JoomlaLock.com All4Share.net

“El gobierno nacional vuelve a proponer más impuestos y más gasto, lo que no funciona para reactivar el empleo, ni para reducir el déficit fiscal. Hay que adoptar una regla fiscal, políticas  de  contención  del  gasto  que  no afectan  la  calidad  de  los  servicios  públicos,  y la profesionalización  de  la  gestión  de  las empresas públicas para liberar 1.700 millones de dólares en los próximos seis años que permitan equilibrar las cuentas”. Estos fueron algunos de los conceptos vertidos por Ernesto Talvi, director académico del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (CERES), en una disertación realizada en Kibón, donde analizó la economía global, regional y del Uruguay.

Talvi consideró que luego de dos ajustes que no consiguieron reducir la brecha fiscal, lo que se propone en la Rendición de Cuentas es “solo más de lo que ya no funcionó: aumentos de  gastos  y nuevos impuestos para un  nivel de gasto  público imposible de  financiar en momentos de dificultades económicas”. Asimismo, señaló que Uruguay “está en el límite de su capacidad recaudatoria”, por lo que propuso adoptar  medidas  “con  impacto  de  mediano  plazo  que  restablezcan  la  solvencia  de  las cuentas  públicas”. 

 

Problema fiscal

El  expositor  señaló que el  problema  que  enfrenta  el  país  es  fiscal  porque  está persiguiendo  un  blanco  móvil.  “Si  bien  aumentamos  los  impuestos,  cobramos sobreprecios en las tarifas públicas y comprimimos el gasto de inversión de las empresas del  Estado,  los  gastos  del  resto  de  la  administración  pública  siguen  subiendo  y  no  los estamos  pudiendo  controlar.  Algunos  no  se  pueden  controlar  porque  se  ajustan  de manera  automática,  pero  los  que  no  se  ajustan  de  manera  automática  también  siguen subiendo”, agregó.

Además sostuvo que  UTE  y ANCAP están  brindando  sus  servicios  con  un  sobreprecio  implícito equivalente  a  450  millones  de  dólares  al  año,  por  los  requerimientos  del  Ministerio  de Economía de realizar aportes al fisco que van a la cuenta de los usuarios. “Si no tuvieran que hacer dicha contribución al Tesoro para atacar el déficit, se podrían reducir tanto las tarifas  eléctricas, un 15%  en  promedio,  como  el  precio  de  los  combustibles  en  el  surtidor,  un 10% en promedio”, señaló.

“De hecho”, continuó,  “algunos sectores productivos, como el agropecuario  y  el  industrial,  recibieron  un  triple  golpe:  la  baja  de  los  precios  de  las materias  primas, entre  un  40%  y  un  60%,  el  atraso  cambiario, precios  y  costos  en dólares  un  20%  por  encima  de  los  históricos,   y  el  aumento  de  impuestos  y  tarifas originalmente dispuestos para atacar el déficit.

Según el economista, se le está pidiendo al sector productivo y a las familias que le transfieran una enorme  cantidad  de  recursos  al  Estado  para  mantener  en  orden  sus  finanzas, en lugar de que sea el Estado el que se enmiende la plana a sí mismo y mejore su gestión.

El  Director  Académico  de  CERES  consideró  que  “lo  propuesto  para  la  Rendición  de Cuentas es más de lo mismo: más gastos con más impuestos. La Rendición de Cuentas prevé  mayores  ingresos  por  312  millones  de  dólares  para  el  año  2018, 200  por  un crecimiento  de  la  economía mayor al  previsto  y  112  mediante  nuevos  impuestos,  pero estos recursos no van a financiar la rebaja de la tasa de otros impuestos existentes, ni a reducir las tarifas públicas, ni a abatir el  déficit fiscal, ni a aumentar la inversión, sino a financiar  aumentos  de  gasto  público”.  Por esto, consideró  que  algunos  de  los  gastos previstos  pueden  justificarse  y  otros  no  pueden  evitarse,  “pero  lo  cierto  es  que  no  se compensan con reducciones de otros gastos, sino con una nueva suba de impuestos”.

 

Conclusión final

Al finalizar su exposición, Talvi planteó que Uruguay no está en crisis porque no hay una corrida contra los bancos ni un Banco Central desprovisto de reservas  internacionales o liquidez. “Tampoco  estamos  en  la  necesidad  de  reestructurar  nuestra deuda. Y aunque la economía enfrenta dificultades, sigue creciendo. Lo que tenemos es un `problema fiscal de libro de texto´, con sus efectos secundarios: atraso  cambiario  y  un  crecimiento  insostenible  del  endeudamiento  público.  Si  bien siempre  es  políticamente  difícil  resolver  los  problemas  fiscales,  económicamente  es inevitable tener que hacerlo”, sostuvo. El economista afirmó que el país está a tiempo de revertir la situación, aunque advirtió que si lo que se va a hacer es lo que se ha venido haciendo, tal como se plantea en la Rendición de Cuentas 2017, el país “va a quedar a merced de un golpe de suerte”. “Esto significa que Argentina y Brasil resuelvan sus problemas y nos levanten, o como ya pareciera que está ocurriendo,  que  los  capitales  golondrina  vuelvan  a  nuestras  costas  en  busca  de oportunidades y nos den esa falsa sensación de mejoría. Nosotros no creemos que sea prudente tentar a la suerte, ni quedar a merced de ella”, afirmó Talvi.

