JoomlaLock.com All4Share.net

Noticias

Suba del dólar preocupa al sector inmobiliario argentino

El aumento de la moneda estadounidense en la vecina orilla, fluctuando en 20 y 21 pesos argentinos, lo que representa un 7% de aumento en un mes, ha comenzado a tener un impacto negativo en el mercado inmobiliario de ese país. Varios especialistas analizaron cómo podría comportarse el mercado en el 2018 de mantenerse la tendencia.

El portal de noticias www.iprofesional.com consultó a varios especialistas sobre la situación y cómo está afectando al sector. En este contexto, Armando Pepe, presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de Argentina, señaló que “en los últimas semanas hubo un receso de llamadas, eso tiene que ver con los aumentos que se empezaron a sentir, con el clima político y por supuesto con la suba del dólar” y agregó que aquellos compradores, que buscan hacer una transacción sin crédito hipotecario, prefieren esperar a que “el escenario esté más estable. Para nosotros el panorama es complejo, hay que ver qué pasa si sigue en alza la moneda estadounidense será aún más complicado”, sentenció Pepe.

 

Créditos y plazos

Por su parte, Alejandro Bennazar, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), señaló que “todo movimiento del dólar produce inquietud en quien tomó un crédito. En aquellos casos en donde los plazos de otorgación superan los 120 días es aún más complicado y en esos casos puede caerse la operación”. El principal problema gira en torno de los plazos de otorgación de los créditos, que en algunos casos pueden llegar hasta los cinco meses. “Es fundamental que los bancos empiecen a acortar los plazos, porque es difícil sostener durante tanto tiempo una transacción”, agregó Bennazar.

Por ejemplo, quienes comenzaron a gestionar un crédito hipotecario en noviembre lo hicieron con un dólar a $17,90, por lo que si pedían un monto de u$s100.000 significaba en pesos 1.790.000, ahora con un dólar a 20,36 ese valor en moneda local es de $2.036.000, es decir que el tomador de hipoteca tiene una diferencia de $246.000 (u$s12.082). “Se trata de cifras muy altas, las que hoy están necesitando los compradores con hipoteca. En general los bancos están extendiendo los plazos de otorgación para que puedan conseguir ese dinero que muchas veces es mediante la ayuda de familiares o amigos. En algunos casos los dueños están dispuestos a renegociar los valores, pero claro, nadie quiere perder dinero”, aclaró Pepe.

No sólo el valor del dólar se dispara, sino que las propiedades para la venta también vieron incrementado sus precios. Según los datos difundidos por la empresa  inmobiliaria Properati, en enero pasado se registró una suba interanual del 9% en dólares sólo en la Ciudad de Buenos Aires. “Si tomamos todo el territorio de la Argentina esa suba alcanzó “el 12%”, detalló Bennazar. Para el presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, los precios seguirán en alza, más allá de la disparada del dólar, lo que parece que complicará aún más el panorama, agregó.

En noviembre, según el Colegio de Escribanos, en el ámbito porteño se firmaron 7.850 actos de compraventa, un 27% por encima del registro del mismo mes de 2016. De esta manera, dicho mes se erige como el mejor diciembre de la última década, en línea con la tendencia mostrada durante todo el año, que cerró con un total de 63.382 escrituras, lo que implica un avance del 41% sobre las cifras de 2016, siendo éstas las mejores desde 2011. “Mientras no se logre bajar el nivel de inflación, la situación va a seguir igual, será un año complicado”, sentenció Armando Pepe, presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de Argentina.

 

Blindaje contra el dólar

Varios agentes inmobiliarios plantearon pasar el financiamiento de viviendas en dólares a Unidades de Valor Adquisitivo (UVAs), una unidad de medida creada por el Banco Central de la república Argentina para fomentar el crédito hipotecario. La idea es que los operadores privados comiencen a financiar en UVAs de manera de “blindar” el crédito frente a  la suba del dólar.

Damian Tabakman, presidente de la Asociación Argentina de Profesores y Consultores de Real Estate, explicó al diario Clarín que esta sería la mejor medida ante la actual situación. “Si la compra venta se pactara en UVAs, una disparada del dólar no haría que se cayeran tantas operaciones. Respecto de ventas en pozo (antes de iniciarse la construcción del edificio), sí es bueno y esperable que se pacten en UVAs para calzarlas con los préstamos intermedios, que se desembolsan en UVAs y se indexan de esa misma manera”.

Visto 45 veces
Etiquetado como
Compartir
Top