JoomlaLock.com All4Share.net

Además de ser agradables estéticamente, las fachadas deben ser resistentes, durables y, en su función de “piel”, capaces de regular de forma eficiente el flujo térmico de calor y vapor a través de ellas.

El sistema de fachada ventilada cumple con todos esos requisitos y es una solución ideal para frentes de gran superficie. Según explica un artículo del suplemento ARQ del diario argentino Clarín, este sistema consiste en aplicar el revestimiento separado del muro de cerramiento a través de un sistema de perfiles de fijación. La clave es realizar una cámara de aire con el espesor adecuado para que se produzca la ventilación natural por el efecto chimenea, y colocar un aislante térmico dentro de ella. De esa manera, se puede alcanzar una reducción de entre un 43 a 53% en el consumo de energía para calefaccionar un edificio y entre un 19 y 27% para refrigerarlo.

La interposición de un material aislante, en este caso un panel de velo de vidrio, evita los puentes térmicos y la condensación intersticial, contribuyendo a que el ambiente interior sea confortable. Como efecto adicional, la lana de vidrio aporta aislación acústica.

Las fachadas ventiladas tienen la ventaja de un montaje en seco, lo que ahorra tiempo en obra ya que las piezas se cortan en fábrica y solo se realizan ajustes en el remate y otros detalles. La eficiencia del cerramiento depende del espesor de la cámara (que se calcula en función de la altura de la fachada) y de la colocación de las placas dejando juntas abiertas de 8 mm.

La variedad de revestimientos es amplia y con opciones de color, brillo y textura. Por ejemplo, chapas perforadas, microonduladas o conformadas, paneles de acero corten o compuesto de aluminio, símil madera, cementicios y cerámicos. Todos poseen una excelente terminación estética, buena relación peso/rigidez y resistencia al rayado y la intemperie.

Algunas placas tienen tratamientos ignífugos que mejoran su comportamiento ante el fuego en solicitaciones especiales. Es el caso de la placa de compuesto de aluminio con alma blanca, que incluye sales ignífugas que le otorgan al sistema 30 minutos de resistencia al fuego. Se emplea en los casos en que se debe preservar la propagación de llamas de un piso hacia el superior en el plano de la fachada.

El montaje del revestimiento se puede realizar con fijaciones vistas (con tornillos o remaches) o con fijaciones ocultas. En ese caso, las placas se cuelgan de una guía horizontal entre montantes, o bien se pegan sobre la perfilería con adhesivo. Esta opción no es tan elegida porque es de difícil ejecución, ya que requiere de la aplicación de una cinta adhesiva para posicionar la placa y darle tiempo al sellador para que cure.

Publicado en Noticias

Más de un centenar de ciudades de Argentina pusieron en marcha distintas acciones que apuntan a la eficiencia energética, como los edificios sustentables que permiten ahorro de 40% en los consumos, aun cuando su construcción haya tenido un costo adicional de entre 7 y 10% respecto de las tradicionales, según cálculos del Ministerio de Medio Ambiente de la ciudad santafecina de Rosario.

Paneles y termo tanques solares, bicicletas y autos eléctricos, así como la construcción de edificios sustentables, figuran entre las acciones de incorporación de tecnologías con miras a la eficientización de la energía, según un artículo publicado por la agencia de noticias argentina Télam.

“Una cuestión muy básica apunta al consumo energético responsable y el uso de dispositivos no contaminantes, como paneles y termo-tanques solares”, coincidieron en señalar Nelson Copia, del departamento Ambiental de la ciudad mendocina de Godoy Cruz; Ana Paula Lattuca, directora del Programa de Construcciones Sustentables de Rosario (Santa Fe); y Gisella Gallucci, de Energías Renovables de Salta.

Cabe recordar que las ciudades de Godoy Cruz, Rosario y Salta forman parte de la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático (RAMCC), que agrupa a 119 distritos de 18 provincias de todo el país que en los últimos años desarrollaron políticas activas en temas energéticos.

En este sentido, Lattuca explicó a Télam que Rosario se convirtió en el “primer” distrito del país en “implementar medidas para la reducción del consumo de energía en la construcción de edificios”.

