JoomlaLock.com All4Share.net
En diálogo con Del Constructor, Diego O´Neill, el nuevo presidente de la Cámara de la Construcción…

El economista Gabriel Oddone, doctor en Historia Económica (Universidad de Barcelona), Economista (Universidad de la República/ Uruguay), socio de CPA Ferrere e investigador del  Centro de Investigaciones Económicas (CINVE) sostuvo que en Uruguay “estamos caro. Esta es una discusión compleja de abordar, pero las conclusiones que uno puede sacar por la evidencia que recoge por allí, reafirma la impresión que los industriales,  los exportadores, las personas que viajan o compran en el exterior, demuestran que Uruguay es un país relativamente caro”.

Oddone sostuvo que “hay una falta de consistencia de las políticas macro —fiscal, monetaria, de precios— en los últimos años que es una de las causas de que Uruguay esté caro”. Esas variables, agregó, no estuvieron lo coordinadas que debieran “probablemente porque se estuvieron atendiendo otros objetivos, por ejemplo atendiendo a la equidad, a la distribución del ingreso”.

En entrevista con Puntos de vista, en radio Uruguay, Oddone agregó que los precios presentan un desvío al alza respecto al promedio histórico, se importa más de lo que se exporta y los precios en países socios o competidores son más bajos. Esas condiciones “deberían darnos la presunción de que hay algún problema de precios relativos” y de que es acertada la calificación de país caro.

De hecho, la entrevista tuvo como disparador una columna del economista, publicada en su blog Sextante (www.gabrieloddone.com) donde analizó diferentes aspectos de esta realidad.  En la referida columna, el economista  se propuso analizar si hay evidencia que respalde esa percepción y en caso de que sí, ver por qué. Para ello, tomó  la referencia del promedio de precios del período 1980-2018, “el tipo de cambio real bilateral de Uruguay está apreciado respecto a destinos y competidores que son relevantes para su comercio” como Estados Unidos (25%), Nueva Zelanda (18%), Australia (23%), Zona Euro (30%), Argentina (26%) y Brasil (32%).

A su vez, “el crecimiento de la productividad de los factores en algunos sectores de la economía ha sido menor que el aumento de las remuneraciones” y ello “ha sido más intenso en el sector no transable (comercia localmente) que en el transable”.  Pero, ¿por qué Uruguay es caro? “Hay argumentos microeconómicos que tienen un papel relevante en la explicación del fenómeno”, escribió Oddone.

“El primer factor es los mercados donde predominan ambientes de escasa competencia. En ellos suelen comercializarse bienes no transables, muchas veces con esquemas de precios regulados y en los que existen subsidios o transferencias públicas como los combustibles, la energía, las telecomunicaciones, el transporte y la salud”.

En la “producción de combustibles, energía o telecomunicaciones, la naturaleza de las relaciones entre el Poder Ejecutivo y los entes, limitan la posibilidad de que los precios de los servicios reflejen las condiciones de provisión bajo criterios de eficiencia” y esto se “refuerza por la relación asimétrica ‘inversa’ entre regulado y regulador, y por el rol difuso de este último para controlar las condiciones de comercialización”, explicó Oddone.

 

Limitaciones en productividad

En mercados, “como en el transporte o en la salud existen transferencias, subsidios o regulaciones (el corralito mutual, por ejemplo) que están concebidos para preservar la viabilidad económica y financiera de las empresas o entidades prestadoras. Estos esquemas, terminan por limitar los aumentos de productividad por la vía de restringir la entrada y salida de competidores. Además, en la salud y en la educación privada, el conflicto de interés entre el gobierno corporativo de las instituciones, los proveedores y los asalariados es difuso”, afirmó.

A esto, agregó, se suma que “el esquema de negociación colectiva vigente en Uruguay no contempla mecanismos que eviten o, al menos limiten acuerdos salariales que se aparten de las condiciones de eficiencia y que sean fácilmente trasladables a precios. Esto es frecuente en mercados donde la competencia entre agentes es escasa, sobre todo en los que existen definidos subsidios, transferencias o créditos fiscales” como la “salud y la producción de bebida”.

