JoomlaLock.com All4Share.net

Noticias

Fachadas ventiladas, una solución eficiente para frentes de gran superficie

Además de ser agradables estéticamente, las fachadas deben ser resistentes, durables y, en su función de “piel”, capaces de regular de forma eficiente el flujo térmico de calor y vapor a través de ellas.

El sistema de fachada ventilada cumple con todos esos requisitos y es una solución ideal para frentes de gran superficie. Según explica un artículo del suplemento ARQ del diario argentino Clarín, este sistema consiste en aplicar el revestimiento separado del muro de cerramiento a través de un sistema de perfiles de fijación. La clave es realizar una cámara de aire con el espesor adecuado para que se produzca la ventilación natural por el efecto chimenea, y colocar un aislante térmico dentro de ella. De esa manera, se puede alcanzar una reducción de entre un 43 a 53% en el consumo de energía para calefaccionar un edificio y entre un 19 y 27% para refrigerarlo.

La interposición de un material aislante, en este caso un panel de velo de vidrio, evita los puentes térmicos y la condensación intersticial, contribuyendo a que el ambiente interior sea confortable. Como efecto adicional, la lana de vidrio aporta aislación acústica.

Las fachadas ventiladas tienen la ventaja de un montaje en seco, lo que ahorra tiempo en obra ya que las piezas se cortan en fábrica y solo se realizan ajustes en el remate y otros detalles. La eficiencia del cerramiento depende del espesor de la cámara (que se calcula en función de la altura de la fachada) y de la colocación de las placas dejando juntas abiertas de 8 mm.

La variedad de revestimientos es amplia y con opciones de color, brillo y textura. Por ejemplo, chapas perforadas, microonduladas o conformadas, paneles de acero corten o compuesto de aluminio, símil madera, cementicios y cerámicos. Todos poseen una excelente terminación estética, buena relación peso/rigidez y resistencia al rayado y la intemperie.

Algunas placas tienen tratamientos ignífugos que mejoran su comportamiento ante el fuego en solicitaciones especiales. Es el caso de la placa de compuesto de aluminio con alma blanca, que incluye sales ignífugas que le otorgan al sistema 30 minutos de resistencia al fuego. Se emplea en los casos en que se debe preservar la propagación de llamas de un piso hacia el superior en el plano de la fachada.

El montaje del revestimiento se puede realizar con fijaciones vistas (con tornillos o remaches) o con fijaciones ocultas. En ese caso, las placas se cuelgan de una guía horizontal entre montantes, o bien se pegan sobre la perfilería con adhesivo. Esta opción no es tan elegida porque es de difícil ejecución, ya que requiere de la aplicación de una cinta adhesiva para posicionar la placa y darle tiempo al sellador para que cure.

Visto 666 veces
Compartir
Top