JoomlaLock.com All4Share.net

En el tercer trimestre del 2017 la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones (Comap) recomendó 105 proyectos para que reciban exoneraciones fiscales por un monto de inversión asociado de US$ 167 millones, según informó la Unidad de Apoyo al Sector Privado (Unasep) del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Estas cifras representan una baja de 7% en el número de proyectos que accedieron a beneficios fiscales respecto a igual período de 2016, y una caída de 59% en el monto a invertir en la misma comparación.

Igualmente, los emprendimientos recomendados en el tercer trimestre son superiores a los registros previos de 2017 y a la vez la cifra más baja para dicho período del año desde 2008. Los mismos resultados se repiten para los montos asociados a los proyectos. De hecho, en este último ítem hay únicamente dos registros trimestrales menores en 10 años sin considerar las cifras de 2017.

Mientras que en el acumulado del año, se llegó a 263 inversiones recomendadas (una caída de 16% respecto al mismo período del 2016) por un monto de US$ 394 millones (44% menos que el año pasado). En ambos casos se trata de los menores números desde 2009 para el segmento enero-septiembre.

 

Localizaciones 

El diario El País difundió parte del informe de la Unasep, donde se explica que “parte de la variación negativa responde a los montos de pocos proyectos de gran porte de energías renovables (eólica, fotovoltaica y biomasa) que en el período enero-septiembre de 2016 alcanzaron US$ 187 millones, mientras que en igual lapso de 2017 alcanzaron US$ 7 millones”.

Acerca de la localización, la Unasep detalló que 59% de los proyectos recomendados en el trimestre se instalarán en el interior y 32% en Montevideo, con un 9% restante que se situarán en varios departamentos. “En los últimos años se observa una mayor participación de los proyectos a localizarse en el interior, superando el umbral del 50% del total para los últimos cinco años, acorde con el objetivo de descentralización del régimen de promoción”, destacó el informe.

Por otra parte, la inversión que tiene como fin la incorporación de maquinaria y equipos en el trimestre alcanzó los US$ 73,7 millones, mientras que la destinada a obra civil se ubicó en US$ 93,6 millones (44% y 56% del total respectivamente). Los proyectos recomendados en el trimestre se comprometieron a generar 480 nuevos puestos de trabajo, mientras que si se toma todo el año la creación de empleos llega a 1.459.

A su vez, entre julio y septiembre de 2017, las empresas nuevas (aquellas que en el ejercicio anterior a la presentación no tuvieron ingresos gravados) que presentaron proyectos para acceder a exoneraciones fueron 12% del total, y representaron el 50% del monto asociado a la inversión (US$ 83 millones).

En tanto, de los emprendimientos presentados en el trimestre, el 70% corresponde a pequeñas y medianas empresas (Pymes) y el restante 30% a empresas grandes, y en términos de inversión asociada la correspondiente a Pymes representa el 72% de la inversión total. La Unasep destacó “una tendencia creciente en los últimos cuatro años” de participación de este tipo de empresas en el total de proyectos presentado, señala el informe.

El concepto nació en los años 90 de la mano de un grupo de arquitectos alemanes y suecos. Se llama Passivhaus, y se trata de una serie de normas energéticas que se pueden aplicar a cualquier construcción. Lo básico: aislamiento térmico de suelo, muros y techos, sin puentes térmicos y con sistemas de ventilación de recuperación de calor.

Un 40% de la energía que consumimos se usa para calentar los edificios. Partiendo de esta premisa, la pregunta que se hicieron los responsables de Passivhaus fue:¿Qué ocurriría si fuésemos capaces de calentar una estancia sin necesidad de encender la calefacción? La respuesta está en un menor consumo de energía y una reducción en las emisiones CO2, aparte de un máximo confort y un clima acogedor sin caídas de temperatura. Y todo eso es lo que se consigue construyendo según el estándar Passivhaus.

En comparación con los métodos convencionales, la Passivhaus permite la conservación de recursos, uso activo y pasivo de energías renovables, incremento del valor de las propiedades y una mayor conservación de edificios. A diferencia de los inmuebles de bajo consumo energético, este estándar evita pérdidas de calor gracias a una cubierta estanca, a un aislamiento óptimo, que previene la formación de puentes térmicos en puntos críticos como ventanas, y a una orientación que aprovecha la radiación solar. La empresa Sto Ibérica, que fabrica elementos constructivos para edificación sostenible, reconoce que su aplicación “supone un incremento de entre el 5% y el 8% en los costos de construcción”, pero se consigue un ahorro económico a largo plazo.