“A partir del uso intensivo de paneles solares y otros instrumentos térmicos para calefacción y refrigeración, desde 2013, se construyeron unos 115 edificios para viviendas y oficinas, y un shopping, que ocupan una superficie cubierta de casi 450.000 metros cuadrados”, afirmó Lattuca. También señaló que la decisión del gobierno de impulsar el uso de materiales térmicos tuvo un impacto económico adicional que oscila entre el “7 y el 10%” en las nuevas edificaciones. No obstante, Lattuca aclaró que esos mayores costos iniciales se compensan “largamente, porque el ahorro de energía en acondicionamiento térmico es del 40%”.

 

Responsabilidades energéticas

En tanto, Nelson Copia, Jefe del Departamento de Fiscalización Ambiental de Godoy Cruz, puso de relieve los avances en temas de responsabilidad energéticas y mencionó como ejemplo que en la ciudad se instalaron “termo-tanques solares en todos los jardines maternales, centros de salud, polideportivos y otras dependencias municipales”. Durante este año, se colocarán paneles solares para abastecer de energía eléctrica al Concejo Deliberante de Godoy Cruz. En esa ciudad mendocina se inauguró “hace pocos meses un edificio para viviendas totalmente sustentable, con paneles y termo-tanques solares, y un sistema para recuperación de agua”, comentó Copia.

También destacó que la Policía Ambiental usa “bicicletas y un auto eléctrico para recorrer más de 250 lugares para recolectar pilas y baterías, que se trasladan a lugares seguros para su disposición final”. Además apuntó que se aprobó una norma municipal que otorga beneficios impositivos a aquellos proyectos habitacionales que “incorporen medidas sustentables”.

En Salta, la directora de Energías renovables, Gisella Gallucci, destacó la sanción de la ley de Balance Neto, que apunta a reducir el consumo energético y permite “vender el excedente de producción a la empresa distribuidora provincial, que la compra con una tarifa diferencial más alta”. Gallucci señaló a Télam que por medio de esta iniciativa “se puede vender hasta 1 MW” de electricidad, con beneficios puntuales para los primeros pobladores que se sumen a la iniciativa.

De todas formas, adelantó que la ciudad analiza ampliar hasta 3 MW la potencia, que podría comprar la distribuidora eléctrica local, como “un estímulo para el ahorro energético”. Asimismo, resaltó la importancia de la ley de Fomento a las Energías Renovables, que otorga “exenciones impositivas y créditos para equipamientos” para todas las industrias y residentes de la provincia que utilicen fuentes energéticas alternativas.

Cabe recordar que la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático es un instrumento de articulación e impulso de las políticas públicas locales de lucha contra el cambio climático de las ciudades y pueblos de la Argentina, donde se coordinan acciones locales, se socializan experiencias y se evalúan los resultados de los programas que desarrollan los municipios que la integran.

Publicado en Noticias

Investigaciones apoyadas por la Unión Europea (UE) tienen como finalidad desarrollar materiales y tecnología que logre reducir al mínimo la “energía incorporada” de los edificios y convertirlos en más sostenibles.

El término “energía incorporada” se refiere a la suma total que se necesita para producir un material determinado, desde su fuente hasta el producto final. Por ello, los científicos están buscando soluciones para reducirla y, de hecho, un proyecto de investigación financiado por la UE involucra el desarrollo de nuevos tipos de cemento a partir de aglutinantes bajos en carbono. Estos cementos vendrían a sustituir las variedades usadas ampliamente en la construcción como el cemento Pórtland, según consignó en portal www.mx.blastingnews.com.

Otros estudios revelan que el hormigón se puede obtener de manera parcial a partir de materias primas secundarias, residuos municipales sólidos, plásticos usados, aparatos eléctricos y espuma de poliuretano. Además, el hormigón también puede ser sustituido con resinas y materiales de origen biológico obtenidos de residuos y otras fuentes agrícolas y de plantas fuertes como el lino y el yute.

