Los principales mercados financieros internacionales atraviesan en la actualidad una alta volatilidad. Los índices bursátiles de Wall Street se desplomaron en consecuencia a una caída del 22% de los precios del petróleo y la rápida propagación del coronavirus.

Frente a esta inestabilidad en las bolsas mundiales más importantes y el temor a una recesión mundial, los inmuebles se posicionan como uno de los activos más atractivos para invertir en la actualidad. Invertir en ladrillos no es ajeno para los uruguayos, ya que históricamente es la colocación más demandada a nivel nacional. Y son las características de esta inversión lo que la ubican como la favorita de la población, según un informe de Inn Content publicado por El País.

Una de las ventajas más destacadas es la seguridad. Se ubican como una apuesta más estable frente a los bonos, acciones de multinacionales y cualquier otro papel. “Al uruguayo le gusta invertir en algo tangible, que pueda ver y tocar”, explicó Ignacio Albanell, director de Meikle Bienes Raíces, uno de los principales referentes del sector inmobiliario.

Por otro lado, ofrecen una rentabilidad superior que otros instrumentos financieros. “El ladrillo continúa dando una buena inversión porque otorga una buena renta. Si bien la renta puede andar en 4 o 5%, también tenés la revalorización del inmueble”, aseguró.

El empresario explicó que desde el 2009 el valor de las propiedades está al alza: “La tierra es un bien escaso y cada vez más. Esta es una de las principales razones por las que los inmuebles continúen cotizándose de forma creciente”.

María José Albanell, directora de Meikle, matizó este punto. “Una propiedad puede llegar a bajar el precio temporalmente, pero tiende a ascender. Además, al ser un bien físico siempre lo vas a tener”, afirmó. “En definitiva, el inmueble tiene dos variables que lo posicionan hoy como un activo atractivo: la seguridad y la rentabilidad, agregó.

 

Expectativas positivas

Las expectativas de la empresa para el sector inmobiliario de cara a este año son positivas. En gran medida por las iniciativas que podría realizar el nuevo gobierno. Y es que éste se comprometió con la Asociación de Promotores Privados de la Construcción (APPCU) a realizar cambios legales para impulsar viviendas y alquileres. En concreto, tiene previsto derogar dos decretos que “frenaron” el sistema de vivienda social.

Uno de ellos estipula que los inversores pueden exonerar impuestos cuando los arrendamientos no superen “precios máximos”, y el otro que introdujo el tope sobre los precios del 25% de las unidades.

Cuando salió esta ley hubo mucho capital e inversionistas que se volcaron a la vivienda social. Al ponerle trabas (la primera fue en 2014 y posteriormente en 2017), perdieron interés por este tipo de inmuebles, explicó el director de Meikle.

Por otro lado, se pretende extender hasta 2022 el esquema de exoneraciones para las obras de gran porte con destino a alquiler (de viviendas u oficinas). Estas transformaciones podrían activar el mercado. “Si aumenta la inversión en proyectos inmobiliarios, reactiva la economía en general. La construcción es un rubro muy importante para el país y un motor para el PBI nacional”, resaltó.

Frente a este escenario, Ignacio Albanell se manifiesto muy positivo frente a estos posibles cambios. “Creo que estas medidas que planteó el nuevo gobierno son muy positivas para el mercado. Por lo que creo que será un año muy positivo para el rubro. Y concretamente estas modificaciones serán esenciales para generar este movimiento en el sector”, puntualizó.

 

Inversiones

Al momento de decidir invertir en una propiedad existen dos modalidades: uno puede optar por una unidad terminada o en ‘pozo’. Cada vez más uruguayos se animan a comprar en esta última etapa.

Algunas de sus ventajas son que el valor de la unidad es menor que el de una construcción terminada. A su vez, a medida que avanza la obra, el inmueble se va revalorizando. De hecho, al estrenar el edificio, la unidad habrá aumentado de forma significativa su valor. Esto generará más rentabilidad tanto para el inversor como para el propietario.