Publicado en Noticias

En términos arquitectónicos y patrimoniales, el 2017 es el año del ingeniero Eladio Dieste. Fallecido en julio del 2000 y conocido internacionalmente por sus diseños curvos y realizados a base de ladrillo, Dieste vuelve a ser noticia en Uruguay por la designación  de tres de sus obras como Monumento Histórico Nacional, lo que habilita a que sean parte de la lista de candidaturas para formar parte del Patrimonio Mundial de la Unesco, según informó el diario El Observador.

Las tres obras, que además forman parte de la muestra representativa del Sistema Constructivo de Cerámica Armada diseñado por Dieste, son el Centro Deportivo Municipal Carolino (Cedemcar), la Torre de las Telecomunicaciones y la Casa Berlingieri, todas ubicadas en el departamento de Maldonado.

El primero de los edificios se construyó en la ciudad fernandina de San Carlos y funciona como un gimnasio municipal que ha sido utilizado para múltiples propósitos además de los estrictamente deportivos. La estructura del Cedemcar presenta bóvedas de doble curvatura y fue construida mediante la utilización de un sistema que se denomina encofrado móvil, una técnica que permite economizar materiales, tiempo y recursos humanos.

La Torre de Telecomunicaciones, por su parte, se localiza en la ciudad de Maldonado y es una de las construcciones más emblemáticas del ingeniero uruguayo. La torre tiene 66 metros de altura y el diámetro de la base es de 3 metros. Según explica un comunicado de prensa emitido por el Ministerio de Cultura, esta obra cumple con varios de los requisitos recurrentes que Dieste incorporaba a sus creaciones: economía de recursos, funcionalidad, relación entre forma y resistencia y expresividad arquitectónica.

Mientras tanto, la Casa Berlingieri fue construida originalmente por el arquitecto catalán Antonio Bonet en 1947, pero Dieste se encargó de los cálculos y participó como asesor del diseño de la estructura. Esta casa presenta el mismo sistema de bóvedas que marcó la obra de Dieste y se utiliza como vivienda particular de “temporada”.

El trabajo por poder incluir la obra de Dieste en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco comenzó en 2010, cuando se presentó un compendio de su obra ante la organización supranacional. Allí fue inscripta en Lista Indicativa del Patrimonio Mundial. Luego, en 2014, se encargó un relevamiento e inventario a la Facultad de Arquitectura de la Udelar, que identificó cada obra del ingeniero.

Este año, el mismo en el que se cumplen 100 años del nacimiento de Dieste, se presentó la candidatura del Sistema Constructivo de Cerámica Armada ante la Unesco, coordinada y apoyada entre otros por la recientemente fundada Fundación Dieste, y el apoyo de la Sociedad de Arquitectos del Uruguay.

El arquitecto Mariano Arana, presidente de la Fundación Dieste, destacó el valor histórico y auténtico de la obra de Dieste, y se refirió al trabajo que la organización ha estado haciendo para que se concrete la inclusión del patrimonio en la lista de la Unesco.

“Dieste hacía de cada propuesta una obra de singular calidad, con estilos arquitectónicos únicos y de una estética destacada y relevante”, dijo el exintendente de Montevideo, que se refirió además a la importancia que deben darle los gobernantes a la obra del ingeniero que da nombre a su fundación.

“Los gobernantes, entre los que me incluyo por haber estado en la Intendencia de Montevideo, debemos tener la responsabilidad de respetar el paisaje arquitectónico de la misma forma que lo hacía este hombre maravilloso”, concluyó Arana.

Publicado en Noticias

El pasado miércoles 3 de mayo, el ministro Víctor Rossi convocó a todo su equipo técnico en la sede del ministerio frente a la Plaza Matriz. La agenda tenía un solo tema: UPM. Es que en la tarde de ese mismo día, el presidente de la República, Tabaré Vázquez, y todo el gabinete de gobierno, recibieron la confirmación de la empresa finlandesa para avanzar en la instalación de su segunda planta de celulosa.

Ahora, el gobierno está obligado a acelerar al máximo las obras de infraestructura necesarias para permitir el funcionamiento de la fábrica. "Para nosotros,  lo que hubo  a partir de este día (por el 3 de mayo) fue un timbre de alarma", explicó un integrante del Poder Ejecutivo a los medios de prensa.

Por su parte, Rossi dijo que ordenó a todos sus equipos "ponerse en guardia". "Ahora se entra en la etapa de la concreción. Todo lo que estuvo en la discusión hay que hacerlo, hay que llevarlo a la cancha", remarcó.

Los programas para arreglar las carreteras, el reforzamiento de los puentes por los que va a transitar el tren, la refacción total del sistema ferroviario entre Paso de los Toros y el puerto de Montevideo, el acondicionamiento de la rambla portuaria y la creación de dos viaductos para facilitar el tránsito, son algunos de los temas en los que ahora el gobierno tiene que apretar el acelerador a fondo para cumplir con los plazos.

"Ya les transmití a cada uno de los equipos del ministerio que desempolven, si tenían alguna carpeta empolvándose", afirmó el ministro Rossi, dejando en el claro su decisión de acelerar todo lo que se pueda los trámites y definiciones.

