El Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos (SUNCA) logra un acuerdo (que fue refrendado por la Cámara de la Construcción y el Gobierno), que implica una licencia especial desde el pasado 24 de marzo hasta el domingo 5 de abril, que al unirse con la licencia reglamentaria de Semana de Turismo del 6 al 12 de abril, permitirá minimizar los riesgos de la propagación del coronavirus COVID-19, en al menos 45.000 obreros del sector.

El pasado sábado 21 de marzo el Comité Ejecutivo Nacional del SUNCA, aprobó el acuerdo de licencia especial que abarca a 45 mil obreros de la construcción y que fue refrendado tanto por la Cámara de la Construcción como por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

El SUNCA expresó en una declaración, que el mundo enfrenta la pandemia del COVID-19 y sus impactos en la salud, la economía y la sociedad toda. Tales impactos “se están haciendo sentir en nuestro país y en nuestro pueblo”.

“Lo primero, lo central, es defender la vida y la salud, afrontar los desafíos en el plano sanitario, pero también las consecuencias económicas y sociales buscando salidas que contemplen a todos y que atienden, en particular, a los más vulnerables, a más humildes”, indica el gremio de la construcción.

El pasado 13 de marzo el gobierno decretó la emergencia sanitaria y dispuso un conjunto de medidas para intentar frenar el avance del coronavirus. En tal sentido, el sindicato remarca que “en el mundo y también en nuestro país ha quedado claro que la medida más efectiva para parar el avance del virus y proteger a la población es el aislamiento social, evitar las aglomeraciones de cualquier tipo, reducir al mínimo el contacto social”.

Tomando en consideración esta situación y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y el plan de contingencia de ASSE y el Sistema Nacional de Emergencia, en una reunión de urgencia, el Comité Ejecutivo Nacional del SUNCA tomó una serie de medidas, tales como: “la suspensión de actividades sindicales, la postergación de las elecciones del gremio, y la suspensión de actividades de los Fondos Sociales” todas ellas dirigidas a contribuir a enfrentar la pandemia y cuidar los trabajadores y sus familias.

Asimismo, el sindicato promovió la reunión urgente del Consejo de Salarios para analizar la situación de la industria y los posibles conflictos derivados de ella y sus soluciones.

 

Licencia especial 

A la vez, el gremio promovió, en el ámbito tripartito, “un acuerdo que permitiera que, por el mayor número de días posibles, 45 mil trabajadores y sus familias no estuvieran expuestos al contagio o se transformaran ellos en un foco de contagio”.

En dicho marco, el SUNCA resolvió aprobar, por unanimidad, “el acuerdo, logrado luego de una trabajosa negociación que culminó en la mañana de este sábado y que implica una licencia especial, del 24 de marzo hasta el domingo 5 de abril, que al unirse con la licencia reglamentaria de Turismo, del 6 al 12 de abril, permitirá por 20 días minimizar los riesgos de propagación de la enfermedad.

El criterio fue que el acuerdo tenía que cubrir a todos los trabajadores de la construcción y ramas anexas, tales como “extractiva, cerámica, hormigón y peajes, y en todo el país, más allá de algunas especificidades, en cuanto a la licencia reglamentaria, que fueron contempladas”.

 

Financiamiento

El SUNCA asegura que el acuerdo contempla que el financiamiento de la licencia especial de diez días, se dé a través de una partida fija de 16.505 pesos para cada trabajador y que se cobrará por única vez.

Dicha partida se financiará de la siguiente manera: “un 50% por cuenta de las cámaras empresariales, 30% a cargo del Estado, y el resto corre por cuenta de los trabajadores que aportarán un día de licencia anual y un día de salario vacacional.

El acuerdo también establece la realización de una campaña pública tripartita de sensibilización e información sobre la pandemia y las mejores formas de enfrentar su impacto.

Por otro lado se establece, en referencia a los préstamos para materiales de construcción, “encomendar a la directiva del Fondo Social de Vivienda para Obreros de la Construcción (FOSVOC) analizar los tiempos y plazos del beneficio y su reintegro”. Lo mismo para el Fondo de Cesantía y Retiro de la Construcción (FOCER) con respecto al análisis de retiros excepcionales”.

