En entrevista con Del Constructor, el experto inmobiliario Julio Villamide realizó un balance sobre lo ocurrido…

En el marco de la gira oficial en búsqueda de inversiones, el ministro Víctor Rossi presentó en Hamburgo, Alemania,  y en el  Foro de Negocios Uruguay-Finlandia, frente a empresarios de ambos países, el Plan Nacional de Infraestructura 2015 – 2020.

En la Cámara de Comercio de Hamburgo, el ministro de Transporte y Obras Públicas, realizó una presentación sobre el Plan Nacional de Infraestructura que el gobierno pretende llevar a cabo en este quinquenio, de manera de  atraer el interés de inversores para lograr cumplir con los objetivos trazados en el plan.

Durante su discurso, el ministro destacó que el plan procura atender todas las áreas en las que tiene necesidad el país. Para ello, se deberá invertir 12.500 millones de dólares. “Para el Uruguay, en infraestructura, es una cifra muy importante”, señaló Rossi. Las áreas destacadas por el ministro fueron vialidad, puertos e infraestructura ferroviaria.

Asimismo,  destacó que Uruguay  necesita una fuerte inversión en el mejoramiento de la red de carreteras del país, elevando su nivel y procurando dar respuesta a las zonas en las que se ha concentrado el tránsito vinculado al crecimiento de algunos rubros de producción, “particularmente, al crecimiento de la producción de madera”.

 

Proyectos portuarios

Además, el jerarca señaló que en Uruguay están en marcha una serie de proyectos que apuntan al crecimiento de la actividad portuaria, particularmente a la especialización de áreas del sistema portuario nacional y al crecimiento de algunas áreas especializadas en el Puerto de Montevideo.

El mayor desafío para el país, sostuvo el ministro, se encuentra en materia de infraestructura ferroviaria. Al respecto, Rossi señaló que “nos encontramos con lo que consideramos una muy buena oportunidad”, señalando la posibilidad de una inversión de alrededor de 5 mil millones de dólares a través de la instalación de una tercera planta de celulosa. La instalación de esta planta “exige a su vez algunas medidas concretas de infraestructura adicional”, enfatizó el ministro.

De esta forma, Rossi sostuvo que se necesita recuperar el trazado de 300 km de vía desde Paso de los Toros hasta el puerto de Montevideo. Se trata de una estructura “que tiene un origen de tecnología del siglo XIX, necesitamos en estos 300 km inexorablemente avanzar hacia el siglo XXI”. La visita a Alemania, señaló el ministro, procura encontrar los vínculos, así como generar el interés “que permita ayudar a concretar este objetivo tan importante, que exige inversión, que exige conocimiento, que exige  trabajo, que exige mantenimiento posterior y, por lo tanto, un sistema de complementación que seguramente podría proyectarse en el tiempo”.

 

En Finlandia

El ministro de Transporte y Obras Públicas también disertó en el Foro de Negocios Uruguay-Finlandia frente a empresarios de ese país, donde volvió a hacer hincapié en la necesidad de infraestructura ferroviaria de cara a la construcción de una nueva planta de UPM en el país.  En este contexto, dijo que en materia ferroviaria, adelantó, que a mitad de año, se llamará a licitación para el tramo que va desde el centro del país al Puerto de Montevideo.

Durante el evento, también, explicó que se están preparando obras en materia portuaria, que ya están en ejecución. Además, sostuvo que se necesitan “infraestructuras adicionales para el desarrollo de lo que es el potencial forestal del país”. Al respecto, manifestó que se requiere una inversión de 350 millones de dólares para la rehabilitación de 500 kilómetros de carretera y reforzamiento y construcción de nuevos puentes.

Asimismo se necesita inversión para la rehabilitación y mantenimiento de 300 km de vía férrea, particularmente el tramo que va desde el centro del país al puerto de Montevideo. “Esta inversión es un desafío fundamental para el éxito de nuestra gestión de gobierno. Es lo que nos va a permitir establecer una columna vertebral de la red ferroviaria del país, que utiliza tecnología del siglo XIX y que necesitamos colocar en el siglo XXI”, señaló el jerarca. También adelantó que a mitad de año se llamará a licitación para el tramo que va desde el centro del país al puerto de Montevideo.

En su presentación, el ministro hizo referencia a los instrumentos legislativos con los que cuenta el país para la concreción de las inversiones en obras de infraestructura, particularmente las participaciones público privadas. Al respecto, Rossi señaló que están en proceso de adjudicación cuatro proyectos y que se prevé concretar llamados para cuatro proyectos más en materia de carreteras, por un total de 750 millones de dólares.

A partir del 1º de marzo y hasta el 28 de abril, el MVOTMA mantendrá abierto el programa Financiación a Cooperativas de Usuarios para egreso de socios. El llamado habilitará a las cooperativas de usuarios a solicitar préstamos en unidades reajustables (UR) con garantía hipotecaria de esa cartera para restituir el capital social de quienes quieran retirarse.