 

Nueva generación

Los estudios apuntan a que con el desarrollo de los nuevos aglutinantes, con un menor contenido de calcio, se podrá crear una nueva generación de materiales de construcción que a la larga se estima que reduzcan en al menos un 30% la energía incorporada. Otros factores a tomar en consideración con estos materiales es la reducción de aproximadamente un 15% en los costos y la mejora del 20% en las propiedades aislantes. Asimismo, los estudios indican que podrían mostrar mayor resistencia al fuego, poseer más impermeabilidad y son mejores aislantes acústicos y térmicos. Un valor agregado sería que crearán atmósferas en interiores más saludables al no generar compuestos volátiles.

Según señala el sitio web de Cordis, estos adelantos han sido posibles gracias al financiamiento aportado por la UE en este campo, con colaboraciones de empresas europeas dedicadas a la construcción, laboratorios, universidades e institutos de investigación.

 

Efecto invernadero

En la actualidad, el 5% de las emisiones de gases del efecto invernadero son generadas solamente por la producción de hormigón, material emblemático en las construcciones tradicionales. Asimismo, la fabricación de acero, ladrillo y plástico, materiales fundamentales en cualquier construcción, también consumen una gran cantidad de energía. Y no sólo esto, sino también los procesos para extraer estos materiales comportan una gran cantidad de consumo energético.

 

Tecnologías limpias

En las últimas décadas, la concientización por los daños que el ser humano ha causado en el medio ambiente, ha llevado a numerosas organizaciones a tomar acciones para paliar o minimizar los riesgos que a largo plazo esto podría generar.

El término “tecnología limpia” se refiere a aquella que es utilizada sin dañar al medio ambiente, aplicando la ciencia para conservar el ambiente y los recursos y frenar los impactos negativos que el ser humano ha dejado en su paso por el planeta.

Estas investigaciones están orientadas a minimizar los daños que han cobrado especial relevancia para los gobiernos alrededor de mundo y estos han generado políticas diversas que ayuden en este sentido al planeta y por ende a los seres humanos y a la vida en general.

Publicado en Noticias

El estudio iraní BMDesign Studios  presentó Concave Roof, un sistema de cubiertas a dos aguas con forma  de  tazón que permite recoger el agua de lluvia y almacenarla, en especial, en zonas áridas como el Golfo Pérsico, donde se estima que en un futuro la escasez de agua podría ocasionar grandes flujos migratorios.

La propuesta contempla un sistema de doble techo, que incluye un techo abovedado debajo de un área de captación en forma de cuenco, está diseñado para ayudar a recoger incluso cantidades pequeñas de lluvia, que se funden en gotas más grandes, lo justo para la recogida antes de que se evapore.

El área de captación en forma de cuenco está lo suficientemente inclinado para llevar las gotas de lluvia hacia un punto central, donde la lluvia se canaliza hacia un sistema de almacenamiento. Además, para alojar el sistema de almacenamiento se usan espacios entre las paredes, de manera que ayude a regular la temperatura interior del edificio.

Este innovador techo fue pensado para una escuela primaria en Jiroft (Irán), donde las precipitaciones en esta región son inferiores a un tercio del promedio mundial y la evaporación es tres veces mayor. El sistema de cuencos cóncavos está diseñado para captar las aguas lluvias “antes que se evaporen”, según afirman los arquitectos en su sitio web. Además, favorece la refrigeración natural de la construcción y permite que el aire se mueva libremente entre el cuenco y el espacio interior.

El sistema ya se instaló en la escuela primaria de Jiroft y se espera que puedan recogerse 28 metros cúbicos de agua. Los depósitos conectados a los sistemas de recolección se colocarán entre las paredes del edificio, lo que permitirá un mayor control de la temperatura de los espacios interiores debido a la capacidad de almacenamiento de calor del agua. Otro ejemplo de tipo de construcción ideal para zonas áridas es el superadobe. Se trata de una técnica desarrollada en los años 70 por el arquitecto iraní Nader Khalili, fundador del Instituto de California de Arquitectura de la Tierra. Su objetivo es levantar viviendas baratas y resistentes de bajo impacto ambiental.

Según directivos de BMDesign Studios, el diseño de techo cóncavo, como solución arquitectónica,  está dirigido a regiones áridas para luchar contra la escasez de agua.

