JoomlaLock.com All4Share.net

En diálogo con Del Constructor, parte del equipo de Casa Concepto -Bernardo Martín, Alexis Arbelo y Andrés Cabrera- que funciona en la Facultad de Arquitectura, explicaron los alcances del convenio firmado con MEVIR y algunos de sus objetivos, tales como el diseño de la vivienda, las condiciones del ambiente, a partir de la calidad de los cerramientos, y la relación de la vivienda con el predio. 

 

¿Cómo funciona Casa Concepto?

Empezamos a trabajar en el 2011 a partir de un llamado, de un concurso de la Facultad de Arquitectura, para recibir propuestas de diseños de una plataforma de proyectos dirigidos a los sectores más desfavorecidos de la sociedad. El cometido fundamental era que la facultad se involucrara en términos concretos en esta temática y diera su aporte, no solo desde el punto de vista de la investigación y de la enseñanza, sino desde la práctica concreta. Nosotros con un equipo, que integramos buena parte de los que estamos actualmente, más otros colegas, ganamos ese concurso y elaboramos la plataforma que fue, en principio, un trabajo de corte estrictamente teórico, pero que rápidamente intentamos canalizar  a través de algunos de los agentes que construyen  vivienda social en el Uruguay. Ese fue un trabajo de un año aproximadamente y a partir de ahí  iniciamos las conversaciones para firmar un convenio entre la Intendencia de Canelones, el Ministerio de Vivienda y la Facultad de Arquitectura, para elaborar un proyecto de realojo de quince familias en el asentamiento Las Cañitas, en Barros Blancos. Ese fue un proyecto que se hizo en el transcurso del 2012, que implicó la participación de técnicos y asistentes sociales de la Intendencia de Canelones, de técnicos del MVOTMA, además de reuniones con las familias implicadas y la elaboración de un plan de trabajo y de un programa de necesidades para llevar a cabo el proyecto. Finalmente, se nos asignó  un terreno en Barros Blancos, en el cual hicimos ese proyecto de quince casas para realojo. Después, ingresó en un proceso de construcción de las casas que se realizó en cuatro años, porque se hizo en una modalidad bastante poco frecuente que fue hacerlas con mano de obra municipal  de la Intendencia de Canelones, con carga horaria a lo largo del día para una obra relativamente pequeña, por eso avanzó lentamente, pero finalmente se terminó, y las casas quedaron muy bien. Y ya se entregaron a sus beneficiarios. Para nosotros fue una experiencia maravillosa desde todo punto de vista, ya sea el salto de la plataforma teórica  al trabajo concreto, el éxito de una forma de interactuar donde complementamos conocimientos y destrezas con los diferentes agentes de construcción de vivienda, ya sean ministeriales, municipales y académicos. Y fue muy especial para la Facultad de Arquitectura porque significó dar el salto del cometido de esta casa de estudio, que en principio puede verse como de docencia e investigativo, y comprometerse. 

 

¿Cuáles son las características y qué comprende el convenio firmado entre la Facultad de Arquitectura y MEVIR? 

Fue un convenio que se planteó a partir del tornado en Dolores, en abril del 2016. El arquitecto Gonzalo Balarini, de Mevir, quien además es docente de la Facultad de Arquitectura, hizo contactos con nosotros, en principio para que el equipo de Casa Concepto participara de los trabajos que el Ministerio de Vivienda le asignó a MEVIR. Nos planteó la posibilidad que los apoyáramos en el trabajo del proyecto vinculado a los trabajos de reconstrucción de la ciudad de Dolores. Finalmente, eso no se pudo concretar por los tiempos involucrados, pero en el transcurso de la conversación y del diseño del convenio, surgió la posibilidad de hacer otras cosas, que empezaron a concretarse en noviembre del 2016.  La Facultad de Arquitectura firmó un convenio que no solamente nos involucra a nosotros, sino que involucra también al Instituto de la Construcción, a las cátedras de la construcción, y, a buena parte de sus estudiantes que han trabajado como voluntariado, en este caso sí en Dolores, y que todavía están trabajando, especialmente en la regularización de las intervenciones de Dolores frente a la Intendencia de Soriano. La otra parte del convenio fue Casa Concepto.

