JoomlaLock.com All4Share.net

Hacer una casa con un contenedor ofrece varias ventajas, además de lograr un hogar con un estilo único y audaz. Tan es así que en la actualidad se puede hablar de una arquitectura de contenedores que está reinventando un estilo de vivienda.

El diseño de un hogar hecho con contenedores puede parecer simple, pero existen varias cuestiones que se deben tener en cuenta para la composición de los espacios y para lograr unos buenos resultados en la construcción final. Cuando todos los detalles son bien elaborados, los resultados pueden ser realmente espectaculares.

Actualmente, este tipo de construcción de casas empieza a tener una fuerte demanda dentro del mercado de viviendas prefabricadas. Entre las diversas ventajas que ofrecen las casas fabricadas con contenedores, puede destacarse el valor accesible, que se transforma en el mayor incentivo y ventaja para todos aquellos que piensan en hacerse una casa con contenedores. De hecho, conseguir un contenedor usado y convertirlo en una vivienda es mucho menos costoso que conseguir una casa en el lugar más barato de una ciudad. Los motivos principales de esta reducción de costos reside principalmente en la utilización del contenedor como estructura portante de la casa, con lo cual, los costes globales de la construcción se reducen hasta un 50% con respecto a la construcción tradicional.

Otra ventaja refiere al diseño práctico y una construcción sencilla ya que, aunque pueda parecer lo contrario, es realmente fácil de convertir un contenedor en una casa. Solo es necesario un buen diseño y un sistema constructivo adecuado para lograr buenos resultados en cuanto a la calidad de la futura vivienda. Mucha gente opta por hacer ellos mismos su casa a partir de un contenedor, dada la sencillez que representa. Si bien esto es una buena opción para muchos, también es necesario tener un correcto asesoramiento técnico a la hora de iniciar un proyecto de este tipo de casas.

 El ahorro de tiempo también se encuentra entre sus ventajas.  Normalmente las empresas realizan los proyectos prefabricados o construidos directamente in situ. Mediante la realización de una cimentación muy sencilla, adaptada a este tipo de casas, solo queda por esperar el día de la entrega. Debido a que prácticamente no hay que levantar paredes y techos, y sólo se trata de adaptar una estructura ya existente para usarla como hogar, los tiempos de construcción son realmente muy reducidos. En un plazo de tres meses se puede entregar una vivienda de 90 metros cuadrados.

 

Modular y transportable

Al principio, las características materiales y la forma de los contenedores puede parecer algo que nos limite desde el punto del diseño, pero si dejamos volar un poco la imaginación y nos asesoramos con arquitectos y diseñadores podemos llegar a componer diversas formas, espacios y sorprendentes acabados exteriores e interiores. Realmente se puede hacer una casa de ensueño, solo es cuestión de estudiar bien el diseño y adaptar los sistemas constructivos al módulo del contenedor. Hay que salirse literalmente de la caja y construir un proyecto de arquitectura sin limitaciones.

Otra cuestión realmente sorprendente acerca de las casas contenedores es que podemos hacerlas transportables y modulares. Por ejemplo, es muy fácil ampliar una casa con contenedores, solo es necesario estudiar las necesidades e incorporar nuevos módulos a la vivienda. También es posible diseñar los módulos como viviendas temporales u oficinas, con la gran ventaja de poder trasladarlo cada vez que haga falta, y para lo cual solo sería necesario un camión con una grúa.

Hacer una casa contenedor requiere de una arquitectura completamente diferente y personal. Mucha gente opta por esta opción debido a que reutilizar estas estructuras significan un gran ahorro energético y de materiales que beneficia al medio ambiente. La mayoría de las empresas ofrecen contenedores en desuso, los que están prontos a ser retirados del servicio, pero todavía pueden ser utilizados como viviendas.

El reciclaje del acero de los contenedores es un proceso con un alto consumo energético y con grandes cantidades de dióxido de carbono emitidos a la atmósfera. Si se elige reutilizar un contenedor, el principal beneficio desde el punto de vista del medioambiente es la reducción de estos consumos energéticos mediante la reutilización de los módulos.

Publicado en Noticias

La iniciativa surgió del arquitecto italiano Stefano Boeri, quien planteó la idea de devolverle a la naturaleza el espacio que le quitamos cada día. Pensó en mil maneras posibles y al final se concentró en la más difícil: hacer un edificio que contuviera todo un bosque.

De esta manera, nació el Bosco Verticale, una idea que parecía impracticable, pero que es realidad desde hace 3 años en Milán. Las dos torres que inventó el milanés lucen como un ikebana urbano en el distrito de Porta Nuova de Milán. Una tiene 110 metros de altura y la otra 76 metros. Entre las dos, juntan 900 árboles. El más chico, mide 3 metros y 9 metros el más grande.