 

Infraestructura

En este contexto, el titular del MTOP informó que el trazado del ferrocarril está prácticamente definido, y que las obras de refacción de todo el sistema ferroviario llevarán un plazo no menor a tres años para su culminación.

La refacción de todo el sistema ferroviario es clave para permitir la instalación de la segunda planta de UPM. Las negociaciones que realizó el gobierno para garantizar un transporte que permita sacar la carga de UPM por el Puerto de Montevideo fueron avaladas por la empresa en la última reunión que una delegación finlandesa mantuvo con el presidente Tabaré Vázquez, según consignó el diario El País. Asimismo, trascendió que el gobierno se dispone a expropiar terrenos por donde pase el nuevo trazado ferroviario.

El nuevo tren, no solo modificará la fisonomía de todo el tramo, sino que también permitirá un nuevo medio de transporte para otras cargas que se dirijan al Puerto.

“El tren será del Estado, no se trata del tren de UPM”, aclaró a El País un técnico del Ministerio de Transporte y Obras Públicas que trabaja en el tema. El ferrocarril será utilizado por varios agentes que pagarán al Estado uruguayo una tarifa determinada por su uso, comentó la fuente.

Ahora el gobierno prepara los pliegos de licitación para hacer el lanzamiento internacional. El ministro de Transporte, Víctor Rossi, dijo que se realizarán varias reuniones con las empresas interesadas para afinar los detalles y atender los requerimientos específicos que puedan presentar las mismas.

El trazado de la vía será anunciado en los próximos días. Las obras de refacción de todo el sistema ferroviario llevarán un plazo no menor a tres años para su culminación. Uno de los planos donde trabajarán los técnicos que diseñan el pliego es en el área de seguridad. El nuevo tren viajará a una velocidad inédita para el país: 80 kilómetros por hora promedio.

 

Expropiación

Por otra parte, trascendió que el gobierno expropiará terrenos que coincidan con el nuevo trazado de la vía férrea. En un artículo de los periodistas Juan Pablo Correa y Pablo Fernández, publicado por el diario El País, se consigna que el gobierno uruguayo apuesta a una revitalización de todo el trazado ferroviario que conecta al puerto de Montevideo con Paso de los Toros, en Tacuarembó.

Según la referida nota, a lo largo de todo el tramo se construirán túneles soterrados, nuevo sistema de señalamiento, un moderno sistema de iluminación en cruces terrestres, puentes, y cambios en el trayecto. Esto implicará una serie de expropiaciones de terrenos para permitir la “nueva geometría ferroviaria”. Varios técnicos que trabajan en el tema explicaron que la apuesta es “muy grande” y permitirá no solo a UPM el traslado de su producción, sino también el uso a otros emprendimientos industriales ubicados en la zona.

El trazado va a ser básicamente igual entre Paso de los Toros y Santa Lucía. Los grandes cambios se inician a partir de allí, cuando se ingresa a los mayores centros poblados. El proyecto del gobierno (que fue coordinado con las autoridades de UPM) prevé dos “enterramientos de vías”, en una especie de túnel bajo tierra, para permitir el tránsito de vehículos por la superficie encima de la vía.

Uno de los soterramientos -que consistirán en la vía bajo tierra, a sus costados dos paredes y un techo de hormigón, mientras que por encima de este se dará la circulación de vehículos-  va a ser entre Colón y Sayago, en Montevideo.  El otro será en Canelones en las inmediaciones de la zona comprendida por las localidades de La Paz, Las Piedras y Progreso.

El tramo prevé un by pass en Santa Lucía para evitar que la vía atraviese la ciudad; y reducir el impacto urbano. El otro será en la ciudad de Florida, donde también se evitará el casco urbano. Una de las alternativas estudiadas fue la de realizar un viaducto en Las Piedras y en los accesos al puerto de Montevideo. Sin embargo, ese plan fue descartado por ser muy costoso.

 

El proyecto

El trayecto del nuevo tren se basa casi en la antigua línea de ferrocarril. Sin embargo, ya se autorizó una serie de cambios en el tramo para permitir hacer más ágil su tránsito. El cambio busca ajustarse a las normas internacionales en materia de seguridad, y eficiencia. Por tal motivo el gobierno ya prevé la autorización de una serie de expropiaciones en los terrenos donde se requiere el cambio en el tramo ferroviario. “Ya hubo comunicación con la gerencia de Inmuebles de AFE para avanzar en el análisis de las expropiaciones que habría que hacer”, comentó una de las fuentes a El País.

En total se evitarán tres curvas pronunciadas que hoy existen. Actualmente esta línea de tren tiene solo “doble vía” entre Estación Central y Sayago. Unos siete kilómetros. El plan es generar al menos tres tramos más de doble vía para agilizar el tránsito del tren.

A su vez, se prevé la construcción de varios puentes para facilitar el cruce peatonal. Incluso el sistema optimizará los tiempos de espera vehicular en los cruces ya que el sistema de seguridad será cambiado y ajustado a las nuevas normas internacionales. Hoy, muchas habilitaciones de los cruces se realizan en forma manual.

Antes de lanzar la licitación internacional, el gobierno tiene resuelto hacer un data room y distintos contactos mano a mano con las empresas para intercambiar información y recibir devoluciones de los inversores interesados en participar.