 

¿Cuál es el trabajo de Casa Concepto?

Nuestro convenio incluye fundamentalmente dos tareas. Una es la de desarrollar proyectos ejecutivos concretos, para lo que se plantearon lugares como 25 de Agosto, en Florida; Vichadero, en Rivera; y Lascano en el departamento de Rocha. Concurrimos a los lugares, entramos en contacto, obviamente, con los informes de las asistentes sociales de MEVIR acerca de los requerimientos programáticos y familiares de los beneficiarios. Estuvimos visitando una obra  de Vichadero III, en la cual hicimos contacto con los agentes locales, con los procedimientos constructivos y con los modos de hacer, digamos históricos, de MEVIR. La idea es que a partir de un encargo convencional, de un encargo de un  proyecto ejecutivo de arquitectura, se plantearan algunos asuntos sobre los cuales MEVIR tenía especial interés y donde se imaginase posibles transformaciones de sus modos operativos. En particular, les interesaba reformular algunas cuestiones constructivas asociadas a localidad del ambiente en el interior de las viviendas, con especial énfasis en las condiciones de aislación térmica de las viviendas. Para eso se plantearon un montón de alternativas, de definición de los cerramientos verticales y también de los techos. Finalmente, y para estos tres proyectos, se pasó de un muro macizo simple de ladrillo y medio ladrillo, o sea un poquito menos de veinte centímetros, a un muro doble con cámara y espuma en las caras con orientaciones menos favorables, lo cual le da una aislación térmica y una inercia térmica mucho mayor a la vivienda, y la pone en igualdad de condiciones con el resto de la vivienda social, que es lo que el Ministerio de Vivienda reclama como reglamento de su producto.    

 

Casas que crecen

 

Desde la creación de MEVIR, en 1967, los conceptos sobre  viviendas confortables y amigables con el hábitat han cambiado. 

Claro.En realidad en el mundo de vivienda social, especialmente urbana, que ha estado a cargo, históricamente, primero del Banco Hipotecario, después del Ministerio de Vivienda, la Dirección General de Vivienda y la Agencia Nacional de Vivienda, estos criterios de eficiencia de  aislación térmica ya hace muchos años que están instalados. Esto es ponerse a punto en algo que el resto de la vivienda social ya había incorporado desde la década del 70. Faltaba este aggiornamiento para la vivienda rural, que nos parece fundamental, porque a veces parece que este tipo de cosas se subestiman. Hay una lectura simplista, a veces, que habrá que prender la estufa y ventilar un poco más en verano.  Por supuesto que eso es necesario, pero hay unas condiciones ambientales y de calidad del aire, asociadas a la calidad de los cerramientos que ya hace muchos años que se reconocen como muy importantes en la calidad de vida y en factor de ahorro energético. Esto se ha transformado en un paradigma en los últimos años. El otro parámetro que nos planteamos en torno al diseño de la vivienda, además de las condiciones de la calidad del ambiente a partir de un rediseño de la calidad de los cerramientos, es repensar la casa propiamente dicha, su organización, su distribución y su espacialidad, a partir de imaginar que la casa, cualquier casa, a lo largo de la vida de un grupo de  ocupación, como puede ser una familia, es necesario que sea capaz de absorber transformaciones.  En ese sentido, lo que especialmente estamos planteando es la posibilidad de que las casas crezcan. Nosotros, a partir de los requerimientos programáticos planteados en los informes de las asistentes sociales, que dicen que hay familias que va a requerir una casa de dos dormitorios o de tres dormitorios, estamos previendo que todas las casas puedan tener hasta lo que llamamos, no cuatro dormitorios, sino cuatro habitaciones, pensando que cuando una casa necesita crecer, no todas las habitaciones tienen que, necesariamente, ser dormitorios.  Por eso es que estamos planteando que en ese tránsito de la vivienda de dos habitaciones hasta la vivienda de cuatro habitaciones, por un lado que la casa pueda crecer, y por otro lado que siempre haya una de las habitaciones, resultado del crecimiento, que tenga carácter de comodín. Es decir que pueda estar claramente asociada a un sector más íntimo,  privado y de noche de la casa, que puede ser un potencial dormitorio, pero que también tenga la posibilidad de asociarse a la zona de relación. En la mayoría de los casos estamos intentando que tenga un contacto directo con el exterior y al frente de la casa, que le permita incluso tener la posibilidad de acceso independiente. Hablamos de incorporarla al paquete de dormitorios, al área social e incluso funcionar como una habitación con una relativa independencia de la casa, que permite asociarla al trabajo de la casa.