Por otro lado, es una forma de ganar más tiempo para pagarlo. Se suele tener que otorgar un monto de adelanto y el resto que quede en cuota fijas, lo que se posiciona como una buena oportunidad para parejas jóvenes que quieran adquirir una vivienda.

La directa afirmó que otro de los factores claves para comprar en ‘pozo’ es que uno tiene una oferta mayor para elegir. “Uno puede escoger el piso y la orientación del apartamento que desee”, afirmó Albanell.

Publicado en Noticias

El arquitecto compatriota Rafael Viñoly aseguró que su  proyecto se transformará en una nueva referencia arquitectónica para Punta del Este. El complejo de 184 mil m2 ya está en construcción, según un artículo de Paula Baldo, publicado en la publicación ARQ de Clarín.

El Cipriani Ocean Resort, Club Residence & Casino ya está en la fase inicial de su construcción y arrancó la preventa de 20 unidades exclusivas de una de las torres horizontales, que cotizan a 6.000 dólares el m2.

Para llegar a esta etapa, el mega emprendimiento de usos mixtos ubicado en la parada 11 de la Playa Brava superó fuertes críticas y disidencias diversas. Por un lado, porque el proyecto implica la demolición del icónico Hotel San Rafael. Inaugurado a fines de 1948, el hotel vivió su etapa de esplendor en los 60 y 70 para luego decaer hasta el abandono.

El otro punto de conflicto es la alta densidad que convierte al proyecto en un elefante blanco en medio de un área de residencias unifamiliares. Actualmente, las construcciones de gran altura son pocas y llegan hasta la Parada 10.

En 2018, Rafael Viñoly presentó un primer proyecto para el complejo de lujo. Se trataba de una torre de gran altura, 66 pisos, secundada por otras dos menores.

Los tres edificios de ladrillo visto y remate con cubierta inclinada eran una reinterpretación del estilo Tudor del viejo hotel. Por entonces, el municipio desestimó la propuesta por exceder la altura permitida. Inmediatamente después, el arquitecto uruguayo redobló su apuesta con un segundo proyecto que finalmente fue aprobado aunque no logró acallar el debate.

Viñoly conversó telefónicamente con ARQ desde Uruguay y afirmó: “Habrá muchos edificios así en Punta del Este”, adelantó.

El creador del Forum de Tokio arranca señalando que para entender el proyecto hay que mirar en perspectiva lo que ha pasado en el balneario más importante del Uruguay: “Punta del Este ha tenido una etapa de desarrollo descontrolado e intentos de neutralizar ese desarrollo por parte de las fuerzas vivas que quieren lo mejor para el lugar”.

 

Inversión y densidad

La inversión millonaria del empresario Giuseppe Cipriani puso al uruguayo en el brete de hallar una solución que saque el mayor provecho de un aspecto básico como el valor de la tierra. Viñoly considera que la densidad prevista para el sitio ahora es poco justificable, al menos que se lo vea en perspectiva.

Imagina que Punta del Este, beneficiada por la belleza natural de su paisaje y el marco de institucionalidad que Uruguay alza como bandera, es muy probable que atraiga población estable como sucedió en la Costa Brava o Miami.

La densidad física prevista por el plan regulador para el sitio es producto de decisiones políticas desacertadas, a su modo de ver.

Pero, a la vez, destaca las reglas claras que su país ofrece a los inversores. En ese sentido, Viñoly critica que la restricción de la normativa esté centrada únicamente en la altura máxima edificable. Con lo cual, para responder a la capacidad edificable de un terreno, resultan edificios rechonchos.

“No tienen sentido de esbeltez. Las torres se inventaron para que haya espacio entre ellas, aquí tienen proporciones ridículas. Es una lucha interminable entre la especulación privada y lo que genera el gobierno permitiendo alta densidad y restringiendo solo la altura”, afirmó.

Según narra la periodista especializada Paula Baldo, en el primer proyecto, Viñoly quiso demostrar que, para construir los m2 que le estaban permitidos respetando su criterio arquitectónico, la altura resultante de los edificios era inviable para la normativa.