De hecho, el gran jardín del arquitecto Boeri tardó en tomar la forma forestada que hoy tiene, y los primeros años fueron realmente difíciles. Ahora, que todo creció, al ver las torres de lejos, el resultado es impactante. Para que el bosque creciera, Boeri tuvo que investigar qué especies poner y dónde. Los más de dos mil arbustos y flores que hoy lucen rozagantes tuvieron que ser elegidas en relación con la posición que tendrían.

Es más, Boeri inició una investigación sobre nuevos tipos de vegetación que se pueda usar en sus bosques verticales y, además, medir los aportes de sus edificios vegetales a la ciudad. Con su edificio súper forestado, el arquitecto está más que contento. Pronto, su Bosco Verticale llegará a China, un país que parece pedir a gritos soluciones para sus grandes problemas de contaminación urbana.

Boeri espera que en Nanjing germine su semilla y brote en más proyectos de arquitectura verde. “Dos torres en un entorno urbano enorme, como Nanjing, es una pequeña contribución, pero será un ejemplo. Esperamos que este modelo pueda ser copiado y replicado”, se entusiasma. Pero ojo, un edificio en China es sólo el principio, el italiano tiene más ambiciones, como toda una ciudad vegetal.

 

Evolución

La iniciativa de Boeri cuenta con el edificio de Milán como banco de pruebas. En su oficina saben que cada Bosco Verticale equivale a casi una hectárea de bosque natural. Y estos edificios podrían liberar los 75 mil metros cuadrados de tierra que necesitaría la misma cantidad de gente viviendo en sus casitas con terreno propio.

En el estudio del arquitecto aseguran que su sistema vegetal ayuda a formar un microclima en el que se produce humedad, oxígeno, se absorbe CO2 y partículas de polvo. Además, quedan claro sus cualidades estéticas ya que esta fachada viva está en constante evolución: cambia de color y forma con cada estación. Los fanáticos ecologistas aseguran que el bosque vertical aumenta la biodiversidad, no solo por la variedad de plantas que tienen, sino también por los pájaros e insectos que atraen.

En los edificios de Milán ya se comprobó que el bosque vertical ayuda a filtrar las partículas de polvo, colabora a moderar la temperatura y disminuye el ruido urbano. “Cuando era joven, me preocupaba recuperar el suelo natural que se están comiendo las ciudades, y luego tomé conciencia de que varias ciudades chinas estaban llegando a los 60 millones de personas. La creación de una serie de bosques verticales puede establecer una red de corredores ambientales entre los parques, los espacios verdes de las avenidas y los jardines”, aseguró el arquitecto.

Convencido de que su idea es perfecta para resolver los problemas urbanos chinos, hace dos años, mientras esperaba que las plantas del Bosco Verticale de Milán alcanzaran un tamaño aceptable, Boeri se despachó con un proyecto a gran escala: la Forest City. Y destinó su primera ciudad bosque a Shijiazhuang, la más contaminada de China. Boeri afirma que su modelo consumirá menos tierra agrícola y natural, limitará los costos del transporte público y reducirá el consumo de energía y que, sobre todo, la experiencia puede ser perfectamente replicable en otras ciudades del mundo.

Publicado en Noticias

Estos sistemas constructivos no tradicionales tienen en común cuatro características que los hacen atractivos para resolver proyectos: permiten acelerar la obra, son autoportantes, tienen bajo peso propio (lo que reduce el costo de los cimientos) y ofrecen un buen nivel de confort térmico. Además, son versátiles para resolver los revestimientos.

El panel especial de poliestireno expandido permite construir paredes, techos y entrepisos rápidamente. Se trata de un sistema constructivo ultraliviano que resuelve en forma integral la mampostería, estructura y aislación térmica. Una vez realizada la platea, se levanta la tabiquería interior y exterior, sin necesidad de recurrir a equipos especiales. La eficiencia del sistema, de patente italiana, radica en el núcleo de EPS, que provee una alta aislación térmica. En ambas caras, las placas están revestidas por una malla de acero que le otorga resistencia y que, junto con el concreto proyectado, se transforman en una estructura continua de gran capacidad portante. El sistema reemplaza lo que en la construcción tradicional implica la ejecución de encadenados, estructuras de hormigón armado, sus encofrados y armaduras, mamposterías, dinteles, revoques gruesos, aislaciones horizontales y verticales.