 

¿Esto lleva a redimensionar las casas que venía construyendo MEVIR?

Nosotros, en términos de superficie construidas, estamos manejándonos por los parámetros de MEVIR, que son equivalentes a los parámetros estandarizados en el reglamento de productos del Ministerio de Vivienda. Cuando hablamos de repensar las casas, de casas que crezcan, esto no implica que las casas tengan que ser necesariamente más grandes en el arranque. Incluso pueden ser más chicas, porque para familias que tienen un cierto potencial  de crecimiento cercano en el tiempo, se viene planteando históricamente desde MEVIR lo que llaman dos dormitorios ampliados o tres dormitorios ampliados. Esto significa que en una casa de dos dormitorios, uno de ellos es más grande, a la espera que aparezcan nuevos componentes de la familia y que, por lo tanto, sea posible incorporar el espacio para una cama, más una circulación en el dormitorio. Eso es un incremento de, aproximadamente, cinco metros cuadrados en la vivienda, que se están incluyendo desde el principio. La teoría del crecimiento permite que esos metros cuadrados se incorporen en el futuro, que no formen parte de la superficie inicial y, por lo tanto, del costo inicial.  Una consideración importante es que nosotros, a partir de ese pedido que hizo MEVIR, se nos propone unos terrenos que son de otras instituciones y que MEVIR, a través de otros convenios con esas instituciones, acceden a ellos.  A diferencia de algunos planteos anteriores de MEVIR, las estrategias de intervención más directamente urbanas refieren a consideraciones especiales en cuanto a movimientos de suelo  y disposición de las casas en relación al predio. Con respecto a esto, nosotros planteamos parcelas un poco más chicas, con dimensiones un poco más controladas, y una tipología que a nosotros no encanta y que es la tipología dúplex, con planta baja y planta alta. Esto es una  diferencia con los planteos que generalmente hace MEVIR que son con planta baja extendida. Nos interesaba mucho la mancha que genera la casa sobre el suelo. Entonces pensamos en el concepto de que la casa es el predio. Esto significa que el predio empieza a ser una unidad un poco más compleja que solo una casa apoyada en una porción de suelo. Nosotros planteamos un equipamiento, con un arbolado, con un acceso más arquitecturizado, como para generar las condiciones más óptimas de la casa en relación al predio.                 

 

Además de las tres localidades nombradas en el proyecto, ¿está pensado extender la experiencia a otros lugares?

Nos gustaría mucho. Nosotros lo que tenemos planteado en términos del convenio son los proyectos ejecutivos, donde comenzaron a avanzar las obras en esas tres localidades y un catálogo que tiende a barrer una cantidad importante de situaciones de proyectos asociadas a cantidad de niveles de vivienda, cantidad de habitaciones de la vivienda, y especialmente a anchos y profundidades de parcela. Las diferentes casas que componen el catálogo surgen del cruzamiento de todos esos datos: ancho y profundidad de parcela, cantidad de habitaciones y si la vivienda va a ser uno, dos o tres niveles. Eso da un universo que anda alrededor de unas cien casas.

 

Aislación térmica

 

Ustedes hablaron de condiciones del ambiente a partir de un rediseño de la calidad de los cerramientos, ¿cómo está Uruguay en ese aspecto?

