JoomlaLock.com All4Share.net

La reactivación también llegó al real estate de nuestro principal balneario, con un leve crecimiento, pero crecimiento al fin, en materias de proyectos edilicios que dinamizarán el sector inmobiliario en los próximos años.

Luego de cuatro años de caídas, la cifra de emprendimientos volvió a subir, pasando de 29 emprendimientos durante el 2017 a los 32 presentados durante este año, según un informe del diario argentino El Cronista. El informe, elaborado por la periodista María Eugenia Usatinsky, señala que “tras pasar los últimos años con inversiones en baja, ventas ralentizadas, escasez de anuncios y cúmulo de unidades en stock, el actual contexto promete mayor nivel de actividad y los desarrolladores se animaron a lanzar nuevos proyectos”. Esto, según la autora de la nota, está relacionado con las perspectivas de crecimiento en la vecina orilla, que repercuten favorablemente en nuestro país.

"Después de varios años, Punta del Este vuelve a ser centro de interés. Los desarrollos que se lanzaron este año son de mayor calidad que los de años anteriores. Esto se debe a que están apuntados al comprador argentino, que siempre fue el más activo y el cual nuevamente confía en que éste es un buen lugar para tener una propiedad vacacional. Además, el Gobierno uruguayo presentó exenciones impositivas para quienes construyan este tipo de proyectos, lo que pudo haber incentivado este proceso", sostuvo Germán Gómez Picasso, fundador de la consultora Reporte Inmobiliario, que realizó un relevamiento sobre el mercado uruguayo en la zona que se extiende entre Punta Ballena y el Puente de la Barra.

Este informe muestra que luego de cuatro años de caídas, la cifra de emprendimientos volvió a subir -aunque levemente- pasando de 29 el año pasado a 32 en la actualidad. Pero lo que queda en evidencia es que los desarrollos que se lanzaron son de mayor escala dado que la superficie total en ejecución o en etapa de comercialización era de 257.500 m2  hace un año y en la actualidad se duplicó: hay 518.126 m2.

 

Preventa y precios en m2 

En cuanto a los precios de oferta de venta promedio en la costa esteña el estudio mostró que en los últimos 12 meses hubo un leve crecimiento, por segundo año consecutivo. El valor por m2  escaló de u$s 3.803 a u$s 3.870, con un incremento del 1,76%, aunque el precio actual aún sigue por debajo de los picos de los años 2012, 2013 y 2014 que habían sido cercanos a los u$s 4.000. Si bien éste es el precio promedio, el rango que presenta el mercado es amplio: según el tipo de unidad, los amenities del complejo y su ubicación, van desde los u$s 2.344 por m2  hasta los u$s 10.471 por m2.

 

Nuevas torres

Dos empresas del sector como la constructora Criba y la inversora Rasga se unieron para desarrollar el tercer edificio Le Parc en Punta del Este, que ya cuenta con más del 60% de las unidades reservadas. “Eso representa un récord en la preventa de departamentos ya que se lanzó hace solo dos meses. Hubo una muy buena aceptación", destacó Pablo Kiesel, gerente Comercial de Raghsa.

La torre se levantará sobre un terreno de 7.000 m2 , con acceso desde la Rambla y estará ubicada en la parada 9 y medio de Playa Brava. Le Parc Punta del Este Torre III contará con 24 pisos de residencias a la venta, donde habrá 96 departamentos como máximo (cuatro por piso aproximadamente) que irán desde 195 hasta 435 m2  cada uno, tendrán de 3 a 5 dormitorios en suite y prometen que contará con "la más noble calidad constructiva, terminaciones de primera categoría y tecnología de avanzada". El estudio de arquitectura a cargo del proyecto es Mario Roberto Álvarez y Asociados.

Santiago Tarasido, presidente y CEO de Criba, contó a El Cronista  que en breve "comenzará el movimiento de suelos y las obras, ni bien se termina la veda de construcción en Punta, pero el avance se verá más fuerte a partir de marzo". Las unidades se entregarán a fines de 2020. En preventa los valores arrancaron en 3.300 u$s/m2 pero actualmente el valor de las unidades que quedan a la venta ya trepó hasta 3.800 u$s/m2 en promedio.

