Noticias

SUNCA elaboró documento que será entregado al nuevo gobierno

En el 3er Encuentro Programático del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Afines, denominado  “Guillermo Machado”, participación 1200 delegados de todo el país. En el mismo se abordaron  y analizaron  los principales temas de la industria de la construcción, al tiempo que se analizaron propuestas desde la óptica de los trabajadores para ponerlos en debate con los distintos actores de la realidad social.

En este contexto, el SUNCA presentó, en un año electoral y con lo que ello implica, los principales planteos de los trabajadores, con la idea de intercambiar  opiniones con los diferentes actores políticos.

“La industria de la construcción es un sector prioritario para poder pensar el desarrollo económico y social del país, y los trabajadores tenemos propuestas sobre cómo impulsarla”, sostiene el documento al que tuvo acceso Del Constructor. El referido trabajo del Encuentro Programático se realizó en tres grandes áreas temáticas: Inversión, Empleo y Formación Profesional; Salud Laboral y Seguridad Social y Vivienda.

 

Inversión y empleo

En lo que respecta al primer ítem -Inversión, Empleo y Formación Profesional- se señaló la necesidad de un  incremento de la inversión pública, en infraestructura, centros de estudio, de atención de salud, teniendo en cuenta la necesidad de un mayor impulso en el tema Vivienda.

Así también, se subrayó articular los encadenamientos productivos, con proveedores de materiales de construcción de fabricación nacional, a la vez de generar las condiciones para la inversión en fabricación de materias primas que actualmente no se producen en Uruguay (como placas de yeso, fibrocemento, etc).

También la prioridad en los proveedores nacionales, un instrumento fundamental para la generación de empleo”, sostiene el documento y agrega la “necesidad de políticas integrales de reconversión laboral, capacitación y formación profesional permanente, potenciando los instrumentos ya existentes para la misma e incrementar la coordinación y aplicación de los diferentes planes de culminación de ciclos educativos, logrando una mayor profesionalización de los trabajadores, dignificando y humanizando la organización del trabajo.

Por otra parte, se hace hincapié en “profundizar lo conquistado a través de la negociación colectiva, la certificación de competencias (reconocimiento formal del saber hacer del trabajador) es y debe ser el instrumento para que la Industria tenga un nivel superior de organización y mayor democracia en cuanto al acceso al empleo”.

 

Ley de Salud y Seguridad 

En este sentido, se estipula la Creación de un Centro de Investigación en Salud Laboral, para poder implementar las medidas de prevención en aquellas empresas de 5 a 50 trabajadores, con recursos y gestión bipartita (SUNCA – Cámaras Empresariales).

“Es en esas empresas chicas donde muchas veces tenemos mayores inconvenientes, y donde hay que poner foco para la prevención de accidentes”, sostiene el documento.

También se deja constancia de humanizar los “baremos”, que miden la discapacidad para el desempeño de la tarea.

“Son miles de casos en que al trabajador se le niega la jubilación por enfermedad, sin tomar en cuenta que es una industria con gran esfuerzo físico y emocional (por lo zafral). Su ciclo laboral termina más temprano, o deja la industria emigrando a otra actividad laboral.

Además incluir a la Construcción como trabajo insalubre, ya que el trabajador está expuesto a riesgos climáticos y a diferentes productos químicos, a sobreesfuerzo, movimientos repetitivos, exposición al sol, a la humedad, condiciones que determinan el envejecimiento prematuro. En Argentina, se jubilan con 55 años de edad y 25 de aportes, cuando el 80% de los aportes de los últimos 15 años sea en la Construcción”, cita a modo de ejemplo.

También se refiere a una segunda reducción de la jornada laboral.

“Los avances de la tecnología incorporada al sector, determina que los tiempos de ejecución de obra sean cada vez más cortos. Por lo cual, para preservar los puestos de trabajo y tomando en cuenta las consecuencias de salud que este trabajo implica. Reducir la carga horaria semanal nos parece un aporte sustancial a la calidad de vida de sus trabajadores”, afirma el informe.

Se pide además el reconocimiento de la jornada del sector. Entre 2008 y 2009, el Consejo de Salarios del Sector determinó la reducción de la jornada semanal de 48 a 44 horas semanales.

“Este avance no se vio reflejado en los cómputos de jornales a BPS, que sigue calculando por 8 horas cuando debería hacerlo por 7 horas 20 minutos. Por lo tanto, exigimos el reconocimiento de BPS en cuanto a los avances obtenidos en el sector, a todos los efectos de sus prestaciones establecidas por ley 14.411(seguro de desempleo, salario vacacional, licencia, aguinaldo).

 

Vivienda

El último punto tratado refiere a la perspectiva de poder llevar a la realidad el derecho a la vivienda como derecho humano central dignificante, generador de empleo y constructor de una sociedad integrada. Así, se expresa, la necesidad de la construcción de nuevas viviendas y mejoramiento del stock existente.

Se estima hoy un déficit de 70.000 viviendas, y de las que están habitadas, cerca del 30% tiene fallas constructivas riesgosas para la salud de sus habitantes (humedades, riesgo eléctrico y derrumbe potencial, y se agrega en la “necesidad de discutir precio y acceso a la tierra urbana, así como una mayor regulación del mercado, combatiendo la especulación inmobiliaria”.

Mejorar los mecanismos de acceso al alquiler, modificar la tasa de IRAE (Impuesto a la Actividad Empresarial), generando un porcentaje que vaya destinado al Fondo Nacional de Vivienda (ley 13.728) y la exoneración del IVA a los materiales destinados a la construcción de viviendas sociales y todo el arco cooperativo, son algunos de los reclamos contemplados en el documento.

También se solicita una serie de medidas para las viviendas vinculada a los servicios, educación, transporte, salud y recreación.

“Aprovechar mejor el suelo urbano que ya posee servicios y frenar la expulsión de los sectores vulnerables hacia periferias carentes de servicios, y comenzar la discusión política sobre la creación de un MEVIR urbano”. “Ésta política, agrega el documento, “ha sido exitosa en el medio rural, y también puede serlo en las ciudades, al tiempo que se aboga por fortalecer el FOSVOC, con un mayor aporte económico a ese fondo, proponiéndose que el FOSVOC pueda crear un “Fondo de Garantía” que permita a los trabajadores acceder al alquiler sin tener que depender del sistema de crédito privado”.

Visto 242 veces
Etiquetado como
Compartir
Top