JoomlaLock.com All4Share.net

Asunción se posiciona como un destino de compras, con una economía estable y seguridad jurídica. El valor del m2 es uno de los más accesibles de la región con gran potencial de crecimiento. El diario paraguayo El Patagónico realizó un informe donde señala a Uruguay como uno de los grandes competidores en el sector inmobiliario.

Rentabilidad, seguridad jurídica, crecimiento económico y mercado dinámico, son solo algunos de las principales características de Asunción, capital de Paraguay, que parecen tentar hoy a los inversores extranjeros y posicionarla como la nueva revelación de Latinoamérica. Esto se debe a que en los últimos 10 años la economía del país se multiplicó por cinco, situándose como la más estable de Sudamérica después de Chile.

Asunción es hoy un mercado barato, atractivo, dinámico y en crecimiento. Esto se puede ver en sus números. Mientras en 2003 el precio de la tierra tenía un valor promedio por m2 de u$s 100, hoy esa cifra llegó a u$s800 y se espera que en solo dos años alcance a u$s 1.200 por m2, por lo que el desarrollo en la tierra guaraní es, hoy, una de las mejores inversiones de la región.

Pero, no solo la estabilidad económica hace de Paraguay un sitio ideal para invertir sino, también, su ubicación. “Se encuentra entre Brasil, Bolivia y Chile es como un nexo para llegar al Pacifico. Eso hace que esté en una posición estratégica para el tránsito de mercadería rumbo a Asia por lo cual las inversión en infraestructura está en proceso”, explicó a Biz Rubén Frattini, vocero de la municipalidad de Asunción.

Asunción es una de las ciudades más antiguas de Sudamérica, su crecimiento ha sido desordenado, pero hoy se reinventa y comienza a utilizar su mejor recurso: el río homónimo. El año pasado el gobierno paraguayo inauguró el primer tramo de la Costanera Norte de 3,8 kilómetros que requirió una inversión de u$s 21,5 millones y cambió la cara de la ciudad. Ahora se prevé ampliar para el 2019 la costanera en más de 22 kilómetros y así conectar Asunción, Luque y Lambaré, por medio de avenidas costeras de norte a sur.

Estas obras no solo mejoraron el aspecto de la ciudad sino que generaron una nueva oportunidad de negocio. “Se incorporan a su ejido 1.000 hectáreas que fueron ganadas por la nueva autopista costanera al río. Allí estamos trabajando con la intendencia de Asunción en desarrollar el mega proyecto de la Eco Bahía que es una ciudad smart-cities dentro de la misma Asunción. La idea es dotar a este proyecto de toda la infraestructura necesaria para atraer a los inversores que deseen construir los nuevos edificios”, explicaron desde la municipalidad.

 

Familiaridad y compras

En la caza de inversores, Paraguay pone el ojo en la Argentina y esto se debe a la relación constante que hay entre ambos países. El año pasado más del 70% de los turistas que recibió Paraguay fueron argentinos y si bien los lazos familiares pueden ser la principal causa, en el último año creció considerablemente el turismo de compras en Asunción. Es que la tecnología, cosmética y calzado se consigue hasta un 60% más barata que en el país. Según registros migratorios paraguayos, entre 2010 y 2014 solo viajaron entre 220.000 y 310.000 turistas argentinos al año. En 2015, cuando el Papa visitó ese país, el número saltó a 848.000. Pero en 2016 el cambio se tornó muy favorable y el boom de compras hasta superó al “efecto Francisco”, con un récord de 932.000. El crecimiento de shopping y paseos de compras potenciaron este fenómeno.

La cercanía, el fenómeno de compras y el crecimiento exponencial de la capital paraguaya lo convierten hoy en el sitio más tentador para los inversores de bienes raíces. Además, los precios del mercado siguen siendo más que accesibles. “Asunción tiene un precio promedio en vivienda tradicional de u$s 1.500 por m2 existen algunas zonas, como Villa Morra o la zona del boulevard Santa Teresa que en algunos edificios tiene valores por sobre el mercado ya que se posicionó como un sitio para extranjeros. Por ejemplo allí están los mejores hoteles y el shopping Galería”, indicó Frattini.

