JoomlaLock.com All4Share.net

Desde hace muchos años, la tendencia mundial en el sector constructivo es la de utilizar materiales naturales y saludables con el fin de edificar de forma sustentable, lo que da como resultado emprendimientos que requieren menor uso de energía primaria y que generan menos emisiones de gases contaminantes a la atmósfera.

Tanto los profesionales como los consumidores toman cada vez más conciencia acerca de la necesidad de utilizar la energía de forma más responsable, de tal manera que se avanza rápidamente en aspectos de eficiencia energética y sustentabilidad en la vivienda.

En los últimos años, el término “muros eficientes” se oye con más frecuencia en el sector, ya que optimiza la relación entre costo-beneficio. Los resultados están a la vista: mayor vida útil, nulo mantenimiento, eficiencia energética y sustentabilidad. Los arquitectos que defienden el concepto de “edificios sustentables” afirman que en todo tipo de construcción es esencial que la envolvente sea efectiva para lograr ahorros en la ejecución y posteriores beneficios en relación a menor consumo de energía y dimensionamiento de equipos para climatización.

 

Elección adecuada

Para que los muros sean eficientes y saludables lo más importante es elegir el ladrillo correcto para cada área de la construcción. Una vez en obra, colocar los ladrillos húmedos, nivelarlos y dejar un espesor mínimo de juntas, recomendablemente de un centímetro en dos tiras, interrumpiéndolo en el sentido transversal para evitar puentes térmicos. Y si se trata de paredes exteriores, muros portantes o cerramientos internos existen artículos específicos para cada tipo de uso, por lo que dentro de cada línea, existen ladrillos para ser usados en la envolvente que cuentan con una baja transmitancia térmica, y ladrillos para ser utilizados en interiores para tabiquería divisoria.

 

Ladrillos cerámicos

De esta forma, los ladrillos cerámicos demuestran que, con su bajo costo y gran disponibilidad, aseguran una larga vida útil, resistencia y, sobre todo, el uso de un material natural, sin agregados de productos tóxicos, que permite ejecutar muros permeables y más saludables. De hecho, está comprobado que el sistema constructivo realizado con ladrillos cerámicos huecos no requiere mantenimiento y que, si es bien ejecutado, no tiene límite de vida útil. En cambio, el resto de los sistemas constructivos industrializados, al ser más complejos de realizar, permiten mayores errores a la hora de la ejecución que genera futuras problemáticas. También, al ser menos resistentes, son susceptibles a golpes y movimientos que pueden producir fisuras y desprendimientos.

La concientización ambiental es uno de los temas centrales hoy en día en diferentes sectores.

 

Lo social y lo económico

Actualmente los clientes optan por comprar productos naturales y saludables que contemplan el cuidado del medio ambiente y el ahorro de recursos naturales y energéticos. La trazabilidad de los productos es uno de los puntos centrales que comienza a tener peso en el sector de la construcción en pos de la mejor elección de los insumos abocados al proceso constructivo eficiente para los consumidores finales y profesionales.

También hay que tener en cuenta que las formas constructivas cambian según la época y el contexto en el que se desarrollan, buscando solucionar las problemáticas intrínsecas y externas de los procesos sociales, culturales y económicos.  Por eso que los especialistas están abocados a trabajar sobre nuevos materiales y tecnologías constructivas que busquen minimizar la transmitancia térmica de muros exteriores mediante envolventes aisladas eficientemente y con muros interiores que posean inercia térmica que permita amortiguar los cambios de temperatura interior.

Publicado en Noticias

Se trata de un ladrillo de polipropileno que se caracteriza por su peso reducido (950 gramos por unidad) y su capacidad para aislar térmicamente. El bloque se fabrica mediante la inyección de material plástico 100% reciclado y como resultado de este proceso, se logra que el producto adquiera estabilidad dimensional.

Las dimensiones de estos ladrillos de plástico son similares a los ladrillos tradicionales, pero tienen una mayor versatilidad para adaptarse a otros sistemas constructivos tradicionales e industrializados. Esto también facilita la adaptación del usuario en procesos de autoconstrucción, por lo que la capacitación para la utilización del producto es mínima y puntual, ya que los ladrillos se traban como piezas de Lego.