"Estamos muy contentos con la preventa. Esperábamos que funcionara bien pero nos sorprendió.  Punta del Este venía de varios años sin proyectos emblemáticos pero hubo bastantes cambios que produjeron que vuelvan a lanzarse varios proyectos interesantes. Un cambio clave fue la ley de promoción de inversiones que exonera del pago de muchos impuestos a los proyectos, lo que hizo que la relación venta-costo mejore sensiblemente", explicó Tarasido.

El valor por m2  escaló de u$s 3.803 a u$s 3.870, con un incremento del 1,76%, aunque el precio actual aún sigue por debajo de los picos de los años 2012, 2013 y 2014. En este contexto, Kiesel coincidió con su socio: "El mercado de real estate en Punta del Este se reactivó y generó un buen dinamismo, atrajo inversiones y ofertas de buenos proyectos. Las medidas implementadas por el Gobierno uruguayo fueron fundamentales para que los desarrolladores volvamos a focalizarnos en Punta del Este".

Cercano a Le Parc III continúa en avance la obra de Trump Tower, ubicada en esa misma parada de La Brava. Esta torre tendrá 26 pisos con 160 unidades en total que van de los 113 a los 300 m2 de superficie, salvo las más exclusivas que serán tipo penthouse de 831 m2.

El edificio estaría listo para inaugurarse en mayo de 2019. El desarrollo es de YY Development Group, implica una inversión de u$s 150 millones y en promedio el precio de venta del metro cuadrado de las unidades ronda los u$s 6.000. Solo queda un 20% de departamentos por colocar.

Juan José Cugliandolo, director general del grupo desarrollador, aportó su mirada sobre ese mercado: "Punta del Este es el destino justo para una nueva categoría de residencias ultra exclusivas. Si bien sigue siendo un destino estacional, existen propuestas que alientan a que no sea solo visto cuando el calor asoma".

Convalidando la apuesta a este mercado, y también está "avanzando" con la renovación del renombrado Hotel Campanario que -con la adquisición del terreno lindero- a sus 70 unidades agregarán otras 200 "pensadas bajo el esquema de residencias con servicio hotelero de una prestigiosa marca internacional". Según prevé Cugliandolo, "el mercado seguirá en ascenso" y contó que también adquirieron una importante tierra en La Brava, frente al océano, donde están "buscando llevar adelante otra propuesta ultra exclusiva" así como en zona de La Mansa.

La desarrolladora Weiss Mora Weiss (WMW) inauguró la temporada 2018 con una fiesta en la que presentó Venetian Luxury Residences. Se trata de una torre de 144 departamentos en 27 pisos que levantarán en un terreno de 14.000 m2 de superficie ubicado en la primera fila del mar, en la parada 18 de la rambla La Mansa de Punta del Este. Las unidades son de 160 m2 de superficie hasta 856 m2, con terrazas de 20 hasta 250 m2, estas últimas con piscina individual.

Publicado en Noticias

Un grupo de inversores liderado por el empresario italiano Giusseppe Cipriani concretó en los últimos días la compra del hotel San Rafael de Punta del Este, hoy clausurado y con su infraestructura en grave estado de deterioro. El empresario Cipriani contrató además al arquitecto uruguayo Rafael Viñoly para el diseño de las dos torres que formarán parte del proyecto y del rescate del hotel fundado en 1948 por la empresa Fosara Sociedad Anónima.

La venta de la manzana 815, delimitada por la rambla Lorenzo Batlle y la avenida Mar del Plata, que tiene al hotel San Rafael en parte superó los 40 millones de dólares aunque no se conoce la cifra exacta por existir una cláusula de confidencialidad que involucra a las partes del negocio.

El San Rafael tiene 15.000 metros cuadrados construidos sobre dos hectáreas y media, en la rambla de la playa Brava. Junto al hotel hay 11 terrenos que conforman el predio perteneciente a la sociedad Fosara (Fomento de San Rafael).

El intendente de Maldonado, consultado por el diario El País, dijo al respecto que “es la mejor noticia para Punta del Este de los últimos tiempos. Es salvar al icónico hotel San Rafael testigo ilustre de la historia de Punta del Este.