 

Lego de madera

Con el foco puesto sobre el aislamiento térmico y la rapidez de ejecución, los bloques de poliestireno expandido  permiten resolver paredes y losas. Estos ladrillones huecos se colocan intertrabados y luego se rellenan con hormigón para conseguir una envolvente continua con 3,5 cm de aislamiento térmico de alta densidad en ambas caras del muro. Con este sistema se pueden construir hasta cuatro niveles. Una pared de 2,50 por 3 m se puede levantar en 40 minutos, según el fabricante.

Steko es un sistema modular de origen suizo para construir paredes interiores y exteriores a partir de bloques de madera sólida producidos industrialmente, por lo cual, son muy fáciles de ensamblar. Al igual que otras tecnologías industrializadas, el precio final de la obra es similar al de una tradicional y su ventaja comparativa se concentra en la rapidez de los trabajos y el confort interior que se consigue.

El sistema funciona de una manera análoga a los bloques de Lego, donde las piezas principales se apilan fácil y sistemáticamente trabadas unas sobre otras. El operario las debe encajar a presión sin necesidad de ningún sujetador o pegamento. La pieza básica pesa unos 6,5 kg y mide 640 mm de longitud, 320 o 240 mm de altura, y tiene un ancho de 160 mm. Se fabrican diversos largos y anchos, y con una variedad de terminaciones estéticas (para quedar a la vista ambas caras, una sola o ninguna). Puede recibir todo tipo de revestimientos.

 

Módulos 

Otra opción con madera son los paneles autoportantes Sipanel. Con ellos se puede resolver los muros exteriores e interiores, entrepisos y techo de un proyecto rápidamente y con muy buen nivel de aislación. Los módulos están compuestos por dos placas de OSB unidas a un núcleo de poliuretano de alta densidad (40 Kg/m3) de 93 mm de espesor. Lo que genera un panel con muy buenas prestaciones tanto estructurales como térmicas, adaptable a todo tipo de proyecto. Al ser autoportante, el sistema reduce los tiempos de instalación porque prescinde de encadenados superiores, vigas u otro tipo de estructura.

El sistema incluye paneles para techo, donde la placa interior puede tener diversos acabados como maderas nobles, fenólico o placas de yeso. El ahorro de tiempo en la construcción es significativamente menor que en la forma tradicional y puede llegar hasta un 50%. El sistema tiene un servicio de pre corte de los componentes y un manual de ensamble en obra.

Publicado en Noticias

Además de ser agradables estéticamente, las fachadas deben ser resistentes, durables y, en su función de “piel”, capaces de regular de forma eficiente el flujo térmico de calor y vapor a través de ellas.

El sistema de fachada ventilada cumple con todos esos requisitos y es una solución ideal para frentes de gran superficie. Según explica un artículo del suplemento ARQ del diario argentino Clarín, este sistema consiste en aplicar el revestimiento separado del muro de cerramiento a través de un sistema de perfiles de fijación. La clave es realizar una cámara de aire con el espesor adecuado para que se produzca la ventilación natural por el efecto chimenea, y colocar un aislante térmico dentro de ella. De esa manera, se puede alcanzar una reducción de entre un 43 a 53% en el consumo de energía para calefaccionar un edificio y entre un 19 y 27% para refrigerarlo.

La interposición de un material aislante, en este caso un panel de velo de vidrio, evita los puentes térmicos y la condensación intersticial, contribuyendo a que el ambiente interior sea confortable. Como efecto adicional, la lana de vidrio aporta aislación acústica.

Las fachadas ventiladas tienen la ventaja de un montaje en seco, lo que ahorra tiempo en obra ya que las piezas se cortan en fábrica y solo se realizan ajustes en el remate y otros detalles. La eficiencia del cerramiento depende del espesor de la cámara (que se calcula en función de la altura de la fachada) y de la colocación de las placas dejando juntas abiertas de 8 mm.

La variedad de revestimientos es amplia y con opciones de color, brillo y textura. Por ejemplo, chapas perforadas, microonduladas o conformadas, paneles de acero corten o compuesto de aluminio, símil madera, cementicios y cerámicos. Todos poseen una excelente terminación estética, buena relación peso/rigidez y resistencia al rayado y la intemperie.

Algunas placas tienen tratamientos ignífugos que mejoran su comportamiento ante el fuego en solicitaciones especiales. Es el caso de la placa de compuesto de aluminio con alma blanca, que incluye sales ignífugas que le otorgan al sistema 30 minutos de resistencia al fuego. Se emplea en los casos en que se debe preservar la propagación de llamas de un piso hacia el superior en el plano de la fachada.