Un artículo publicado por la revista ARQ del diario argentino Clarín, señala que el sistema Easybrick, tal como se denomina, da como resultado que dos trabajadores puedan levantar los 22 bloques que requiere cada metro cuadrado de pared en solo tres minutos. Otra de las ventajas, y diferencias con el ladrillo tradicional, es que el sistema Easybrick se destaca por prescindir de mezclas o adhesivos para unir los ladrillos. La vinculación de las piezas entre sí se realiza a través de un encastre a presión por medio unas pestañas. Además de acelerar el montaje, este sistema de unión garantiza que la ejecución de las hiladas posea una escuadra y plomo perfectos.

 

Revoque plástico

En Argentina, el sistema ha comenzado a comercializarse a través de la firma Tuboloc y ha tenido buena acogida en el mercado de la construcción del vecino país. Marcelo Santiago, director de la empresa, dijo a ARQ que, como toda construcción racionalizada, “es necesaria la modulación del proyecto para optimizar el proceso y lograr una notable reducción de costos y tiempo”.

Santiago afirmó que es una solución económica y en beneficio del medio ambiente. “El negocio consiste en transformar residuos de plástico y caucho en un sistema constructivo alternativo para viviendas temporales y permanentes. Los residuos de plástico que reciclamos se funden e inyectan en un molde para producir bloques de plástico.Este sistema es un 30 por ciento más barato que los sistemas tradicionales. Además de más económicas las viviendas son sismoresistentes, termoacústicos y no sufren cambios por el agua, el sol u otras condiciones ambientales”.

El sistema Easybrick cuenta con piezas especiales para resolver encuentros (medio bloque), el bloque en U para la ejecución de refuerzos estructurales horizontales, dinteles y el pasaje de instalaciones varias. Además de una tapa de bloque superior e inferior como dispositivo de cerramiento de aberturas que se encuentran en muros o techos de una construcción concreta.

 

Piezas impermeables

Como cimiento se puede utilizar una platea o encadenado, que deben estar muy bien nivelados. Los refuerzos estructurales verticales se materializan con barras de acero colocadas en los agujeros, según se requiera, que quedan alineados al apilar los bloques intertrabados, que se rellenan con hormigón.

El material utilizado en estos ladrillos, es decir el plástico reciclado, hace que las piezas sean impermeables y por lo tanto garantiza la ausencia de humedad. Además, el diseño interno del bloque conforma una cámara de aire que contribuye a optimizar la aislación térmica. Como terminación exterior, la pared de bloques plásticos se puede revestir con un revoque plástico. Para esto se requiere incorporar  una malla de fibra de vidrio para prevenir la fisuración, pero prescinde de la aislación hidrófuga. En el interior, se puede utilizar el mismo revestimiento. Sin embargo, lo ideal es emplear placas de yeso para sacar ventaja del sistema en seco, aunque también se puede revestir con cerámica.

Publicado en Noticias

Los proyectos de la arquitectura experimental con formas inusuales y extremas y diseños que bordean el caos, ofrecen una visión impactante de los lugares donde viviremos y por donde nos desplazaremos en el futuro.

Este es el caso de los diseños arquitectónicos de Margot Krasojevic, hermosos desde el punto de vista artístico y que destacan por su gran impacto visual, pero “lo que no se ve” en ellos, como los nuevos materiales con propiedades especiales o las últimas tecnologías que respetan o aprovechan el medioambiente y los recursos naturales, son tan vanguardistas como su singular estética.

Estos imaginativos diseños combinan hélices, paralelogramos, antenas, aletas, cúpulas, hojas, flores, cuchillas y otras formas intrincadas y erizadas, y cuentan con multitud de aristas, curvas, tubos, cintas y listones. Los cierto que los proyectos de Krasojevic a veces aprovechan su entorno, incorporando la nieve a su estructura para reforzarla y, en otras ocasiones, reaccionan ante el entorno, separándose en partes cuando tiembla la tierra para amortiguar los efectos del temblor.

 

Precursora

Margot Krasojevic, quien también es diseñadora y psicóloga,  irrumpió en el mundo de la arquitectura a través de proyectos vanguardistas y desde sus oficinas en Londres, Beijing y Belgrado, ha estado diseñando estructuras increíbles durante toda su carrera, pero sus diseños con formas extravagantes son cada vez más edificables, y varios de ellos se encuentran en construcción, de acuerdo a la web especializada en arquitectura ArchDaily.

Según esta arquitecta, nuestra forma de vivir está cambiando a un ritmo muy rápido y también la cara del entorno edificado, por lo que la infraestructura, a gran escala, y la tecnología e ingeniería ambiental, hidráulica y marina, necesitan aliarse para adaptarse a los cambios y redefinir los espacios habitables y los edificios.