 

Proyecto

El proyecto del grupo inversor italiano incluirá unos 123 mil metros cuadrados de superficie, lo que representará una inversión cercana a los 200 millones de dólares y más de medio millón de jornales directos de obra.

Las negociaciones fueron llevadas a cabo por el propio Cipriani con la directora del complejo, la empresaria Yolanda Manoukian de Merlo, y duraron todo el fin de semana hasta que finalmente, el domingo 4 de febrero, se llegó a un acuerdo.

Hace siete años, en el 2011, el hotel estuvo por venderse a US$ 30 millones a un grupo inversor extranjero conformado por capitales argentinos y estadounidenses, pero finalmente la operación no se concretó. En el 2015 hubo un nuevo intento de compra. Se ofertaron US$ 11 millones, pero tampoco prosperó.

Para hacer viable la inversión y el rescate del edificio estilo Tudor del complejo, la administración Antía impulsó un cambio de ordenanza para la manzana que ocupa el hotel. El decreto Nº 3973 del 3 de octubre del año pasado estableció para esa manzana los mismos parámetros de construcción del fraccionamiento Lobos, que en la actualidad alberga la torre Trump, la torre Tiburon III y las dos Le Parc.

La ordenanza fija la altura de 24 pisos pero en el caso de la manzana del hotel San Rafael las dos torres deberán levantarse en el frente sobre la avenida Mar del Plata, paralela a la rambla Lorenzo Batlle Pacheco.

Cabe recordar que en el 2015, debido al deplorable estado edilicio, el hotel San Rafael dejó de figurar como alojamiento en el Ministerio de Turismo. Hasta ese momento tenía solo 15 habitaciones habilitadas y 120 clausuradas. Antes ya había sido cerrado el casino y las piscinas climatizadas. Las obras originales demandaron tres años marcando el estilo Tudor, pero las últimas obras se habían hecho en 1991 con una ampliación que abarcó más de 2.000 metros cuadrados.

Publicado en Noticias

El presidente de la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP), Felipe Michelini, suscribió, el jueves 1º de febrero en la subsede del organismo uruguayo-argentino, en Buenos Aires, el contrato para el dragado del canal Martín García, que se profundizará a 34 pies (10,36 metros) en fondos blandos y a 38 pies (11,58 metros) en fondos duros. La obra garantizará el desarrollo del polo logístico de Nueva Palmira, afirmó Michelini.

Además de Michelini, también participaron del acto el titular de la delegación argentina ante el organismo binacional, embajador Guillermo González, representantes de ambas comitivas y ejecutivos de la empresa adjudicataria de las obras, el consorcio belga-holandés Boskalis-Dredging.

 

Obras

Las tareas se desarrollarán durante 2018 y contemplan un plazo de mantenimiento de cinco años, prorrogables por otros cinco, por lo que se garantizará a los operadores del sector una profundidad de 34 pies en fondos blandos y a 38 pies en fondos duros por los próximos diez años, afirmó Michelini a la Secretaría de Comunicación Institucional.

La firma del contrato “es producto de un largo proceso que marca, como elemento central, el acuerdo de ambas delegaciones ante la CARP y, por expreso mandato de sus gobiernos, de llamar a una licitación internacional, que fue competitiva y transparente, para lograr la profundización y el mantenimiento” del canal, destacó.

La CARP se comprometió a abonar 128,9 millones de dólares, que fue la suma más económica ofertada por el consorcio para realizar las obras. El dragado y mantenimiento del canal significará “una garantía para los volúmenes de carga que serán transportados en el área, para el desarrollo del polo logístico de Nueva Palmira y de toda la región”, aseguró Michelini.

Publicado en Noticias

En diálogo con Del Constructor, el presidente de la Cámara de la Construcción del Uruguay, Ignacio Otegui, evaluó la situación del sector del 2017 y analizó el posible escenario para este 2018 e inicios del 2019. Se refirió, además, a la inversión pública, a la privada, a las inversiones inmobiliarias en viviendas promovidas y al escenario y desafíos que plantea la posibilidad de que se concrete una nueva planta de UPM.

