JoomlaLock.com All4Share.net
“Pensamos que la situación iba a mejorar en el segundo semestre de este año”

No ha sido un buen año laboral para contratistas y subcontratistas. Así definió el ritmo de actividad del 2016 el presidente de la Liga de la Construcción, Ubaldo Camejo, al ser consultado por Del Constructor. Camejo agregó que los pronósticos sobre una posible reactivación del sector en el segundo semestre no fueron acertados y habrá que esperar a la segunda mitad del 2017.

No obstante, enumeró una serie de señales –la baja en los topes para las viviendas de interés social, la posibilidad de construcción de una nueva planta de celulosa, y la construcción de más de cien centros Caif por la modalidad PPP-, a lo que suma las medidas adoptadas por Argentina, que permite avizorar que la actividad irá en aumento en el próximo año. “Por eso esperamos que la situación comience a mejorar en la segunda mitad del año que viene”, afirmó Camejo.  Por último, se refirió al nuevo convenio en el Grupo 9-01 de la construcción e instalaciones de la construcción y a los alcances del mismo.

 

¿Cómo presidente de la Liga de la Construcción qué balance hace de este 2016?

Para la Liga, internamente considero que, ha sido un año bueno porque estamos finalizando los trabajos en el local social que conducen a una consiguiente ampliación de la sede en un espacio que hemos convertido en un salón de actos, para un auditorio con una capacidad para 50 a 60 personas.  Para nosotros es muy importante ese espacio con el fin de realizar asambleas, cursos  de capacitación laboral y eventos. En ese aspecto ha sido bueno. Lo que no ha sido bueno, como en años anteriores, ha sido en materia laboral. Todas las empresas, ya sean contratistas o subcontratistas, que integran la Liga, han sentido el impacto de la baja laboral que hubo en el correr de este año. Una situación que se viene deteriorando desde hace dos años, por cierto. Era previsible que esto ocurriera. Creo que el que no lo vio fue porque no quiso verlo. Estamos en una situación de la que, tal vez, no captamos la envergadura de la misma. La tomamos un poco a la ligera en muchos aspectos, porque veníamos con mucho viento en la camiseta. No tomamos las previsiones debidas. La recesión fue importante en algunos rubros.

 

¿En qué rubro, por ejemplo?

En el rubro subcontrato ha sido bastante elocuente. Se están haciendo obras de arrastre, pero no hay ese flujo de obras que hubo en años anteriores. Fue un año regular. Se esperaba una reactivación del sector para el segundo semestre de este año. Ahora las expectativas están centradas en el segundo semestre del 2017.

Quienes creíamos que la situación iba a empezar a mejorar en el segundo semestre de este año, nos equivocamos. Las condiciones, y no me refiero solo a las internas del país, sino también a nivel regional, no nos han ayudado.  Eso repercute en un país pequeño, de tres millones de habitantes, como el nuestro. Esperemos que el año que viene, nosotros calculamos que a partir del segundo semestre del 2017, se empiece a ver algunas mejorías. Hay algunas condicionantes que, nos atrevemos a decir, que podrían indicarnos ese panorama.

 

¿Se refiere al anuncio de una nueva planta de celulosa? 

Tenemos a futuro lo que todos consideramos una gran posibilidad de una nueva planta de celulosa. Por otro lado, se empezó a hablar lo de la planta regasificadora. El gobierno acaba de emitir  varias medidas concernientes a las viviendas de interés social, tanto para Montevideo como para el interior del país.  Esa son señales positivas. A nivel regional, Argentina ha tomado algunas medidas y todo indica que lentamente va a retomar su ritmo de actividad y por lo tanto de crecimiento. Eso esperamos que repercuta en Uruguay. Para nadie es un misterio que los argentinos tienen muy buena parte de sus ahorros y bienes en nuestros país, sobre todo en la zona del este, donde tienen sus mayores intereses. También las exoneraciones de tipo tributario es un punto atractivo para que los argentinos realicen nuevas inversiones. Por eso esperamos que la situación comience a mejorar en la segunda mitad del año que viene.

 

Ahora que nombra a las viviendas de interés social, ¿qué expectativa hay depositada en ellas para reactivar el sector?