Las cooperativas de todo Uruguay interesadas en inscribirse en este programa deberán presentarse en la oficina de la Dirección Nacional de Vivienda (Dinavi), en Montevideo, entre el 1º de marzo y el 28 de abril, con la documentación establecida.

Este llamado habilitará la presentación a cooperativas de usuarios por ayuda mutua o por ahorro previo que estén interesados en solicitar un préstamo en UR con garantía hipotecaria del Ministerio de Vivienda para restituir el capital social de socios que egresen.

 

Capital social

El programa prevé financiar este año el capital social de hasta 100 cooperativistas que egresen, y cubrirá como máximo el 85% de lo que se deba restituir a cada socio. Para participar, las cooperativas deberán presentar un listado de socios aspirantes a ingresar al grupo cooperativo.

Los interesados pueden conocer dónde se encuentran las viviendas disponibles a través de la Federación Cooperativa de Viviendas de Usuarios por Ahorro Previo (Fecovi) y la Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (Fucvam).

El MVOTMA indica que, para las cooperativas que hayan culminado la amortización del préstamo principal, los préstamos tendrán un plazo de amortización de 25 años en UR y a 5% de interés anual, y podrá aplicarse la modalidad de subsidio a la cuota vigente. Asimismo, para las cooperativas en proceso de amortización de un préstamo principal obtenido bajo la reglamentación 1994 o anterior, los préstamos tendrán un plazo de amortización de 25 años en UR y se mantendrá el beneficio a la tasa de interés por concepto de buen pagador en caso de corresponder.

 

Requisitos

Para realizar la solicitud, las cooperativas deberán tener Certificado de Regularidad vigente a la fecha de la presentación, haber iniciado su proceso de amortización en fecha anterior a 2007 y el valor de tasación de las viviendas de la cooperativa no podrá ser superior a 2.050 UR para viviendas de dos dormitorios, 2.500 UR para las de tres y 3.100 UR para las de cuatro dormitorios, a valores de la UR de agosto de 2016.

Las cooperativas deberán presentar un listado de aspirantes a socios cuyo número sea igual al de los socios que egresen y una cantidad de suplentes no inferior a 50% de los aspirantes titulares. A su vez, la cooperativa no podrá variar las familias a ingresar en sustitución de los socios que egresan sin la autorización previa del Ministerio de Vivienda.

Por su parte, los aspirantes a socios deberán contar con ingresos familiares líquidos legales de hasta 60 UR con valor a diciembre de 2016 y ningún integrante del núcleo familiar podrá haber tenido una adjudicación anterior de vivienda por parte del Ministerio, con excepción de la garantía de alquiler, condición que no aplica a hijos de destinatarios y cónyuges con divorcio o separación de bienes.

El Ministerio indica que, si la vivienda es parte de una cooperativa en proceso de amortización cuyo préstamo principal haya sido obtenido bajo la reglamentación 1994 o anterior, el aspirante a socio deberá demostrar capacidad de pago de la cuota de amortización correspondiente a la vivienda a la que aspira.

En ese caso, la cooperativa será responsable de corroborar esta condición, ya que el incumplimiento de pago no dará lugar a subsidios adicionales. Los aspirantes deberán aportar 15  del capital social del socio que egresa. La verificación de este ahorro se realizará en el momento de la escrituración del préstamo.

En caso de que la cantidad de socios a egresar exceda el número de 100 para el total de cooperativas habilitadas a presentarse, se conformará un orden de prelación en el que se comenzará con las cooperativas que tienen mayor antigüedad en el inicio del proceso de amortización de su préstamo principal.

Finalmente, tras las movilizaciones del sindicato de la construcción, el Directorio del Banco de Previsión Social postergó el tratamiento de una resolución que hubiese modificado la forma de calcular las licencias en la construcción que iba a ser aprobada con los votos de los cuatro directores que representan al Poder Ejecutivo.

El representante de los trabajadores en el directorio del BPS, Ramón Ruiz,  informó a El País que la decisión se adoptó por unanimidad y que se conformará un ámbito de negociación para buscar una solución.

El BPS había detectado inconsistencias en la metodología de cálculos de las licencias y había resuelto adoptar medidas para revertir el déficit que se había generado en este servicio. Su presidente Heber Galli había explicado a El País que se apuntaba a “mejorar lo que recaudamos y racionalizar lo que pagamos”. En los dos últimos años el servicio de pago de estas prestaciones había arrojado pérdidas por unos $ 300 millones anuales y el BPS esperaba que la situación se repitiera en en el 2017.

 

El conflicto

Estaba previsto que se subiera de 28 a 28,6% el aporte de las empresas porque se detectó que no existía una alícuota específica para financiar las licencias por antigüedad, explicó Galli. Y estaba previsto cambiar los criterios para calcular las licencias. La intención del BPS era pasar a considerar 20 días de licencia cada 223 días trabajados. Hoy se consideran 20 días cada 216 trabajados.

Pero el Sunca denunció hace dos semanas que el proyecto de resolución supondría una caída de entre 8,64% y 9,4% en los montos pagados de licencias y de salarios vacacionales.

