JoomlaLock.com All4Share.net

Noticias

El tendido será de  510 mil  durmientes de hormigón y los trenes deberán operar 350 días al año para UPM

El gobierno quiere adjudicar las obras de refacción de las vías férreas en el tramo Montevideo-Paso de los Toros, necesarias para que la nueva planta de UPM traslade pasta de celulosa al puerto montevideano en abril del próximo año y que las obras comiencen entre julio y octubre de 2018, según supo El País de fuentes al tanto de los detalles del pliego de condiciones que se difundirá en los próximos días.

Como recordarán UPM planea invertir US$ 4.000 millones, y requeriría US$ 1.000 millones adicionales que debería aportar el Estado para obras complementarias de infraestructura. La planta se ubicará cerca de Centenario (Durazno), frente a Paso de los Toros, y captará la madera proveniente de departamentos del este y norte (Tacuarembó, Treinta y Tres y Cerro Largo). Se requerirá mejorar el estado de la Ruta 14 que atraviesa el país de oeste a este y seguramente se construya otro puente sobre el río Negro, ya que se ha descartado que la madera llegue para su procesamiento en barcazas.

Las ofertas de los interesados se recibirían en febrero. El objetivo es que las vías estén operativas 350 días al año, bastante más de lo que hoy ocurre, explicaron las fuentes. Esto supondrá que operen trenes los domingos, algo que hoy no ocurre debido a la reducción de la operativa de transporte de carga y de pasajeros. Las obras demandarán 36 meses y supondrán, entre otros aspectos, el tendido de 510.000 durmientes de hormigón (no está resuelto si se fabricarán en Uruguay o si se importarán), la instalación de 104 barreras de seguridad nuevas en los pasos a nivel, 75 sistemas fotoluminosos que actúen a modo de semáforos y 44 “cruces de San Andrés” (en los cruces). “Si no hay ningún atraso, si llegan todos los insumos y los materiales, la obra estaría terminada a fines de 2021. Los trabajos abarcarán 273 kilómetros”, dijeron las fuentes a El País.

Por su parte, la comuna capitalina pretendía enterrar toda la vía desde la salida del puerto de Montevideo hasta el límite con Canelones, pero esa posibilidad se descartó por su elevado costo, aunque sí se enterrará la vía en Las Piedras, a lo largo de 800 metros, y se considera que esta obra será una de las más caras de todo el proyecto. UPM quiere utilizar su propio sistema de autorización de uso de vía y a esto ya accedió el Ministerio de Transporte. AFE seguirá aplicando su sistema que coexistirá con otro de estándares europeos que traerá UPM.

 

Inversionistas piden certezas

Los inversionistas interesados han planteado en varias oportunidades  al gobierno que necesitan seguridad de que recuperarán su inversión a lo largo del plazo de 22 años que está previsto. “Se les transmitió que Uruguay es muy serio y tiene una política de pagos que supone cumplir, con independencia de los cambios de signo partidario en el gobierno que pueda haber”, dijeron las fuentes. Todavía no está establecido lo que se define como “pago por disponibilidad de uso de vía”, o sea, lo que el Estado pagará al privado una vez que termine las obras. Las grandes líneas de lo que se pretende fueron presentadas a inversores en una reunión realizada el 15 de agosto.

Un aspecto que preocupa a nivel de AFE es la detención de actividades que habrá en las vías mientras se desarrollan las obras porque tendrá un efecto inevitable sobre el nivel de actividad de su operadora de carga. Se verá afectado el transporte de combustible a Durazno, y el de madera procesada y de arroz desde Tacuarembó a Montevideo (en este caso los clientes son las empresas Saman y Weyerhaeuser). “¿Cómo se va a instrumentar? ¿Va a haber un sistema logístico donde, por ejemplo, se va a parar en Canelones, y ahí se va a hacer un transbordo? ¿Se va a detener la operativa y se le va a decir a los clientes que utilicen el sistema de camiones? ¿Qué va a pasar con el sistema de pasajeros? ¿Se va a hacer algún transbordo a ómnibus? Eso tampoco está resuelto”, dijo una de las fuentes consultadas por el diario.

También se vería afectada el comienzo de la línea a Minas y, por ejemplo, los cargamentos de combustible que van a Treinta y Tres, vía Nico Pérez. Y se puede afectar la llegada de piedra y “clinker” desde la capital de Lavalleja. “Esto va a afectar los ingresos de la operadora que tiene en su presupuesto determinados ingresos económicos por determinada carga”, explicaron las fuentes.

Visto 58 veces
Etiquetado como
Compartir
Top