 

Cinco conceptos

Según la Plataforma de Edificación Passivhaus se puede disminuir hasta un 75% el consumo de energía. Para ello hay que construir a partir de cinco conceptos básicos:

 

Aislamiento térmico de suelos, muros y techos. Toda la envolvente de la casa debe estar perfectamente aislada. Es decir, que no haya intercambio de calor entre el interior y el exterior. Hay que tener en cuenta el clima de la zona para calcular el grosor de los materiales aislantes que se utilicen. Cuanto más frío, más cantidad de material aislante.

 

Ventanas y puertas de altas prestaciones. Son los huecos naturales de las casas, por donde se suele perder o absorber una gran cantidad de calor. El cristal debe ser doble o triple. La mejor carpintería para el cerramiento, por sus propiedades térmicas y acústicas, es el PVC y la madera. Una casa pasiva reduce el gasto de energía hasta un 75%.

 

Eliminar los puentes térmicos. Son las pérdidas de calor que se producen en los ejes y las juntas, donde coinciden dos materiales distintos dejando huecos entre sí. La solución es no interrumpir la capa de aislamiento y, en el caso de que sea inevitable, colocar en esas zonas un aislante térmico adicional.

 

Sistemas de ventilación mecánicos con recuperación de calor. Permiten renovar el aire controlando la entrada y la salida, de tal manera que, si el aire es frío se aprovechará el calor generado por las personas y los aparatos eléctricos de la casa para aumentar su temperatura. Si por el contrario la temperatura exterior es alta, se expulsará el aire viciado refrescando el que entra. La inversión energética para lograrlo es muy baja.

 

El entorno tiene que ser estanco. No debe haber corrientes de aire. Eso permite que se controle la temperatura del interior de la casa con una mínima intervención de los sistemas de climatización.

El acuerdo entre el gobierno y UPM establece la inversión en capacitación por 1,5 millones de dólares por parte de la empresa finlandesa y una cifra similar por parte del Estado, destacó el director del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop), Eduardo Pereyra. Agregó que los cursos se formarán según los perfiles necesarios y que habrá un registro para los interesados en la plataforma Vía Trabajo.

 “En materia de capacitación, se acordó una participación activa del Inefop y del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) en lo que tiene que ver con el registro de personas interesadas en trabajar en la recepción de perfiles profesionales que demandará la empresa y en el financiamiento del 50% de la capacitación”, detalló Pereyra, en declaraciones a la prensa.

Explicó que se invertirán anualmente 1,5 millones de dólares por cada parte, o sea Estado y empresa. Manifestó, además, que “la empresa dará un listado de oficios, profesiones y perfiles profesionales que necesite para que Inefop brinde las capacitaciones”. Eduardo Pereyra destacó que “el Inefop y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social instalarán aulas móviles y otros dispositivos y llevarán adelante la coordinación entre la empresa, la Universidad Tecnológica (UTEC), la Universidad del Trabajo del Uruguay (UTU) y entidades de formación privadas”.

En este contexto, señaló que los interesados en ofrecer sus servicios deberán inscribirse en la plataforma Vía Trabajo, para que las empresas que provean a UPM acudan a este recurso. También  explicó que durante el proceso “las personas tendrán facilidad para inscribirse, para que luego las empresas seleccionen según los perfiles que necesiten”.

También la  ministra Carolina Cosse, tras comparecer en la Comisión General del Senado para informar sobre el acuerdo entre el gobierno y UPM el pasado 28 de noviembre, hizo referencia los puestos de trabajo que podría generar la segunda planta.  “Este emprendimiento industrial puede generar un promedio de 3.000 puestos de trabajo en la fase de construcción de la planta, con picos de hasta 5.000. Mientras que cuando esté en operación se alcanzarían a 4.000 lugares de labor directos e indirectos, más unos 3.500 a 4.000 inducidos”.