Es importante diferenciar dos aspectos. El primero es que nosotros tenemos una tradición de estudio de las condiciones del clima desde la década del 60, a través de un gran investigador y estudioso de la materia que es el arquitecto Roberto Rivero que esa década hizo una publicación que demuestra que era un adelantado en treinta, cuarenta años, en cosas que ahora se están transformando en paradigmáticas. Esto es muy importante, porque es un reconocimiento a alguien que quizá no es todo lo reconocido que se merece en su tarea. Pero, además, eso ha sido fundamental porque ha definido los estándares para la construcción de vivienda social en términos de producto. Entonces, esta idea de la aislación térmica, de la hermeticidad de los cerramientos, del aprovechamiento de las orientaciones, de los vientos, de todas las condiciones de optimización de los aspectos relacionados con el clima, como factores de proyecto de arquitectura, han formado parte de los históricos reglamentos de productos del Banco Hipotecario y del Ministerio de Vivienda, a partir de las investigaciones de Rivero. Lo que quizás ha sucedido es que, de alguna manera, se las han entendido como recetas. En la medida que uno va marcando cada parámetro de los que están definidos, siente que está cumpliendo con los cometidos del ahorro energético y del proyecto asociado al clima, y no es necesariamente así.  En particular, me parece que el enfoque  del relacionamiento con el clima por lo general no es parte del proyecto, excepto a los efectos de cumplir con los requerimientos de una lista. En la mayoría de los casos hay algunos enfoques de proyecto que tienen más que ver con aspectos programáticos y de inserción del edificio en la ciudad que, por supuesto, son aspectos importantes, pero no estamos viendo los aspectos de optimización de la relación de la arquitectura con el clima, sean elementos fuertes de proyectos, más allá  del estricto cumplimiento de una serie de parámetros que ya están definidos en el reglamento del producto.

 

¿Consideran que falta más interacción entre la Facultad de Arquitectura con los demás organismos ejecutores de viviendas, como el MVOTMA, la Agencia Nacional de Vivienda y las Intendencias?

 

Nosotros estamos convencidos que tenemos un muy buen aporte para hacer y estamos deseosos de poder hacerlo. De hecho, las cosas que hemos intentando hacer, y que algunas hemos hecho a lo largo de este tiempo, así lo demuestran.  Creemos que la facultad tiene un aporte que puede ser muy importante.

Publicado en Recomendadas
Sábado, 29 Julio 2017 17:00

El convenio entre MEVIR y FADU avanza

El viernes 21 de julio se realizó la entrega formal de los proyectos realizados por el equipo Casas Concepto de FADU en el marco del convenio entre la facultad y MEVIR. Se trata de trabajos de intervención en las localidades de Vichadero, departamento de Rivera; la ciudad de Lascano, departamento de Rocha, y la localidad de 25 de Agosto, departamento de Florida.

En estos proyectos locales concretados por MEVIR, el equipo de FADU se incorporó realizando el anteproyecto de fraccionamiento y la propuesta de nuevas tipologías. En esta línea se han diseñado viviendas dúplex, que permitirán el ajuste de la experiencia positiva que MEVIR está desarrollando en la localidad de Risso, departamento de Soriano; la localidad de Gregorio Aznárez, departamento de Maldonado, y la ciudad de Tranqueras, departamento de Rivera.

Este acuerdo de intercambio y trabajo conjunto comenzó en noviembre de 2016 y se estructuró en varios ejes de trabajo.

El primero de ellos se centró en el intercambio entre MEVIR y FADU para la atención de la situación en la ciudad de Dolores, encomendada por el Poder Ejecutivo al MVOTMA y este a MEVIR, luego de los eventos climáticos sucedidos el 15 de abril de 2016.

Esta línea de trabajo permitió el aporte voluntario de estudiantes, docentes y egresados de la Facultad de Arquitectura en varias de las obras que MEVIR realizó en Dolores. También habilitó que la facultad aportara apoyo académico para la sistematización de la actividad y la regularización de la obra ejecutada.

