JoomlaLock.com All4Share.net

Según el Colegio de Escribanos de Buenos Aires, el mes pasado se cerró con un total de 4.222 escrituras, lo que representa un aumento del 43,9% en comparación con el mismo mes del año anterior y un alza del 18,4% respecto al mes de julio. Con esta subida, el sector acumula en los primeros ocho meses del año un incremento del 13%. Si se tienen en cuenta los montos de las ventas, el total acumulado asciende a 40.338 millones de pesos argentinos (unos 2.660 millones de dólares estadounidenses), un 79,5% más frente al mismo periodo de 2015.

 “El 2016 evidencia un cambio de tendencia que se percibe favorable tanto para la oferta como para la demanda de unidades nuevas y usadas. El sinceramiento de la economía que impulsó el nuevo gobierno de Mauricio Macri planteó un cambio de paradigma que modificó positivamente las expectativas de los inversores y de quienes venían difiriendo un cambio de vivienda”, afirmó Silvia Caviola, directora del Departamento de Economía y Finanzas de la Fundación Universidad Argentina de la Empresa (UADE).

La especialista aseguró que este cambio de tendencia también se verifica en el repunte de la cantidad de escrituras de compra-venta y en el número de hipotecas bancarias. En este contexto y, “tal como se vino observando a lo largo del año, el mercado inmobiliario está recuperando su nivel de actividad y con fuertes apuestas para el próximo año a partir de nuevos desarrollos”, añadió Caviola.

Son varios los expertos que coinciden en destacar que las mejoras que se están produciendo en el mercado de la vivienda tienen mucho que ver con la llegada del nuevo gobierno el pasado 10 de diciembre. Existen unas expectativas muy grandes en el sector de que se produzca un cambio de rumbo importante en materia económica, y que ello facilite la compra y la venta de casas en todo el país. De hecho, ya se están viendo los primeros movimientos provocados por esas expectativas, como la reactivación de las políticas de créditos hipotecarios por parte de entidades financieras argentinas como Banco Nación, Banco Ciudad y Banco Provincia.

 

Expectativas en el sector

De esta expectativa da cuenta un informe especial sobre el sector inmobiliario argentino elaborado por la consultora internacional KPMG en el segundo trimestre del ejercicio que mostraba señales optimistas respecto a las perspectivas del vecino país. “Se perciben cambios alentadores en el mercado inmobiliario, tanto para el sector premium como para la clase media. La mayoría de los actores coincide en señalar al cambio de gobierno como un factor que influenciará positivamente en la situación del sector en el corto y mediano plazo”, señala el informe.

En este contexto, explicaba que “las perspectivas de una fuerte apertura a inversores internacionales en conjunto a la reactivación de la construcción, motivada por la devaluación y la normalización del mercado cambiario como primeras políticas de la gestión del nuevo gobierno argentino, permitieron estabilizar el dólar en valores competitivos para el mercado, generando una confianza que abre nuevas posibilidades para la industria, especialmente a partir del segundo semestre del año.

A la ya mencionada liberalización del cambio de divisas, hay que sumar otras medidas adoptada por el gobierno de Macri, de las que se esperan que tendrán un impacto positivo en el sector de la vivienda. Una de ellas, y quizá la más importantes, es el programa de blanqueo de capitales, con el que el gobierno argentino espera que sus ciudadanos repatríen al menos 60.000 millones de dólares que se encuentran depositados en bancos extranjeros.

Por su parte, Damián Tabakman, rector de la Escuela de Negocios Real Estate y coordinador de los Postgrados de Real Estate de la Universidad Torcuato Di Tella, consideró que “para que haya una recuperación verdadera del sector deben pasar una serie de cosas, que se están dando incipientemente.  La más importante es la aparición del crédito hipotecario accesible para clase media, que es un producto que por años no existió en el país”. Según su opinión, “en la medida que ello se vaya concretando y que la gente se anime a endeudarse, aparecerá una demanda muy importante para nuevos emprendimientos”. Estimó que para que esas medidas den sus frutos será necesario que la inflación baje, algo que según sus previsiones probablemente ocurrirá en el segundo semestre del año próximo. Además, señaló otras medidas relevantes que se deben llevar a cabo, como cambios en los impuestos, reaparición del financiamiento bancario para obras, celeridad en los permisos e inversión extranjera, por ejemplo.

