“El desafío es, en primer orden, la aprobación del marco regulatorio de la actividad del inspector de inmobiliaria en todo el país"

En diálogo con Del Constructor, el presidente de la Cámara Inmobiliaria Punta del Este – Maldonado, Javier Sena, se refirió a la situación del sector inmobiliario y del turismo, a un primer balance de la temporada estival y a las expectativas que genera el cambio de autoridades gubernamentales, al tiempo que abogó por  “un cambio de matriz de promoción del Uruguay”.

En Maldonado hay 450 inmobiliarias, de las cuales, 150 de ellas, son socias de la Cámara Inmobiliaria Punta del Este – Maldonado. En este sentido, Sena sostuvo que la idea es generar un plan para ampliar el número de socios de inmobiliarias habilitadas, al tiempo que informó que dicha cámara está asociada a sus pares de Rocha, Canelones y Colonia, a través de la Intergremial de la Costa, que es miembro activo de la Cámara de Turismo del Uruguay. De hecho, se le presentó al novel ministro de Turismo, Germán Cardoso, un documento donde se plantea las necesidades y objetivos del sector.

 

En el documento al que hace referencia, ¿cuáles son los desafíos que plantea la Cámara Inmobiliaria?

El desafío que tenemos por delante, en primer orden, es la aprobación del marco regulatorio de la actividad del inspector de inmobiliaria en todo el país y, especialmente, en la zona turística que es donde hay un cambio.  La zona turística tiene diferencias con el resto de los inmobiliarios del país. Después esperamos que se anule el IRPF a los alquileres temporarios, vale decir a los alquileres de verano, porque esto trajo aparejado que se han retirado clientes  de las inmobiliarias que prefieren alquilar por los portales o en forma directa, para bajar los costos.

Eso trajo como consecuencia que se bajó la calidad del servicio y además con la posibilidad de perder el destino, ya que los portales no dan ningún servicio y la mayor parte de las veces generan problemas al turista porque no sabe dónde va,  le ofrecen una cosa que no es lo correcto  o que no es lo que vieron en la pantalla.

 

Informalismo en el sector

Ahora que nombra a los portales, ¿cuánto de informalismo hay en el sector teniendo en cuenta el avance de la tecnología y las aplicaciones?

No se sabe a ciencia cierta, habría que hacer un estudio muy profundo,  pero se calcula que estamos en el sector en un 90% de informalismo. Ese fue también uno de los temas que se planteó a las nuevas autoridades que, en su mayoría, están de acuerdo con los puntos que le nombre. Lo que ocurre es que también depende de la financiación que el propio Estado pueda costear las promociones para el sector turístico. En general, el Estado ha dejado siempre de lado al turismo, sabiendo que es la principal industria del país, con la que ingresan más divisas, la que genera más trabajo y no genera polución, ni daños al medio ambiente. ¿Por qué ha dejado esto para atrás? Porque tiene como prioridades a otros ministerios. Debería tomarse a todos por igual o, en definitiva, trabajar todos en conjunto y no se ha hecho. Por lo menos, desde que nosotros tenemos conocimiento. Desde hace quince o veinte años hasta hoy no se ha hecho prácticamente nada para trabajar en conjunto, con otros ministerios, en la parte turística. De alguna manera, todos los ministerios están relacionados con el turismo. El turista necesita comer, que las rutas estén bien, lo que depende del Ministerio de Trasporte y Obras Públicas o, en el caso del Ministerio de Economía, que exista un plan sustentable para incentivar al consumo del turista.

 

El turismo tiene un “efecto cascada” hacia otras industrias.

Exactamente; el turismo contempla otras industrias, más allá de que la región hoy esté convulsionada. Sabemos que Argentina está complicada, Brasil está saliendo recién de la situación que venía y  eso nos lleva a que Uruguay esté complicado. Pero el problema más grande que tiene nuestro país, desde hace años a esta parte, y que lo venimos reclamando constantemente, es los altos costos internos que tiene, por lo que no somos competitivos ni con Argentina, ni con Brasil, ni con Chile. Somos unos de los países más caros del mundo, lo que nos ha traído unos perjuicios enormes y no solamente al turismo.   Y ya no hablo del m2,  me refiero a la comida, nafta, peajes, en todo lo que tiene que ver con el quehacer diario  de un turista en el país. Es muy difícil competir así con países que tienen menores costos. Uruguay se ha ido encareciendo porque tenemos un dólar barato, el peso del estado en relación a  la parte privada es muy grande y eso ha llevado a que todo esté trancado. Realmente, las autoridades no han logrado entender que hay temas que son el abecé para cualquier país. Nosotros lo venimos planteando hace muchísimos años y lamentablemente siempre, por una cosa o por otra, no se toma en serio al sector turístico, cuando es la principal industria del país.  Ingresan  más de dos mil millones de dólares al país por turismo y no hay ninguna industria, en forma individual, que supere eso. La idea es si podemos hacer un plan sustentable para el Uruguay, un plan donde en baja temporada puede venir gente del interior. Es preferible que un uruguayo quede en el país vacacionando y no que salga al exterior. Eso lleva a extender la temporada con el turismo interno y a que las empresas sean más competitivas. Para que el uruguayo haga turismo nacional hay que bajar los costos. Eso fue uno de los puntos que le planteamos al futuro ministro de Turismo.