Publicado en Noticias

El poliuretano es otro de los materiales que se suma a las nuevas tecnologías de construcción, luego de conocerse algunas de sus ventajas sobre otros materiales tradicionales. Por ejemplo, un panel de 5 mm. de poliuretano de alta densidad logra la misma aislación térmica que 5 metros de hormigón o 1,36 metro de ladrillo.

Las ventajas de poliuterano fueron presentadas durante un congreso celebrado en Neuquén, por el arquitecto argentino Jorge Grez, de la empresa chilena Construtec. “Las obras impactan negativamente sobre el medio ambiente: causan cerca del 40% del total de emisiones de gases de calentamiento global, consumen el 26% de la energía y el 6% del agua. Por eso, este material es el mejor material sustentable energéticamente, ya que  implica menos gasto de energía durante la obra y en los edificios una vez terminados”,  explicó Grez. Según su visión, hoy, si un proyecto no es sustentable, no es negocio. “Tenemos que tener en cuenta el asolamiento, la luz y la ventilación de un edificio. Si está mal orientado gastará el doble. Hay que optar por nuevos materiales, como los paneles aislantes renovables, que aceleran la obra y aportan aislación térmica y acústica”, afirmó

Grez, que fue uno de los expositores del Encuentro sobre Desempeño y Sustentabilidad en la Industria de la Construcción, estuvo acompañado por Marcelo Fiszner, ingeniero químico y director de marketing de poliuretano para Dow en América Latina, quien se refirió a la participación de su compañía durante los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016. En ese momento, el objetivo fue mitigar las 5 millones de toneladas de dióxido de carbono que emitiría el evento. “Compensamos 2,2 millones de toneladas de dióxido de carbono y concientizamos a 8 millones de personas”, subrayó Fiszner.

 

Sistema liviano

El poliuretano, que puede tener entre 5 y 15 cm de espesor, se puede ubicar entre distintos tipos de “panes”, como chapas y materiales compuestos, entre ellos el plástico reforzado con fibra de vidrio. “El poliuretano tiene excelentes propiedades de adhesión y se adapta también a otros materiales. Un buen ejemplo es la heladera, que tiene el poliuretano entre el plástico de adentro y la chapa de afuera, perfectamente pegado a los dos”, dijo Fiszner.

En Europa se consumen 79 millones de m2 de paneles por año, y su instalación es hasta diez veces más rápida que otros materiales, además son autoextinguibles, autoportantes, resistentes al ataque de insectos, y otros animales, y también a los sismos, la humedad y las filtraciones.  Un detalle no menor es que los paneles son muy livianos,  pueden combinarse en la construcción tradicional, y disminuyen los residuos urbanos, permitiendo proyectos mucho menos “sucios”.

 Fiszner, puntualizó que si bien existen paneles de medidas estándar, lo que disminuye los costos, es posible cortarlos a la medida que se desee. “Se los puede dejar como están o bien pintarlos, cubrirlos con revestimientos o placas cementicias”, explicó. También es posible agregar paneles a construcciones ya realizadas para mejorar la eficiencia energética. Las facturas de los consumos energéticos pueden reducirse a la mitad.

 

Noble y saludable

El poliuretano, aseguró Fiszner, es seguro para la salud. “Es el resultado de la reacción química entre dos líquidos que una vez que se juntan producen un sólido, tanto rígido como flexible. Un colchón o una almohada son de poliuretano. Se trata de un material inerte. Otros materiales, como por ejemplo la pintura, son volátiles. Pero el poliuretano no”, señaló.  Por el momento, las construcciones más antiguas con este material tienen alrededor de 6 décadas y los ensayos de envejecimiento acelerado confirman que mantiene todas sus positivas características.

Hasta ahora, los paneles de poliuretano se han utilizado más en los Estados Unidos que en Europa, donde es más fuerte la tradición del cemento y el ladrillo. “Los paneles de poliuretano son como un Lego: se llevan, se transportan, se ensamblan. El ladrillo, el cemento y el hormigón no tienen los días contados, pero sí las décadas contadas. La huella de carbono y las emisiones que generan las obras deben reducirse. La energía más sustentable es la que no se usa”, sentenció Fiszner.

Publicado en Noticias
Página 5 de 7
Top