Noticias

Una casa alucinante con forma de estructura de ADN

El artífice de esta casa conceptual, bautizada como Twine House,  es el arquitecto Antony Gibbon y se trata de una estructura de hormigón con forma de ADN que se enmarca en un paisaje idílico. Su creador es conocido por sus proyectos arquitectónicos que se incrustan, hasta fundirse con el entorno natural.

En este último proyecto, sorprende con una construcción cuya estructura recuerda a la forma de doble hélice del ADN. Esta idea, salida del imaginario de Gibbon, se compone de una estructura de hormigón retorcida que serviría como vivienda residencial ubicada en un emplazamiento de lujo.

Twine, que significa retorcer o enrollar algo, sirve para bautizar esta casa que fue creada con giros ondulantes y curvados para ser visualmente atractivos. Lo que consigue, según explica su creador es que “El espacio se convierta en un patio de recreo con los espacios arquitectónicos formados por la forma escultórica retorcida”, explicó su creador.

Este proyecto residencial, de imaginación desatada, se crea con una cáscara de hormigón que va girando para crear espacios habitables, disuadiendo los límites técnicos.

La casa se divide en dos áreas: el salón y la cocina se integran en la primera, donde la estructura se encuentra con el suelo y forma un espacio cerrado. El segundo conjunto de giros nos conduce a las habitaciones. En tanto, los espacios interiores y exteriores son continuos, solo las paredes de vidrio dividen físicamente las estancias. En el medio de la estructura, como eje divisorio, un asiento circular empotrado.

Según explicó el propio Gibbon, cada uno de los giros o curvas de los que se compone Twine House, crea el soporte estructural que se fija al suelo y permite la creación de los espacios internos cerrados con paredes de vidrio para conectarlos con el mundo exterior.

Por su parte, los espacios habitables de la casa se alojan dentro de una serie de arcos debajo de los reveladores de concreto volcados, aislados por paredes de vidrio para que tengan vistas al paisaje de la ladera.

Hay detalles que no pasan desapercibidos para el público. Por ejemplo, el efecto escultórico del edificio crea unas vistas especiales del ya de por sí impresionante paisaje en el que se encuentra ubicado, mientras que el techo plano alberga una terraza con spa y una bañera de hidromasaje, a la que solo se accede por una escalera de caracol.

Visto 140 veces
Etiquetado como
Compartir
Top