Tabakman opinó que el sector se encuentra ante una buena oportunidad que supone una ocasión importante para la economía del país. Pero avisa de que los políticos deben hacer las cosas bien. “La construcción es uno de los motores del crecimiento económico local y la generación de empleo genuino, de modo que una reactivación del sector será uno de los grandes elementos que potenciará el esperado despegue de Argentina, la aparición de proyectos atractivos y el interés de inversores locales y extranjeros por apostar al país, de la mano de una progresiva construcción de confianza a largo plazo con reglas de juego claras y estables. Mientras ello no ocurra, él sostiene que los argentinos seguirán apostando por otros mercados del exterior que prometan mejores retornos. “Pero a mi juicio, hoy la oportunidad pasa por invertir en Argentina donde el rebote es mas probable”.

Por su parte, Caviola consideró fundamental, para que el sector se consolide, que los actores del mercado estén convencidos de que se han afianzado las variables económicas, que las reglas de juego no se van a modificar y que la confianza ha vuelto al sistema. “Si  esto ocurre  será muy  favorable para los inversores”, concluyó.

La actividad en la industria de la construcción seguirá incambiada, al menos es lo que se…
El Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA), anunció que la producción de vivienda…

Entre el lunes 17 y el jueves 20 de octubre se celebró en Ecuador la tercera conferencia de las Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible, Hábitat III, cuyo objetivo fue la consagración de una Nueva Agenda Urbana. Esta tercera conferencia es parte de un ciclo bidecenal que tuvo como antecesoras a Hábitat I (Vancouver, 1976) y Hábitat II (Estambul, 1996).

Dicha instancia fue la primera cumbre mundial de las Naciones Unidas luego de aprobada la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, por lo cual representó una oportunidad única para discutir el importante reto que llevan adelante los Estados al momento de planificar y gestionar sus acciones con el fin de cumplir con los objetivos que persigue el desarrollo sostenible.

Al encuentro asistieron en representación de Uruguay la ministra de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Eneida de León; el titular de la Dirección Nacional de Ordenamiento Territorial José Freitas, integrantes de la Cámara de Diputados y representantes de la Intendencia de Montevideo quienes, junto a delegados de varios países, dialogaron sobre los temas de desarrollo urbano sostenible y la implementación de la Nueva Agenda Urbana.

 

La exposición de Uruguay

 

La delegación de Uruguay encabezada por la ministra de León desarrolló una agenda que incluyó plenarios y mesas redondas,  abarcando los principales temas de la nueva agenda urbana, además de la presentación del Informe Nacional. Este documento es el resultado de un proceso de trabajo liderado por el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente que involucró a todas sus direcciones nacionales e incluyó la participación de instituciones públicas y organizaciones de la sociedad civil que trabajan en relación al desarrollo urbano y territorial, el mejoramiento del hábitat, el cuidado del ambiente y la implementación de estrategias para el acceso a la vivienda con el propósito de avanzar hacia el desarrollo sostenible y aumentar las condiciones de vida favorables para la población.

En su intervención la ministra de León expresó que “Uruguay llega a esta tercera conferencia mundial sobre vivienda y desarrollo urbano sostenible con la esperanza de que culmine con la consagración de una Nueva Agenda Urbana que a todos comprometa. Tuvimos un proceso nacional, con la construcción del Plan Quinquenal de Vivienda en 2015, y ampliando los principales lineamientos de dicho Plan con consideraciones acerca del desarrollo urbano y territorial sostenibles, los temas ambientales, la gestión de los recursos hídricos y la respuesta al cambio climático.