 

Uruguay, un competidor 

El informe nombra a Uruguay como uno de los competidores de Paraguay. En este sentido, señala que uno de los mercados favoritos de los argentinos para el desarrollo inmobiliario y compra es Punta del Este. “Empezamos a sentir el parate en 2016 porque la economía local impacta en Uruguay. A partir de la nueva reglamentación para promocionar desarrollos permanentes comenzó a reactivarse el mercado y crecieron la cantidad de proyectos sobre todo en Punta del Este”, sostuvo a Biz la arquitecta Graciana Calcavecchia, directora comercial de la constructora Criba.

Calcavecchia  se refirió a la nueva reglamentación que rige en nuestro país  y que contempla eximir a los desarrolladores extranjeros de ciertos impuestos por lo que abarata notablemente los costos de construcción “Es cierto que en Punta del Este es más caro que en Buenos Aires llevar adelante una obra porque la tierra está más cotizada, pero también es una realidad que es más rentable ya que el precio del m2 para la venta es más elevado”, explicó Calcavecchia.

La seguridad jurídica y la estabilidad económica aparecen como los factores principales que tiene en cuenta el inversor a la hora de elegir a Uruguay. “Se están haciendo desarrollos distintos que ofrecen otras alternativas en donde se busca abaratar los costos de mantenimiento y de expensas de departamentos””, agregaron desde CRIBA. Lo cierto es que Punta del Este tiene mucho para desarrollar y se posiciona como una opción rentable ya que el valor del m2 está en alza.

 

Miami, un clásico

Hace años La Florida en Estados Unidos se posicionó como uno de los sitios favoritos para los argentinos. Miami combina playa, shopping, noche y hasta movimientos culturales. El crecimiento de la ciudad en los últimos 20 años fue exponencial y quizás para los inversores más conservadores Miami es la favorita. “Notamos que los argentinos tienen un entusiasmo renovado por comprar casas para vacacionar en La Florida. La última vez que vinimos fue en enero y encontramos un ambiente diferente. Hoy vemos que hay más interés a la hora de invertir”, explicó Vanessa Grout, presidente de la división de Real Estate del desarrollo Brickell Flatrion.

En este desarrollo, que cuenta con más de 500 unidades, el comprador argentino parece pisar fuerte. Según su vocera, al menos 100 departamentos fueron adquiridos por los inversores argentinos que en la mayoría de los casos busca alquilarlo para generar una renta anual en dólares.

“Hoy los departamentos más chicos, de un solo ambiente se comercializan entre u$s 3.500 y u$s5.000 por mes. La rentabilidad anual es muy alta porque tienen mucha demanda y el periodo de vacancia es casi inexistente”, explicó Grout.

Desde el 2014 al 2015 el comprador argentino figuraba entre los favoritos, pero durante el 2016 cayó algunas posiciones para reacomodarse este año. Esto es una señal de optimismo para los agentes inmobiliarios. “Vemos un cambio importante en cuanto al comportamiento de los argentinos, hay entusiasmo que se refleja en más operaciones, seguramente impulsadas por el blanqueo de capitales”, concluyó Grout.

Publicado en Noticias

En un encuentro organizado por el diario argentino La Nación, una decena de especialistas en el mercado inmobiliario expusieron sobre la evolución reciente y el futuro de la actividad en la vecina orilla.

Para hablar sobre el mercado inmobiliario argentino, su desarrollo, la financiación y las perspectivas a mediano y largo plazo, La Nación convocó a varios especialistas del sector  en un evento que se realizó el pasado sábado 16 de setiembre en el Museo de Arte Latinoamericano (Malba),  los expertos analizaron cómo evolucionarán las variables de la actividad y delinearon las diez claves del presente y del futuro de la industria.