 

¿Qué balance hace del sector en el 2017?

Creo que el 2017 fue un año de pequeña caída con respecto al 2016, aunque no están cerrados los números todavía del Banco Central, pero seguramente vamos a tener una contracción menor a la que tuvimos en el 2016 con respecto al 2015 y 2015 con respecto al 2014. Pero en definitiva, da la impresión, que la industria está en lo que yo llamo el piso. Poco más, poco menos, es como la industria  se comportó. Desde el punto de vista de la ocupación, estamos en un año, me refiero al 2017, en el que la industria estuvo en el entorno de los 44 mil, 45 mil trabajadores ocupados y vamos a cerrar el año con 47 mil trabajadores, porque eso es lo que ocurre todos los años, ya que entre octubre y noviembre hay una mayor demanda de mano de obra, porque mucha gente contrata personal para hacer tareas en los balnearios. Este es un dato estadístico, pero relevante. De repente, podrán ser 2 mil o 3 mil trabajadores más. Y en enero y febrero esa demanda normalmente cae y en marzo, con suerte, empieza a novelarse.

 

Posible escenario 2018

 

¿Qué es lo que se espera para este año?

Tuvimos contracción del PIB en el 2017, menor que en el 2016, pero una contracción al fin. Tuvimos un menor nivel de ocupación que en el 2016 y tenemos una convicción personal de que de 2018 va a ser muy parecido al 2017. ¿Qué quiero decir con esto? La obra pública es un motor importante de la industria y el Estado, que no tiene muchos recursos, está haciendo todo lo que puede. Y los que tiene, son los que están destinandos. Con esto va a estar en el entorno del 30% la demanda de la obra pública  en toda la industria para este año. Es probable que tengamos una recuperación en la inversión en el rubro viviendas. El año pasado estuvimos entre un 14% y 15% de demanda y para el 2018 es probable que nos arrimemos al 20%, porque, en definitiva, están las obras de Punta del Este que importan y que van a generar unos 2.500 puestos de trabajo a partir de mitad de año. Esto, claro está, si todo se desarrolla dentro de los marcos razonables. Es un número importante de trabajadores, pero tampoco nos mueve la aguja razonablemente. Y otro tanto puede ocurrir, en menor medida, en Montevideo. Aquí, la vivienda de interés social, hoy renombradas como viviendas promovidas, pasó de los inversores criollos, que fueron los que hicieron la primera etapa de inversión, y hoy hay trabajando en Montevideo varios inversores argentinos. Son obras que están comenzando y es probable que el 2018 sea un poco mejor que el 2017 en el rubro vivienda. En el resto del país, la impresión que tenemos es que va a seguir como venía, sin llegar a tener un gran destaque. Otro rubro, que no es menor, es el otro 50% de la demanda sobre la industria que es la obra privada no vinculada a la vivienda. Hoy existe una contracción un poco mayor, porque, en definitiva, los proyectos aprobados por la Comap (Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones) si bien son un número importante, son menores en monto de inversión. Y vamos a tener una caída en el 2018 en ese rubro.  ¿Qué nos queda como elemento nuevo que puede llegar a mover la aguja? Nos quedan tres cosas, pero ninguna se va a empezar antes de fines del 2018. Primero, las PPP que están licitadas, que alguna está adjudicada, otras están en proceso de análisis y otras para realizar el llamado. Estas obras, que ya datan de una licitación en algunos casos de más de un año, ninguna de ellas se va a empezar antes de finales del 2018.  Si todas se empezaran, es probable que ahí podamos tener 3 mil, 4 mil puestos de trabajo más, no mucho más que eso, concentrados en Montevideo y en el interior. Porque dentro del modelo PPP hay obras de educación que la primera se va a empezar, con suerte, a fin de año, y la segunda licitación, con suerte, en el primer trimestre del 2019. Estas son obras que están repartidas en todo el país, con una concentración mayor en Montevideo.  Después, están las obras de vialidad que son inversiones importantes, que están en la misma situación que la de educación, algunas estudiadas y adjudicadas e ingresando en el proceso de tratar de ajustar los temas económicos, que siempre son difíciles, y las restantes están en estudio. Hay otro elemento o factor, que son las obras de las intendencias. Ahí hay algunas obras importantes que puede lanzar la Intendencia de Montevideo, pero que sumadas todas pueden ser mil trabajadores más, pero bienvenido sea. Esas obras se están licitando, por lo que hay que analizarlas, evaluarlas y adjudicarlas, lo que nos lleva a pensar que comiencen en el último trimestre de este año. Y finalmente queda, como último elemento, las obras que ha planteado UPM que se deben hacer. Ahí están las obras referentes al ferrocarril que, con suerte, se comenzarán a fines de este año o comienzo del 2019. Estamos hablando si todo sale bien. Después tenés una inversión en el puerto, que también UPM está planteando, y cuya obra se va a empezar después del ferrocarril, no antes. Porque además, tengo entendido, que esa obra la financiaría UPM.