El segundo aspecto es que el “tamaño del mercado interno limita la especialización de los factores, restringe los retornos de la innovación y desestimula la incorporación de tecnología, especialmente en aquellas actividades que no tienen posibilidad de competir en el mercado internacional”. Esto se ve “en los servicios financieros, los servicios profesionales y a las empresas, así como en la salud”, lo que lleva a “un ambiente poco propicio” para que haya “aumentos de la productividad de los factores y mejoras de eficiencia”, indicó Oddone.

El economista, puntualizó que “todo lo anterior no quiere decir que políticas fiscales procíclicas, políticas monetarias con multiplicidad de objetivos o políticas de ingresos que no han logrado terminar con la indexación de precios, no tengan responsabilidad sobre el nivel y trayectoria de los precios de la economía” y añadió que “las distorsiones de precios relativos que afectan la competitividad de Uruguay tienen fundamentos más profundos y que, en todo caso, las políticas macroeconómicas de los últimos años no lograron compensarlos”.

Así que “independientemente de lo que pueda hacerse desde la política macroeconómica, si se quiere atacar el problema de fondo de manera más o menos permanente, se requieren reformas sobre el funcionamiento de ciertos mercados que promuevan más competencia, más transparencia y más eficiencia en la asignación de recursos especialmente en diversas actividades del sector no transable”, afirmó en su blog.

El economista dijo que una de las variables para mejorar la salud macroeconómica es el buen manejo de las empresas públicas. Sostuvo que el esquema de funcionamiento debería integrarse por un Poder Ejecutivo que fije las políticas, un marco regulatorio que vele por condiciones de calidad y precio que estén alineadas a condiciones de eficiencia y un prestador que provea los servicios en base a criterios de eficiencia. “Hoy en Uruguay esos roles están difusos”, concluyó el economista Gabriel Oddone.

El evento contará con actividades para profesionales, estudiantes y público en general.

El jueves 14 de marzo tuvo lugar el evento lanzamiento de la 10ma. edición de Feria de la Construcción, en la Sala de Conferencias  de la Rural del Prado. En el evento se presentaron las principales novedades que la exposición tendrá en esta oportunidad, entre las que se destacan los renovados espacios del predio ferial para generar nuevas oportunidades de desarrollo de los diferentes stands, así como la agenda de actividades y conferencias.

En el lanzamiento hizo también uso de la palabra el intendente Daniel Martínez, quien destacó que “las Ferias son de gran importancia para colectivizar innovaciones tecnológicas y oportunidades de cara a la necesidad de un país de primera, de competitividad, de inclusión tecnológica. El mundo en que vivimos será cada vez más el mundo del cambio, de innovación, donde lo nada estable, y lo cada vez más competitivo serán las características, por lo tanto necesitamos que nuestra gente, y en particular de este sector de actividad tan importante en la economía nacional, se prepare, se informe y adquiera conocimientos”.

Respecto a la celebración de la 10ma. edición del evento, desde la organización, Silvano Viera, director de Proyectos y Promociones, señaló: “Estamos orgullosos de lo que hemos logrado en estos 18 años, desde aquel comienzo en 2001 junto a un conjunto de empresarios que confiaron y apostaron a seguir creciendo y fortaleciendo el sector. Como articuladores de un ámbito que estimula, actualiza y fortalece la industria, nos inspira el proyecto de seguir construyendo futuro. Uruguay ha evolucionado en diferentes aspectos que hacen al sector, para esto es que es importante que juntos sigamos aportando para la construcción de ámbitos de crecimiento, aprendizaje, intercambios, negocios, actualización y desarrollo, que potencien aún más la actividad”.

Durante el lanzamiento se saludó también a la Liga de la Construcción y a la Cámara de la Construcción, instituciones que en este 2019 celebran su primer centenario, cuyos líderes hicieron uso de la palabra desde su posición de patrocinadores oficiales del evento.

Diego O’Neill, presidente de la Cámara de la Construcción, destacó que “La Feria es una realidad ya instalada en la industria y en la sociedad, que año a año ha ido creciendo en su importancia y participación.” En cuanto a la relevancia del sector para el país, también destacó que “la Construcción representa el 9% del PBI y una participación similar en los puestos de trabajo, y que los estudios científicos y relevamientos han demostrado que cuando se mueve la Construcción, se mueve la economía”.