La ministra aseguró que esos empleos generados serán de calidad asegurada y requerirán capacitación permanente, lo cual se reflejaría en remuneraciones sensiblemente superiores al promedio. Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas, se aguarda la inmigración hacia esa zona de unas 10.000 personas.

Cosse afirmó que el gobierno convocará a un ámbito de negociación multipartita para la instrumentación de un procedimiento de prevención y solución de conflictos, así como la regulación de piquetes y ocupaciones. En tanto, la empresa será responsable de proporcionar viviendas a los trabajadores de la construcción, al menos 60 casas, las que finalizado el proceso serán transferidas al Estado uruguayo.

Por otra parte, estimó que el producto interno bruto por persona de los departamentos de Cerro Largo, Durazno, Florida y Tacuarembó crecería entre 10 y 15 %. Asimismo, informó que en el escenario más probable, UPM pagará siete millones de dólares anuales durante los primeros 20 años, 10 veces el canon que abonan hoy las demás plantas en zona franca.

En materia ambiental, la ministra indicó que la empresa finlandesa deberá cumplir con todos los requisitos y procedimientos establecidos en la normativa uruguaya.

En lo que refiere al proyecto del ferrocarril central, aclaró que será llevado adelante por el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, independientemente de la puesta en marcha de la planta de celulosa, y que se hará a través de una licitación pública internacional. En tanto, para el proyecto portuario la empresa presentará una iniciativa privada por una inversión estimada de 200 millones de dólares.

Poco a poco, la industria de la construcción en Europa comienza a hablar de “Construcción 4.0”. Pero, ¿qué se esconde detrás de este concepto y cómo está ligado al mundo de lo virtual? La explicación, o parte de ella, es que la construcción, en materia de digitalización, es uno de los sectores más atrasados de digitalización de todo el mundo. De hecho, la ineficiencia en el uso del tiempo y el dinero es uno de los mayores problemas de la construcción y los grandes proyectos (ya sean obras públicas, residenciales u otros) suelen tardar un 20% más del plazo previsto y, los gastos, pueden superar por 80% el monto previsto en un principio.

Es en este contexto que conceptos como el de Construcción 4.0 toman mayor relevancia. Pensado como la llegada de la cuarta revolución industrial y derivado del concepto de Industria 4.0 (el cual fue promovido en Alemania para describir sistemas industriales ultraeficientes e inteligentes, con muchas etapas del proceso completamente automatizadas); esta idea implica que el potencial digital moderno se ponga en función de mejorar no solo los tiempos sino también el uso eficiente de los recursos.

Con esto se lograría revertir el lucro cesante de este sector por ineficiencias de métodos predigitales y poder revolucionar no solo el mercado de materiales sino también el laboral: la construcción emplea a alrededor de 7% de la población activa del mundo y es uno de los mayores sectores de la economía global, con aproximadamente 10 billones de dólares que se gastan al año en bienes y servicios vinculados con la construcción. Si la productividad en la construcción se triplicara, la economía mundial aumentaría en un 2%, lo que equivale a 1,6 billones de dólares.

Pero, en otras palabras, que las empresas constructoras adopten estas nuevas tecnologías también significaría que sea más frecuente que la obra termine a tiempo y en los costos presupuestados.

 

La era digital

En la búsqueda de impulsar esta revolución, la empresa de origen alemán Knauf está invirtiendo en aplicar la Construcción 4.0 a su negocio y como resultado posee productos con mejoras de calidad y eficiencia de producción, que ya comenzaron a ser comercializados en Europa. Entre ellos, se encuentran el sistema compuesto de aislamiento térmico ETICS que reduce la pérdida de energía por hasta 50% o más. Además, la empresa ha lanzado la línea de productos Cleaneo Akustik, que tiene una función de purificación activa del aire llamada Cleaneo Technology. Esta tecnología está derivada de una piedra volcánica llamada zeolita. Se emplea una versión sintética llamada Zeoflair, una variedad más concentrada, que combate los agentes contaminantes del aire, purificándolo y haciéndolo circular sin ninguno de los contaminantes antes enunciados de una manera cien por ciento natural.

La línea de productos Knauf se adapta también al Building Information Modeling o sistema BIM, una plataforma digital que articula de manera orgánica los datos para el diseño, la construcción, operaciones y mantenimiento, y eventual restauración de un edificio, como también su potencial demolición. Es otra manera en que Knauf impulsa la Construcción 4.0.