Publicado en Noticias

El jueves 5 de marzo se realizó la ceremonia oficial de asunción del nuevo Director Técnico del INE Diego Aboal por el período marzo 2020-marzo 2025

 

El acto contó con la presencia del Ec. Isaac Alfie, Director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, quien realizó un raconto de la actividad académica y profesional del nuevo director, destacando la experiencia en investigación y la habilidad en la dirección de equipos técnicos. Comentó también algunos lineamientos generales de la actividad esperada para el INE en los próximos años, como el fortalecimiento normativo del Sistema Estadístico Nacional, la realización del próximo Censo de Población y Vivienda y la utilización racional de registros con fines estadísticos entre otros.

 

Por su parte Aboal, destacó su intención de posicionar al INE como referente regional por sus estándares y capacidades generando las bases para brindar cooperaciones a otros países en una escala relevante.

 

Dentro de los objetivos inmediatos, propone el fortalecimiento de los recursos humanos de las distintas áreas y el llenado de vacantes existentes, la realización de cambios de base en algunos indicadores que brinda el instituto y la formulación de un plan estratégico de acción.

 

El director destacó además, una serie de puntos que comenzarán este año, pero con una visión mediano plazista en los que pretende implementar estándares de calidad en procesos y productos del INE, fortalecer las estadísticas económicas, asumir con mucha fuerza la rectoría del Sistema Estadístico Nacional, priorizar el uso de Datos Administrativos en el marco del SEN, uso de la tecnología e Innovación, fortalecer la investigación, comenzar con la planificación del próximo Censo de Personas, Hogares y Viviendas, realizar una standarización de los trabajos especiales efectuados por el instituto, fortalecer los canales de comunicación y mejorar las condiciones de trabajo, especialmente las referidas a la salud laboral.

 

Finalmente, tuvo palabras de reconocimiento y respeto para la directora anterior Laura Nalbarte, destacando el informe de transición realizado en donde quedaron plasmados los avances y los elementos pendientes de resolución lo que demostró y reafirmó la madurez institucional del Uruguay.

 

El evento realizado en el hall del Anfiteatro de Torre Ejecutiva Anexo, contó con la presencia de los ex-directores del INE Rosa Grosskoff y Ariel Davrieux, además de numerosos medios de prensa, invitados y personal de la institución.

 

Fuente: INE

Publicado en Noticias

El Polo Logístico Ruta 5, inaugurado de modo formal  el pasado miércoles 12 de febrero, fortalece a Uruguay como centro logístico en el sur de América, destacó el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi. Las empresas instaladas en ese lugar acceden a los beneficios fiscales previstos en las leyes de inversiones y de parques industriales y podrán conectarse con el proyectado Ferrocarril Central de Montevideo a Paso de los Toros.

“Esta inauguración constituye un paso más en la estrategia (del Gobierno nacional) que establece a Uruguay como centro logístico”, enfatizó Rossi en la actividad realizada en el Polo Logístico Ruta 5, una iniciativa ya en funcionamiento, perteneciente al Grupo RAS, conformado por capitales uruguayos y especializado en servicios logísticos.

“Esto exige el desarrollo de cadenas logísticas y empresas que permiten vincular al país con el mundo y la región (sur de América), recibir productos del exterior y promover los nacionales en todos los destinos”, detalló el ministro Rossi en el acto del que también participaron el presidente electo, Luis Lacalle Pou, autoridades entrantes de los ministerios de Transporte y Obras Públicas y de Economía y Finanzas y de la Administración Nacional de Puertos.

También formaron parte de la actividad la presidenta del Instituto Nacional de Logística, Ana Rey, el director ejecutivo de Uruguay XXI, Antonio Carámbula, el presidente del Grupo RAS, Ruben Azar, y de representantes de cámaras empresariales y del cuerpo diplomático, entre otros actores públicos y privados.

El polo logístico industrial abarca 80 hectáreas y está ubicado a dos kilómetros de la localidad de Progreso, en el kilómetro 33 de la ruta n.º 5, en el departamento de Canelones.

“Se va a fortalecer el rol de las rutas nacionales, en particular la 5, en función de la utilización del Ferrocarril Central (entre Montevideo y Paso de los Toros, en Tacuarembó) con el que el polo tendrá conexión”, indicó Rossi, tras destacar la actitud emprendedora de la firma uruguaya con presencia en varios países de América y “a los empresarios que acompañan las iniciativas que se promueven desde el Gobierno”. 