La segunda línea de trabajo, es la elaboración por parte de FADU de un Catálogo de posibilidades para la respuesta de MEVIR según las particularidades de las distintas intervenciones. La consigna para la realización de este Catálogo es el crecimiento de las viviendas, el aprovechamiento del uso del padrón y la respuesta para padrones urbanos aislados que MEVIR viene promoviendo con su intervención en terreno propio. El objetivo relevante de esta línea de trabajo es el de generar conocimiento y transferir metodología en la formación de técnicos que gestionan y desarrollan el proyecto urbano - arquitectónico de la vivienda MEVIR para las pequeñas localidades del ámbito rural. En este sentido se ha conformado un equipo de trabajo .

La otra línea de trabajo atiende al perfeccionamiento del sistema constructivo empleado por MEVIR con el objetivo de obtener mejores niveles de eficiencia energética, plasmada en muros y techos, innovación en la forma de calefaccionamiento, escaleras y aberturas, entre otras sugerencias de relevancia, además de las previciones para el crecimiento.

El convenio prevee que este trabajo será entregado en el mes de setiembre, conformando un aporte de gran importancia para MEVIR.

Publicado en Noticias

La titular del organismo dijo que las mil doscientas  viviendas nuevas y galpones de producción planificados para el 2017 “ya están en construcción”, al tiempo que adelantó que hay planes para refaccionar viviendas y realizar conexiones a saneamiento en pequeñas localidades del país, además de servicios básicos de agua y luz.

Bianco dijo que, para este año, la Comisión Honoraria Pro Erradicación de la Vivienda Rural Insalubre (MEVIR) planificó construir unas 1.200 soluciones habitacionales que serán parte de veinticinco proyectos de viviendas nucleadas y productivas en distintas zonas del territorio nacional.

En tal sentido, explicó que las refacciones y las ampliaciones se realizan de acuerdo con las necesidades puntuales de cada familia y de cada región en el marco de un proyecto. Estimó que la cifra puede llegar a cuatrocientas obras. “Es una producción muy importante. Estamos haciendo rendir los recursos, tratamos de ser lo más exigentes posible con los recursos y de cumplir con una de las prioridades del Gobierno nacional, que definió a la vivienda como un área prioritaria para el quinquenio”, afirmó Bianco.

Al referirse a la construcción de casas como soluciones habitacionales, dijo que MEVIR profundizó, en este último tiempo, hacer viables viviendas dignas para las familias mediante la edificación de casas si la situación lo requiere o el acondicionamiento estructural, así como ampliaciones y facilitación de servicios básicos: luz, saneamiento o agua.

 

Áreas rurales

La funcionaria precisó que las 1.200 viviendas nuevas y refacciones que están planificadas para este año ya están en construcción. También destacó planes de conexiones a saneamiento en algunas pequeñas localidades del país donde ya existe una red de OSE y en zonas donde no hay conexión, en las que MEVIR está haciendo la construcción del sistema de saneamiento convencional.

Bianco expresó que las 1.200 viviendas incluyen a las unidades productivas o galpones en referencia a la vivienda en el medio rural disperso para productores. Las unidades productivas o galpones que se construyen para pequeños productores pueden ser utilizados para actividades de ordeñe, producción avícola u hortícola o para guardar productos.

En tal sentido, aclaró que muchas veces se construye también vivienda dispersa para asalariados rurales o prestadores de servicios vinculados con la actividad rural, como mecánicos, alambradores, tractoristas u operarios forestales que son dueños de pequeños predios.

“Cada vez atendemos a más familias con estas características, sobre todo en el área metropolitana y en el sur del país”, sostuvo. Puntualizó que también en el norte del país se desarrollan algunos programas de vivienda, como, por ejemplo, en los alrededores de Rivera, los que incluyen a muchas familias de ese tipo en zonas rurales dispersas.

Destacó que el sistema de ayuda mutua es utilizado por MEVIR cuando se construyen viviendas nucleadas que se constituyen en urbanizaciones nuevas o barrios donde todos los participantes trabajan, y un tiempo antes de la culminación de la obras se realiza un sorteo público para saber en qué casa residirá cada familia.