Parte del trabajo es cambiar todos los durmientes de las vías férreas. Actualmente son de madera, y requieren durmientes de materiales especiales para que soporten el peso del ferrocarril y su carga. Según el proyecto requerido por UPM, la velocidad del tren tiene que estar entre 60 y 90 kilómetros por hora, algo inédito en Uruguay.

En las próximas semanas llegará desde Finlandia una batería de documentos para comenzar a redactar el acuerdo de inversión final. El proceso llevará unos meses, dado que requiere acordar una serie de puntos técnicos en los que se tienen que terminar de poner de acuerdo las partes.

Rossi también dijo que el pedido de UPM para que exonere a la fábrica del Impuesto al Patrimonio quedó descartado ante la negativa del gobierno. "Hay cosas que no son un tema de buena o mala voluntad. No es un tema de negociación. Era un tema que no se podía resolver por el impedimento legal”, afirmó el ministro.

"El anuncio de un resultado favorable que fue la opinión que UPM hizo pública, incluye el total de la negociación. Ahora lo que se está procurando es resumir en un documento que va a ser firmado por las partes", agregó. En el documento estarán todos los puntos de la negociación. Rossi agregó que la exoneración al Impuesto al Patrimonio no estará incluida. "Una vez que se firmen los documentos, que están elaborándose, empiezan a correr los plazos", aclaró. Ahora el gobierno definirá una nueva agenda de trabajo entre los ministerios involucrados.

 

El comunicado del gobierno

Según informó Presidencia de la República en su página web (www.presidencia.gub) las conversaciones con la empresa finlandesa UPM, con la perspectiva de instalar la tercera fábrica de celulosa en el país, se encuentran en la etapa final de su primera fase. “Como consecuencia de esta negociación, que está aún en proceso, se han logrado importantes avances”, señala la misiva.

El comunicado agrega que “existe acuerdo respecto de los principales temas de la agenda de negociación sobre el desarrollo de la infraestructura y otros requisitos, así como el impulso a la concreción de los beneficios derivados del proyecto en términos del desarrollo nacional y local”.

Asimismo, se señala que esta primera fase tiene como objetivo “establecer las premisas básicas y compromisos de las partes hacia la concreción de la que sería la mayor inversión de la historia de nuestro país. Esta primera fase culminará con la firma de un Acuerdo de Inversión, en el que ya se ha empezado a trabajar, y permitirá entrar en una segunda fase de avances en materia de la construcción y adaptación de la infraestructura necesaria”, sostiene el comunicado.

 

El comunicado de UPM

Por su parte, la empresa finlandesa también emitió un comunicado donde se expresa que “las negociaciones entre el gobierno de Uruguay y UPM sobre el desarrollo de la infraestructura y otros requisitos para el crecimiento industrial a largo plazo en el país han logrado importantes avances. Estamos de acuerdo respecto de la mayoría de los principales temas de la agenda”, dice el comunicado firmado por Jaakko Sarantola, vicepresidente de la Plataforma de Desarrollo de Negocios en Uruguay de la firma finlandesa.

 “Algunos aspectos, aún,  necesitan ser resueltos mientras se comienza a trabajar en la redacción del acuerdo que especificará las responsabilidades de cada parte. Nuestro enfoque se centra en gran medida en resolver esos aspectos", sostuvo Sarantola.

 

Estudio de impacto ambiental

Cabe recordar que en julio de 2016, UPM inició conversaciones con el gobierno de Uruguay sobre los requerimientos para su crecimiento industrial a largo plazo, incluyendo el desarrollo de la infraestructura.

“El objetivo, de estas durante la primera etapa de preparación, fue alcanzar un entendimiento mutuo sobre un acuerdo de inversión que defina las condiciones previas para la inversión industrial, así como las obras para el desarrollo de la infraestructura. Posteriormente, la segunda etapa de preparación consistiría en estudios de preingeniería y procesos de autorización, así como lograr importantes avances en la implementación de las obras de infraestructura acordadas en la primera etapa. Se estima que esta segunda etapa dure entre un año y medio a dos años. Si estas dos etapas de preparación concluyen satisfactoriamente, UPM iniciará el proceso regular de análisis y preparación de una decisión de inversión respecto a una potencial fábrica de celulosa”, concluye el comunicado de la empresa finlandesa.

La empresa finlandesa UPM reactivó el llamado para realizar un estudio de impacto ambiental sobre la instalación del ferrocarril que transportará la producción de su segunda planta desde Paso de los Toros hasta el puerto de Montevideo.

Como se recordará, en marzo, una decisión del sindicato ferroviario evitó que una delegación de la multinacional nórdica pudiese analizar el estado de situación de las vías de tren. En ese momento UPM había realizado un llamado a licitación para iniciar el estudio del impacto ambiental, pero sus autoridades decidieron postergar entonces el llamado.

Tras una reunión con el presidente de la República, Tabaré Vázquez, las autoridades decidieron retomar el tema y convocar a las empresas que habían ofertado para reactivar el llamado.

El estudio de impacto ambiental se iniciará después de junio cuando quede sellado el acuerdo entre la empresa y el gobierno, mientras se aguarda la llegada de una delegación desde Finlandia para empezar a redactar el documento final, que consta de 72 puntos.

En este contexto, la ministra Eneida De León,dijo que la cuenca del río “está contaminada” y que es algo a “mejorar” si la empresa finlandesa se instala en Paso de los Toros.