A esta última declaración de O’Neill, Martínez agregó que la magnitud de este punto toma dimensión también cuando se tiene en cuenta el peso de la obra pública, y la importancia de generar obras para la activación de la economía.

Entre los asistentes al evento se encontraban autoridades nacionales y departamentales, además de representantes de diferentes partidos, que manifestaron su preocupación por el desarrollo de la Construcción de cara a los próximos años, y dialogaron al respecto con los empresarios presentes.

La Feria de la Construcción tiene lugar cada dos años y este año se realizará nuevamente en el predio de la Rural del Prado, lugar elegido por quinta vez para albergar las diferentes propuestas de los expositores, los cuales en este 2019 serán más de 260.

El evento es elegido por la industria como el principal punto de negocios del sector, dado que potencia el vínculo con proveedores y genera también nuevas oportunidades de sinergia entre los más destacados protagonistas de dicha actividad, además de recibir a más de 50.000 visitantes que llegan desde todo el país. La Feria de la Construcción también es un destacado nodo de actualización y capacitación para profesionales, técnicos y estudiantes, por ser un núcleo de conferencias y actividades centradas en tendencias, técnicas y otros aspectos relevantes a la industria.

Los interesados en ser parte de esta edición pueden acceder a más información a través de la web www.feriaconstruccion.com.uy y las redes sociales del evento.

El plan de mejora de los accesos al puerto de Montevideo implicará la construcción de un viaducto para el ordenamiento del tránsito en la rambla y se complementará con el proyecto del Ferrocarril Central. Las obras insumirán una inversión de 127 millones de dólares, financiados con un préstamo de Fonplata por 50 millones y recursos propios. Es una obra estratégica para el futuro de Uruguay, destacó el ministro Danilo Astori.

El proyecto, que demandará unos cuatro años de trabajo, será ejecutado por la Administración Nacional de Puertos para mejorar la accesibilidad vial y ferroviaria al puerto de Montevideo y eliminar los problemas de congestión causados por el tránsito pesado.

 El préstamo de Fonplata, organización de financiamiento de proyectos de desarrollo de la que Uruguay es miembro, junto con Argentina, Brasil, Bolivia y Paraguay, permitirá cumplir con un proyecto muy importante y perseguido desde hace mucho tiempo, indicó el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, durante la firma del contrato de préstamo, el pasado jueves 14 de marzo en la sede del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

“Con eso, vamos a dar un paso fundamental que, además, se suma al proyecto del Ferrocarril Central, con distinto origen, pero que coinciden y redundarán en un fortalecimiento de la infraestructura, que no pasará desapercibido”, agregó. El titular del Ministerio de Economía y Finanzas, Danilo Astori, dijo que esta será una de las obras de infraestructura más importantes definidas para el futuro de Uruguay en atención a sus intereses estratégicos, principalmente en materia logística. El préstamo por 50 millones de dólares acordado con Fonplata es a 15 años y dispone de 4 años de gracia, precisó.

Una vez culminada la obra, el ingreso de los camiones al puerto se realizará de manera unificada en la zona norte de la rambla, explicó el presidente de la Administración Nacional de Puertos, Alberto Díaz. En tanto, el ingreso del ferrocarril será en las inmediaciones de la calle Máximo Tajes, explicó, por su parte, Rossi.

El presidente de Fonplanta, Juan Notaro, informó que en la actualidad la institución financia proyectos de desarrollo en Uruguay por más de 350 millones de dólares. Este incremento del apoyo llevó a la organización a definir la instalación de una oficina de enlace en el país, lo que Notaro calificó como un paso histórico.

Otro aspecto innovador de la carrera que ofrece la ORT es el lugar que se le da a la arquitectura sustentable, considerada como un pilar fundamental en la actualidad. Por ejemplo, en la materia Energías Renovables, los futuros profesionales aprenden sobre las principales innovaciones en energía solar, eólica, biomasa y geotermia.

