JoomlaLock.com All4Share.net

Noticias

La Unión Europea estableció la obligatoriedad de Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo

Según recoge la definición de la Unión Europea, un edificio de consumo de energía casi nulo es un edificio que “tiene un nivel de eficiencia energética muy alto porque requiere un nivel de energía casi nula o muy baja para funcionar y que, en muy amplia medida, esta energía procede de fuentes de energía renovables, bien producidas in situ o en el entorno”.

El hecho no es menor, si se tiene en cuenta que la Unión Europea estableció la obligatoriedad para la construcción de este tipo de edificios de bajo consumo energético a  partir de 2020 y  en el caso de los edificios públicos, a partir de 2018.  Así, paulatinamente los edificios existentes también se irán transformando en edificios con demanda de energía casi nula, con el fin de favorecer la eficiencia energética en la edificación y de acuerdo a los planes nacionales que se establezcan en los países miembros de la Unión Europea.

Recientemente, y con el fin de acelerar este proceso de construcción de edificios de consumo de energía casi nulo, la Comisión Europea publicó una serie de recomendaciones  sobre las directrices que deben seguir los Estados miembro para promover este tipo de  edificios, ya que los EECN son fundamentales dentro de la política de eficiencia energética de la UE. “Los principios que rigen los edificios de consumo de energía casi nulo constituyen uno de los pilares de la Directiva actual y han de convertirse en la norma para los nuevos edificios a partir de 2020.(…). Es fundamental que para 2020 se cumplan ya plenamente los requisitos en materia de edificios de consumo de energía casi nulo”, señala el informe de la Comisión europea.

Un artículo publicado por el portal caloryfrio.com, especializado en este tipo de construcciones, señala que la tendencia actual se dirige hacia la construcción de edificios de consumo de energía casi nulo, llamados edificios EECN o NZEB de las siglas en ingles de Net Zero Energy Building.  Y consigna algunos ejemplos como de “edificios energéticamente autosuficientes“, como el Palacio de Congresos de Vitoria – Gasteiz en la capital vasca y el de las Torres Bolueta en la ciudad de Bilbao.

Los edificios de consumo de energía casi nula pueden considerarse como edificios que ahorran energía ya que se basan sus principios constructivos y los sistemas que usan están enfocados a reducir la demanda de energía. La integración de energías renovables, la utilización de sistemas eficientes enfocados al ahorro de energía,  como bombas de calor para la climatización de la vivienda, paneles solares combinados con otros sistemas para cubrir la demanda de calefacción y agua caliente serán imprescindibles para reducir el consumo de energía en la edificación.

No obstante, hay que tener en cuenta ciertos parámetros para lograr un edificio con estas características. Entre ellos, lo que refiere a  arquitectura bioclimática. Desde el mismo momento en que se diseña una casa se tienen en cuenta las condiciones climatológicas, la orientación de la vivienda para un mayor aprovechamiento de la luz solar, así como el uso de materiales sostenibles y el respeto al medio ambiente. En segundo lugar la sostenibilidad ambiental en lo que refiere a que el edificio, durante el proceso de construcción, tenga el menor impacto ambiental posible. Hay que tener en cuenta, también, los elementos constructivos que combinen aislamiento, estanqueidad y ventilación para garantizar una correcta climatización de la vivienda y asegurar el confort térmico tanto en verano como en invierno.

Por último, debe valorarse la integración de energías renovables. Está demostrado que la integración de energías renovables en la edificación contribuye al ahorro de energía. Por ejemplo, paneles solares térmicos para la producción de agua caliente, producción de electricidad mediante energía solar fotovoltaica, bombas de calor para climatización de edificios y biomasa para la calefacción. El  uso y combinación de estos sistemas logra conseguir una  mayor eficiencia energética y menor número de emisiones contaminantes, para transformarse en un edificio de consumo de energía casi nulo.

Visto 223 veces
Compartir
Top