El primer módulo fue “Oficinas: poca rentabilidad, mucho potencial”, donde se señaló que hay entre un 5 y un 7% de rentabilidad antes de impuestos. Ése es el porcentaje que, según los referentes del segmento de oficinas, representa el provecho de ese tipo de desarrollos. “Los valores de la renta hoy están prácticamente iguales que durante la convertibilidad, mientras que el precio de venta se ha duplicado o triplicado. Eso explica la baja en la rentabilidad”, apuntó Héctor Salvo, director de la agencia inmobiliaria Raghsa.

El directivo recordó, además, que los impuestos de esa renta son “muy altos” y recomendó a los inversores ver bien la historia de un edificio o de una zona que promete rentas demasiado buenas. “En las épocas de crisis quizás esa propiedad quede desocupada durante siete meses, y otra con renta inferior en ese momento se alquila más fácil”, advirtió. Y añadió: “Esto no deja de ser como un negocio financiero: a mayor riesgo, mayor tasa”.

Otro de los temas, tratados durante el evento, se denominó “El GPS de los desarrolladores y las zonas más calientes”. En este sentido, Alejandra Covello, presidenta en Covello Propiedades, señaló que la ciudad de Buenos Aires no crece en tamaño, por lo que no queda otra opción que reciclar y reinventar zonas. “Gracias al transporte, las zonas calientes están cambiando mucho. La idea del comprador con crédito es que quizá prefiera barrios no tan céntricos, pero con más metros o con mejores vistas”, afirmó la experta.

En este contexto, se detectó que el desarrollo de shoppings se aleja de la ciudad de Buenos Aires y, según Daniel Elsztain, director de Negocios Inmobiliarios del grupo IRSA, podría acercarse a La Plata y a San Miguel de Tucumán y que estos emprendimientos podrían llegar a las zonas sur y oeste del Gran Buenos Aires y a las provincias de Santa Fe y Córdoba.

 

Créditos hipotecarios

Los créditos hipotecarios, fue otro de los puntos que se incluyeron durante la jornada, al hacer hincapié que agosto fue el mes récord para los créditos hipotecarios en la Argentina. Y los préstamos en UVA, la unidad de valor que se ajusta por inflación, fueron los grandes protagonistas: el 84% de las hipotecas fueron de ese tipo. Ese mes se otorgaron, en total, 7.109 millones de pesos argentinos.

 

El resurgimiento de los créditos cambió la estructura del sistema financiero. Daniel Alonso, gerente general de Banco Provincia, explicó que esa entidad reformó su estructura de atención.

“Generamos un micrositio para que los clientes puedan ver cuál es la oferta de créditos. Tenemos un call center que recibe 6000 llamadas por mes y la aceleración fue tremenda en los últimos meses: tuvimos 13.000 trámites, la mitad de Procrear y la otra mitad de créditos en UVA. Hoy cada cuatro minutos tenemos un nuevo propietario con préstamo del banco”, describió el directivo

Iván Kerr, subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación y presidente de Procrear, se refirió al siguiente paso en materia de créditos. Apuntó que el Gobierno quiere dar seguros hipotecarios para mejorar las condiciones y animar a que más bancos presten más dinero. “La idea es poder generar un swap para que, si existe diferencia de inflación, se pueda cubrir. Queremos ofrecer seguridad jurídica para que el mercado se anime a invertir”, apuntó.

“Ya estamos trabajando en la calificación de un banco público específico para poder tener un track record de un lote de hipotecas securitizable”, adelantó. Y agregó: “En muchos países, los subsidios y los seguros terminan haciendo que los bancos bajen aún más el crédito a los sectores que son más vulnerables. Queremos que eso llegue a toda la sociedad y que el sector privado se anime a invertir en todos los sectores”, agregó al final de su ponencia.