“Si hubiéramos aplicado el código de otra forma nadie hubiera dicho nada, pero era un error garrafal. La crítica a ese primer proyecto es la crítica a una reglamentación que se ha convertido en regla”, sostuvo.

La segunda condición del proyecto que generó controversia entre los locales fue la demolición del hotel existente llevada a cabo los primeros meses de 2019.

Explicó que la decisión fue inevitable porque las condiciones de conservación del edificio eran tan malas que se hacía imposible recuperarlo. “El San Rafael va a ser reconstruido sin la obsesión de realizar una reproducción exacta. Se va a construir igual para mejor”, aseguró el arquitecto. Y adelanta que van a respetar el criterio de proporciones y el estilo, para lo cual se contrató un asesor especializado en estilo Tudor.

“Es una función social resolver la reconstrucción del hotel, para qué oponerse si a la gente le gusta”.

El estudio trabajó en otro proyecto, en Londres, en el que enfrentó una situación parecida. Fue el plan maestro para la Estación Eléctrica Battersea, que intervino un edificio que “no tiene un valor arquitectónico sino psicológico”, en el cual las chimeneas que emitían el humo negro producto de la quema de carbón son una referencia para los londinenses.

“En San Rafael sucede algo similar, arquitectónicamente es pobre, un falso Tudor, pero su masa con techos inclinados está incorporada al local. Pensamos que hay que respetarlo, al igual que Battersea, el edificio de ladrillo más grande de Europa”, señaló.

 

Infraestructura y servicios 

El arquitecto parece inmune a la controversia que generan sus ideas disruptivas: “La gente protesta, está fenómeno que lo haga. A mí me parece que esta discusión siempre es interesantísima, es positiva. Podés entender si tienen razón o no”.

Viñoly sigue fiel a sus convicciones porque asume que el tiempo le dará la razón. En efecto, fue criticado por el puente de calzada circular sobre la laguna Garzón que le encargó Eduardo Costantini para unir los partidos de Rocha y Maldonado sobre la ruta 10.

Recordó también la controversia con Acqua, un edificio con terrazas que se aleja del mar en su sentido longitudinal, muy cerca de allí, en la parada 19.

Finalmente, el complejo integrará un lujoso hotel que replica el estilo Tudor del tradicional San Rafael más dos edificios residenciales que, en vez de desarrollarse en gran altura, lo hacen en extensión horizontal.

Este proyecto, según Viñoly, es superador de la primera propuesta: “En la ‘torre horizontal’ todos los departamentos empiezan por sobre el piso 20, con lo cual todas las unidades tienen vistas espectaculares”, compara con una torre tradicional, donde los primeros pisos no gozan de ese privilegio.

Por otra parte, la extensión permite diferenciar accesos, con ascensores de uso semi exclusivo.

El emprendimiento tendrá múltiples actividades que justificarán su funcionamiento todo el año. Habrá un casino de 5.000 m2, un restaurant Cipriani, un ballroom para 900 personas, 3.000 m2 de spa, un teatro con capacidad para 1.000 personas, galería comercial de 2.200 m2 y un club de playa conectado con el complejo.

Esta negativa a conformarse con las torres bajas y de malas proporciones que le imponía la solución típica para responder a la norma llevó al arquitecto a proponer una tipología innovativa que tiene sus antecedentes. Uno de ellos es el conjunto The Interlace, en Singapur, proyectado por OMA en 2009.

Los 170 mil m2 de residencias están resueltos con la superposición de 31 bloques de solo 6 niveles cada uno, que se apilan alrededor de varios patios.

“Con Cipriani va a suceder igual que con el Walkie Talkie, van a haber muchos edificios así en el futuro”, compara Viñoly.