La ministra indicó que al igual que “en cualquier otra industria” le preocupa “el nivel de eutrofización” que pueda producirse en el agua.

“Toda la cuenca (del río Negro) está contaminada, por eso hay que trabajar para mejorarlo y si se llega a instalar UPM allí vamos a trabajar en conjunto para mejorar todo el sistema”, señaló.

Tanto el gobierno, como UPM, manejan estudios de impacto ambiental en diferentes planos. Uno es un estudio preliminar sobre el impacto de la planta de celulosa, pero también manejan análisis de impacto ambiental y urbano sobre el nuevo sistema de ferrocarril que unirá a la fábrica con el puerto de Montevideo.

La nueva planta de UPM, según surgió en conversaciones de las que participó la Dirección Nacional de Medio Ambiente, aportará una carga de fósforo de entre 2% y 3% de los niveles actuales que tiene el río Negro, lo que no sería de impacto negativo en términos ambientales.

Publicado en Noticias

Alejandro Ruibal, vicepresidente Comercial y de Operaciones de Saceem; Víctor Rossi, ministro de Transporte y Obras Públicas; Assis de Souza, presidente de Saceem

 

Fue adjudicada a Saceem la obra número 100 de trabajos en puentes, un nuevo hito para la empresa ampliamente reconocida por su expertise en ese tipo de proyectos en los que combina experiencia, innovación y profesionalismo.

Saceem celebró este acontecimiento con un cocktail en las obras del nuevo hotel Hampton, de la cadena internacional Hilton, ubicado en el predio de Lago Mayor -ambos proyectos de Saceem en el rubro Desarrollos Inmobiliarios- en Avenida de las Américas. Asistieron autoridades nacionales, empresarios de la industria y los colaboradores de Saceem y Grinor (empresa vial del Grupo Saceem) vinculados a obras de puentes.

En sus 65 años de trabajo ininterrumpidos, Saceem ha estado a cargo de obras únicas para el país. “Cada vez que hay una innovación en una obra vinculada a un puente, Saceem está ahí, ya sea porque ejecutamos o porque proponemos las innovaciones”, destacó el Ing. Civil Alejandro Ruibal, vicepresidente Comercial y de Operaciones, durante su alocución en la que presentó la trayectoria de la empresa en este rubro.

La empresa alcanzará su trabajo en puentes número 100 con la construcción del nuevo puente sobre el río Rosario y sus accesos en Ruta 1 Km 127, en el departamento de Colonia. Allí Saceem estará a cargo del proyecto y ejecutará las obras que incluyen la demolición del puente existente.

Saceem es pionera en la construcción de distintos tipos de puentes. Inició su historia en 1969 con el primer puente postesado del país: Paso Pache sobre el río Santa Lucía (en Ruta 5, Canelones). A este le siguió el puente de Paso Aguiar (en Ruta 26, sobre el Río Negro) para el que se utilizó la misma técnica.

También estuvo a la vanguardia en la construcción de puentes mixtos, de estructura de acero y hormigón, como los de los arroyos Solís Grande y Solís Chico en Ruta Interbalnearia.

Introdujo otras tipologías sin precedentes en el país como el primer puente atirantado (Puente de las Américas, en Canelones) y los primeros puentes en arco con tablero inferior atirantado (puentes sobre Paso del Bote en el arroyo Tacuarembó Chico, Tacuarembó). En 2015 finalizó la construcción del puente sobre la Laguna Garzón, que une Maldonado y Rocha y es el primer puente de planta circular completa, proyecto del arquitecto Rafael Viñoly, único de su tipo en el mundo.  

Además construyó el puente más largo del país: Picada de las Piedras en el KM 329 de Ruta 6 sobre el Río Negro con más de 2 KM.

En el futuro cercano, Saceem tiene por delante la construcción de 14 obras vinculadas a puentes, ya sea por concepto de construcción de puente nuevo o por adecuación de puentes existentes con ensanches y refuerzos, o por reparación.

Entre estos se destacan la ejecución de las obras del puente sobre arroyo Sauce en Ruta 21 y los trabajos de refuerzos en puentes sobre los arroyos Negro, Bellaco y Rabón, en Paysandú y Río Negro. Estas obras forman parte de la primera PPP vial del país que fuera adjudicada al consorcio formado por Grinor y la española Sacyr.

El último desafío de Saceem durante 2016 vinculado a puentes, fue el ensanche y refuerzo de los puentes sobre arroyo Pando, en Ruta Interbalnearia, debido a su exigencia en cuanto a cumplimiento de plazos, dado que le fue adjudicada en octubre 2016 y debió culminar antes del inicio de la temporada estival.

El Ing. Ruibal finalizó su discurso agradeciendo al equipo de profesionales de Saceem, “quienes se comprometen ante cada nuevo proyecto; hoy, al igual que desde hace 65 años”.

Publicado en Empresariales

En una extensa entrevista con Del Constructor, el dirigente gremial del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Afines (SUNCA), Óscar Andrade, se refirió a la situación de la construcción, la probabilidad de una mayor inversión en obra pública y a los desafíos que plantea la innovación tecnológica y los nuevos sistemas constructivos para el sector.