En otro tramo de su exposición  agregó que “hay temas que nos convocan y fijan los objetivos de nuestro país: el derecho a la salud, el  derecho a la vivienda digna, el derecho de las poblaciones vulnerables, de las poblaciones rurales y de aquellos afectados por los cambios climáticos. En 1996 Uruguay incorporó en la Constitución de la República el valor de la protección ambiental y el interés social del desarrollo cuando se incluyó el concepto que declara de ´interés general´ la protección del medio ambiente. Pero, sobre todo, por ser de consagración más reciente, y por ser generada a consecuencia de la iniciativa popular, destacó el último ajuste constitucional  plebiscitado en el año 2004, que revalorizó la cuestión ambiental, del ordenamiento del territorio y del agua y el saneamiento. Con él, Uruguay fue el primer país del mundo en reconocer constitucionalmente, con visión de futuro, el derecho humano al agua potable y al saneamiento”. 

Para finalizar la secretaria de Estado declaró que  “estamos convencidos que no debemos ver a las ciudades como problemas sino revirtiendo los términos de esa oración, debemos entender a las ciudades como la solución de los grandes desafíos civilizatorios. Ese es nuestro compromiso”.

Previo a la temporada estival, la publicación “Casas en el Este” elaboró un informe sobre cómo se prepara el sector turístico y las expectativas en la temporada alta 2016-1017 en el este uruguayo. Según da cuenta la publicación especializada, en base a datos del comportamiento de los turistas que planean vacacionar en nuestro país, el análisis de datos oficiales y la situación regional en comparación a la temporada pasada, de mantenerse la tendencia Uruguay estaría frente a una temporada con un 16% de afluencia de turistas, lo que convertiría a esta temporada en récord histórico en cantidad de visitantes.

“El primer indicio de que será una temporada excelente en cantidad de visitantes es que el contexto de Argentina es mucho más favorable respecto a la temporada pasada. Recordemos que la temporada 2015-2016 tuvo un comienzo retrasado debido a la incertidumbre acerca del cambio de gobierno y la liberación del dólar, un factor clave en la decisión de veranear en nuestro país. Cuando a finales de noviembre Mauricio Macri resultó ganador de las elecciones y se conoció el rumbo económico del gobierno respecto al tipo de cambio, las consultas se dispararon y los argentinos llegaron en masa, contribuyendo a la que sería la mejor temporada en los últimos cuatro años”, sostiene el informe.  El incentivo para los turistas argentinos es el fin de las restricciones cambiarias, a lo que se le agrega un hecho decisivo como es que,  por primera vez en mucho tiempo, los precios de Uruguay están equiparados con los del vecino país”, señala el documento.

En cuanto a Brasil, las expectativas son de cautela, debido a la situación política del país. “El crecimiento sostenido que venía teniendo el público brasilero tuvo una merma en la temporada 2015-2016 (un 19% menos) debido a la crisis político-económica y devaluación que afectaron al país. Este año el panorama continúa sin mejoras, por lo que es previsible que se mantenga la cifra de visitantes”, sostiene el estudio. En cuanto al turismo interno, se recuerda que en el 2015 la expectativa de la baja de precios por la incertidumbre de la situación argentina también retrasó la decisión de alquiler por parte de los uruguayos. “Si bien este año hay una mayor cantidad de consultas y reservas todavía es muy temprano para saber si se trata de un adelantamiento de la decisión o si vamos a contar con una mayor presencia de turismo interno”, señala el artículo.

El informe concluye que “(el análisis de los datos de Casas en el Este), sumado a una situación argentina más que favorable y una marcada tendencia de aumento de turistas según las estadísticas oficiales, nos permiten pronosticar que el verano 2016-2017 será la mejor temporada en cantidad de turistas desde que se tienen registros. Este excelente resultado será dado, en gran parte, por la llegada récord de turistas argentinos, que reafirmarán, con más solidez que nunca, su tradicional favoritismo hacia nuestras playas”.

 

www.casaseneleste.com

Página 32 de 35
Top