El edificio de 34 plantas ubicado en Fenchurch Street, en el distrito financiero de Londres, tiene una forma peculiar: se ensancha a medida que aumenta la altura. En efecto, fue fuente de inspiración para otros. “Tengo la seguridad que desde el punto de vista ético y profesional, que es desde donde uno puede contribuir, el proyecto de Cipriani es fenomenal. Igual que Walkie Talkie, Battersea y el puente Laguna Garzón”, aseguró Rafael Viñoly.

Publicado en Noticias

Uruguay se convirtió en los últimos años en un imán para los inversores de América Latina que apuestan por los ladrillos. Incluso para los argentinos que disponen de fondos, que no encuentran en su país ni la seguridad jurídica ni la estabilidad, y mucho menos la rentabilidad que ofrecen los inmuebles de la otra orilla del Río de la Plata, señala un informe de José Luis Cieri, publicado por Infobae.

Golpeados por las cargas impositivas, las nuevas leyes regulatorias, y la situación macro, los argentinos no solo consultan por propiedades en Uruguay, sino que hasta piensan en mudar su radicación fiscal. “En los últimos 20 años siempre hemos visto al menos un argentino que ha comprado en cada edificio de los que se construyeron con destino para renta en Montevideo”, señaló Gonzalo Martínez Vargas, CEO de Moebius Real Estate.

Aníbal Durán, gerente ejecutivo de la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay (APPCU)en torno al  panorama inmobiliario actual de Montevideo, afirmó que “se encuentra en un período bisagra, ante la proximidad de la asunción de una nueva gestión. Por suerte, con el gobierno entrante ya hemos tenido buen diálogo y se sacarán trabas que agilizarán tanto la vivienda promovida (sectores sociales medios y medios bajos), como la promoción tradicional”.

En materia de rentabilidad, Montevideo ofrece valores del m2 levemente por debajo de los de Buenos Aires. Según datos del último relevamiento de la Universidad Torcuato Di Tella y la compañía Navent, el valor en Montevideo es de USD 3.021 contra los USD 3.054 de la capital argentina. Sin embargo, la capital uruguaya triplica en retorno a la argentina. En Montevideo se mantuvieron en un promedio del 5% anual en dólares, mientras que del otro lado, se encuentran en el 1,8%, en su peor piso histórico. A ello, se le suma la libre contratación de alquileres, que en Uruguay se encuentran desregulados. Los contratos se pueden pactar en dólares y ajustarse sin limitación de plazos con garantías que cubren rentas y expensas.

Según la Intendencia de Montevideo, desde 2011 hasta hoy se llevan edificados unas 20.000 unidades bajo la ley de Vivienda de Interés Social (hoy Vivienda Promovida), con superficies promedio de 55 m2 y valores de USD 100.000.

La referida ley (Nº 18.795) creó las zonas de vivienda promovida que estimulan la inversión privada mediante la exención del pago de IVA, del patrimonio, del Impuesto a las Rentas de las Personas Físicas (IRPF) y del Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas (IRAE), por el plazo de 10 años.

“Esto posibilitó que hoy estemos ofreciendo departamentos a estrenar de dos ambientes con cochera y amenities, en barrios como el Centro, La Blanqueada y Tres Cruces, por USD 125.000, y con una renta mensual de USD 600, o sea un 6% anual”, detalló Martínez Vargas.

El incentivo a la radicación fiscal de extranjeros es otro beneficio para estar dentro de un régimen más previsible, simple y ordenado, con la eximición del pago de los impuestos a las Ganancias y Bienes Personales durante los años de residencia. Incluso si compran metros en zonas de vivienda promovida, tampoco pagarían gravámenes. El requisito es que los residentes extranjeros permanezcan en territorio uruguayo al menos 183 días al año.

 

Expansión y desventajas

Los empresarios consultados indicaron que el crecimiento más notorio se ve en los barrios donde existe la posibilidad de construir bajo la ley de vivienda promovida.  “La franja costera (Carrasco, Pocitos, Punta Carretas, Malvin), que antes era la zona que atraía el 80% de las inversiones de la ciudad, al existir esta ley empezó a derramar el avance hacia otras zonas. Esto se debe a que esta ley permite la construcción de edificios en barrios que tienen toda la infraestructura, en donde hay una infinidad de tierras e interés por parte del comprador o inquilino, pero no existía la renovación de stock desde hace 30 años. Lo que genera la ley es una revitalización de barrios que estuvieron dormidos por mucho tiempo”, explicó Fabián Kopel, CEO de Kopel Sánchez Arquitectos, empresa que lleva adelante varios proyectos en la capital oriental.