También reflexionó sobre reducir la dependencia  con la inversión extranjera y a la polémica, y conflicto generado, por el tema de diferendo en el cálculo de la licencia para los trabajadores del sector.

 

¿En qué situación se encuentra hoy la construcción?

Tengo la impresión de que hay auspicios de que este año va a ser, por distintas circunstancias, y de hecho tuvimos reuniones con los distintos jefes comunales de las intendencias más importantes para la construcción como Montevideo y Canelones, para ver la situación de evolución de obras previstas para este año, y hay un incremento con respecto a años anteriores. Pareciera que en el 2017 y 2018 se concentraría una parte importante de la obra pública según los anuncios del Poder Ejecutivo. Por lo tanto, este es un impacto que jugaría a favor. Otro elemento es que tuvimos una temporada turística excepcional. En general, la construcción es un sector que es sensible al turismo. La decisión de invertir o no invertir en la zona costera, donde se explica una parte de la actividad del nivel de industria, en general depende de otras actividades que están vinculadas. Y un tercer componente es que Uruguay viene demostrando una fortaleza inédita con respecto a los países vecinos, Argentina y Brasil.  Nos encontramos por primera vez, en la historia económica del Uruguay por lo menos en los últimos sesenta años,  que no acompañamos los vaivenes de la región. No había forma, hasta ahora, que el desempeño económico de Uruguay no estuviera relacionado a los vaivenes, sobre todo, de Argentina. Eso ha cambiado por varias razones. Sobre todo por la diversificación de mercados que ha hecho Uruguay. Argentina viene de una caída pronunciada, por lo menos durante tres años consecutivos, al igual que Brasil, y Uruguay ha demostrado en esos años un crecimiento económico. Hoy elcomercio con Argentina representa un tercio de lo que representaba.  La situación de Argentina hoy si se hubiera dado con la relación de dependencia económica que teníamos con ellos en el 99 y en el 2000, estaríamos en una situación extremadamente compleja desde el punto de vista económico y seguramente social.  Por eso esto es una clara demostración de fortaleza. La industria de la construcción, en general, no depende de sí misma, depende de terceros. No hay posibilidad de desacople, de que le vaya bien,  sino le va bien a otros sectores.  Otro componente, si se concreta, es la tercera planta de celulosa.  Y no solamente por la construcción en sí de la planta, que ya es un factor importante, sino por todas las obras conexas. Lo que sería el ferrocarril y alojamientos, por ejemplo. Este tipo de obra ha demostrado un fuerte impacto en la construcción y las actividades relacionadas con ella. También tenemos que pensar en lograr que la participación de las empresas y de mano de obra nacional sea del máximo posible. Hay también una necesidad de equilibrio entre los plazos de obra y una necesidad de desarrollo nacional que hay que encontrar. Esto es una de las claves para pensar el impacto de desarrollo de una inversión de estas características. 

 

En algunas localidades, que se han manejado como posibles destinos de esta tercera planta, hay mucha expectativa en la población.

Claro, porque este tipo de inversiones tiene fuertes encadenamientos productivos. Pero cuidado, tampoco que ocurra lo que muestra la película “El baño del Papa”. Es cierto que en algún pico de actividad de la construcción de la planta puede dar trabajo a miles de trabajadores, pero tampoco pensar que es una tabla de salvación. Si tuvimos 70 mil trabajadores y hoy tenemos 50 mil, no va a haber 20 mil trabajadores que van a trabajar en la planta de celulosa.

 

El sector tuvo un registro histórico de unos 73 mil trabajadores cotizantes en el BPS. Ha bajado 20 mil puestos de trabajo. ¿El SUNCA es consciente que va a ser difícil retornar a ese guarismo?

Sí, claramente. Ese pico tuvo que ver con que la inversión de Montes del Plata estaba en el máximo de su nivel de actividad. Simultáneamente teníamos un boom de inversión en Punta del este, un boom de inversión en la franja costera de Montevideo, un boom de inversión en la obra pública, como la fibra óptica, y simultáneamente teníamos un boom de inversión en toda la nueva demanda de la industria de la construcción que tenía con ver con silos, puertos y logística vinculada al desarrollo del sector agropecuario, en materia de rutas. Esos motores de la industria de la construcción estaban a un 150% a mediados del 2014. Ahora es muy complejo pensar, por lo menos en un breve plazo, que esas condiciones se vuelvan a dar. A mediano y largo plazo si Uruguay calza un modelo de desarrollo productivo de transformaciones más profundas y la matriz productiva se desarrolla mucho, y si los grandes problemas demográficos que tenemos comienzan a revertirse con corriente migratorias que tienen una demanda de vivienda fuerte, ahí la industria de la construcción  va a acompañar. Pero eso podrá ser a mediano y largo plazo. Pero una industria que tuvo un nivel de actividad del ´85 a 2000 entre 30 mil y 35 mil puestos de trabajo, en el mejor de los casos 40 mil, es muy difícil pensar que tenga, en breve, más de 60 mil trabajadores cotizantes. Sí creo que, probablemente, estemos en una circunstancia de que nos ubiquemos entre los 50 mil y 60 mil puestos de trabajo en los próximos dos años.  Esto es un pronóstico relativo. Las circunstancias actuales demuestran que Uruguay se ha desacoplado de la recesión regional. Pero este desacople es en  parte, porque veníamos con tasas de crecimiento muy altas, y si bien sigue en alta, es mucho menor. No estamos ni cerca del escenario dantesco de Argentina y Brasil, pero tampoco estamos en las mismas circunstancias del 2014, donde se podían atender demandas sociales con otra agilidad.