Publicado en Noticias

 

En el marco de una nueva edición de la Expo Prado, se realizó, en la Sala de Conferencias de la Rural del Prado, la presentación de “MEVIR y los desafíos del Medio Rural”, que contó con la presencia de la ministro de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA), Eneida de León; la ministro de Desarrollo Social, Marina Arismendi; el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuestos (OPP), Álvaro García; la presidenta de MEVIR, Cecilia Blanco, y otras autoridades de este organismo.

Mevir, que lleva el nombre de Dr. Alberto Gallinal Heber, fue creado en 1967 y, desde entonces, ha entregado 28.457 unidades constructivas, 3.730 unidades productivas y 24.114 viviendas nucleadas en el interior rural. Los cambios tecnológicos, de composición familiar e incluso de trabajo y de producción en ese medio, han llevado a que desde el organismo se plantean nuevas políticas y estratégicas para redefinir el accionar de Mevir, que el próximo año cumplirá medio siglo de vida.  Esto fue el punto medular de la exposición de los disertantes en la Sala de Conferencia de la Rural del Prado. En este contexto fue que la presidente de MEVIR, Cecilia Bianco, dijo que “hay que pensar el futuro a largo plazo, lo que supone aceptar los desafíos que se plantean en materia de vivienda y de población en el medio rural. Pensar en el futuro significa, necesariamente, pensarlo juntos”, sostuvo la titular de MEVIR.

La vicepresidente de MEVIR, Clara Hounie, explicó que la idea del encuentro es ayudar a visualizar cuáles son los posibles escenarios futuros y las alternativas de acción para el organismo que, recordó, fue creado por ley en 1967, dentro de un contexto muy particular del Uruguay. “Podemos resumirlo en tres aspectos importantes”, señaló Hounie. “Una situación económica muy difícil, un estancamiento del sector agropecuario con consecuencias sociales en el hábitat, y con un sistema político que no daba respuesta a esa realidad. Fue así que a impulso de particulares y con la iniciativa del doctor Alberto Gallinal Heber, y con un propósito bien claro se fundó MEVIR para erradicar la vivienda insalubre rural y terminar con lo que se llamaba los rancheríos de lata. En estos casi cincuenta años hemos desplegado esa acción bien concreta. Hoy estamos en más de 28.600 unidades construidas, que llegan a más de cien mil participantes. Pero hoy, a casi medio siglo de su fundación, nos damos cuenta que es necesario realizar una pausa que nos permita explorar con atención cuál es el nuevo horizonte que se le plantea a MEVIR”, señaló.

Hounie recordó que en el 2015 ya habían comenzado un ciclo denominado  “MEVIR 48 años. De la soledad absoluta a la necesario interrelación”, que se realizaron en tres encuentros. “Procurando adaptar la realización a esas nuevas demandas de la realidad, MEVIR viene ya desplegando acciones muy importantes. Una de ellas es un cambio grande en nuestra metodología de acción. Me refiero al desarrollo de planes integrales de proyectos locales, intervenciones en un contexto regional en forma integral e integrada, haciendo operar todos los programas simultáneamente de manera coordinada, colaborativa y cooperativa, con los demás actores territoriales”.

En tanto, la socióloga Yamila Meseguez, técnica de la Unidad de Evaluación, Monitoreo, Acompañamiento e Investigación de MEVIR, señaló que el medio está “mostrando señales” que llevan al organismo a replantearse cómo será su accionar en los próximos años. “Si bien, MEVIR, con el objetivo de erradicar la vivienda rural insalubre, pero con los años este  objetivo se ve ampliado y pasa ya a trabajar por el mejoramiento integral del hábitat rural. Es decir ya no se encarga solo de la construcción y refacción de viviendas, sino que incorpora  nuevos productos, como son los servicios comunitarios, las edificaciones productivas y lo que tiene que ver con la infraestructura, como agua, electrificación y saneamiento. Esto da cuenta que el objeto de estudio se amplía cada vez más. Por otro lado, el medio rural también nos está diciendo que emergen cambios que también tenemos que incorporar en el análisis a la hora de ver cómo repensamos la institución”, sostuvo Meseguez. 

