Viernes, 27 Marzo 2020 17:03

Construcción 4.0, la nueva tendencia

Las tendencias en el mundo de la construcción van desde la reducción de emisiones a la domótica o la utilización de drones, pasando por dar un mayor uso a los espacios exteriores o los espacios antes casi olvidados como los baños.

El desarrollo residencial de los próximos años apuesta por la denominada “Construcción 4.0”, caracterizada por la automatización de procesos, el análisis de Big Data y las tecnologías disponibles en Internet. Este concepto busca, a través de la aplicación de nuevos métodos y tecnologías, transformar los procesos constructivos de las viviendas para hacerlos más seguros, eficaces, eficientes y productivos. Con estas premisas, las tendencias en el mundo de la construcción van desde la reducción de emisiones a la domótica, pasando por dar un mayor uso a estancias antes casi olvidadas como los cuartos de baño.

 

Reducción de emisiones. La sociedad está cada vez más concienciada con el respeto al medio ambiente. Las constructoras buscan soluciones para reducir las emisiones de los edificios en un 40% e intentan que el uso de las energías renovables llegue al 27%. Un ejemplo de esta tendencia es el concepto ‘casa pasiva’, donde el diseño arquitectónico de la vivienda está pensado para ahorrar energía y mejorar la salud de sus habitantes. Estos sistemas se ajustan a la nueva legislación y, aplicados en obra nueva (Passivhaus) y rehabilitación (Enerphit), consiguen una demanda calorífica anual máxima de 15 kilovatios/hora por metro cuadrado, reducen a una décima parte del gasto en calefacción, posibilitan que cada habitante caliente 10 metros cuadrado por sí mismo, mantienen una temperatura acogedora todo el año, presentan aire fresco integrado y brindan una atmósfera interior saludable.

 

Materiales ecológicos. Los materiales ecológicos se fabrican y distribuyen con un bajo impacto medioambiental, son duraderos, reutilizables y menos nocivos para la salud, y su origen natural impiden que se alteran con el frío, el calor o la humedad. La tendencia está en el uso creciente de materiales naturales, como el hierro, la madera, las fibras naturales, el vidrio, el terrazo y el mármol, así como las de pinturas con componentes naturales, anticontaminantes y sin aditivos químicos. En la misma línea, la apuesta está en utilizar materiales reciclados y reciclables, así como los que no generan ningún residuo una vez que han terminado su vida útil.

 

Renovables. El ahorro energético se logra mediante el aislamiento y la refrigeración de la vivienda, con ventanas de puente térmico, y una mejor elección de materiales para hacer las casas más frescas o más calientes en los sitios donde las temperaturas son bajas. También, cada vez hay construcciones que utilizan energías renovables como paneles solares, fotovoltaicos o el biogás.

 

Aplicaciones en la construcción. En el proceso constructivo algunas aplicaciones sirven para ahorrar en consumo de papel y reducir el impacto en el medio ambiente, y permiten el seguimiento en cada parte de los procesos de la construcción con lo que se optimiza la sinergia entre distintos equipos de trabajo, incluso entre operarios de la obra y arquitectos. En el interior de las viviendas, las cámaras de seguridad son casi del pasado, ahora las casas se pueden controlar desde un teléfono móvil. Algunas aplicaciones permiten controlar desde la seguridad, hasta un detalle tan simple como encender una luz.

 

Detectar errores. La realidad virtual se ha empezado a aplicar en la construcción. Entre otros usos sirve para examinar los avances de una obra sin necesidad de desplazarse físicamente. También se utiliza para recrear construcciones y así visualizarlas como si ya estuvieran terminadas con lo que se pueden detectar posibles errores o defectos antes de iniciar las obras o durante el transcurso de la construcción. Por otro lado, el uso de drones permite inspeccionar áreas de difícil acceso o demasiado extensas, con lo que se optimiza el tiempo y el personal requerido para estas tareas. Además, los drones pueden aportar y guardar datos muy útiles para la construcción.