La titular de la cartera de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA), Eneida de León, afirmó que  “el gobierno espera superar la meta de 10.000 viviendas cooperativas en el quinquenio”, al tiempo que detalló que hay 6.500 unidades en obras en 170 cooperativas, 60 % de las cuales están en el interior del país.

Además, informó que se adjudicaron 80 viviendas para pasivos en Montevideo y otras 30 en Fray Bentos para trabajadores, y que se entregaron viviendas a familias que fueron afectadas por inundaciones en Artigas, Salto y Paysandú.

“Hay 900 realojos en todo el país con más de 80 intervenciones por año del Plan de Mejoramiento de Barrios, que realiza infraestructura en los barrios más carenciados”, apuntó la ministra.

Destacó que para el 2018 habrá 40 proyectos para más de 1.000 viviendas nuevas, de las cuales 30 son para población en general y 10 para pasivos. En otro tramo de la conferencia, sostuvo que en el sector privado hay 6.500 viviendas promovidas terminadas, 4.500 en obra y 5.000 cuya construcción va a comenzar. Añadió que en la actualidad son 600 las obras por el sistema de autoconstrucción. También detalló que hay más de 10.000 contratos de alquiler garantizados por el ministerio.

En otro orden, de León indicó que la cartera bajo su responsabilidad trabaja para finalizar el proyecto de ley para inmuebles abandonados, que está basado en los anteriormente presentados y “busca instalar familias en la ciudad consolidada con servicios e infraestructura adecuada”. Al respecto explicó que “debe definirse la doble situación de abandono y que el bien afecte la calle y el barrio para que sea posible intervenir con una actuación judicial rápida”.

Por su parte, la Comisión Pro Erradicación de la Vivienda Rural (MEVIR) y el Instituto de Colonización (INC) acordaron construir viviendas e infraestructura por 160 millones de pesos, según se anunció desde Presidencia de la República (www.presidencia.gub.uy). En este sentido, la presidenta de Mevir, Cecilia Bianco, y su par del Instituto Nacional de Colonización (INC), Jacqueline Gómez, firmaron un convenio marco de cooperación por el que se invertirán 160.000 unidades reajustables (UR) para construir viviendas, salas de ordeñe y galpones, así como mejorar la caminería, electrificación y alambrados perimetrales.

Bianco y Gómez suscribieron ese acuerdo interinstitucional con la finalidad de un mejor aprovechamiento de los recursos y una complementariedad técnica, a los efectos de realizar más de 60 intervenciones focalizadas en la construcción de viviendas en colonias del Instituo Nacional de Colonización.

A través de este acuerdo, Mevir asume la obligación de proporcionar asistencia técnica al INC para los servicios profesionales de arquitectura, agrimensura, trabajo social y geología en la realización de programas y proyectos, ejecución, administración, contralor y dirección de las obras, además de aportar todos los equipos de infraestructura necesarios.

 

Convenio por dos años 

Bianco explicó que el convenio que desarrollará acciones durante dos años implicará un costo total de 160.000 UR (160 millones de pesos) y unas 80.000 UR por año, cifras que permitirán la concreción de un proyecto en el que trabajan ambas instituciones desde hace un año y medio.

También posibilitará la planificación de acciones para continuar el trabajo que ya se concreta en más de 20 colonias del INC, además de impulsar el óptimo manejo de recursos humanos y económicos.

Hasta el momento, Mevir totalizó más de 600 intervenciones junto al INC a lo largo de su historia en todo el país. “En lo que va del quinquenio, hemos hecho trabajos de modo coordinado por unas 130.000 unidades reajustables, lo cual nos permite decir que en el quinquenio esta entidad hará un esfuerzo en coordinación con Mevir, lo cual redundará en la realización de infraestructura productiva y de vivienda por casi 10 millones de dólares”, señaló la jerarca.

Gómez destacó que el INC ha definido como prioritario trabajar en el acceso a la tierra y en las condiciones de vida de los productores familiares y de los asalariados rurales para que puedan desarrollar sus proyectos, acción que calificó como aporte a la construcción del desarrollo rural de las personas que viven en esas zonas.

Página 2 de 35
Top