JoomlaLock.com All4Share.net

Noticias

En busca de ciudades que respiren

La arquitectura sustentable busca optimizar los recursos naturales y aprovechar las condiciones climáticas y geográficas donde se emplazan las edificaciones. ¿El objetivo? Disminuir su impacto ambiental. Este enfoque ecológico en la construcción ya no parece un concepto futurista, sino que es una realidad que crece cada vez más. La idea es construir edificios que se autoabastezcan de energía o que incluso pueden vender el excedente de lo que producen.

Uno de los pioneros en este concepto fue el austríaco Georg Reinberg, quien a fines de los 70 comenzó a desarrollar la “arquitectura solar” como respuesta a la segunda crisis del petróleo ya que Austria rechazó el uso de la energía atómica. Pero mientras en Europa cada vez son más las construcciones que aprovechan la energía solar, en América Latina, donde la radiación es mayor, aún es incipiente.

 

Informe de Naciones Unidas

Uno de los sectores que más huellas deja en el medio ambiente es la construcción. Según el Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, publicado en 2015 por las Naciones Unidas, los edificios del mundo representaron el 32% del consumo global de energía final y el 19% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), que contribuyen al calentamiento global.

Según las proyecciones de este estudio, si no hay cambios significativos en la forma en que se hacen y crecen las ciudades, el consumo energético de los edificios a nivel mundial podría duplicarse o incluso triplicarse para el 2050. Por esto se ha comenzado a implementar nuevas formas de concebir el diseño arquitectónico para optimizar recursos naturales y los sistemas de edificación de tal modo que minimicen el impacto en el ambiente y la salud humana.

Pero la eficiencia energética es una de las principales metas de la arquitectura sustentable, aunque no la única. Esta exige una estrecha colaboración entre arquitectos e ingenieros. Los componentes medioambientales de un edificio no son accesorios sino que están diseñados para condiciones climáticas particulares. Es decir, no son solo una “piel decorativa” para cubrir una armadura. Este es un proceso de integración de factores estéticos, estructurales, sociales y ambientales en un todo orgánico.

 

En la región 

En América del Sur, varios países como Colombia promueven descuentos e incentivos fiscales para aquellos cuyas construcciones tengan un diseño sustentable y sean energéticamente eficientes. Son los llamados “créditos verdes”, los que buscan apoyar la creación y desarrollo de proyectos que promuevan la protección y conservación del medioambiente. Siguiendo con el ejemplo de Colombia, una de estas apuestas es el edificio del canal de televisión Telemedellín, que recientemente obtuvo su licencia Leed Gold, la cual certifica que se rige por estándares de optimización energética, uso responsable de materiales, disposición adecuada de aire e iluminación para el bienestar de sus habitantes y uso adecuado del recurso hídrico.

Cabe recordar que en 2015, coincidiendo con el Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, Colombia se comprometió con reducir en 20% sus emisiones de gases de efecto invernadero para el 2030. Y para 2050, se espera que la economía nacional sea neutra en estas emisiones.

Lograr estas metas depende en buena parte de cómo se pueda reacomodar la producción nacional, comenzando por la construcción de viviendas y el desarrollo urbano, según dijo en abril del año pasado el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, durante la presentación de Edge, un programa que busca certificar en temas de sostenibilidad las construcciones nuevas.

No solo se trata de reducir el impacto de las construcciones por una preocupación ambiental, el cambio climático, como alerta la ONU, también supone una amenaza para las edificaciones tales como mayor frecuencia de vientos fuertes, inundaciones y el incremento del calor en las ciudades, que se dispara cuando la vegetación y el agua son reemplazadas por el hormigón y el asfalto y se exacerban por el exceso de automóviles. Se espera que esto agregue otros dos grados a las estimaciones del calentamiento global en las ciudades más pobladas para 2050.

En Chile, el primer ejemplo se dio en la ciudad de Antofagasta, cuando en 2014 se firmó un convenio entre la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios y la Cámara Chilena de la Construcción, con el patrocinio de los ministerios de Energía y Medioambiente y el Plan CREO Antofagasta, para fortalecer la demanda de viviendas con energías renovables y entregando facilidades crediticias para implementarlas.

En Argentina, comenzaron a desarrollarse los primeros proyectos de este tipo que se conocen como BIPV, Sistemas Solares Fotovoltaicos Integrados en Edificios (por sus siglas en inglés, Building Integrated Photovoltaics). Estos, consisten en la integración de paneles fotovoltaicos como cubierta o fachada del edificio, generando ahorro tanto en materiales como en los costos de la energía  eléctrica, reduciendo el uso de combustibles fósiles y de emisiones de carbono. Todo ello atendiendo a una estética innovadora, a un diseño moderno y sustentable.

Por otro lado, es posible también combinar la colocación de los paneles solares fotovoltaicos, los que producen la energía eléctrica con sistemas solares térmicos, para agua caliente sanitaria y calefacción, generando un mayor ahorro aún y también mejorando el beneficio para el medioambiente. “Para Argentina es un concepto de edificio novedoso, que combina la arquitectura con los sistemas de ahorro energético. La idea era dar una fachada que capture la energía del sol para producir energía renovable y, a su vez,  utilizar los techos para colocar termotanques solares”, explicó al diario La Nación, el especialista Pablo Greco. “Entendemos la palabra eficiencia energética como: primero, ahorro; segundo, generación sustentable y tercero, control de la eficiencia a través de sistemas automáticos, en un tipo de casa inteligente. Algo que podría llegar a mostrarse como tendencia en un futuro próximo en lo que es la arquitectura de Argentina”, afirmó Greco.

Visto 166 veces
Compartir
Top