 

Disfrutar al aire libre. Las nuevas construcciones intentan que se pueda disfrutar más del exterior. La idea es incorporar elementos del exterior en el interior, con grandes ventanas para crear estancias muy luminosas de tal manera que cuando no sea posible contar con un gran terraza, al menos tener un espacio interior que se asemeje a esta. Otra opción es el acondicionamiento de terrazas y balcones para usarlos todo el año. Para ello se utilizan cerramientos, que permiten tener una zona exterior lista para usar todo el año, pese a las inclemencias del tiempo.

 

Zona para relajarse. El estrés y la consiguiente necesidad de relajarse hace que la tendencia actual sea incorporar en el baño una zona de relax a modo spa. Con los nuevos materiales de construcción, el diseño y la decoración, se puede transformar un baño en una zona relajante.

Publicado en Noticias

La duración y la profundidad de la crisis económica provocada por la pandemia del COVID-19 dependerán de tres factores: la velocidad de la propagación del virus y a cuántas personas afecte, cuánto tiempo pase antes de que se encuentre una vacuna y si las medidas de los gobiernos logran realmente mitigar el daño.

Este es el análisis de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo, la UNCTAD. También dijo que el costo de la crisis en el ingreso global podría llegar a 2 billones de dólares. Una cifra conservadora ante otros pronósticos.

La rápida propagación del coronavirus está provocando pánico en los mercados financieros, fuga de capitales, devaluación de las monedas frente al dólar y una creciente amenaza de depresión global.

 

¿Recesión?

Jeffrey Frankel, profesor de la Escuela Kennedy de la Universidad de Harvard, cree que la posibilidad de una contracción económica “aumentó dramáticamente en los últimos días. Estamos muy cerca de una recesión global”, aseguró.

El crecimiento mundial será inferior este año al de 2019 por la epidemia de coronavirus, pero resulta “difícil predecir” cuánto va a caer la economía, según la presidenta del Fondo Monetario Internacional.

En América Latina, estamos ante un cóctel envenenado. Al coronavirus hay que sumarle un crecimiento muy lento, el desplome de las monedas y la caída del precio del petróleo, la soja y otros commodities. “Brasil, Chile y Colombia están entre los países más afectados por la devaluación de sus monedas en lo que va del año.

Y los países que ya están en recesión, como Argentina, por ejemplo, verán una recesión más profunda, mientras que los que están al borde de una, como es el caso de México, se verán arrastrados a una recesión”, explicó Marcos Casarin, economista jefe para América Latina de la consultora británica Oxford Economics. La peor parte, de acuerdo a Casarin, la veremos en los resultados de este primer trimestre y deberíamos observar una mejora a partir de mediados de año.

“Pero todo esto depende de variantes que aún no conocemos y que tienen que ver con la evolución del virus”, aclara.

 

En América Latina

Ya se sabía, mucho antes del coronavirus, que la dependencia económica de China era un arma de doble filo en la balanza comercial de muchos países latinoamericanos. En 2008, cuando Europa y Estados Unidos sucumbían ante la crisis financiera, esa estrecha relación permitió a la región aislarse y amortiguar la caída. Ahora, en cambio, esa “chino-dependencia” nos puede llevar a pique.

Según los cálculos de la OCDE, un punto menos de crecimiento en China implica una caída en idéntica proporción en el crecimiento de América Latina.

Tres de las grandes economías regionales -Brasil, Chile y Perú- tienen en el gigante asiático el primer destino de sus productos. Para varios otros países, es su segundo importador. En los primeros días el temor estaba centrado en los minerales de uso industrial como hierro y cobre, que dejaba de comprar Beijing. Esto, afectaría principalmente a las economías andinas.

La estrepitosa caída del precio del petróleo cambió el foco. Venezuela, Ecuador, Colombia, Brasil y México vieron mermar su entrada de divisas en forma dramática.

