Noticias

Se retoman 50 obras viales luego de la licencia de la construcción

Tras la licencia reglamentaria de la construcción, se reiniciaron los trabajos viales, de infraestructura y de espacios públicos que estaban detenidos desde el pasado 23 de diciembre en Montevideo. En lo que refiere estrictamente a reparación o ensanche de calles, se reanudarán unas 50 obras de mayor o menor porte en la capital, según informó el diario El País.

Las que implican mayores extensiones de trabajos, así como desvíos de tránsito y de varias líneas de transporte son las de Belloni, el pasaje a desnivel de Avenida Italia, Gabriel Pereira (entre Ellauri y 26 de Marzo), Rivera (entre Santiago Rivas y Bulevar Artigas), San Martín (entre Teniente Rinaldi y Capitán Tula), y la construcción de la nueva rambla portuaria, entre otras. Las obras del viaducto determinaron el cierre de la circulación por la rambla a la altura de Tajes, Paraguay, La Paz, Galicia, Rondeau, Aguilar, Jujuy y San Fructuoso.

Algunas de estas intervenciones también implican el cierre de calles. Por ejemplo, Camino Cibils estará cerrada entre Verdún y La Boyada y desde Juan Herrera a Nogales; San Martín entre Teniente Rinaldi y Capitán Tula; Avenida de las Instrucciones entre Camino Andaluz y Ruta 102; Felipe Cardoso entre Susana Pintos y la entrada al vertedero municipal; Luis Alberto de Herrera (en diferentes sendas) entre Asilo y Purriel, entre Massini y Avenida Italia y entre Vidal y Asilo.

La reactivación de las obras implica en algunos casos la necesidad de implementar nuevas canalizaciones de tránsito. En Comercio, por ejemplo, regirá un nuevo desvío tanto para líneas de transporte como para vehículos particulares. Hacia el Norte, el desvío será por Gauna, Minnesota, Aizpurúa, Cabrera y Comercio a su ruta habitual. En tanto hacia el Sur, se deberá tomar por Cabrera, Juan de Dios Peza y Hernandarias (que estará flechada hacia Comercio).

En el marco de la obra de rehabilitación parcial del pavimento de la Avenida Rivera entre Santiago Rivas y Bulevar Artigas, que se divide en nueve etapas, desde hoy se trabajará en la primera de ellas en el tramo comprendido entre Marco Bruto y Rossell y Rius.

 

Avenida Italia

Una de las obras que más atascos provoca durante el día es la del pasaje a desnivel -o túnel- en Avenida Italia, que comenzó en marzo del año pasado cuando se instaló el obrador de la empresa Stiler en la intersección con Centenario.

Esta obra, una de las más importantes que está en marcha en la capital, se hace a través del endeudamiento contraído mediante el Fondo Capital.

Otras obras se ejecutan a través del Fondo de Infraestructura Metropolitana de Montevideo (FIMM), un fideicomiso de administración de un crédito aportado por el Banco de Desarrollo CAF, con el respaldo del gobierno nacional.

El túnel de Avenida Italia tendrá dos sendas por sentido e irá desde Luis Sambucetti hasta Brito Foresti, pocos metros antes de la entrada del Hospital de Clínicas. La intervención principal (de Centenario y Ricaldoni) está acompañada de otras complementarias dentro del área delimitada por Bulevar Artigas, 8 de Octubre, Luis Alberto de Herrera y Ricaldoni.

A su vez, el proyecto incluye la construcción de una bicisenda de 1.200 metros sobre la acera Sur de la avenida, que conecte con la red futura que viene por Avenida Italia en el tramo de Las Heras, Ricaldoni hasta Presidente Batlle; Albo entre Avenida Italia y 8 de Octubre.

También prevé nuevas veredas y rampas en los tramos de Avenida Italia entre Las Heras y Avelino Miranda; Albo y Garibaldi entre las avenidas Italia y 8 de Octubre, y Gerardo Grasso ente Albo y Garibaldi. En algunos puntos se modificarán también el ancho de las veredas. También se redistribuirán paradas de ómnibus, colocándose nuevos refugios peatonales.

 

Viaducto de la rambla

Es la obra de mayor duración y probablemente la que más impacto esté teniendo en el tránsito de la capital, sobre todo en los ingresos y salidas desde y hacia el Este que se dan en los horarios “pico”. La construcción del segundo viaducto que tendrá Montevideo es una de las obras viales más importantes y ambiciosas en décadas.

Si bien se hicieron estudios de impacto, canalizaciones por otras vías, flechamientos y hasta corrimientos de paradas de ómnibus, la obra está generando una previsible distorsión en la zona de Rondeau, Paraguay, Cuareim y Avenida del Libertador. Con la rambla cortada (estará así durante casi dos años), para salir de Montevideo hacia el Oeste hay que tomar por Rondeau hasta el final, girar hacia Aguilar, Jujuy y San Fructuoso, hasta tomar la costanera.

El viaducto de la rambla no es comparable con el de Paso Molino: tendrá una extensión de 1.670 metros contando sus rampas de accesos principales y un puente arco de 160 metros de largo, complementándose con una serie de infraestructuras anexas.

Se trata de una inversión de US$ 127 millones, que provienen de recursos de la ANP y de un préstamo de Fonplata de US$ 50 millones. (En base a información de la Intendencia de Montevideo y diario El País).

Visto 301 veces
Etiquetado como
Compartir
Top