 

Propuestas

¿Cuál fue la respuesta de las nuevas autoridades  ante las propuestas? 

En principio, les encantó la idea. El tema es, según nos informaron. Que Uruguay está en dificultades económicas muy grandes y con un déficit fiscal muy alto. Esto lleva a que tienen que reconsiderar todo. El Ministerio de Turismo tiene unos ciento cincuenta empleados, no tiene prácticamente inspectores que fiscalicen, ni personal en distintas áreas que son claves, como puede ser información o tecnología, para poder difundir lo que es el turismo en el Uruguay. En este sentido, el principal difusor de políticas de marketing del sector tendría que ser el Ministerio de Turismo y no lo es. ¿Por qué decimos esto? Ellos tienen la obligación, como Estado, de difundir todo lo que hacen los privados, al exterior. Hace poco, una delegación del Ministerio de Turismo fue a Finlandia. Habrán ido a hacer alguna alianza con UPM, pero ¿qué finlandés puede venir a Uruguay? A lo sumo podrán venir cuatro finlandeses. Gastar dinero en promociones así, no tiene mucho sentido. Todo esto lleva, no solamente a que estuvimos disconformes todos estos años con la labor llevada adelante por el ministerio, sino que no nos parece correcto el enfoque que se le dio. Hay que cambiar la matriz de promoción del Uruguay. El buque insignia, a nivel turístico, es Punta del Este, que se conoce en todo el mundo. Y ahora lo cambiaron por el Corredor de los Pájaros Pintados, que nadie lo conoce, ni se sabe bien qué es. Lo que decimos es que tenemos Punta del Este y la costa atlántica, que es lo que hay que usar como carta de presentación para que el turista, luego, venga al resto del país. Esa es la idea, que Punta del ese sea la puerta de acceso al turismo y no al revés. En este sentido, el discurso de las autoridades no coincide con lo que le están diciendo los privados, que son los que ponen la plata y el trabajo.

 

¿En qué situación se encuentra la ley del operador inmobiliario?

Ese es otro de los temas que está en la plataforma de la actividad turística y que también presentamos a las nuevas autoridades. De hecho, ellos conocen el tema y lo han impulsado en períodos anteriores. Por ejemplo, con el futuro ministro de Turismo, Germán Cardoso, lo venimos trabajando hace quince años este tema. Él mismo presentó un proyecto de regulación del sector que por ser minoría no lo pudo llevar adelante. Esa ley está en el Parlamento y actualmente le estamos haciendo un correctivo a lo ya presentado -entre todas las cámaras inmobiliarias del país-  porque siempre hay que actualizarlo. Estamos armando dos capítulos. Un es la inmobiliaria a nivel nacional y otro es el servicio turístico inmobiliario de la costa que no es exactamente igual al del resto del país.  Por eso es que estamos haciendo una modificación al proyecto, a cargo del doctor Facal, por las cámaras de la costa, y Leonardo Costa en representación de la Cámara Inmobiliaria Uruguaya. Vamos a tratar de que cuando asumen las nuevas autoridades impulsen este proyecto en el Parlamento y pueda ser aprobado.

 

¿Y cómo ha sido, en un primer balance, esta temporada? 

La temporada, para lo que se esperaba, ha sido aceptable. Aunque se registró un 15% de merma en alquileres y hoteles, lo mismo ha ocurrido con la actividad en los comercios, donde el descenso, en algunos casos, llegó al 20%. Eso trajo aparejado una caída de puestos  de trabajo en la temporada. Nosotros priorizamos siempre el trabajo de la gente antes que la recaudación fiscal y las autoridades siempre hicieron lo contrario. Por eso pedíamos que exoneraran el IVA a los turistas, porque siempre algo van a dejar: un alquiler, una noche de hotel o una compra en un comercio. Pero si no vienen, no hay trabajo, no hay comercios y  el Estado tampoco percibe nada.

Visto 105 veces
Compartir
Top