Goldman Sachs ya actualizó a la baja su perspectiva para las principales economías de la región: Brasil y Ecuador crecerán siete décimas menos (del 2,2% al 1,5% en el primer caso; del -0,3% a un deprimente -1% en el segundo); Perú, cinco décimas menos (del 3,3% pasa al 2,8%); y Colombia, cuatro (del 3,4% al 3%). Por su parte, Argentina sigue dependiendo de su negociación por la abultada deuda con el FMI y los tenedores de sus bonos.

El virus puede mejorar o empeorar su posición dependiendo del grado de pánico de los acreedores. “Estamos ante su posible segunda década perdida para América Latina. El coronavirus llega en un muy mal momento, de muy bajo crecimiento”, afirmó Lourdes Casanova, directora del Instituto de Mercados Emergentes de la Universidad de Cornell.

Publicado en Noticias

El estudio de arquitectura neoyorquino Studio Vural está detrás de la llamada Dune House de Cape Cod, en Massachusetts. La estructura, según ilustran las imágenes del prototipo, está enterrada en la propia playa y se vale de la arena y los arbustos de la zona para aislar este volumen de concreto y, a su vez, regular en todo momento su temperatura, según un artículo de la revista argentina ARQ.

La casa, que permanece sumergida, sólo es reconocible desde el mar. El hecho de que desde fuera sea como un círculo con un corte hace que se camufle a la perfección entre la naturaleza.

En total cuenta con dos plantas. El nivel superior toma la forma de un octágono y se compone de dos alas unidas por un corredor central. En su interior destacan unas paredes de concreto pintadas de blanco, un suelo de concreto pulido y azulejos de arcilla azul. Asimismo, el bambú es el material escogido para los armarios y los paneles, y también cuenta con un conjunto de paneles solares y pequeños aerogeneradores destinados a generar electricidad de forma autónoma.

Además, unas escaleras conducen al nivel inferior, de planta rectangular, donde el arquitecto ha colocado una serie de habitaciones y un estudio. Las ventanas en forma de cuña están diseñadas para atraer la luz del día y ofrecer vistas al agua.

El proyecto  Dune House tuvo su origen cuando un desarrollador inmobiliario de Nueva York imaginó con una casa única en la costa de Cape Cod, en Massachusetts, para pasar las vacaciones en familia. Pero lejos de decantarse por una vivienda típica, no dudó en encargar al arquitecto Selim Vural de Studio Vural un proyecto de hogar de dos plantas que literalmente se camufla entre las dunas de una de las estupendas playas de la zona. Así es cómo nació la llamada Dune House, que en los próximos meses dejará de ser un mero prototipo para materializarse de verdad.

 Influenciado por el destello de arcoíris que el calamar produce cuando de noche explora los mares en busca de comida, Vural llegó a la conclusión de que “si los calamares pueden alimentarse, también deberían hacerlo las casas”.

De este modo es cómo el arquitecto ha ideado una red de energía autónoma, energizada por un gran campo solar y turbinas eólicas en miniatura, expresamente diseñada para producir más energía limpia que la consumida.

De hecho, esta alta eficiencia energética es posible al enterrar la casa debajo de las dunas, anclar la base a las temperaturas geotérmicas de la arena y, en consecuencia, cubrir el 80% de su superficie de concreto.

Publicado en Noticias

Los expertos coincidían en que iba a haber una ralentización económica en España, Europa y en el mundo. Que no sería una crisis, sino que se empezaría a crecer menos de lo que hasta ahora estábamos acostumbrados. Pero nadie se esperaba que una pandemia como la del COVID 19, o más conocido como coronavirus, hiciera saltar la economía mundial. Por ahora, estamos en una crisis sanitaria, pero las consecuencias ya se están empezando a notar. El sector inmobiliario es uno de los que pueden salir más perjudicado, según señala el portal de noticias español Byzness.

En 2019, el sector inmobiliario de España estuvo marcado por la Ley Hipotecaria, aunque es verdad que no fue todo eso, las transacciones de compraventa de la vivienda se moderaron. A finales de ese 2019, los expertos aseguraban que en 2020 se vería una moderación tanto en hipotecas como en compraventas de viviendas, mientras que 2019 se cerró con cifras positivas aunque más bajas que en 2017 y 2018, que fueron los mejores años desde la crisis. La palabra más utilizada entre los expertos del sector era estabilidad y moderación.