 

Reducir la dependencia

¿Para mantener cierto nivel de actividad en la construcción qué falta? ¿Más obra pública, otro incentivo para el desarrollo de las viviendas de interés nacional?

Falta todo. La inversión pública jugó un papel relevante en casi un tercio de la actividad de la industria. En algunos casos, cuando la demanda privada es muy baja ha llegado al 35%, pero es claro que siendo importante no es el único factor. Sin embargo, todo ayuda. Es más, la obra municipal, que no tiene el impacto de la obra pública nacional, es un elemento muy importante en muchos lugares del interior. Pongámosle que una obra municipal da trabajo a quince, veinte personas, son quince o veinte familias que de no existir esa inversión, de repente tendrían que emigrar a un asentamiento en la periferia de Montevideo.  La construcción tiene una fuerte importancia económica y también una fuerte importancia social.  Hay que mantener esa fortaleza de la que hablaba, pero sin renunciar a las conquistas sociales. Este es un dato muy importante para que la inversión extranjera directa se pueda mantener. También pienso que hay que ir a un proceso donde reduzcamos la dependencia de la inversión extranjera directa y tengamos más posibilidades, que la inversión nacional  nos dé más soberanía. De lo contrario, estamos prendiendo velas a lo que pueda pasar. Es bueno pensar en un proceso donde en forma relativa vayamos cortando niveles de dependencia. Y si la inversión extranjera se mantiene, tomarlo como un plus. Sobre todo para una industria de este tamaño. Es obvio que esto tiene que ver con una demanda de trabajo, pero no se agota en eso.  El desarrollo productivo de la industria depende de múltiples variables.  Depende de la formación profesional,  de la incorporación de tecnología, de que pensemos los procesos de calidad a la alta. Y ese tipo de variables es muy difícil de hacerlo si la construcción entra en condiciones de caída y de inestabilidad. Para todos los actores que estamos en la industria de la construcción es muy difícil pensar en capacitar si un empresario comienza una obra y a los tres meses no sabe si la va a continuar. Ahora, si los niveles de demanda se sostienen en el tiempo, los procesos productivos de calidad serán más fáciles de desarrollar.  Tener apuntalada la industria de la construcción tienen que ver con componentes que son sociales. Es la industria que más trabajo genera en relación a cada peso  que se invierte,  que se puede colocar fácilmente en todo el país, que tiene un efecto cascada en los pequeños comercios y que para ingresar al sector no se requiere mayor calificación y, por tanto, absorbe  mano de obra de otras ramas de actividades. O sea, la construcción tiene que ver con componentes económicos y sociales, pero también productivos. Sostenerla tiene que ver con un concepto de desarrollo productivo que es el único que un país, del tamaño de Uruguay, puede tener: a la alta y a la especialización en calidad. Hace poco escuché al ministro de Economía de Paraguay ofreciendo a su país por el lado de la no preocupación por el medio ambiente y bajo costos salariales.  Por escala, si tomamos ese camino de costos bajos, no vamos a competir con nadie.

 

Muchos empresarios de la construcción ven a Paraguay como un mercado seductor para invertir. 

Sí, pero los indicadores sociales de Paraguay son un desastre. El resultado de esas circunstancias para los paraguayos es un desastre. Puede ser un negocio a corto plazo para una inversión, pero termina ahí.

 

Esos empresarios argumentan que en Uruguay el costo salarial, leyes sociales incluidas, es muy alto.

La industria de la construcción, salario más leyes sociales, según datos del Banco Central 2015, representan casi un 18% y un 50% de componentes de insumos y materiales. La construcción tiene tres factores que explican su caída.  La decisión de no sostener los niveles de inversión que existían en las empresas públicas, la caída de Montes del Plata y la caída de la inversión en Punta del Este. Y puedo asegurar que la caída de la inversión en Punta del Este no tiene que ver con los salarios.  Es el lugar donde el salario incide menos en el metro cuadrado. O sea, en un metro cuadrado que vale cinco mil dólares en Punta del Este, el salario incide muy poco. No llega al 17% de los datos del Banco Central.  En general, la caída de la actividad fue por otras razones en Punta del Este. Una fue la gran recesión que tuvo Argentina. Otra, según argumentan algunos, es la decisión de Uruguay de compartir información tributaria de manera de combatir el delito de lavado de dinero vinculado al narcotráfico. Si esto es así, a mí no me preocupa. Yo no quiero trabajo en la construcción que se vincule con apuntalar el narcotráfico en otro país. Increíblemente hay opiniones políticas que defienden que no importa qué origen tengan los capitales, que Uruguay debería mirar para el costado. No comparto para nada esa idea. Es una actitud poco digna y poco ética.  Por eso digo que, si nos ponemos a analizar, no es el salario el componente principal de la dificultad en la industria. Además no quiero una industria que le ofrezca a los trabajadores salarios que no le permitan una vida digna.

 

Avances tecnológicos y desafíos

¿Qué posición tiene el SUNCA ante las nuevas tecnologías de construcción donde se necesita menos mano de obra?