El Polo Logístico Ruta 5, cuando alcance el 100 % de ocupación, habrá requerido una inversión de 250 millones de dólares, informó Rossi a la Secretaría de Comunicación Institucional. El parque está orientado a las actividades industriales y logísticas del país y del exterior.

Las firmas pueden acceder a terrenos con servicios básicos incluidos, como agua potable, energía, seguridad y telecomunicaciones, entre otros, hasta soluciones llave en mano, que comprenden el uso de galpones modulares. También a los beneficios fiscales previstos en la ley de inversiones para las actividades industriales, que se suman a los de la ley de parques industriales y sus decretos reglamentarios.

Publicado en Noticias

“Era nuestra obligación retribuirle todas esas atenciones, más allá de que era su trabajo”, expresó el presidente de la Liga Uruguaya de la Construcción, Ubaldo Camejo, en el acto de reconocimiento a la labor de los ministros de Trabajo, Ernesto Murro, y de Transporte, Víctor Rossi. Murro destacó la capacidad de diálogo y negociación de la gremial. “Siempre encontramos una actitud positiva de la Liga”, complementó Rossi.

“Se trata de un reconocimiento que la Liga Uruguaya de la Construcción realiza a dos amigos”, dijo el presidente de la Institución, Ubaldo Camejo, tras participar del encuentro en que representantes de la Liga convocaron al ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro; al director nacional de Trabajo, Jorge Mesa, y al ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, el pasado jueves 13 de febrero en la sede de la Asociación. Fueron dos jerarcas  que siempre tuvieron abiertas las puertas  de sus ministerios, en cualquier momento y  sin protocolo.  Es un reconocimiento a la amistad”, subrayó Camejo.

El Ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, consideró “una emoción, un honor y una alegría” recibir este reconocimiento del sector de la construcción “con el cual hace muchos años tenemos relaciones, desde la época del BPS y ahora en el Ministerio”. Este reconocimiento en conjunto a ambas carteras se basa en el diálogo, las negociaciones y la información a la que se ha tenido acceso, agregó.

“De mi parte quiero agradecerle a ellos, porque la Liga de la Construcción es uno de los ejemplos en Uruguay de las cámaras empresariales que apuestan al diálogo, a la negociación colectiva, al desarrollo del país”, sostuvo Murro.

El ministro reconoció al sector en un momento en el que “viene repuntando”. Recordó que en el último semestre del 2019 se registraron 5.000 puestos de trabajo más en BPS y 170.000 jornales más trabajados, y agregó que hay una serie de proyectos en marcha “muy importantes para el país”.

Por su parte el ministro de Transporte y Obras Públicas, Victor Rossi, reconoció este acto como “un intercambio permite repasar lo que han sido 5 años de trabajo”, que incluye las innumerables oportunidades donde se trabajó conjuntamente, “coincidiendo, buscando soluciones a veces enfrentando problemas, pero la verdad es que siempre encontramos por parte de la liga la actitud positiva porque están comprometidos fundamentalmente con la construcción del Uruguay”.

Agregó que “son muchas las cosas para compartir, recordar y comentar en una instancia como esta, que más que un homenaje es un intercambio, es un apretón de manos entre gente que se aprecia y se valora y que ha trabajado durante 5 años”, concluyó.

Publicado en Noticias

El presidente de la Cámara de la Construcción del Uruguay (CCU) recibió a Del Constructor para analizar la situación del sector en el 2019 y qué se espera para el próximo año. O´Neill señaló que la industria lleva un lustro sostenido en la caída de la actividad, aunque afirmó que para las perspectivas son mejores para el 2020. También se refirió a la ley N° 18.795 de Vivienda Promovida (antes de Interés Social) y a la necesidad de bajar los costos para lograr competitividad y una rentabilidad razonable que acerque inversores al país.

 

¿Qué opinión, a nivel de actividad en el sector, le merece este 2019?

Hace unos días, salieron unos datos de actividad del primer semestre que publica el Banco Central  y ahí el guarismo da una caída en el primer semestre de 4.1 respecto al mismo período del año anterior.

Nosotros estimamos que con ese dato y con un segundo semestre que va hacer un poco mejor, quizá terminemos el año 2019 con una caída cercana al 2%. Es una estimación, pero puede andar por ahí.