Lo expresado por Kerr está en consonancia con lo expuesto por Gabriela Goldszer, directora de Ocampo Propiedades, que  explicó cuál es su visión desde las ventas inmobiliarias: “Desde principios de año, con la irrupción de los créditos y el blanqueo, vimos una dinámica muy cambiante. El perfil pasó del cliente inversor que buscaba en las inmobiliarias un lugar donde refugiar el dinero al consumidor final, y eso hace que sea clave entender cuestiones humanas y emocionales asociadas más a lo social que a lo financiero”, afirmó

 

Créditos intermedios

Desde la perspectiva de los desarrolladores, Christian Bazarian, presidente de Corporación América Inmobiliaria, sostuvo que el crédito ayudará a la transparencia del sector y “tenderá a bajar los costos de la construcción”, porque el sector se alejará del financiamiento de pozo que, dijo, buscaba alargar los plazos de las obras para que los interesados pudieran llegar a pagar las cuotas. “Los créditos acortan los tiempos para hacer la obra y, por lo tanto, saldrá menos porque se edificará más rápido”, sostuvo.

Los desarrolladores se mostraron contentos con las posibles formas de financiación que podrían aparecer en el mercado y los funcionarios hicieron hincapié en las herramientas que harán crecer al sector. Según Kerr, el desarrollo del crédito intermedio -aquel que toma un desarrollador y que luego puede transferir al comprador- será clave para que la rueda gire de manera aceitada.

En tanto, recordó que en junio pasado el Banco Central argentino estableció que los bancos podrían tomar tanto los boletos de compra como las participaciones en fideicomisos como garantías de financiamiento para otorgar créditos individuales, un avance que también ayuda a destrabar operaciones.

“El crédito intermedio es incipiente”, opinó por su parte Miguel Camps, líder de la desarrolladora Argencons. “Fundamentalmente se está trabajando con el Banco Nación y algunas entidades privadas para ver la evolución”.

Camps también explicó que, desde su rol como presidente de la Asociación de Empresarios de la Vivienda (AEV), trabaja junto al sector financiero para generar un mayor conocimiento sobre esta herramienta por parte de los desarrolladores.

 

Financiación

El resurgimiento del financiamiento logró que las grandes desarrolladoras comenzaran a mirar con más atención el segmento de las viviendas. “El déficit en la vivienda es conocido; es triste que no se haya atacado antes. Hoy pareciera ser el momento por el bajo costo de endeudamiento. Nosotros emitimos un bono al 5% en el mercado local”, afirmó Daniel Elsztain, director de la inmobiliaria Irsa.  Por otro lado, predijo “presión de precios” en las viviendas por las hipotecas. Y pidió que la oferta aumente, para que el impulso de los créditos “no haga que se disparen demasiado los precios” y para eliminar el riesgo de una burbuja inmobiliaria. También Kerr señaló que éste es “el momento de los desarrolladores” para la atención de la demanda.

En tanto, Gonzalo de la Serna, de la desarrolladora inmobiliaria Consultatio, dijo que su compañía está intentando entender cómo cada región requiere un método constructivo distinto. Sin embargo, advirtió: “Hay un tema de déficit de infraestructura de servicios para zonas no urbanizadas. Uno no puede hacer patria y desarrollar un lugar donde no hay agua o transporte. Si el proyecto es social, donde además hay rentabilidad más baja, tiene que estar acompañado por el Estado”.

Por su parte, el economista Orlando Ferreres, titular de la consultora homónima, dijo que el país vecino “está en un largo camino al crecimiento, que no se sabe bien dónde puede terminar, pero va para el lado bueno” y proyectó un 3,5% de crecimiento del PBI para 2017 y un 20% de inflación.

