JoomlaLock.com All4Share.net

Noticias

“La  Rendición de Cuentas es más gastos con más impuestos”, sostuvo el economista Talvi

“El gobierno nacional vuelve a proponer más impuestos y más gasto, lo que no funciona para reactivar el empleo, ni para reducir el déficit fiscal. Hay que adoptar una regla fiscal, políticas  de  contención  del  gasto  que  no afectan  la  calidad  de  los  servicios  públicos,  y la profesionalización  de  la  gestión  de  las empresas públicas para liberar 1.700 millones de dólares en los próximos seis años que permitan equilibrar las cuentas”. Estos fueron algunos de los conceptos vertidos por Ernesto Talvi, director académico del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (CERES), en una disertación realizada en Kibón, donde analizó la economía global, regional y del Uruguay.

Talvi consideró que luego de dos ajustes que no consiguieron reducir la brecha fiscal, lo que se propone en la Rendición de Cuentas es “solo más de lo que ya no funcionó: aumentos de  gastos  y nuevos impuestos para un  nivel de gasto  público imposible de  financiar en momentos de dificultades económicas”. Asimismo, señaló que Uruguay “está en el límite de su capacidad recaudatoria”, por lo que propuso adoptar  medidas  “con  impacto  de  mediano  plazo  que  restablezcan  la  solvencia  de  las cuentas  públicas”. 

 

Problema fiscal

El  expositor  señaló que el  problema  que  enfrenta  el  país  es  fiscal  porque  está persiguiendo  un  blanco  móvil.  “Si  bien  aumentamos  los  impuestos,  cobramos sobreprecios en las tarifas públicas y comprimimos el gasto de inversión de las empresas del  Estado,  los  gastos  del  resto  de  la  administración  pública  siguen  subiendo  y  no  los estamos  pudiendo  controlar.  Algunos  no  se  pueden  controlar  porque  se  ajustan  de manera  automática,  pero  los  que  no  se  ajustan  de  manera  automática  también  siguen subiendo”, agregó.

Además sostuvo que  UTE  y ANCAP están  brindando  sus  servicios  con  un  sobreprecio  implícito equivalente  a  450  millones  de  dólares  al  año,  por  los  requerimientos  del  Ministerio  de Economía de realizar aportes al fisco que van a la cuenta de los usuarios. “Si no tuvieran que hacer dicha contribución al Tesoro para atacar el déficit, se podrían reducir tanto las tarifas  eléctricas, un 15%  en  promedio,  como  el  precio  de  los  combustibles  en  el  surtidor,  un 10% en promedio”, señaló.

“De hecho”, continuó,  “algunos sectores productivos, como el agropecuario  y  el  industrial,  recibieron  un  triple  golpe:  la  baja  de  los  precios  de  las materias  primas, entre  un  40%  y  un  60%,  el  atraso  cambiario, precios  y  costos  en dólares  un  20%  por  encima  de  los  históricos,   y  el  aumento  de  impuestos  y  tarifas originalmente dispuestos para atacar el déficit.

Según el economista, se le está pidiendo al sector productivo y a las familias que le transfieran una enorme  cantidad  de  recursos  al  Estado  para  mantener  en  orden  sus  finanzas, en lugar de que sea el Estado el que se enmiende la plana a sí mismo y mejore su gestión.

El  Director  Académico  de  CERES  consideró  que  “lo  propuesto  para  la  Rendición  de Cuentas es más de lo mismo: más gastos con más impuestos. La Rendición de Cuentas prevé  mayores  ingresos  por  312  millones  de  dólares  para  el  año  2018, 200  por  un crecimiento  de  la  economía mayor al  previsto  y  112  mediante  nuevos  impuestos,  pero estos recursos no van a financiar la rebaja de la tasa de otros impuestos existentes, ni a reducir las tarifas públicas, ni a abatir el  déficit fiscal, ni a aumentar la inversión, sino a financiar  aumentos  de  gasto  público”.  Por esto, consideró  que  algunos  de  los  gastos previstos  pueden  justificarse  y  otros  no  pueden  evitarse,  “pero  lo  cierto  es  que  no  se compensan con reducciones de otros gastos, sino con una nueva suba de impuestos”.

 

Conclusión final

Al finalizar su exposición, Talvi planteó que Uruguay no está en crisis porque no hay una corrida contra los bancos ni un Banco Central desprovisto de reservas  internacionales o liquidez. “Tampoco  estamos  en  la  necesidad  de  reestructurar  nuestra deuda. Y aunque la economía enfrenta dificultades, sigue creciendo. Lo que tenemos es un `problema fiscal de libro de texto´, con sus efectos secundarios: atraso  cambiario  y  un  crecimiento  insostenible  del  endeudamiento  público.  Si  bien siempre  es  políticamente  difícil  resolver  los  problemas  fiscales,  económicamente  es inevitable tener que hacerlo”, sostuvo. El economista afirmó que el país está a tiempo de revertir la situación, aunque advirtió que si lo que se va a hacer es lo que se ha venido haciendo, tal como se plantea en la Rendición de Cuentas 2017, el país “va a quedar a merced de un golpe de suerte”. “Esto significa que Argentina y Brasil resuelvan sus problemas y nos levanten, o como ya pareciera que está ocurriendo,  que  los  capitales  golondrina  vuelvan  a  nuestras  costas  en  busca  de oportunidades y nos den esa falsa sensación de mejoría. Nosotros no creemos que sea prudente tentar a la suerte, ni quedar a merced de ella”, afirmó Talvi.

Visto 341 veces
Etiquetado como
Compartir
Top