Noticias

Edificios parasitarios: Inventan torres construidas por enjambres de robots

Cualquier película de ciencia ficción empieza a quedar chica comparada de las visiones futuristas que ya se están barajando en arquitectura. Lo que nació hace cinco años como una idea casi “progre” de darle refugio a los sin techo con “viviendas parasitarias” construidas en vacíos urbanos, ahora se convirtió en una megatendencia tecnológica que asusta. En un instituto catalán, un grupo de egresados del Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña (IAAC) diseñó una enorme jaula para micro viviendas móviles que se colgaría de cinco torres de Hong Kong y estaría comandada por brazos robóticos.

 

Flux Haus

A los inventores de este edificio que llaman “parasitario” no los ven tan mal. Kammil Carranza, Jitendra Farkade y Vinay Khare aseguran que su Flux Haus es una alternativa digna para vivir en micro departamentos porque le agregan la idea de que a medida que las necesidades de sus habitantes cambian, ellos también pueden cambiar de departamento o adaptarlo con ayuda de los mentados robots.

Cada vivienda se entregaba como si la escupiera una máquina expendedora de golosinas y un sistema de brazos robóticos la ubicaba en el lugar definitivo dentro de una enorme jaula vertical.

El rascacielos ofrecía la posibilidad de personalizar cada módulo que era construido por una impresora 3D en el último piso. Los alumnos del instituto imaginaron que su gran jaula podría estar agarrada a las torres de un complejo de viviendas real, el que hoy se levanta en el distrito de Sham Shui Po, Hong Kong.

Los departamentos de la Flux Haus medirían un poco más de seis metros cuadrados y sus habitantes llegarían usando los ascensores de los edificios existentes y se moverían en horizontal mediante transportes especiales.

Según sus autores, estas cápsulas se construirían con tecnología de “robótica enjambre” que es, básicamente, un montón de robots que copian el comportamiento colectivo de los insectos. Los “robots de enjambre” trabajarían coordinadamente para construir las viviendas y sus muebles en término de minutos.

El tema era solucionar las carencias habitacionales con micro-apartamentos colgados de los edificios, e inclusive, “alimentarse” de ellos. Es más, no hace mucho, el grupo de arquitectos Framlab empezó a llamar a las medianeras “lotes verticales”, y diseñó una especie de estructura que servía para sostener módulos en forma de panal de abejas gigante en el que podía vivir gente.

Parece que todas estas ideas humanitarias pueden convertirse en un proyecto deshumanizado apenas cambian de escala y aparecen los robots y la inteligencia artificial. Sin ir más lejos, no hace mucho, el estudio canadiense Quadrangle propuso poblar de viviendas parasitarias la enorme Torre CN de Toronto.

Los arquitectos propusieron adherir módulos de madera a lo largo los 553 metros que tiene esta estructura, una de las más altas del mundo. Claro que lo que vio Quadrangle no fue caridad, más bien, la oportunidad de ofrecer una excelente ubicación con vistas incomparables en un hito turístico internacional.

Visto 137 veces
Compartir
Top