Publicado en Noticias

Akuo Energy (“Akuo”), el productor independiente de Energía Renovable más grande de Francia y Cubico Sustainable Investments (“Cubico”), líder global en inversiones en Energía Renovable, han anunciado que han completado la refinanciación de un Parque Eólico de 50 MW en Uruguay.

La deuda total en formato Project Finance asciende a US$ 81 millones y ha sido proporcionada en su totalidad por Caixabank S.A. y Export Development Canada. La nueva financiación tiene un plazo de 16 años con vencimiento en 2032, extendiendo en 5.5 años el plazo de la anterior financiación, firmada en 2013 con Proparco, DEG y FMO.

Cubico es un actor global en el sector de las Energías Renovables, con presencia en 8 países y una capacidad instalada de aproximadamente 2.5 GW brutos. En Latinoamérica, Cubico invierte en proyectos de energías renovables (viento, solar e hidro) en Uruguay y otros mercados relevantes de la región, como Brasil, México, Perú y Colombia, apoyando a compañías locales e internacionales en sus esfuerzos por desarrollar proyectos de estas tecnologías. Con un horizonte de inversión de largo plazo, fondos disponibles, experiencia local y flexibilidad financiera, Cubico está preparado para ofrecer alternativas de capital y experiencia operacional a nuestros socios.

Akuo desarrolla y opera proyectos de energías renovables a nivel mundial, con una visión a largo plazo enfocada en beneficiar a las sociedades locales. Combinando su experiencia técnica con su capacidad de estructuración financiera y su know-how en gerenciamiento de activos, Akuo es un valioso aliado para socios capitalistas de gran reputación como Cubico.

Con 142 MW en operación en Uruguay, el equipo local de Akuo ha establecido una reputación de prestigio en el mercado y actualmente está concretando su ambición de crecimiento en la región.

Eric Scotto, Presidente y socio fundador de Akuo Energy expresó: "Luego de establecer nuestra presencia en Uruguay en 2007, estamos entusiasmados de ver cómo ha crecido el mercado de infraestructura, con más y más entidades financieras dispuestas a trabajar en equipo con productores independientes, ofreciendo préstamos a largo plazo a nuestras plantas generadoras de energía. Estamos muy agradecidos con las Instituciones Financieras de Desarrollo Proparco, DEG y FMO, que nos ayudaron en los primeros años críticos del proyecto, y contribuyeron a crear mayor liquidez en el Uruguay".

Ricardo Díaz, Responsable de Américas en Cubico, afirmó que “esta transacción nos permite fortalecer las bases de Cubico en la región y poner el foco en el crecimiento en Latinoamérica, donde esperamos expandir nuestro portafolio de proyectos en el corto plazo. Queremos ser socios de largo plazo tanto de desarrolladores como de gobiernos en sus planes de crecimiento de energías renovables en la región”.

El Parque Eólico está localizado en el departamento de Florida, 100 KM al norte de Montevideo, y está formado por 21 turbinas Nordex N117/2400, siendo los accionistas Akuo y Cubico conjuntamente.

www.hkstrategies.com

Publicado en Empresariales

Las horas de espera por lluvia, viáticos por  traslados, compensaciones e incentivos, son algunos de los temas más consultados por los trabajadores y empresarios del sector. El especialista Wilson Baliño, quien, además, es asesor de la Liga de la Construcción, en diálogo con Del Constructor explicó cómo es la normativa al respecto y en qué casos están exonerados de aportes al Banco de Previsión Social y son gravados por el IRPF.

 

Las horas de espera por lluvia es uno de los temas más consultados. ¿Cómo lo explicaría?