 

La visión del Sunca

El dirigente del Sunca, Óscar Andrade, señaló entonces que “lo insólito de esta decisión, que además parece que se va a tomar a ritmo de vértigo, es que el fundamento es que lo que se recauda por parte del BPS para pagar licencias es insuficiente y un fundamento muy frágil porque de los últimos 14 años, en 12 años esta recaudación dio superávit y el  superávit global supera los $ 920 millones”.

En la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Representantes, Andrade dijo que “a nosotros nos presentan una propuesta que establece que si esto se hubiese aplicado en 2015, de 967.953 jornales pasaríamos a generar 884.309.

De aplicarse eso en 2015, hubiéramos pasado de que apenas algo más de un 17% de los trabajadores de la construcción que hoy llega a los veinte días de licencia a un 13% de trabajadores de la construcción que llega a los veinte días de licencia. Si se aplica esta propuesta, nosotros tendríamos que crecer en un 9,48% la cantidad de jornales para recuperar la cantidad de jornales perdidos con esta iniciativa”.

 

Recortes

Según datos aportados por el representante sindical, el año de mayor cantidad de jornales promedio de quien trabajó todo el año se llegó a 204.

“Hoy se nos calculan los veinte días de licencia por 216 jornales. Y en ese marco se plantea un recorte en un fondo que es superavitario y sin contemplar que hubo una reducción del aporte patronal considerable de cerca de una cuarta parte a partir de 2004. Tampoco se considera que hubo un convenio colectivo que habla de agotar las instancias de negociación. Las posibilidades de que Rentas Generales deba cubrir la licencia y el salario vacacional de la construcción son cero”, aseguró. 

También dijo que lo que ha recaudado el fondo de reserva creado por ley es superior a lo que pagó el fondo.

El documento, denominado “Informe de Expectativas del Sector de la Construcción” fue elaborado en diciembre pasado con el objetivo de monitorear las expectativas de las empresas del sector  de  la  construcción  respecto  a  las  principales  variables  económicas,  su  capacidad instalada y expectativas de crecimiento. Esto  permite  obtener información  relevante  sobre la coyuntura actual y la evolución futura del sector y la economía en su conjunto. Para ello, se consultó a 71 empresas asociadas a  la Cámara de la Construcción del Uruguay (CCU) y a 10 empresas que integran la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay (APPCU).  Del total de empresas contactadas se obtuvo una tasa de respuesta de 38,3%.

La percepción actual fue relevada mediante la variable de interés, para los que las empresas que respondieron debieron elegir entre “buena”,  “ni  buena  ni  mala” o “mala”,  mientras que las expectativas fueron recogidas mediante  la  percepción  de  la  evolución  futura  respecto  al  estado  actual, dividiéndose en “al  alza”, “igual” o “a la baja”.

 

Percepción

En  cuanto  a  la  percepción  actual,  tanto  de  la  economía  como  del  sector,  predominan  las respuestas  neutras  81%  y  71%  respectivamente,  seguido  de  las  respuestas  asociadas  a  una percepción negativa (16% y 26%). En  cuanto  a  las  expectativas  futuras,  si  bien  predominan  las  visiones  neutras  tanto  para  la economía (71%) como  para el sector (52%), la segunda categoría en cuanto a expectativas son respuestas  positivas.  Para  la  economía  el  19%  esperan  que  la  economía  evolucione  al  alza, mientras  que  para  el  sector  este  valor  se  ubica  en  el  entorno  del  32%.  “Esto  supone  una innovación  respecto  a  las  ediciones  anteriores  ya  que  es  la  primera  vez  que  se  releva  una proporción  de  esta  magnitud  de  respuestas  positivas  sobre  el  futuro  de  la  economía  y  el sector”, señala el informe.

 

Expectativas

Las empresas también fueron consultadas respecto a su capacidad instalada  actual y su expectativa a futuro.  Los resultados de esta consulta muestran que cerca del 48% se encuentran operando debajo del 70% de su  capacidad instalada,  observándose  un  valor  similar  para    la  expectativa  de  la  capacidad  instalada. “Adicionalmente” expresa el documento, “se  consultó  a  las  empresas  respecto  de  la  probabilidad  de  expansión  de  la capacidad en cuanto a maquinaria y persona. 

El 64,5% de las empresas ven como muy  poco  probable o  poco  probable  la  expansión  de  maquinaria;  este  indicador  se  sitúa  en torno al 61% para el caso de personal”.

Por último, se relevaron las expectativas sobre la evolución de los costos y sobre cuáles son sus principales factores que inciden sobre éstos.

“En  cuanto  a  la  evolución  de  los  costos,  el  52%  espera  que  evolucionen  a  la  par  que  el  IPC mientras que el 48% espera que evolucione por encima. El 90% identifica como principal factor de incidencia, el costo a la mano de obra, seguido de los insumos locales y costos financieros”, concluye el documento del Informe del Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción (CEEIC).

Página 98 de 109
Top