 

Y resta la planta física de la tercera planta.

Claro, la otra vía de acción es la planta física de acceso a la ubicación de esta eventual tercera planta de celulosa. Estas son obras de carretera, caminos secundarios y de acomodar los puentes. Esto es una obra importante porque si vienen los tritrenes hay que hacer la mayor parte de los puentes.  Y estas obras, personalmente no creo que se empiecen antes de mediados del 2019. Con este panorama, lo que le puedo decir es que si la industria de la construcción termina el 2018 como terminó el 2017, yo me quedo contento.

 

¿Y que debiera pasar para que esto no ocurriera?

Creo que no hay elementos suficientes como para que le pueda decir que  vamos a tener una caída. Por supuesto que puede ocurrir una caída si cambia algo en el mundo o por que el estado uruguayo pierda parte de las posibilidades de financiar las obras que está haciendo y bancando que son el 30% al que nos referíamos o porque los inversores inmobiliarios, por diferentes razones, entiendan que no vale la pena seguir apostando al Uruguay o a Punta del Este en particular. Yo no encuentro ningún elemento que me haga suponer que eso va a ocurrir, que la industria va a caer en un estancamiento mayor del que tiene hoy.  Pero igual, la industria está en una situación incómoda. Perdimos 30 mil puestos de trabajo directos, más los administrativos, los técnicos y los indirectos. Sumando todo esto, la industria perdió una cantidad muy importante de trabajadores y no encontramos ningún elemento sólido que nos haga suponer que podamos entrar a mejorar. Y estamos en un año preelectoral que es un año que, en general, la industria mostraba una actividad un poco mayor, si uno analiza los períodos de todos los gobiernos anteriores. 

 

Infraestructura

 

La sensación es que la industria, o un sector de ella, depende de si se concreta o no la tercera planta de celulosa.

Si se hace UPM es una historia y si no se hace es otra. Esto es así, para nosotros y para el país. Entonces estamos en una situación compleja. Yo defino cuál es la situación que nosotros prevemos que va a ocurrir durante 2018 y no me animaría a darle muchos más datos de que puede ocurrir en el 2019, porque UPM puede ser un alentador de inversiones o un desalentado de inversiones si no se concreta o se posterga la decisión. Y creo que hay una serie de cosas para resolver antes de que UPM diga que sí. Está clarísimo que UPM dijo que hacía la planta, si nosotros, el Uruguay, hacíamos antes las obras requeridas por ellos. 

 

¿Usted cree que las obras que pidió UPM se concretarán en la fecha estipulada?

Acá el tema es el ferrocarril, que es la obra más larga desde el punto de vista del tiempo que lleva, es la inversión más grande, donde el país no tiene un registro de empresas y técnicos propios que lo puedan hacer como se hace en el primer mundo. Y quien diga lo contrario, miente. El país no tiene eso. La licitación que se hizo, que es una licitación muy grande, vamos a esperar a ver si  en algún momento la obra es adjudicada y hay un inicio de la obra.  Si la obra del ferrocarril se inicia en el 2018, es probable que después venga la obra del puerto y las otras obras.  Estas otras obras pueden llevar dos años y medio, tres años, pero la planta va a demorar dos años y medio en construirse. Y UPM no la puede empezar, por lo menos, hasta fines el 2019 o principios del 2020. Este es el dato que yo tengo arriba de la mesa. Me puedo mentir y decir que va empezar en enero del 2019, pero estaría mintiendo.  