Sí, es uno de los temas que requiere más complejidad a veces, al momento de aplicarlo porque hay distintas variables. Se generan de una manera y se pueden perder de diferentes formas.  Por ejemplo, para generar las horas de espera por lluvia, el trabajador tiene que estar en tiempo y forma a la hora de ingreso como en cualquier día laboral. Quien no se presenta en tiempo y forma ya es una falta y no va a las horas de espera por lluvia. Aquel trabajador que sí se presenta en tiempo y forma, evidentemente se hace acreedor al salario, si puede desarrollar la actividad si es bajo techo o bajo resguardo, o aquel que está a la intemperie y no puede desarrollar la actividad porque está lloviendo. En este último caso, esos trabajadores pasan a estar en las horas de espera por lluvia. Esto es que el empleador le proporciona un lugar con resguardo a los efectos que pueda esperar. La potestad es íntegramente del empleador. Es decir, él es el que decide quién se queda,  quién se va o quién pasa a trabajar. El que pasa a trabajar cobra el salario, el que se retira, siempre bajo la decisión del empleador, cobra las seis horas de lluvia, y si el empleador decide que se quede, el trabajador se debe quedar en forma obligatoria, en el tiempo que fije el empleador. Puede hacerlo quedar las seis horas, o cuatro horas, por ejemplo, y decirle que, transcurrido ese tiempo, se vaya.  En este último caso siempre va a generar las seis horas porque el empleador dispuso que se fuera. En el caso que sea al revés, que el trabajador esté dentro de las seis horas y se vaya por decisión propia a las cuatros horas, por poner un ejemplo, el trabajador pierde esas cuatro horas que estuvo más las otras dos horas. Es decir, no percibe nada porque decidió retirarse sin la autorización del patrón. Tampoco puede negarse a trabajar los días de lluvia, siempre y cuando haya resguardo. Tampoco puede negarse a quedarse bajo resguardo las seis horas o irse si el empleador así lo indica. Cuando hablamos de seis horas, estamos hablando de que el horario habitual de trabajo quede comprendido dentro de esas seis horas, porque si son las tres de la tarde y empieza a llover y su horario termina a las cinco, se le va a pagar dos horas por esperar de lluvia no las seis horas. Cuando hablamos de seis horas es el máximo que hay por día. Por otro lado, la hora del mediodía no se cuenta. Supongamos que está lloviendo a las siete de la mañana hasta las doce van cinco horas, de doce a una se hace el corte y no se cuenta,  y de las 13 a las 14 sería la sexta hora.  Ahí se cumplirían las seis horas de espera por lluvia.

 

¿Estas horas de espera por lluvia llevan aportes?

Estas horas están gravadas por el IRPF, pero exoneradas de aportes al Banco de Previsión Social, están exoneradas del Fondo de Cesantía y Retiro (FOCER) y no generan aguinaldo, salario vacacional, ni despido, razón por la cual el trabajador va a tratar de conseguir la forma de poder trabajar para ganar el salario completo más los beneficios. Acá el salario no lo cobra porque son horas de espera por lluvia, que es el salario de la categoría neto y sin ningún beneficio, como es presentismo, incentivo, ropa, transporte o herramientas. Esto es básicamente las horas de espera por lluvia. Se puede dar también que el trabajador llegue tarde un día de lluvia. Ahí es potestad del empleador que lo deje entrar o lo puede sancionar por llegar tarde aunque esté lloviendo. El trabajador se debe presentar en tiempo y forma como cualquier día. 

 

¿Y qué pasa a nivel de aportes si comienza a llover promediando la jornada laboral?

En ese caso, y siguiendo con el ejemplo que le daba hoy, pongamos que entra a la siete de la mañana y comienza a llover a las 10 de la mañana. En esas tres horas cobra el salario más todos los beneficios y el presentismo. Cuando comienza a llover, suponiendo que no puede seguir trabajando, pasa a horas de espera por lluvia de diez a doce. Ahí cobra dos horas de espera por lluvia. De doce a una es el descanso y por lo tanto no cobra. A partir de la una, suponiendo que sigue lloviendo, sigue en horas de espera por lluvia hasta las dos de la tarde. Si esa hora para de llover, vuelve a trabajar y a cobrar el salario. En este caso, la jornada laboral tuvo tres horas de espera por lluvia y el resto normal. Las horas trabajadas cobra el salario más los beneficios y las que no, cobra por espera por lluvia.

