JoomlaLock.com All4Share.net

Noticias

Chile necesita construir más de 500 mil viviendas a causa del déficit habitacional

La Cámara Chilena de la Construcción (CChC ) realizó un relevamiento, publicado por el diario trasandino El Mostrador, sobre la actual situación habitacional de ese país. El informe, titulado “Balance de la Vivienda Social y Entorno Urbano 2017”,  señala que un 56% de los encuestados piden nuevos requerimientos habitacionales por deterioro de los inmuebles y un 44% a nuevos requerimientos por hacinamiento, situación que muestra la situación que viven algunas poblaciones de Chile.

El documento muestra que, al menos, 507.716 nuevas viviendas debieran construirse en el país para resolver el déficit habitacional que sufren cerca de 1,5 millones de personas y que afecta a los segmentos más vulnerables de la población.

El estudio, que la Cámara Chilena de la Construcción realiza cada dos años con datos de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen), muestra que 285.439 viviendas, del total antes mencionado, corresponden a nuevos requerimientos habitacionales por deterioro de los inmuebles (56%), mientras que 222.277 soluciones habitacionales serían ante nuevos requerimientos por allegamiento (44%), dando cuenta de un complejo problema de hacinamiento en las poblaciones afectadas.

Javier Hurtado, gerente de estudios de la Cámara, señaló al diario El Mostrador que “entre esta medición y la anterior, correspondiente al 2013, el déficit habitacional a nivel nacional no ha disminuido. Esto se explica porque, si bien se ha avanzado en reducir los problemas de hacinamiento, se observa un incremento constante de las viviendas que debieran ser reemplazadas por su grave estado de deterioro, lo que es una señal de mucha relevancia para orientar la política pública”.

De acuerdo a la CChC, las necesidades de nuevas viviendas para resolver problemas de deterioro y hacinamiento se concentran principalmente en las regiones Metropolitana, del Biobío, Valparaíso, La Araucanía y El Maule.

Según el informe, las 10 comunas que requieren mayor cantidad de viviendas de interés social son Maipú (15.432 viviendas), Puente Alto (13.171), Antofagasta (12.735), Temuco (12.412), Valparaíso (12.094), La Pintana (9.348), Pudahuel (8.915), San Bernardo (8.716), La Florida (8.641) y Puerto Montt (8.444 viviendas).

 

Problemas ambientales

En cuanto al análisis del entorno de estas familias, menos de la mitad (42%) de la infraestructura básica se estima como óptima, donde, a modo de ejemplo, el 96% de las manzanas no posee toda la infraestructura básica deseable y el 64% de las manzanas en nuestras ciudades no cuenta con veredas ni pavimentos en buen estado.  A eso se suma que una de cada cinco personas vive en un entorno urbano que ofrece una alta probabilidad de experimentar problemas medioambientales, con 23% de la población expuesta a presencia de basura en el espacio público.

En cuanto a la seguridad, uno de cada cuatro habitantes vive en un entorno que ofrece una alta probabilidad de estar expuesto a problemas de seguridad. De hecho, el 38% de la población ha estado expuesto a consumo de drogas en su entorno, el 26% a tráfico de drogas y el 16% a balaceras.

Destaca además que, al cruzarse los datos de déficit habitacional y de entorno urbano, el estudio de la CChC identifica 13 comunas que debieran ser prioritarias para la política pública, dado su nivel de carencia. Se trata de Arica, Iquique, Valparaíso, Cerro Navia, Estación Central, Talagante, Pedro Aguirre Cerda, Melipilla, Recoleta, La Pintana, El Bosque, Coronel y Los Ángeles.

Ante esta situación, la Cámara realizó 10 propuestas, donde apuntan a perfeccionar la asignación de subsidios y mejorar la focalización del gasto social en viviendas; otorgar “subsidio de movilidad” a las familias que ya obtuvieron un subsidio pero que necesitan cambiar su actual vivienda por otra en mejores condiciones; definir estándares urbanos mínimos que deban cumplir todas las comunas del país, independientemente de las condiciones socioeconómicas de sus habitantes, de manera de asegurarles niveles básicos de infraestructura urbana, equipamiento y servicios; reforzar los programas de rehabilitación de barrios y viviendas; garantizar la disponibilidad de suelo para la construcción de nuevas viviendas subsidiadas, ampliando las áreas de concesión de las empresas sanitarias y densificando zonas con buena infraestructura de transporte, equipamiento y servicios; y fortalecer el trabajo colaborativo entre el sector público y el privado.

Visto 44 veces
Etiquetado como
Compartir
Top