JoomlaLock.com All4Share.net
“Sufrimos menos con la crisis del 2002 que con lo que pasamos el año pasado”

Fundada en setiembre de 1919, la Liga de la Construcción del Uruguay cuenta con más de 300 socios distribuidos en todo el país. Su actual presidente, Ubaldo Camejo, se mostró preocupado por la situación de los subcontratistas y comercios que integran la Liga, teniendo en cuenta que el 2017 no fue un buen año.

 

¿Cómo ha sido el 2017 para la Liga de la Construcción?

Hay algún sector que se ha mantenido, hay otros que han estado un poco regular, y algunos sectores que están mal. Por distintos motivos, pero están mal. No están de acuerdo a lo que vivimos en los últimos seis, siete años, donde había un trabajo continúo. Donde, si bien había una competencia, no era la competencia brutal que existe hoy, con unos precios deprimidos totalmente. Esto ocurre porque, evidentemente, todas las empresas quieren trabajar y cuando vemos que no hay trabajo, entramos en lo que yo le llamo “remate”, que significa ver quién baja más los precios. El costo de este “remate” cada uno lo evaluará a su manera. Honestamente conozco muchas empresas y comercios a los que los números no le cierran. En Uruguay existe la creencia popular de que el empresario es llorón, pero la realidad es que los números no cierran. Los costos que tenemos son muy elevados: energía eléctrica, combustible, impuestos. Aquí a cualquier cosa se le pone impuesto. Producir en condiciones normales es trabajar prácticamente por debajo del costo. Es muy alta la carga impositiva. Para los socios de la Liga, según los índices que tenemos, el 2017 no ha sido un buen año. De los últimos años, este ha sido el peor. Es más, yo me atrevo a decir que sufrimos menos con la crisis del 2002 que con lo que pasamos el año pasado.

 

Pero algunos sectores se muestran optimistas ante una posible reactivación este año.

Bueno, depende de qué hablamos cuando nos referimos a reactivación. Yo hablo pura y exclusivamente de los socios de la Liga que, como sabemos, está nucleada por pequeños y medianos subcontratistas, y por empresas constructoras pequeñas y algunos de un porte un poco más importante. En la medida que la construcción tenga trabajos de arquitectura, podemos mejorar la situación y retomar la actividad en una forma medianamente potable. Ahora, si la construcción se reactiva sólo por el lado de la infraestructura, trabajarán algunas determinadas empresas, pero no los subcontratistas. Pongamos el ejemplo de la licitación de una carretera o de un tramo de ella. No lleva yeso, no lleva herrería, ni aluminio, ni pintura. Esto nos deja afuera de la llamada reactivación del sector.

 

Usted lo dice porque desde el gobierno se apuesta a una tercera planta de celulosa y los requerimientos de infraestructura que ésta necesita en material vial y ferroviaria, por ejemplo.

En los últimos diez años, la inversión pública fue alrededor de un 30%, mientras que la inversión privada fue de un 70%. Eso llevo a que el sector tuviera más de 70 mil trabajadores cotizantes en el Banco de Previsión Social. Hoy, en la industria de la construcción,  estamos por debajo de los 44 mil trabajadores cotizantes. Esto es muy claro y no admite dos lecturas. En cuanto a la concreción de la segunda planta de UPM, al momento que usted me realiza esta entrevista, yo lo de concreción lo pondría entre comillas.

 

¿Cómo le ha impactado a la Liga, si es que así fue, el tema de las cooperativas? 

En algo raro como se construyen esas viviendas. Hay mucha cooperativa, y las cooperativas, por lo general, trata de abaratar sus costos porque sino no le alcanzan los préstamos para la construcción de las viviendas. Por lo tanto, hay casos de cooperativas que compran determinados materiales y se fabrican ellos los productos que necesitan. Entonces, para nosotros no es un impacto positivo significativo.

 

¿Y en el caso de las llamadas viviendas promovidas?

Con ellas hubo algún movimiento porque bajo esta modalidad, en algunos casos, trabajan las medianas empresas y, en otros casos, las grandes empresas. En todo esto, más que un monopolio, veo oportunismo. Y muchas empresas traen los materiales importados y acá no se les dice nada.

 

El tema de la importación de algunos productos, ¿preocupa a la Liga de Construcción?

Hay materia prima que se fabrica en el país y otra que evidentemente es importada. Sí le puedo decir que últimamente la materia prima importada en el país de origen ha tenido subas importantes. Esa suba no se ha trasladado en demasía a los precios aquí, porque todos queremos vender. Entonces sacrificamos los beneficios a la mínima expresión.

 

¿Y cómo se sale de esta situación?

Volviendo a los últimos cinco, seis años pasados. Es decir donde haya inversiones privadas y donde la inversión pública se haga notar. Hubo un traslado de la inversión privada porque hay otros mercados que son más favorables para los inversionistas que el Uruguay.

Visto 434 veces
Etiquetado como
Compartir
Top