Noticias

Una casa-triángulo que desafía las escalas

En medio de un tejido urbano abigarrado y cruzado por decenas de cables, las casas contemporáneas japonesas sorprenden por sus formas audaces. Es el caso de vivienda y atelier diseñada por DOG Architects para un pintor y su familia en la localidad de Kanagawa.

El encargo, según narró la periodista Graciela Baudel para el suplemento ARQ del diario argentino Clarín, surgió del artista, quien pidió una casa que pudiera ser a la vez una galería de arte donde mostrar su obra y dar cobijo a su esposa, su hijo y su madre.

El lote está ubicado en el camino Tokaido, una de las cinco carreteras que unían distintas regiones de Japón durante el período Edo. Esta ruta fue muchas veces dibujada por el gran maestro del paisaje Utagawa Hiroshige.

El estudio DOG, especialista en viviendas, fue fundado en 2015 por Ryutaro Saito, arquitecto nacido y formado en Tokio, con un master en la Tokyo University of Science. En pocos años, junto con Yuki Kojima, recibieron numerosos premios por su diseño de viviendas en distintas regiones de Japón.

 

Una gran vidriera

Su trabajo se centra en la búsqueda de nuevas relaciones entre la arquitectura, la ciudad y el hombre. Saito y Kojima aseguran que intentan innovar pero siempre atados a sus raíces, sin descuidar las enseñanzas del pasado. Entre sus obras se destacan la Acquired Stilt House, en Matsudo; y la Administrative House, en la ciudad de Yokohama.

En la casa 8.5, para lograr una pared de exhibición lo más larga posible, los proyectistas dividieron el terreno por la diagonal. Y tomaron la parte de cara al acceso para ubicar la vidriera y la entrada, resignando unos metros cuadrados para ampliar la vereda.

La idea fue conseguir una expansión que, cuando el taller se encuentra abierto, funciona como espacio al aire libre para mostrar el trabajo del artista e invitar a los transeúntes a ingresar. La ventana que cala la fachada sigue la línea triangular del prisma, enfatizando el efecto del volumen.

En el espacio de exhibición, de doble altura, se encuentra la escalera, con escalones flotantes de madera que otorgan liviandad.

Del otro lado de la diagonal, en planta baja, se disponen un depósito para la obra del artista, dos habitaciones y un baño. En el primer piso, un estar con la cocina integrada que balconea hacia la planta baja y recibe luz natural desde una ventana en la contrafachada.

Una de las inspiraciones del propietario fue la obra del artista Hiroshige, en especial su famosa serie de grabados Las 53 estaciones del Tokaido, de las que Frank Lloyd Wright fue un entusiasta coleccionista.

Actualmente, el camino de Tokaido es el corredor de transporte más transitado de Japón, ya que conecta al Gran Tokio con Yokohama, Nagoya y luego con Osaka a través de Kioto.

La cubierta inclinada se dobla como una pared hacia el Tokaido en el lado norte del sitio para reducir la sensación de presión sobre la ciudad y enfatizar la forma escultórica de la vivienda.

El techo -empinado e inclinado- y el muro diagonal de exhibición se cruzan para crear una figura tridimensional que genera espacios de distintas escalas. La idea, dice la memoria del estudio, fue crear ambientes que sacudieran la percepción en la vida cotidiana y estimularan la imaginación del pintor y su familia. Espacios atípicos, pero confortables y llenos de luz.

Visto 175 veces
Compartir
Top