Noticias

Nuevos proyectos de construcción en marcha, negocios inmobiliarios que apuntan a la demanda hotelera, edificios administrativos y nuevas unidades de viviendas premium. Estas son algunas de las iniciativas que vive Paraguay en la industria de la construcción y en el sector inmobiliario, respaldado en la bonanza macroeconómica del país y en los costos, sensiblemente más bajos en comparación con la media de la región, que se duce a inversores extranjeros.

Paraguay es atractivo para las inversiones principalmente por el buen momento macroeconómico que vive en comparación a los países de la región, según los indicadores de inflación controlada y un crecimiento estable del Banco Central del Paraguay.

Esto se suma a la atracción de nuevos negocios en el que está trabajando el gobierno paraguayo para instalar empresas en el país y el bajo monto que se destina a los aranceles, que seduce a los inversionistas, por lo que esto se distribuye en varios sectores de la economía.

Según Humberto Luis Foresti, presidente de HF Proyectos & Inversiones el “boom inmobiliario” que se da en los últimos años financia principalmente las viviendas premium en las zonas de Carmelitas, Avda. Santísima Trinidad y Santa Teresa, denominado el nuevo eje corporativo.

Foresti comentó en una publicación que realizó en el portal Infobae que existe mucha demanda por atender en el país, ya que el mercado inmobiliario en altura aún es muy novedoso para Paraguay, tendencia que será el auge conforme el país vaya creciendo.

Por su parte, Ernesto Gómez, director de Fortaleza señaló en los inicios del “boom inmobiliario” que despegó sin tener en cuenta la necesidad del mercado, por lo que hace prioritario que los entes de regulación actúen. Según el director, los inversionistas aseguran su capital con estas inversiones y los desarrolladores deben comprar terrenos a valores que no son los acordes a la realidad. En este sentido, argumentó que la necesidad se concentra en la vivienda para la clase media, aunque a este sector todavía no cuenta con una oferta masificada para tener la casa o créditos acordes.

 

Precios más bajos

En tanto, Ricardo Ávalos, director de la empresa Canopy, consultora especializada en el sector inmobiliario, indicó que en Paraguay no hay riesgo de “burbuja inmobiliaria” ya que la mayoría de las operaciones se realizan al contado sin intervención de la banca. Lo que se debe hacer es ofrecer atractivos para que las nuevas inversiones se redirigan a nuevos nichos de mercado ya que hoy la oferta se concentra solo en el 20% de la demanda. 

El experto agregó que lejos de una burbuja que guarda relación con el stock hipotecario lo que sucedió en el mercado es un incremento de m2 cuadrados, lo que termina favoreciendo al consumidor final porque la sobre oferta ajusta los precios para abajo. La distorsión se podría dar en los precios en el mercado, en las tasaciones de los bancos, en la diferencia que hay entre el valor fiscal con el valor del mercado, pero pese a todo eso no se trata de una burbuja, sentenció Ávalos.

El consultor inmobiliario dijo que a su juicio no existe una sobreoferta como al parecer, según el mismo, se percibe por la falta de informaciones, por el simple hecho de que existe un déficit habitacional de 800.000 viviendas.

Ávalos agregó que solo en Asunción se cuenta con 125.000 viviendas que albergan apenas 500.000 personas. “El problema de la percepción del precio sucede cuando mezclamos el déficit de vivienda, en su gran mayoría en el segmento medio bajo, con la gran oferta en el segmento alto”, explicó.

Por su parte, el economista César Barreto, especialista en el sector inmobiliario,  manifestó que el mercado en el segmento más alto es muy pequeño aún, duda asignada desde el inicio del desarrollo inmobiliario. “Hay una sobreoferta y se va a corregir con menores precios y períodos más largos de venta de las propiedades”.

Sobre las nuevas acciones de algunos desarrolladores, dijo que estos se están enfocando a la construcción de departamentos más pequeños y accesibles a la clase media. En cambio, las unidades lujosas están destinadas para personas de alto nivel adquisitivo, pocas en Paraguay, y que por ende resulta en un exceso de oferta y que a pesar de que los precios bajen de US$ 600 mil a US$ 500 mil, seguirán siendo caros para la clase media.

Los agentes involucrados coinciden en que la perspectiva para el 2017 es que el negocio inmobiliario en Paraguay  seguirá creciendo entre el 2 y el 3%, especialmente en el ámbito residencial, mientras que en los segmentos corporativos se deberá trabajar sobre las ventajas de una oficina corporativa antes que una residencial y que los precios se ajustarán en cada mercado.

Visto 900 veces
Compartir
Top