Algunos de los diseños conceptuales más recientes de Krasojevic permiten echar un vistazo a cómo imagina esta arquitecta las edificaciones del futuro y su visión resulta fascinante. He aquí algunos ejemplos.

 

Cabaña de nieve artificial. Esta cabaña consiste en un gran marco o armazón, con techo en forma de cúpula y hecho de una malla de fibra de carbono, que sirve para acumular nieve en su estructura, e imita el entorno circundante contorneado por precipicios y paisajes vertiginosos. El marco de carbono atrapa aglomeraciones de nieve usándola como material aislante, y posibilitando “tallar” en dicha nieve habitaciones o nichos, para alojar a los ocupantes en su interior, así como conductos para ayudar a la circulación del aire.

 “La malla de carbono, se integra en el paisaje nevado y crea una cueva de nieve artificial ‘alrededor, debajo y desde dentro’ de la cual puede excavarse y acumularse la nieve en distintos puntos, para retener el calor, desviar el viento y proteger a sus ocupantes, permitiéndoles habitar la estructura en una forma similar a una cueva de nieve natural. Esta estructura, diseñada para Parche (Nepal) es de la misma naturaleza que los refugios de emergencia que pueden ser excavadas durante las experiencias de senderismo en la montaña”,  sostiene la arquitecta.

 

Jardines eléctricos. Los jardines piezoeléctricos de trolebuses son una propuesta para la ciudad de Belgrado, donde estos vehículos eléctricos son uno de los principales medios de transporte público. Este proyecto prevé utilizar materiales piezoeléctricos que estarán incorporadas a una estructura arquitectónica, en forma de hélice, y al racimo suspendido de cables por donde circula la electricidad que mueve los motores y sistemas de los trolebuses.

Los denominados materiales piezoeléctricos generan energía eléctrica continua cuando son sometidos a una tensión mecánica o la vibración causada por los movimientos. “En este proyecto, la electricidad será producida por el paso de los trolebuses al atravesar la estación y sus jardines, y por la lluvia que cae sobre el conjunto de cables suspendidos, según la arquitecta experimental, quien explicó que la corriente generada, después de ser transformada en corriente alterna, se utilizará para: iluminar las calles, proporcionar conexión a Internet vía wifi, recargar teléfonos móviles y coches inteligentes y accionar los aspersores de riego de los jardines.

 

Pista fotovoltaica de patinaje de hielo. La pista solar de patinaje sobre hielo proyectada por Krasojevic para un lago natural en la península de Kamchatka, Rusia, estará situada a gran altura en las montañas y rodeada de terreno volcánico. Su forma imitará la del agua congelada que se ha cristalizado en contacto con el viento.

“Este lago está expuesto a la luz del día, con temperaturas invernales promedio de 6 a 7 grados centígrados bajo cero, lo que asegura que sus aguas permanezcan congeladas durante los meses de invierno. La pista de hielo utilizará células fotovoltaicas unidas a la cubierta de la estructura y turbinas geotérmicas (que generan electricidad movidas por el vapor producido por el calor natural del interior de la tierra) para producir corriente eléctrica”, señaló la responsable del proyecto.

Según la arquitecta, esta electricidad se utilizará para congelar el lago durante el año o cuando sea necesario para los torneos de hockey sobre hielo, y hacer funcionar un cine que proyectará imágenes sobre las superficies de la pista de patinaje cubiertas de hielo y un pabellón balneario o ‘spa’ que también aprovechará el calor geotérmico.

 

Hotel sísmico dinámico. El proyecto de este hotel ha sido concebido por Krasojevic para contener y reducir la destrucción y las fatalidades de este edificio, que podría ocasionarle los terremotos producidos en la región occidental de Italia, cerca de Nápoles. El diseño de este edificio, construido con paneles de aluminio, vidrio y plástico, consta de tres elementos separados que se alejan el uno del otro cuando los primeros signos de temblores son registrados por los sismómetros del hotel. “Estos tres bloques constructivos vecinos se alejan entre sí, deslizándose a lo largo de una serie de marcos o soportes sísmicos con forma de paralelogramo sobre el que descansan”, explicó su diseñadora.