 

Descenso en compraventa

El Instituto Nacional de Estadística (INE) informó que en enero de 2020 se habían registrado la compraventa de 47.927 viviendas, un 2,6% menos que en el mismo mes del año anterior. Ismael Kardoudi, director de Estudios y Formación de Fotocasa, explicó que “los datos nos muestran que la actividad en el sector se va recuperando poco a poco, aunque sin ver grandes evoluciones”.

Sin embargo, matiza que ellos para 2020 pronosticaban que iba a ir muy en línea con 2019 aunque claramente estos pronósticos se van a ver truncados con la crisis económica que estamos viviendo debido a la paralización de la económica a raíz del Coronavirus, que hará que durante meses el número de compraventas baje con fuerza. De hecho, hay proyecciones que señalan una caída en la compraventa de viviendas de hasta el 60%”, explicó Kardoudi.

Beatriz Toribio, experta en el sector inmobiliario, apunta que los datos del INE muestran, “tal y como se esperaba” una ralentización de las subidas “con respecto al ritmo al que nos tenía acostumbrados en años anteriores”. Pero seguía avanzando, aunque a menor ritmo. 

De hecho, el número de compraventas de enero 2020 (46.927) es muy superior al de la mayoría de los meses de 2019, salvo mayo y julio cuando se superaron las 47.000 operaciones de compraventas.

 

Crisis

Fernando Encinar, jefe de estudios de Idealista, aseguró que “los datos que arroja el INE ya mostraban cierta atonía en el mercado, pero parecen haberse quedado obsoletos nada más conocerse”.

En tanto, Kardoudi señaló que este año  se verán datos similares a los de 2019, pero  “a partir de mayo y durante los meses siguientes el número de compraventas va a bajar con fuerza y es posible que veamos caídas del 60% o más, en el número de compraventas respecto a 2019.

Encinar se mostró de acuerdo y asegura que la sociedad se enfrenta a algo completamente nuevo y desconocido. “El comportamiento del mercado en 2020 será totalmente impredecible, aunque todo apunta a que el primer semestre acabará arrojando unos datos en el sector inmobiliario no vistos desde 2009 o 2010”, explica el jefe de estudios de Idealista.

El jefe de estudios de Fotocasa consideró que “nos enfrentamos a una crisis económica que paralizará durante meses el sector pero que esperamos que después la actividad vuelva a los datos similares a los que habíamos tenido durante 2019”. Toribio asegura que la crisis que está llegando “traerá destrucción de empleo, menos demanda y hará daño a sectores clave como el turismo o los servicios”. Para la experta, todo esto tendrá un impacto “ipso facto en la vivienda”, aunque reconoce que no se sabe el alcance exacto “será importante, sobre todo en la primer mitad del año”.

En tanto, Beatriz Toribio confía en que en el segundo semestre “todo vuelva a su cauce”, pero se muestra cauta. Algunos organismos internacionales igualan esta crisis a la que se inició en 2008, por lo que se volverán a ver números rojos. “Según sea de profunda esta crisis, así será su impacto en el sector residencial. Aún es pronto para conocer su alcance”, señaló..

 

Nuevas tecnologías

Desde Housfy señalan que la crisis del coronavirus pasará factura al sector inmobiliario. No obstante, recuerdan que los notarios siguen activos.

Por ejemplo, ellos ofrecen tours virtuales 360, por lo que el usuario o posible comprador puede ver la vivienda sin necesidad de hacer la visita. “Tenemos compradores que han llegado a comprar sin visitar la vivienda”, aseguran desde Housfy.

Para ello, echan mano de la tecnología, ya que su sistema tasa digitalmente el inmueble mediante Big Data e Inteligencia Artificial cruzando datos del catastro español, de los portales inmobiliarios y de las propias transacciones de la compañía.

Posteriormente, un experto inmobiliario comprueba que la tasación es correcta, determinando así el precio justo de venta y lo sube a los principales portales inmobiliarios. Los posibles compradores se ponen en contacto a través de ellos y empieza ese tour 360.