 

Viáticos por traslados

¿En qué consisten los viáticos por traslados?

Los viáticos por traslados fueron creados por el decreto 414/85. Esto es para los trabajadores que van a desarrollar una actividad fuera del departamento donde habitualmente desarrollan sus actividades. O sea, su lugar habitual de trabajo. Si son trabajadores permanentes, una vez que salen del límite urbano del departamento donde trabajan habitualmente, después de los cinco quilómetros, comienzan a percibir el viático por traslado, que puede ser por un día, dos o tres días, donde van y regresan en el día. Hasta los cinco quilómetros después del límite urbano no perciben viático, pero a partir de ahí sí perciben el viático completo al ser trabajadores permanentes. El viático corresponde al 50% del jornal del medio oficial albañil categoría 5 del personal incluido en la ley 14.411, que está en uno 560 pesos al día de hoy. Cobraría esa cifra por concepto de viático que está compuesto de un 40% por concepto de alimentación, 40% por locomoción o vivienda y 20% no reintegrable. Hay que destacar que en este caso, como hay una partida del 40% por concepto de alimentación, durante el período que cobra ese viático, deja de percibir la compensación alimenticia del ticket alimentación. O sea que cuando es un traslado largo, se cobra el viático pero no se percibe el ticket alimentación, lo cual es más beneficioso para el trabajador.

 

¿Y en el caso de los trabajadores que no son permanentes?

El personal no permanente es aquel que se contrata `al pie de obra´ como se le llama comúnmente. Si la obra está dentro del área urbana no cobra viático.  Ahora si son contratados para una obra que sale del límite urbano y es hasta los cinco quilómetros no perciben nada. A partir de esa distancia y hasta los veinticinco quilómetros cobran el 60% del viático que corresponde a un  trabajador permanente. Aquí los componentes son 40% por concepto de locomoción  y 20% no reintegrable. A partir de los veinticinco quilómetros, ya cobra el llamado viático largo. O sea que se agrega el viático por alimentación que es el otro 40%. Es de destacar que ese trabajador no permanente, entre los cinco y veinticinco quilómetros sí cobra el ticket alimentación, pero cuando pasa los veinticinco quilómetros, como percibe el viático entero, deja de cobrar el ticket alimentación y pasa a cobrar ese 40% por alimentación. El viático se genera por día trabajado y se pierde cuando la jornada no es completa laboralmente hablando por causas imputables al trabajador. En ese caso no se paga el viático del día. Recientemente, y por convenio colectivo de trabajo, no pierde el viático en días de paro y obviamente sí pierde el jornal. Estamos hablando de los paros de 9 a 13 horas que normalmente son los más comunes. Es similar a como se legisló con la ley 19.051 por el tema de los presentismos que antes se perdían por el día de paro y ahora no. Quiere decir que actualmente los viáticos, cuando hay paro  decretado por el Sunca o el PIT-CNT, no se pierden. Los viáticos por traslado están exonerados de aportes al Banco de Previsión Social. A los efectos del IRPF, si es sin pernocte, está gravado al 100% y si es con pernocte está gravado al 50%.           

 

¿Y si el trabajador debe trasladarse durante un determinado período a otro departamento?