Es cierto que los avances constructivos quitan mano de obra. Esto ocurre porque estamos organizados como sociedad de espalda al sentido común. Tengo en claro que no es un problema del Uruguay, ni de los empresarios del Uruguay.  No puede ser que cada vez que tenemos un cambio tecnológico, en vez de estar alegres porque nos permitiría sacar  al mismo  en menos horas y en mejores condiciones,  el trabajador se entristece porque otros compañeros quedan sin trabajo. Esto no es racional. Uno tendría que darle la bienvenida a los cambios tecnológicos.  Y pensar, a nivel mundial, que en vez de trabajar ocho horas, se trabajen seis horas. Esto es un debate más profundo.  Nosotros lo hicimos en el 2008, 2009, cuando bajamos en Uruguay de 48 horas a 44 horas.  Y la discusión de la reducción de la jornada laboral, que no generó ninguna catástrofe en la construcción,  tiene que ver con eso. Hace 25 años, una torre de diez pisos llevaba determinadas horas de trabajo, ahora se hace en la mitad de tiempo y con la mitad de trabajadores. Esto está relacionado con el tema de la productividad en la construcción.  He visto informes sobre el papel de la competitividad en el sector con los que no estoy de acuerdo. Hay datos de la Encuesta Continua de Hogares que marcaban que la construcción representaba poco más del 4% de la estructura productiva del Uruguay hace 11 años. Hoy representa un poco más del doble. Ahora el PBI uruguayo pasó de 15 mil millones a más de 50 mil millones. Entonces es muy relativo decir que es un sector que representa números dramáticos desde el punto de vista de la competitividad. Creo que no es justo esta afirmación.  

 

Ahora que nombra productividad y competitividad, ¿hay acuerdo sobre estos temas con las cámaras empresariales?

Nosotros tenemos una preocupación que, creo, es compartida.  Lo que hemos intentado hacer son esfuerzos por estudios compartidos, y no solo sobre este tema, sino también sobre el tema de la conflictividad. En un momento dijimos: tenemos dos miradas, interpretaciones de la realidad, que son opuestas. Y por eso trabajamos en ese sentido. Nosotros reclamamos más formación profesional y, de hecho,  empezamos este año un sistema de formación profesional que pondere, a la hora de realizar esos cursos, una cultura del trabajo y el presentismo, que haga esfuerzo por ensanchar las capacidades de formación y aprendizaje en los oficios. Ojalá sigamos teniendo una revalorización de las tareas que le dé una estructura diferente y ordene la industria de la construcción para  profesionalizarla y generar certificación de competencia.  Y que tengamos con las cámaras empresariales una  política en común para incorporación de tecnología e innovación en la industria. Esta es una apuesta que hay que hacer, sino difícilmente peguemos el salto.

 

Conflicto por licencias

Hace poco hubo un conflicto por la diferencia de dos días en el cálculo de la licencia. ¿En qué situación quedó el tema?

Hace poco menos de un año se publicó en un medio de prensa que el BPS nos calculaba mal la licencia y que en función de eso había que recortar la licencia y el vacacional. Y esto lo trataba de explicar por el déficit en el 2014 y el 2015 en el Fondo de Reserva con el que se paga la licencia y el vacacional en la construcción.  Y si bien esos dos años tuvo déficit, solamente se encuentra déficit entre lo que recauda el BPS de los empresarios para pagar licencia y salario vacacional  entre tres de los últimos 24 años. En todos los demás dio superávit el BPS. El balance en términos reales de relación ingresos y egresos es ampliamente favorable al BPS. Nuestra primera discusión es que no tiene sentido tomar una decisión apresurada con un fundamento que es falso. No se puede decir que se tomó una decisión para atender un déficit, cuando ese déficit no existe.  El superávit actual,  permitiría que aun sosteniendo déficit, cosa que no creemos que ocurra en los próximos años en la industria, tendría que darse diez años de déficit de corrido.

 

¿Pero qué generó ese déficit en el 2014 y 2015?

Lo que ocurrió fue que en el momento del aumento de salario  hubo un cambio de categoría, acordado en los Consejos de Salarios, y el BPS recaudó sobre una categoría y cuando tuvo que pagar la licencia en diciembre, tuvo que pagar sobre otra categoría. Eso no va a ocurrir, porque no se va a cambiar de categoría. Otro elemento es que no hay  ningún privilegio inadmisible. Yo trabajé en el medio rural y si un trabajador es efectivo en el medio rural trabajando en una quinta  y trabaja todo el año, aunque muchos días del año no pueda trabajar por lluvia, cuando sale de licencia, sale con veinte días.  Eso que pasa en la construcción lo establece la ley de licencia. Dice que los jornales que pierde el trabajador por causas ajenas, no computables a él, tienen que considerarse como días trabajados. Ese escándalo, esa propuesta absurda, de recortarte un derecho por algo ajeno al trabajador, es un disparate. La ley de licencia es clara al respecto. Nosotros presentamos estos argumentos y algunos medios salieron a decir que el sindicato estaba presionando. Poco más que éramos una horda de inadaptados. Lo que dijimos es que no hay argumentos porque es superavitario y porque la ley de licencia así lo establece. Ahora estamos en una mesa de negociación abierta que se va a extender hasta junio. Pensamos que se tiene que resolver con racionabilidad.

Publicado en Recomendadas
Página 6 de 7
Top