Gastón Boero, decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad ORT Uruguay, en entrevista con el diario El País, señaló que “estudiar Arquitectura involucra muchas habilidades al mismo tiempo. Un arquitecto tiene que saber dibujar, proyectar, diseñar y ejecutar un proyecto. Transmitir ese conocimiento requiere de una relación muy cercana, casi de maestro a aprendiz”.

Esta formación práctica se manifiesta de diferentes maneras. En clase los estudiantes reciben conocimientos teóricos, pero también asisten a numerosas prácticas en obras donde aprenden de primera mano los procesos de trabajo de la construcción y participan de tareas como encofrados, hormigón, muros, revoques, y revestimientos.

Otro reflejo de este perfil es la materia Proyectos, el corazón del plan de estudios, que acompaña al estudiante a lo largo de la carrera con desafíos que van creciendo en complejidad a medida que los alumnos avanzan. Mientras que a un estudiante de primero se le pide una tarea inicial, como el diseño de una casa, en el último año debe presentar un proyecto ejecutivo que contemple todas las áreas de una obra, desde la tecnología de construcción hasta la proyección de costos.

 

Conciencia ambiental

Según Boero, hoy los grandes desafíos del mundo pasan por la sustentabilidad y la conservación del ambiente, y en ese sentido la tendencia en el mundo es la construcción de ciudades y edificios inteligentes, que generan su propia energía a partir de fuentes renovables y consumen menor cantidad de recursos.

“Hoy existen sistemas muy avanzados que crean energía a partir de paneles fotovoltaicos, molinos eólicos, e incluso el movimiento de la marea. Algunas de estas tecnologías ya están consolidadas y se aplican en Uruguay, mientras que otras son más experimentales. Pero es importante que los futuros arquitectos las conozcan y puedan incursionar en ellas”, aseguró el decano.

En esta perspectiva global, tener una experiencia en el exterior es fundamental. Para ello, la Universidad ORT Uruguay tiene convenios con universidades en más de quince países que permiten a los estudiantes cursar un semestre en el extranjero y revalidar las materias a su regreso.

Según Boero, los intercambios son instancias muy enriquecedoras, tanto a nivel académico como personal, que permiten a los alumnos familiarizarse con los problemas de otros países y las soluciones que aplican. También es una oportunidad única para medirse con sus pares.

A estos intercambios individuales se suman los viajes grupales a universidades de la región, en Chile, Argentina o Perú, donde los estudiantes uruguayos participan en distintos desafíos de diseño junto a los locales.

Este perfil internacional se completa con el flujo constante de alumnos, investigadores y docentes que cada año llegan a ORT, así como también la posibilidad de realizar un postgrado en el exterior una vez culminada la carrera. Pero si bien la academia puede enseñar muchas cosas, hay otras que solo se aprenden con la experiencia, y por eso es importante ingresar pronto al mercado laboral, reflexionó el decano.

 

Plan de estudios

En este sentido, el diferencial de ORT es que su plan de estudios está organizado en horarios compactos, que permiten al estudiante trabajar mientras estudia. La facultad también facilita pasantías tuteladas en los principales estudios y empresas del país.

Además, al aprobar tercer año los estudiante obtienen, el título intermedio de Asistente de Obras y Estudio. Todo esto les da un plus a la hora de presentar el currículum.

Estas características llevan a que la tasa de empleo entre los graduados supera el 90%.

Según Boero, hoy la profesión no tiene fronteras, y muchos  graduados ofrecen servicios tercerizados para el exterior, como la realización de renders.

Una de las prioridades de ORT es alimentar el espíritu emprendedor. La carrera incluye contenidos de marketing, administración y ventas, así como talleres de emprendedurismo, con la intención de que los profesionales no se acostumbren a esperar sino que salgan a buscar las oportunidades.

“La relación entre el conocimiento teórico y práctico, las prácticas reales y las pasantías aseguran que el estudiante salga de la universidad con oficio y solvencia técnica. Todo esto alimenta su confianza y hace que sea eficiente desde su primer trabajo. Ese es nuestro gran objetivo”, concluyó Boero.

Página 1 de 71
Top