Los marcos de paralelogramo (cuadrículas de cojinetes de goma de aislamiento con juntas flexibles) actúan como amortiguadores sísmicos y pueden deformarse, desviarse o dislocarse para sobrellevar los temblores mientras absorben la energía cinética, (producida por el movimiento) de un terremoto. El edificio proyectado se dislocará y se “romperá”, reduciendo el impacto de la destrucción y salvando vidas, ante señales de advertencia temprana que producen los terremotos, incluidas las reverberaciones de una serie bandeja de agua, situadas alrededor del edificio, según explicó la arquitectaKrasojevic.

Publicado en Noticias

La torre de departamentos Tao Zhu Yin Yuan, estructura inspirada en la doble hélice del ADN, que se abrirá a finales de este año en Taipei (Taiwán), alojará 23 mil  árboles y será capaz de absorber 130 toneladas de dióxido de carbono anuales.

Unos la denominan “el bosque urbano vertical” debido a su gran contenido vegetal, para otros es “el edificio que ‘come’ contaminación” debido a su función ecológica, y hay quienes la llaman “la torre girada” a causa de su peculiar forma helicoidal.

La torre de apartamentos Tao Zhu Yin Yuan (TZYY), diseñada por el arquitecto belga Vincent Callebaut y cuya construcción está finalizando en Taipéi City (Taiwán), llama la atención de quien observa, tanto su proyecto en el papel, como su construcción en el moderno y pujante barrio de XinYin District, sede de importantes organismos gubernamentales y centros comerciales.

“El proyecto, denominado Agora Garden, consiste en una torre residencial conformada por cuarenta apartamentos de lujo y diversas instalaciones que cubren 42.335,34 m² de superficie. Será entregado a finales de 2017”, señaló Vincent Callebaut..

 

Bosque urbano

El arquitecto belga explicó que “esta torre antisísmica y sostenible en términos medioambientales es un prototipo de edificio verde absorbente de carbono, que dispondrá de 23.000 árboles y arbustos plantados en el suelo y los balcones, capaces de absorber anualmente 130 toneladas de CO2, como si fuera un bosque urbano”.  Según Callebaut, este edificio “no es ni una torre única, ni dos torres gemelas, sino dos torres helicoidales que surgen hacia el cielo y se reúnen alrededor de un núcleo central”.

Desde su base hasta la cúspide, a 93 metros de altura, los 20 niveles habitables y superpuestos verticalmente de este edificio se estiran y se retuercen 90 grados, presentando cada nivel un giro de 4,5 grados respecto del nivel inmediato y presentando en conjunto una fachada con curvas cónicas y convexas, según explica este arquitecto.

“Inspirado en la estructura de doble hélice del código genético o ADN, será un nuevo ecosistema que repatriará la fauna y la flora al corazón de la ciudad y generará un nuevo hogar de biodiversidad subtropical”, sintetiza el urbanista. Según el punto de vista del peatón que la observe desde las 4 calles circundantes, la torre TZYY cambiará de cara, adoptando uno de estos cuatros perfiles sorprendentes: “V”, “X” transversal, elíptica o piramidal, señala el autor del proyecto (www.vincent.callebaut.org). “Esta obra arquitectónica tiene un núcleo muy compacto, permite unificar dos unidades de vivienda en una sola sin necesidad de pasarelas, ofrece múltiples ángulos de visión hacia el paisaje urbano y dispone de una gran abundancia de jardines suspendidos”, añadió el experto.

 

Vistas panorámicas 

También destaca que este edificio ofrecerá a sus habitantes unas excepcionales vistas panorámicas del horizonte de la ciudad, especialmente de la muy próxima torre Taipéi 101, el rascacielos más alto del país, con sus 508 metros de altura, y también de la emergente área de negocios Central Business District. “Gracias a la ‘cascada de jardines’ suspendidos que cubrirán todo el edificio, la torre se convertirá en un verdadero parque vertical habitado en el corazón de la ciudad”, afirmó Callebaut.

El arquitecto explicó que estos jardines, en los que habrá nidos para aves, contarán con plantas comestibles, aromáticas y medicinales, y se complementarán con espacios de compostaje para convertir los desechos en fertilizantes orgánicos, y con tanques de almacenaje de agua de lluvia para el riego.

En el tejado del edificio se situará una gran pérgola fotovoltaica de 1.000 m² que transformará los rayos solares en electricidad, que se reintroducirá en la red del edificio, y debajo de esta estructura de acero, habrá jardines panorámicos, cuyas plantas filtrarán y purificarán la lluvia recogida y reinyectarán el agua en las tuberías de la torre, adelanta este arquitecto.