 

Políticas transversales

La ministro de Vivienda, Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial, Eneida de León, se refirió a los cambios demográficos y de relaciones en la producción,  al señalar que “hay una tensión que tenemos que resolver entre las exigencias de producción,  de trabajo, de exportación, las mejoras de índices macroeconómicos, y la protección de nuestra población y de nuestro ambiente,  y resolver los problemas de pobreza y del hambre que nos siguen aquejando, a pesar de todos los esfuerzos que se han hecho y que son muchos y muy buenos. Todo eso que tenemos por delante a veinte, treinta años, tenemos que pensarlo. Somos parte de un equipo que trata de trabajar en equipo. Esto quiere decir que todas estas políticas son transversales. La política de vivienda es transversal y nosotros, en nuestro ministerio, tenemos la suerte de tener todos estos temas que nos caen, tener el tema vivienda, al cual también está incorporado MEVIR y que nos ha dado una gran mano con lo ocurrido en la ciudad de Dolores. Tenemos que pensar cuáles son los objetivos que queremos: igualdad de género, erradicar la pobreza y mejorar nuestra calidad de vida. Todo esto no lo vamos a poder hacer sin los avances tecnológicos, sin los cambios profundos que nos están exigiendo el mundo moderno y la globalización.  Por eso creo que es muy importante el diálogo social y hacerlo transversalmente. Tenemos que trabajar con la región, trabajar con América Latina, para poder enfrentar estos desafíos”, dijo la ministro de Vivienda.        

 

Intersectorialidad

Por su parte, la ministro de Desarrollo Social, Marina Arismendi, señaló que los estudios prospectivos del territorio realizados por técnicos de MEVIR “Dr. Alberto Gallinal Heber” apunta a una palabra clave para la jerarca y que es “intersectorialidad”.

“Todo lo que aquí se ha planteado me ha despertado interrogantes, ganas de seguir investigando  y profundizando juntos, porque creemos que tenemos un camino recorrido. Siempre señalamos el excelente acuerdo que tenemos con MEVIR, un acuerdo que no empezó en esta etapa, pero que se repensó en esta tercera etapa a la luz de las transformaciones, de los cambios, esos cambios que nosotros mismos vamos produciendo y que luego nos interpelan para que repensemos qué respuestas tenemos para estas nuevas condiciones que se están dando”, señaló la ministro.   

Arismendi agregó que el MEVIR y el MIDES tienen algo en común, como son las personas,  las familias y las comunidades. “Cuando nos planteamos todo este tipo de cosas, lo que estamos poniendo en el centro son nuestros ciudadanos y ciudadanas, nuestras familias, son nuestras ciudades, nuestros centros poblados y nuestra campaña.  Los desafíos que tenemos hoy están íntimamente vinculados con el futuro. Creo que todos estos temas tienen que estar planteados en el diálogo social, porque el diálogo social está discutiendo, debatiendo con la sociedad civil el Uruguay del futuro, para qué Uruguay estamos trabajando y para qué Uruguay estamos pensando en la salud, la vivienda, el trabajo, la educación, la producción y los servicios. Creo además también que lo planteado está íntimamente relacionado con las miradas descentralizadoras y el eje estratégico descentralizador de esta etapa de gobierno que arranca desde el 2005 en adelante, en realidad en 1990 con la Intendencia de Montevideo, y es concebir los territorios con todas sus riquezas y diferencias en un país tan pequeño y con tan poca gente”, sostuvo la ministro Arismedi.

También se refirió al trabajo de MEVIR, al sostener que todos los desafíos que tiene este organismo que incluyen las transformaciones demográficas. “¿La pregunta es qué tipo de vivienda, para qué familias, en qué condiciones de vida, produciendo qué y en qué trabajando?  A nivel internacional, algunos trabajos señalan que en el futuro va a haber excedente de personas porque esas personas que solo van a trabajar con sus manos y sin demasiado nivel técnico, son las que menos posibilidades de trabajo van a tener para hacer”, enfatizó la titular del MIDES.

Publicado en Noticias
Top