Noticias

Los empresarios argentinos se preguntan: ¿Se reactiva la construcción privada en el Gran Buenos Aires?

La construcción de obra privada afronta una nueva etapa con la flexibilización de la cuarentena, en la que deberá evaluar una nueva estructura de costos y la continuidad de las obras contemplando las medidas sanitarias, de acuerdo con distintos especialistas del sector inmobiliario y de la industria.

“Las obras van a ser más costosas en términos de la ineficacia del trabajo porque se trabajará con menos gente y más controles y protocolos, así que los plazos van a ser más largos y más costosos”, dijo el presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU), Damián Tabakman al portal especializado www.iprofesional.com.

Señaló que en la actividad “no hay mucho todavía, lo que habilitaron acá en Capital son demoliciones, las obras siguen esencialmente paradas. Estoy conforme con la modalidad de trabajo, los protocolos de transporte, los mecanismos para salir a trabajar, pero todavía es un trabajo de laboratorio. Falta que se autorice”.

En cambio, observó que “en algunas provincias empezaron las obras y no tienen tanto problema, empezaron hace un par de semanas y estos fantasmas después en la vida real no noto que se les esté complicando”.

“Buenos Aires es una mega metrópolis, es otro grado de situación, el transporte, la gente que viene del conurbano”, consideró.

Agregó además que “dada la incertidumbre en la que vamos a retomar las obras muchos no quieren ser punta de lanza, el que puede esperar, prefiere esperar, algunos no se van a apurar por retomar las obras y otros al revés. Aun así estamos ansiosos por volver a trabajar”.

En cuanto a la evolución de los costos dijo que “la inflación sectorial es difícil de medir porque nadie está comprando nada; todo es incertidumbre”.

 

Preocupación por costos de la construcción

Por su parte, el desarrollador y miembro de la Asociación de Empresarios de la Vivienda de la República Argentina (AEV), Gustavo Ortolá, dijo que “durante el proceso hubo costos de la inactividad que no estaban considerados en el proyecto de obra y luego la estructura de costos de la construcción cambió también porque se suman los costos sanitarios”.

En ese sentido, señaló que “bajaron los costos, por ejemplo la bolsa de cemento está casi 4 dólares, que es un valor históricamente muy bajo, pero tenemos nuevos costos, los costos del parate y los costos sanitarios”.

“En adelante habrá costos sanitarios, de traslado de personal, trabajar con cuadrillas más pequeñas, entregar equipamiento adicional, la ART que se tiene que hacer cargo de las contingencias. Hay que ver si podemos lograr que todas las obras sigan en marcha”, analizó.

Ortolá consideró que “el primer desafío que tenemos a nivel desarrolladores es recomponer nuestra estructura de ingresos, volver a poner en marcha las obras y proyectos que tenemos, eso implica volver a construir y volver al diálogo con los inversores y la estructura que le da vida a los desarrollos. Ese es el nuevo escenario que nos vamos a encontrar ahora al final del túnel, el desafío es poder volver a la actividad”, agregó.

 

Ventana de oportunidades

Asimismo, dijo que “para las obras nuevas se viene una ventana de oportunidad porque los costos están a nivel histórico, me hace acordar a 2002-2003 donde hubo bastante actividad post crisis, hoy vamos a estar en algo parecido a eso, se viene un par de años de buena actividad para obra y proyectos nuevos”.

Por su parte, el presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), Armando Pepe, se refirió a los costos y dijo que “el hierro se cotiza según el dólar, habrá que ver los valores de los artefactos sanitarios, los ascensores”.

“Hace un año la construcción estaba en 1.100 dólares el metro cuadrado, ahora va a estar en 850 dólares”, estimó y aclaró que “la ley de oferta y demanda va a determinar los precios. Nosotros hace 24 meses venimos en caída, hay que ver cómo hacemos para remontar sin créditos y con un dólar que sigue en alza”, agregó.

 

Lo que vendrá

Hasta el momento, el gobierno nacional autorizó la reanudación de las obras de construcción en el ámbito privado en las provincias de San Juan, Misiones, Neuquén, Santa Cruz, Entre Ríos, Salta, Mendoza, La Pampa y Jujuy, en una nueva apertura parcial del aislamiento obligatorio por el coronavirus.

A esto se suma CABA con apertura parcial para demoliciones y excavaciones cuya paralización implica riesgos. También hay protocolos habilitados para la actividad en la provincia de Buenos Aires.

De acuerdo con un relevamiento de la Cámara Argentina de la Construcción, la obra privada representa 70% del sector en el país y entre abril y marzo de este año, el 70% de las empresas constructoras facturó menos que en 2019. El sector ya lleva más de 24 meses de contracción y se perdieron en el camino más de cien mil empleos. El panorama, según varios de los protagonistas consultados, sigue siendo preocupante.

Visto 119 veces
Etiquetado como
Compartir
Top