Publicado en Noticias

El ciclo de vida de los edificios, que va desde la extracción de la materia prima que les dará vida hasta el momento de su demolición, pasando por la construcción del mismo y su mantenimiento implica grandes cantidades de energía y recursos naturales, convirtiendo al sector de la construcción en uno de los mayores consumidores de recursos de la Unión Europea, con una emisión del 35% de los gases invernadero de la zona.

Administraciones públicas, empresas del sector y comunidad investigadora trabajan para conseguir edificios con coste de energía casi cero mediante la reducción del uso innecesario de recursos, implementación de nuevas tecnologías y fuentes de energía renovable. Una vez que, a través de estas tecnologías, se ha aumentado la eficiencia energética del edificio y reducido la huella ambiental a casi cero en la vida útil del edificio, el reto está en disminuir la energía embebida en ese edificio, es decir, la huella ambiental de los materiales utilizados en su construcción.

 

Objetivos

Con este propósito nace LIFE ReNaturalNZEB -un centro que es un ente de derecho público con autonomía patrimonial, organizativa y funcional, de la Junta de Extremadura-  que en cuatro años desarrollará materiales y tecnologías para el sector de la construcción que tengan un bajo impacto medioambiental. El uso del kenaf, las cenizas de biomasa en mortero o el corcho son algunas de las soluciones que se plantean. El proyecto LIFE ReNaturalNZEB busca reducir la huella ambiental del sector de la construcción a través de materiales reciclados y naturales.

Además de la introducción de nuevos materiales, se busca fomentar el uso de algunos que, aún estando ya consolidados, son poco utilizados en construcción, como es el caso de la madera. El equipo de investigación de la Universidad de Córdoba que trabaja en el proyecto está liderado por la profesora Marta Conde, del grupo de investigación de Evaluación y Restauración de Sistemas Agrícolas y Forestales del Departamento de Ingeniería Forestal evalúa técnica, económica y medioambientalmente los beneficios del uso de la madera en construcción.

Frente a lo que ocurre en el resto de países de Europa, en España el uso de la madera de manera estructural en la construcción no está muy extendido. Con el uso del acero y el hormigón, la madera quedó relegada a un segundo plano. Las implicaciones medioambientales que tiene este material, presente en muchos ecosistemas del país, lo hace idóneo para su uso con fines constructivos, revirtiendo social y económicamente en la sociedad.

 

Construcciones

Solo por el hecho de estar construyendo viviendas en el que el consumo es mucho menor ya se está consiguiendo un impacto social. Al recuperar tecnologías tradicionales se ponen en uso oficios y se rescata mano de obra especializada, lo que revierte directamente en lo local y en la fijación de población a las zonas en las que se extraen y tratan los materiales, de ahí la importancia de revalorizar materiales como la madera o el corcho, muy presente en las comunidades de Andalucía y Extremadura.

La consolidación de materiales naturales y reciclados tendría un impacto positivo, por tanto, a nivel social y económico en unas comunidades con problemas estructurales de desempleo y reduciría de manera importante la huella ambiental de la que adolece la construcción.

Se ensaya en 10 construcciones piloto en España (unas de nueva construcción y otras rehabilitadas) situadas en zonas de Mérida, Badajoz y Portugal. De esta manera, se obtendrán manuales de buenas prácticas de construcción y, en el caso de la UCO, una guía sobre productos de madera para la construcción.

Con estos resultados, las administraciones públicas tendrán herramientas para el desarrollo de códigos y legislaciones, además de poder establecer requisitos de contratación pública en cuanto a construcción responsable medioambientalmente con valor científico técnico a la hora de realizar contrataciones públicas.

Los sellos y las declaraciones ambientales de producto clarificarán el impacto medioambiental de un producto determinado, promoviendo así el aumento de valor de aquellos materiales con menor impacto y, por tanto, de las comunidades en las que se desarrollen.

Publicado en Noticias
Página 1 de 23
Top