Así que estaríamos completando cinco años consecutivos de la caída de la actividad, desde el 2015 al 2019. Esa es la realidad de la industria.

A pesar de estas cifras y de esta caída continuada de la actividad que acumula más de un 15%, la construcción  sigue representando cerca del 10% del Producto Bruto de la economía, explicando en el entorno del 8% de la ocupación en la población económicamente activa. Y es una industria con fuertes encadenamientos  hacia otros sectores, arrastra mucha actividad, eso que intuitivamente la gente piensa que si anda la construcción, anda el almacén, el supermercado…

 

El efecto cascada.

Exactamente. Hay un informe del Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción  que muestra que por cada dólar de facturación  en la construcción, se facturan otros cuatro  dólares en otros sectores de actividad. Entonces la industria es un sector de arrastre importante de la actividad.

 

¿Se esperaba una caída tan sostenida en el tiempo como estos cinco años, teniendo en cuenta que se venía de un record histórico de actividad y de puestos de empleo?

En el 2013 tuvimos un pico de setenta mil trabajadores cotizantes y ahora estamos en 44 mil, es decir que estamos en 25 mil puestos de trabajo menos. Este año la ocupación se mantuvo bastante parecida al 2018  y si uno analiza cómo se compone la actividad en los últimos diez años de la industria se puede ver que la inversión pública es de un 30%, la inversión en vivienda cerca del 20% y algo más del 50%  es inversión privada en otros tipos de obras, distintas a la vivienda, como son agroindustria, logística, parques de energía renovable, plantas de celulosa. Y ahí es donde se ha sentido más la caída en estos años. La inversión pública, en este quinquenio, la verdad que se mantuvo bastante dinámica en ese guarismo del 30%. La inversión en vivienda ahora ha caído un poco, pero también como las Viviendas Promovidas se mantuvo bastante sostenida, pero lo que más se ha sentido es la caída de la inversión privada en obras más vinculadas a la producción o a los servicios, y no a la vivienda.   

 

Contexto nacional y regional

¿La situación regional afectó a la inversión privada o fue solo el contexto nacional?

Puede haber algo de contexto regional, pero probablemente hay razones internas. Los países compiten por la inversión, entonces cuando un país recibe inversiones es porque hay un paquete de condiciones que aseguran, entre otras cosas, la rentabilidad esperada. Creo que Uruguay tiene algunas ventajas comparativas que son indudables como el marco regulatorio, certezas jurídicas, una cantidad de cosas; pero, desde el punto de vista económico, lo que hace a la rentabilidad, altos costos y competitividad, quizás no tanto.

 

Ahí entra a jugar fuerte Paraguay.

Sí, es un destino que está captando mucha inversión.

 

El costo de la masa salarial, ¿cuánto incide?

Incide, en general como país estamos caros. Hay costos altos y evidentemente incide y nos genera dificultad de competitividad.

 

¿Y desde la Cámara de la Construcción del Uruguay como cree que será el 2020?

Para nuestro sector las perspectivas son bastantes mejores. Por una lado porque está confirmada la inversión de UPM. Ya empezaron con los trabajos preparatorios: movimientos de suelos, cercados de la zona que será la zona franca donde se levantará la planta, trabajo de acceso y acometidas de energía y servicios.

Empezaron ya algunas obras de alojamiento para el personal y ese tipo de cosas, pero ya se estima que a partir de febrero o marzo, tal vez se vaya hasta abril,  comience la construcción de la planta y eso indudablemente va a ser un impulso para el sector.

A esto se le suma,  también de UPM, la terminal portuaria para la celulosa y un paquete grande de proyectos de participación público privada que, por un lado el Ferrocarril Central también vinculado a UPM que es una inversión en el orden de los mil millones de dólares, pero también se vienen firmado los contratos de algunos llamados que ya tenían 2, 3 y 4 años de antigüedad, tanto en el sector vial como en el área educativa.

Son todas obras que se están iniciando y que van a estar a pleno, en auge el año que viene y el 2021.

 

Se esperaba que los proyectos en modalidad PPP fueran más rápidos en su ejecución. 