En cuanto a la mano de obra no tiene una gran incidencia porque todos sabemos que una obra de cuarenta, cincuenta apartamentos, se hace con aproximadamente medio centenar de trabajadores, pero serviría para una reactivación al crear nuevos puestos de trabajo. No hay que olvidarse que hoy estamos por debajo de los 47.000 trabajadores en la industria de la construcción. Por lo tanto, si podemos mantener esa cifra y acrecentarlo en alguna medida, bienvenido sea.  La idea, el objetivo es, al menos, mantenernos en ese número, y frenar la caída. Todos sabemos que la construcción siempre se manejó en el orden de los 35.000 a 40.000 trabajadores.  Con esto quiero decirle que es muy difícil volver a ese pico, récord histórico de más de 74.000 trabajadores cotizantes del BPS que tuvimos en el 2013.  Ojalá llegáramos a esa cifra, no solo por el bien de la industria, sino por el bien del país, pero es muy difícil a corto plazo.

 

Panorama laboral 

 

¿Y la participación público privada, conocidas como PPP?

En estos días la Anep y el Codicen han salido a anunciar la ejecución  por la modalidad PPP de más de 150 Caif y jardines de infantes. Ya están preparando una licitación de más de cuarenta de estos centros que se van a licitar en los primeros meses del año que viene. Esto es un número muy importante para el sector. Creo que se está buscando, por un camino u otro, la reactivación de la industria.  No hay que olvidarse, además que la construcción de una posible nueva planta de celulosa va a implicar un gran trabajo de infraestructura de ampliación de puerto, puentes, carreteras y vías férreas. Todo eso generaría mucha mano de obra. 

Lo que sí parece descartado, al menos por un tiempo, es la construcción de edificios de gran porte, como ocurrió en años anteriores.

Lo que pasa es que la plaza está saturada para edificios de ese tipo con fines de vivienda. Hay muchas viviendas de ese tipo para comerciar en la franja costera y dentro de Montevideo. En ese aspecto, dependemos de los inversores que quieran realizar emprendimientos de ese tipo, pero la situación actual es que la plaza está saturada.  De hecho, nos consta que hay muchos proyectos de este estilo que están frenados a la espera de ver cómo se comporta el mercado.

 

¿En cuanto al nuevo Convenio Salarial del Sector que nos puede decir?

Creo que se logró un acuerdo potable y llevadero para el sector, el nuevo es de 22 meses de duración, o sea desde el 1º. de octubre de 2016 al 31 de julio de 2018.- El sector obrero no perdió salario real, dado que se incluyó un correctivo que se generó del 3.7% del período 1º. de octubre de 2015 al 30 de setiembre de 2016, más un 7,025% para los 12 meses que van desde el 1º de octubre de 2016 al 30 de setiembre de 2017, no hay que olvidar que ambas partes tuvimos que negociar dentro de las pautas establecidas por el Poder Ejecutivo y eso dificultó en varios aspectos la negociación.

Debo mencionar que dentro del Convenio se incluyeron temas muy importantes, como ser, el protocolo de prevención de conflictos (ver recuadro), se incrementó la partida por alimentación en un 11%, se realizó una declaración muy importante sobre el tema Salud Laboral, se creó una bolsa acumulable de horas que los trabajadores podrán utilizar en diversos cursos de capacitación dentro de Instituciones como son Focap, Inefop, Cetp, siempre reguladas por el Focap.

Otro tema de importancia fue la creación de algunas comisiones que estudiarán el tema del trabajo migrante, también la inclusión de las personas con discapacidad.- Se incluyó además dentro del Convenio una cláusula de la inserción de la Mujer en la Industria y otros temas de interés y que forman parte del nuevo convenio.

Considero que el Sector conformado por las Asociaciones Empresariales y el Sunca hemos dado un ejemplo de negociar dentro de un clima de mutuo respeto y madurez, donde cada una de las partes buscó resguardar desde su posición los intereses de su sector y también de la industria.

Deseo hacer público el agradecimiento a los representantes del Poder Ejecutivo y a los integrantes de la Mesa de Negociación que son en realidad quienes además de su aporte sobrellevan a las partes y el tiempo de esas negociaciones.

 

¿Y cómo influye en el sector  la situación de Brasil y su crisis política y Paraguay como mercado para los inversores?

No voy a opinar sobre política, la Liga de la Construcción del Uruguay es totalmente apolítica, pero varios economistas han pronosticado qué puede ocurrir con Brasil para el 2017 y 2018. Según estos analistas, Brasil crecería el año que viene a un ritmo de un 1% y para el 2018 estaría creciendo un 2.5%. Ojalá que sea así. De más está decir que si Brasil crece, va a repercutir en nuestra economía. Sabemos perfectamente que nuestro principal socio comercial es Brasil. En cuanto a Paraguay, prefiero no opinar porque desconozco personalmente ese mercado.  Paraguay no guarda mucha similitud con Uruguay, ni con Argentina, ni con Brasil.

Visto 2350 veces
Compartir
Top