 82.343, mientras que en 2016 había sido de 78.286. La venta de unidades nuevas quedó en 94.221 en todo el país el año pasado. Con ello, el stock de unidades a venta bajó, y si la tendencia se confirma el sector se reactivará con más nuevas construcciones.

 

Datos económicos

El sector inmobiliario es el primero dentro de la industria de la construcción a reanimarse en Brasil. Lo que se explica por su menor dependencia del gobierno. Sin embargo, los datos económicos favorables recientes ayudan a comprender por qué está en recuperación.

Las tasas de interés bajaron dramáticamente a lo largo del año pasado, debido a la caída también muy fuerte de la inflación. Ambos números estaban descontrolados entre 2014 y 2016, pero en esta fecha los intereses básicos del Banco Central están en 6,75%, y la inflación del consumidor volvió al nivel de 0,38% al mes en mediados de febrero. Además, se debe considerar que el PIB brasileño creció en 2017 al 1% con relación a 2016. Fue el primer crecimiento verificado en el conjunto de la economía desde 2013, cuando todo se estancó.

Con la recuperación consumada de sectores más inmediatos, como alimentos y servicios urbanos, ahora es la hora de sectores más dependientes de crédito y financiamientos, como es el caso de la construcción. Todos los ojos quedan ahora puestos en las grandes obras de infraestructura prometidas por el gobierno, donde entonces la industria constructora podrá finalmente volver a desarrollarse.

Visto 121 veces
Etiquetado como
Compartir
Top