En la actualidad, se posicionaron barrios como Cordón y La Blanqueada. “Montevideo está resurgiendo en esas zonas, se están reconvirtiendo lugares con mayor propuesta comercial, espacios gourmet y de diversión”, agregó. Por otro lado, se estima que también crecerán Punta Carretas, Parque Batlle y Tres Cruces. La costa se consolidó con las construcciones premium, con crecimiento constante y los valores son de USD 3.000 el m2 promedio, y de hasta USD 4.000 en las unidades con vista al río.

Una desventaja es que los barrios alejados del centro carecen de interés para los desarrolladores e inversores. “Son zonas que pueden no tener saneamiento, poca iluminación, inseguridad, locomoción pública escasa, zona de casas y no de edificios de propiedad horizontal. No se obtienen buenas rentas (menos del 4%), ya que la demanda y los valores de alquiler son bajos”, expresó Martínez Vargas.

 

En números

Los valores de las viviendas de propiedad horizontal construidas al amparo de la legislación de la VIS, rondan entre USD 1800 y 2300 por m2. Con las ventajas de no abonar el pago del Impuesto a las Transmisiones Patrimoniales (ITP) en la primera transacción, ni el IRPF por 10 años. “En el segmento medio, en las zonas costeras los valores rondan entre los USD 2.800 y 3.500 el m2. Frente al río, superan ese valor”, explicó Ananikian Bakerdjian.

En locaciones como Pocitos una unidad de un dormitorio puede estar entre USD 400 y 450. Los que invierten con el objetivo de obtener una renta logran un excedente entre el 4 y 6 % en dólares.

Según Kopel, las locaciones en la costa están discriminadas de la siguiente manera: “Por unidades de un dormitorio se piden USD 575, los de dos, 675, y por los de tres dormitorios, 900. El alquiler de un garaje, está en el orden de los 100. En tanto que en la zona de la VIS, los precios, para 1 dormitorio andan en USD 450, y por una propiedad de 2 dormitorios, se piden USD 575”, detalló.

Publicado en Noticias

El Polo Logístico Ruta 5, inaugurado de modo formal  el pasado miércoles 12 de febrero, fortalece a Uruguay como centro logístico en el sur de América, destacó el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi. Las empresas instaladas en ese lugar acceden a los beneficios fiscales previstos en las leyes de inversiones y de parques industriales y podrán conectarse con el proyectado Ferrocarril Central de Montevideo a Paso de los Toros.

“Esta inauguración constituye un paso más en la estrategia (del Gobierno nacional) que establece a Uruguay como centro logístico”, enfatizó Rossi en la actividad realizada en el Polo Logístico Ruta 5, una iniciativa ya en funcionamiento, perteneciente al Grupo RAS, conformado por capitales uruguayos y especializado en servicios logísticos.

“Esto exige el desarrollo de cadenas logísticas y empresas que permiten vincular al país con el mundo y la región (sur de América), recibir productos del exterior y promover los nacionales en todos los destinos”, detalló el ministro Rossi en el acto del que también participaron el presidente electo, Luis Lacalle Pou, autoridades entrantes de los ministerios de Transporte y Obras Públicas y de Economía y Finanzas y de la Administración Nacional de Puertos.

También formaron parte de la actividad la presidenta del Instituto Nacional de Logística, Ana Rey, el director ejecutivo de Uruguay XXI, Antonio Carámbula, el presidente del Grupo RAS, Ruben Azar, y de representantes de cámaras empresariales y del cuerpo diplomático, entre otros actores públicos y privados.