 

El gobierno, para incentivar a los inversores, ha exonerado de algunos tributos y gravámenes a obras de gran porte. ¿Qué impacto ha tenido esta iniciativa en la industria?

Parte de las cosas que se están haciendo en Punta del Este, entre otros factores, es por eso.  Creo que esas cosas han venido bien, aunque no me cambian la temperatura. Han disminuido, han enlentecidoel nivel de caída de la actividad en la industria e, incluso, en algún subsector la pueden haber frenado. Tenemos que aprender a decir las cosas buenas y también decir las cosas que no están bien, para tratar de corregirlas. Una industria que sigue cayendo, no me va a servir.

 

¿Y qué es lo que no está bien? 

Los costos internos del país no están bien. Por ejemplo, el costo del combustible y la energía. A mí me pueden criticar los salarios, pero nosotros hemos logrado alinear ahora  los salarios al Índice del Precio al Consumo (IPC). Y cuando la industria tiene una franja de crecimiento de actividad y tenés un desempleo del 5.5% es una realidad. Ahora, cuando se  tiene un desempleo del 8%, con una industria que está estabilizada en 40 mil y pico de trabajadores, es otra la realidad. Y es eso las cosas que uno tiene que tomar en cuenta cuando negocia.

 

Negociación y productividad

 

Justamente este año hay negociación colectiva.

Y va a ser compleja. En julio tenemos que negociar salarios y no va a ser un tema sencillo. Yo aspiro a que todos entendamos la realidad que tenemos arriba de la mesa. Por eso es importante no talentear y tener información  veraz arriba de la mesa. Y nosotros nos hemos especializado en generar información veraz. No alcanza con pedirle sólo al gobierno. También nosotros, todos los involucrados, tenemos que hacer los deberes. La productividad es un tema importante para la industria y no alcanza con decir que los trabajadores rinden menos, cosa que además es cierto. Pero no es el único motivo que afecta a la productividad de una obra. La Cámara Chilena de la Construcción vivió este proceso cuatro o cinco años antes que nosotros y llegaron a la conclusión que, en realidad, la productividad es la suma de situaciones que se dan desde quien resuelve el proyecto hasta quien entrega la vivienda. Es un proceso productivo extenso, donde intervienen decenas de personas diferentes, de empresas diferentes, y donde todos pueden cometer un error y encarecer el producto final. Y todo se traslada de uno a otro. Si el proyectista comete un error y hay que corregir después en obra, se pierde productividad. Y si después viene un tercero y tiene que corregir sobre lo corregido, se pierde más productividad y se encarece aún más el costo final de la obra. La productividad no es solo la mano de obra. Es un factor, pero no el único. Esto es uno de los desafíos que tiene la Cámara de la Construcción del Uruguay y uno de los objetivos para este año. Tenemos que mejorar la productividad de la industria de la misma forma que tenemos que mejorar la productividad del país. No alcanza con que me bajen el combustible, no alcanza con que me bajen la energía eléctrica, hay que pensar además en mejorar todas las aristas que se puedan mejorar en lo que uno hace. No es un tema simple, es un tema complejo.

 

Hablando de productividad y corregir ciertas aristas, algunos sectores de la construcción señalan que Uruguay no apostó a infraestructura vial en la década de bonanza.

Se lo voy a decir sin anestesia. Acá hubo un gobierno que se equivocó y fue el gobierno anterior. Cuando entra el Frente Amplio al gobierno, veníamos de una situación de inversión razonable en los mantenimientos y en la generación de redes viales en el país y había una subutilización, porque había una actividad económica menor.  Se utilizaban menos las rutas. Eso empieza a cambiar a fines del primer gobierno del Frente Amplio, cuando se nota un incremento importante en las toneladas cargadas y en la demanda. El crecimiento del país generó un tránsito mayor. Creo que el segundo gobierno del Frente Amplio se optó por invertir en la franja de la costa. Y ahora sigue creciendo la economía, siguen creciendo las toneladas y la inversión en infraestructura se empieza a nivelar en el 2017. En el 2016 empezó a crecer y el año pasado el Ministerio de Transporte y Obras Públicas llegó a una inversión record, 420 millones de dólares en rutas y para el 2018 va a ser una cifra superior a los 500 millones de dólares. Nosotros pusimos esto como un desafío. O el país entendía primero y atendía los temas de infraestructura vial, o el Uruguay iba a tener un colapso. Personalmente creo que esta administración está haciendo un esfuerzo importante en el área que está vinculada al MTOP y aspiro a que las PPP, con varias licitaciones que se han llamado, se puedan comenzar.

