Noticias

Árboles que se asoman sobre un edificio residencial de Vietnam

El estudio Vo Trong Nghia Architects ha levantado la llamada Ha Long Villa en la ciudad del mismo nombre, ubicada en la ciudad costera homónima al norte de Vietnam de Ha Long, a 160 km al noreste de Hanói.

Precisamente al lado de la bellísima bahía de Ha Long, y no es casual la elección, el referido estudio ha creado un bloque de viviendas que pretende devolver a la zona parte de la naturaleza a la que ha renunciado en los últimos años por culpa del incremento del turismo. Se trata de la bautizada como Ha Long Villa, un edificio compuesto de un pentágono dentro de un pentágono porque su fachada de hormigón en realidad tiene dos capas: la interior, donde se encuentran las zonas habitables privadas, y una segunda semi-exterior comunitaria que sirve para frenar las temperaturas más elevadas y, asimismo, como escaparate de un árbol en todas y cada una de sus aberturas.   El hormigón, la madera y la vegetación aquí son los tres grandes protagonistas que se unen en perfecta armonía.

Los responsables del estudio Vo Trong Nghia Architects presentaron el proyecto, señalando que “estamos ante un hogar sostenible que en todo momento está en armonía con el entorno y, sobre todo, busca formar parte de su paisaje.  Aunque a simple vista no lo parezca, el edificio se compone de un pentágono dentro de un pentágono con dos capas espaciales: una interior y otra semi-exterior”.

De esta manera, el estudio se decantó por una fachada de hormigón con textura de madera, lo cual hace que se asemeje a la estética natural de una roca. Ha Long Villa cuenta en total con seis pisos, los cuales están conectados a través de una escalera que sube alrededor del perímetro.  Y en  cada una de las rectangulares aberturas de hormigón de la fachada, correspondientes a los espacios que hay entre las diferentes secciones de la escalera, se ha plantado un árbol. Esta carcasa que funciona a modo de patio semi-exterior resguarda a las viviendas de las altas temperaturas y el ruido.

Dentro de la especie de doble piel el equipo de arquitectos quiere que los residentes se sientan libres para demostrar sus dotes de jardinería, caminar o incluso aprovechar para poder comer al aire libre, ya que este espacio conecta con la sala de estar, por lo que el interiorismo de las viviendas resulta de lo más cálido. También se trabajó en el  contraste entre las paredes lisas de hormigón y los acabados de madera que, por ejemplo, presiden el suelo y el techo.

Mientras que el salón se encuentra en la primera planta, del mismo modo que la cocina, los dormitorios están en los pisos superiores. De esta manera, la privacidad del interior juega en todo momento con la vegetación y la vida en las calles del exterior.

Visto 37 veces
Etiquetado como
Compartir
Top