El polo logístico industrial abarca 80 hectáreas y está ubicado a dos kilómetros de la localidad de Progreso, en el kilómetro 33 de la ruta n.º 5, en el departamento de Canelones.

“Se va a fortalecer el rol de las rutas nacionales, en particular la 5, en función de la utilización del Ferrocarril Central (entre Montevideo y Paso de los Toros, en Tacuarembó) con el que el polo tendrá conexión”, indicó Rossi, tras destacar la actitud emprendedora de la firma uruguaya con presencia en varios países de América y “a los empresarios que acompañan las iniciativas que se promueven desde el Gobierno”. 

El Polo Logístico Ruta 5, cuando alcance el 100 % de ocupación, habrá requerido una inversión de 250 millones de dólares, informó Rossi a la Secretaría de Comunicación Institucional. El parque está orientado a las actividades industriales y logísticas del país y del exterior.

Las firmas pueden acceder a terrenos con servicios básicos incluidos, como agua potable, energía, seguridad y telecomunicaciones, entre otros, hasta soluciones llave en mano, que comprenden el uso de galpones modulares. También a los beneficios fiscales previstos en la ley de inversiones para las actividades industriales, que se suman a los de la ley de parques industriales y sus decretos reglamentarios.

Publicado en Noticias

“Uruguay tiene que involucrar cada vez más a los privados, para avanzar en inversiones y no alterar negativamente las cuentas públicas”, dijo Danilo Astori. En esa línea, Uruguay puso en marcha en 2005 la estrategia de participación público-privada (PPP), marco en el cual se trabaja en la actualidad en 13 proyectos por 1.900 millones de dólares, entre ellos el Ferrocarril Central y otros educativos y sociales.

 

Contratos

La firma del segundo contrato de infraestructura educativa por PPP permitirá el financiamiento, la construcción,el equipamiento y el mantenimiento de 23 escuelas primarias, nueve polos educativos tecnológicos y 10 polideportivos, cuya inversión total es de 72 millones de dólares y alcanzará a 16 departamentos.

“Desde 2005, Uruguay se interesó y puso en práctica la herramienta de la PPP”, dijo el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, tras participar de la firma en la Torre Ejecutiva, acto del que también participaron el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Álvaro García, el presidente de la Administración Nacional de la Educación Pública, Wilson Netto, y los representantes de las empresas del consorcio PPP Infraestructura Educativa II.

“Esa modalidad permite no solo una adecuada distribución de riesgos entre el sector privado y el público, sino, además, que Uruguay avance en inversiones imprescindibles, coherentemente con las restricciones fiscales que el país tiene y que son muy importantes”, explicó Astori.

“Uruguay tiene que buscar mecanismos para involucrar cada vez más al sector privado, para permitir avanzar en las inversiones y no alterar negativamente las cuentas públicas”, agregó. Recordó, luego, que la cartera a su cargo trabajó intensamente en esta modalidad y los progresos han sido notorios. En la actualidad, se trabaja en 13 proyectos con una inversión total de 1.900 millones de dólares. Entre ellos, se encuentran los proyectos en infraestructura vial, como el Ferrocarril Central, y los educativos y sociales. 

“No tengo la más mínima duda de que son proyectos muy importantes para el país”, precisó Astori sobre los planes que permiten la creación de escuelas, polos tecnológicos, polideportivos y centros de atención para la primera infancia. “Son procesos de aprendizaje que nos van dejando lecciones mientras se desarrollan”, indicó el ministro.

Por su parte, García señaló que se trata de la mayor inversión en infraestructura en el país en los últimos períodos de gobierno y que supera los 12.500 millones de dólares en diferentes áreas. Dijo, además, que el proceso de descentralización, en particular del tercer nivel educativo, que se ha dado en Uruguay es uno de los más revolucionarios.

“Como ciudadanos, estaremos celebrando cada una de las inauguraciones de estas 42 obras y seremos celosos auditores de que se lleven adelante”, puntualizó el jerarca.

Publicado en Noticias
Página 1 de 23
Top