Publicado en Recomendadas

En el 2017, el Ministerio de Transporte y Obras Públicas duplicó la ejecución de recursos destinados a la construcción y refacción de rutas y carreteras, en relación al 2016, y alcanzó unos 460 millones de dólares, confirmó el ministro Víctor Rossi. Esta cifra aumentará en 2018 a unos 500 millones de dólares. En referencia a las inversiones con participación público-privada, dijo que la aspiración es iniciarlas en 2019.

“El año pasado se logró un récord de inversión en carreteras en la historia del ministerio”, destacó Rossi en declaraciones a la Secretaría de Comunicación Institucional.

El jerarca consideró fundamental la mejora de las condiciones de infraestructura vial, debido “a los puntos críticos que se habían generado como consecuencia del importante aumento de carga que se transporta por las carreteras nacionales”.

En otro orden, anunció, para mediados de 2018, la concreción de un plan maestro para el puerto de Montevideo, con una proyección de largo plazo hacia 2035 y aportes de todos los actores involucrados. “Se trata de una partitura, una orientación, que tienen todos los operadores portuarios, pero la responsabilidad es del Gobierno y de las autoridades del sistema de puertos”, explicó.

El ministro adelantó que en abril de este año se concretará un encuentro con todos los actores de la aviación comercial y civil del Uruguay “para procurar fortalecer la participación”. “Es necesario continentar un ámbito donde todos los que se sienten parte de esta comunidad puedan realizar sus aportes, ser tenidos en cuenta, definir objetivos comunes”, precisó.

Por último, confirmó el avance de los proyectos ejecutados a través de la modalidad de participación público-privada y aseguró que la aspiración es iniciar los trabajos en 2019.

“Estamos en condiciones de ir avanzando a la meta que nos habíamos establecido en materia de infraestructura vial en el país”, indicó.

 

Licitación pública internacional 

En otro orden, el martes 5 de diciembre, el Ministerio de Transporte y Obras Públicas difundió las bases de contratación del proyecto Ferrocarril Central Montevideo-Paso de los Toros. Durante el evento, el titular de la cartera de Transporte  y Obras Públicas, Víctor Rossi,  informó que el plazo para recibir las ofertas es el 9 de abril de 2018 y se espera adjudicar las obras el 1º de noviembre.

 “Críticas siempre hay, si se hace o no se hace”, señaló Rossi al ser consultado por la prensa sobre opiniones acerca de la obra esbozadas por algunos dirigentes de la oposición. El jerarca detalló que desde la presentación del llamado se recibirán ofertas hasta el 9 de abril del este año, y, “a partir de ahí, comenzará una fase exigente para realizar las adjudicaciones, que se espera estén prontas el 1º de noviembre”.

El jerarca hizo hincapié en que “si bien la proyectada planta de UPM reavivó la importancia de la recuperación del modo ferroviario y brindaría un respaldo de dos millones de toneladas anuales, se realizaron los estudios que demuestran que, una vez generada la infraestructura, habrá millones de toneladas de los rubros tradicionales que produce el país”.

Agregó que "se transportaban por este modo y que, a medida que el tren no ofrecía seguridad, se fueron cambiando a otros medios”.

Ese mismo día, la secretaría de Estado publicó el llamado a licitación para el financiamiento, diseño, construcción, rehabilitación y mantenimiento de la infraestructura ferroviaria del tramo puerto de Montevideo-estación Paso de los Toros. El proyecto fue presentado el 15 de agosto a los empresarios, en un acto encabezado por el presidente de la República, Tabaré Vázquez.

Publicado en Noticias
Página 4 de 13
Top