“La torre TZYY ha sido concebida como un edificio ecológico y algunos de sus sistemas claves son su iluminación natural en su núcleo y sótano, el reciclaje de las aguas pluviales y grises, la ventilación natural mediante ‘chimenea de viento en muro de cortina doble’ y la aplicación de sistemas automatizados e inteligentes para ahorrar y reutilizar energía, en sus ascensores y comunicaciones”, informó Callebau.

Publicado en Noticias

Los edificios “verdes” son sólo una de las caras, la más atractiva, de la construcción sustentable. La otra, la que no se ve pero es fundamental a la hora de pensar en estructuras que conserven el calor y el frío en la situación que se requiere y que además sean más eficientes energéticamente en la tecnología aplicada a los materiales. Por eso, un edificio sustentable es aquel que está bien aislado, tiene iluminación y aire acondicionado adecuados, y suele obtener la energía vía paneles solares o biomasa.

Un artículo, publicado por el diario argentino La Nación, enumera las principales tecnologías para aislamiento térmico disponible actualmente para que los denominados edificios “verdes” sean, además de vistosos, efectivos. Estas tecnologías son las espumas de poliuretano (PUR) y poliisocianurato (PIR), que son usadas en la producción de paneles sándwich, pieza central de los sistemas constructivos en seco. Los poliuretanos permiten un aislamiento térmico 700% mejor que el ladrillo, y 50% mejor que la lana de vidrio y al poliestireno expandido, que son los materiales más difundidos. El director de DOW Argentina, filial de la multinacional The Dow Chemical Company, Gabriel Rodríguez Garrido, sostuvo que “en tiempos actuales, donde el tema del ahorro energético está en boca de todos, tenemos la responsabilidad de innovar y acercar herramientas eficientes que contribuyan a hacer un uso responsable de la energía, tanto para cuidar el bolsillo de la gente como a los efectos que su uso excesivo produce en el país y en el mundo”.

 

En EEUU y Europa 

Estos sistemas de construcción están mucho más difundidos en Europa y los Estados Unidos que en América Latina. De esta forma, se consume hasta un 70% menos de energía, no se consume agua durante el proceso, se termina en la mitad de tiempo y no tiene desperdicio alguno. En definitiva, se trata de una tecnología extremadamente versátil, con aplicación en construcciones comerciales, residenciales e industriales; como shoppings, supermercados y cámaras frigoríficas, entre otros.  En ese contexto, el director de Marketing de Poliuretano para América Latina, Marcelo Fiszner, explicó que “la energía más sustentable es la que no se usa. La mejor forma de no usarla es con la aislación. Para eso el mejor producto es el poliuretano. Todavía se construye de forma muy tradicional, la industria de la construcción es la que menos ha avanzado”.

Si bien para muchos la nueva tecnología y los procesos de construcción no tradicionales se oponen a las construcciones tradicionales, (sobre todo por la pérdida de fuentes de empleo, señalan)  para la arquitecta y asesora en sustentabilidad del grupo español Unicer, Sandra Amerise, no necesariamente debe haber un divorcio entre ambos. “A nivel económico y social, la industria del ladrillo emplea a miles y miles de trabajadores en el sector. El sistema de construcción tradicional genera empleo y movilidad social, paleando las dos problemáticas sociales en cualquier país: la desocupación y la pobreza; ya que la mano de obra empleada no requiere altos niveles de instrucción y puede emplear a aquellos que se ven en una situación de emergencia socioeconómica”, señaló Amerise.

La especialista en sustentabilidad agregó que, dentro de las construcciones tradicionales, se debe pensar en la composición de los materiales que se utilizan, ya que pueden emitir gases nocivos que incrementan el calentamiento global y afectan la salud de quienes habitan los espacios donde fueron utilizados para edificar. A su vez, la futura escases de agua potable es también un tema en tratamiento con tecnologías que ahorran este recurso, recolectan el agua de lluvia y la reutilizan. “La realidad exige que los arquitectos comencemos a diseñar desde una visión bioambiental, considerando el entorno natural en el que se emplazará el proyecto, las construcciones y vegetaciones preexistentes y el comportamiento de las condiciones climáticas a lo largo del año. Veo como una posibilidad el desarrollo de un sistema mixto porque, de esa manera,  los márgenes de eficiencia serían altísimos”, concluyó Amerise.

Publicado en Noticias
Página 5 de 10
Top