El montaje del revestimiento se puede realizar con fijaciones vistas (con tornillos o remaches) o con fijaciones ocultas. En ese caso, las placas se cuelgan de una guía horizontal entre montantes, o bien se pegan sobre la perfilería con adhesivo. Esta opción no es tan elegida porque es de difícil ejecución, ya que requiere de la aplicación de una cinta adhesiva para posicionar la placa y darle tiempo al sellador para que cure.

Publicado en Noticias

Más de un centenar de ciudades de Argentina pusieron en marcha distintas acciones que apuntan a la eficiencia energética, como los edificios sustentables que permiten ahorro de 40% en los consumos, aun cuando su construcción haya tenido un costo adicional de entre 7 y 10% respecto de las tradicionales, según cálculos del Ministerio de Medio Ambiente de la ciudad santafecina de Rosario.

Paneles y termo tanques solares, bicicletas y autos eléctricos, así como la construcción de edificios sustentables, figuran entre las acciones de incorporación de tecnologías con miras a la eficientización de la energía, según un artículo publicado por la agencia de noticias argentina Télam.

“Una cuestión muy básica apunta al consumo energético responsable y el uso de dispositivos no contaminantes, como paneles y termo-tanques solares”, coincidieron en señalar Nelson Copia, del departamento Ambiental de la ciudad mendocina de Godoy Cruz; Ana Paula Lattuca, directora del Programa de Construcciones Sustentables de Rosario (Santa Fe); y Gisella Gallucci, de Energías Renovables de Salta.

Cabe recordar que las ciudades de Godoy Cruz, Rosario y Salta forman parte de la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático (RAMCC), que agrupa a 119 distritos de 18 provincias de todo el país que en los últimos años desarrollaron políticas activas en temas energéticos.

En este sentido, Lattuca explicó a Télam que Rosario se convirtió en el “primer” distrito del país en “implementar medidas para la reducción del consumo de energía en la construcción de edificios”.

“A partir del uso intensivo de paneles solares y otros instrumentos térmicos para calefacción y refrigeración, desde 2013, se construyeron unos 115 edificios para viviendas y oficinas, y un shopping, que ocupan una superficie cubierta de casi 450.000 metros cuadrados”, afirmó Lattuca. También señaló que la decisión del gobierno de impulsar el uso de materiales térmicos tuvo un impacto económico adicional que oscila entre el “7 y el 10%” en las nuevas edificaciones. No obstante, Lattuca aclaró que esos mayores costos iniciales se compensan “largamente, porque el ahorro de energía en acondicionamiento térmico es del 40%”.

 

Responsabilidades energéticas

En tanto, Nelson Copia, Jefe del Departamento de Fiscalización Ambiental de Godoy Cruz, puso de relieve los avances en temas de responsabilidad energéticas y mencionó como ejemplo que en la ciudad se instalaron “termo-tanques solares en todos los jardines maternales, centros de salud, polideportivos y otras dependencias municipales”. Durante este año, se colocarán paneles solares para abastecer de energía eléctrica al Concejo Deliberante de Godoy Cruz. En esa ciudad mendocina se inauguró “hace pocos meses un edificio para viviendas totalmente sustentable, con paneles y termo-tanques solares, y un sistema para recuperación de agua”, comentó Copia.

También destacó que la Policía Ambiental usa “bicicletas y un auto eléctrico para recorrer más de 250 lugares para recolectar pilas y baterías, que se trasladan a lugares seguros para su disposición final”. Además apuntó que se aprobó una norma municipal que otorga beneficios impositivos a aquellos proyectos habitacionales que “incorporen medidas sustentables”.

En Salta, la directora de Energías renovables, Gisella Gallucci, destacó la sanción de la ley de Balance Neto, que apunta a reducir el consumo energético y permite “vender el excedente de producción a la empresa distribuidora provincial, que la compra con una tarifa diferencial más alta”. Gallucci señaló a Télam que por medio de esta iniciativa “se puede vender hasta 1 MW” de electricidad, con beneficios puntuales para los primeros pobladores que se sumen a la iniciativa.

De todas formas, adelantó que la ciudad analiza ampliar hasta 3 MW la potencia, que podría comprar la distribuidora eléctrica local, como “un estímulo para el ahorro energético”. Asimismo, resaltó la importancia de la ley de Fomento a las Energías Renovables, que otorga “exenciones impositivas y créditos para equipamientos” para todas las industrias y residentes de la provincia que utilicen fuentes energéticas alternativas.

Cabe recordar que la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático es un instrumento de articulación e impulso de las políticas públicas locales de lucha contra el cambio climático de las ciudades y pueblos de la Argentina, donde se coordinan acciones locales, se socializan experiencias y se evalúan los resultados de los programas que desarrollan los municipios que la integran.

Publicado en Noticias
Página 8 de 11
Top