Sí, se esperaba. Indudablemente ha habido una curva de aprendizaje que ha llevado mucho más tiempo del previsto. Seguramente hay ajustes que hacer en el futuro para que estas cosas salgan más rápido. Hay muchos actores, está el Estado,  están los organismos financiadores, las propias empresas adjudicatarias, por lo que son procesos que en general, a nivel global, llevan tiempo, pero es cierto que no se esperaba que demoraran tanto. La buena noticia es que ahora se empezaron a concretar y para la próxima administración se encuentre un paquete de mil ochocientos millones de dólares de obras en curso, sin hacer ningún desembolso, porque el Estado comienza a pagar  una vez que las obras están disponibles. 

 

Viviendas promovidas 

¿Qué opinión tiene de los cambios realizados en la normativa de las Viviendas Promovidas, antes llamadas Viviendas de Interés Social?

La evaluación que nosotros hacemos de la ley es muy buena. Se construyeron en el orden de las 16 mil viviendas, algunos no están terminadas, en un período de siete u ochos años. Que además se hizo en barrios donde desde hacía décadas no había prácticamente inversión, donde no había obras nuevas, como Cordón, La Blanqueada y Centro, por ejemplo. Con estas inversiones se mejoran, se ponen en valor y es una forma de construir ciudad que creemos que fue muy buena. Se generó un stock interesante de viviendas que, básicamente, han ido al mercado de alquileres. Es cierto que la mayoría han ido al mercado de alquileres porque es cierto que no es fácil para el público la compra. En muchos casos los compradores son los inversores y las vuelcan al mercado del arrendamiento. Entonces  esto ha permitido mantener un nivel de precio en los arrendamientos razonables, sin que se dispararan, al volcarlas al mercado. También es cierto que las modificaciones a la reglamentación,  primero en el 2014 y después del 2017, introdujeron topes, introdujeron limitaciones, que afectaron el negocio y bajó la cantidad de proyectos promovidos. Más allá de eso, nosotros entendemos que hacia adelante esta ley debería complementarse con algunos instrumentos.

 

¿Por ejemplo?

Instrumentos para poder llegar a otros barrios, a otros valores menores de costo final. Instrumentos que faciliten la demanda, que financien al comprador. Pensamos, por ejemplo, en inversores institucionales, fondo de pensión o fideicomisos que puedan ser un instrumento que haga viable que los inversores desarrollan proyectos, porque estos fondos después serán en definitiva los compradores que los vuelquen al mercado de arrendamiento  o a la venta. 

 

Mucha gente no pudo acceder a este tipo de vivienda.

Sé a lo que se refiere. Capaz que el error fue el primer nombre que se le dio a ley (de interés social), pero estaba bien diseñada. Probablemente el nombre llamaba a confusión. Por eso en esta administración se cambió y se empezó a hablar de la ley de Vivienda Promovida.

 

 ¿Qué  debería hacer Uruguay en materia de políticas de Estado para atraer inversores? 

Creo que el país debe corregir los desequilibrios macro económicos que tiene -el déficit fiscal, por ejemplo-,  y poder trabajar para reducir el gasto como el peso del Estado sobre la economía y sobre la actividad privada. Además,  poder reducir tarifas de combustible, de energía eléctrica. Medidas que vayan hacia un abaratamiento de los costos que nos haga más competitivos y, por lo tanto, con una expectativa de rentabilidad razonable para los inversores.

 

¿El gobierno argentino saliente anunció un “cepo”  por lo cual se puede comprar sólo 200 dólares. ¿Cómo afectará a Uruguay, en el sector inmobiliario y de cara a la temporada por ejemplo, esta media? 

Hay que ver cómo sigue esto luego de la asunción del nuevo presidente argentino el 10 de diciembre y qué medidas adopta. Es muy pronto para analizarlo y saberlo, pero el efecto inmediato es lo que usted está comentando de cancelación de alquiler de temporada. No obstante, creo que los argentinos tienen una predilección por invertir en Uruguay y ellos siempre le encuentran la vuelta para llegar a invertir.

 

¿Cómo están las obras en Punta del Este?

Hay una serie de proyectos grandes en curso, amparados en la extensión de los beneficios de la COMAP. Son unos cuantos proyectos realmente grandes que están en curso, pero después de eso no hay muchas obras más. Son proyectos grandes, puntuales, pero el nivel de ocupación en Maldonado no ha subido mucho. Sigue estando todavía en niveles bajos.

Publicado en Recomendadas
Página 1 de 4
Top