En el caso que un trabajador permanente cumpla funciones en determinado departamento y se lo envíe a otro por un lapso de uno o varios meses, ahí se va a tener que radicar, es decir adoptar residencia. Ahí no solamente que cobra el viático largo, sino que lo cobra todos los días, incluyendo sábados, domingos, descansos  y feriados. O sea que lo cobra los treinta días del mes, incluyendo los feriados. A esta situación hay una salvedad. Se puede hacer un arreglo con el patrón para que los viernes, luego de terminada la jornada laboral, el trabajador decida el fin de semana ir a visitar a su familia en el departamento de origen. En ese caso, ese fin de semana que no está en el lugar de trabajo, no percibe viáticos porque justamente no está en el departamento que hace generar ese viático. Después hay otra normativa, para aquellos que adoptan residencia, que es que cada treinta días corridos, el empleador le debe proporcionar la locomoción  o abonarle el pasaje de ida y vuelta a través de un ómnibus de línea, para que el trabajador pueda ir a ver a su familia. Además se le pagan los jornales que demande. Si viaja el viernes a la noche o el sábado de mañana percibe un jornal  y cuando regresa, por ejemplo lunes en la madrugada, perciben otro jornal por el concepto de estar en viaje y no con libre disponibilidad de su tiempo.

 

¿El trabajador puede negarse al traslado?

Sí, no es obligación que el trabajador se traslade cuando es permanente.

 

Compensaciones e incentivos

¿Qué comprenden las compensaciones e incentivos?

Las compensaciones son, a modo de ejemplo, el desgaste por ropa pagado en efectivo que hoy por hoy lo tiene que pagar el subgrupo 01, porque cuando estamos hablando de esto nos referimos al grupo 9 subgrupo 01. En ese caso, la compensación a partir del 1º de abril del 2014 es obligación entregar a toda la rama de actividad, comprendida en este grupo y subgrupo, un equipo de ropa de invierno el 1ºde abril y un equipo de ropa de verano el 1º de octubre. No obstante a esto, siguen percibiendo la compensación diaria en efectivo por concepto de desgaste de ropa. A su vez, perciben una compensación por desgate de herramientas, a partir de la categoría medio oficial, aquellos que utilicen herramientas. También perciben la compensación por transporte y la media hora de descanso por día. También se le suma, porque es una compensación, las horas de espera por lluvia.  Todo esto está exonerado de aportes al BPS, no así del IRPF y no generan aguinaldo, ni licencia, ni salario vacacional, ni despido. Después está el incentivo que fue creado en porcentaje, un 10.42%,  a partir del decreto 30/91, que equivale a cinco horas. Esto quiere decir que todos los trabajadores  que tengan asistencia perfecta en la semana generan un 10.42%  sobre su salario básico, neto, por lo que no se incluye ninguna compensación, ni horas extras, nocturnidad, o sobre laudo en caso de lo que lo hubiera. También hay otro presentismo, que se creó por convenio colectivo, que es el presentismo mensual. Se genera de la misma manera que el incentivo semanal, es decir por asistencia perfecta, y es de un 5% adicional. Cuando hablamos de asistencia perfecta, nos referimos a llegar en hora, salir a comer en hora, reintegrarse al trabajo después del almuerzo en hora e irse del trabajo en hora. A su vez, no se puede faltar, salvo que sea una falta amparada por DISSE, ASSE o Banco de Seguros del Estado, en cuyo caso no perdería por los días efectivamente trabajados. Ambos presentismos se generan y se pierden de igual manera, lo único que uno se genera de forma semanal y el otro de forma mensual.  Si un trabajador tuvo asistencia perfecta durante todo el mes cobra el 10.42% más el 5%, lo que da un 15.42%. Ahora, si tiene una falta es una semana, pierde el presentismo de esa semana y, por ende, el presentismo mensual. El presentismo sí lleva aportes al BPS e IRPF, licencia, aguinaldo y salario vacacional, genera todo. Tampoco se pierde si el trabajador tiene que hacer trámites personales relacionados al trabajo,  siempre y cuando sea ante organismos públicos, como puede ser renovar la libreta de conducir si trabaja como chofer o el carné de salud. Se debe coordinar con la empresa y el día del trámite no cobra el salario de las horas que le insume el trámite, pero no pierde ninguno de los dos incentivos por las horas efectivamente trabajadas. Lo mismo rige para los paros.    

 

¿Y en el caso de las horas de asamblea sindical?

Están dentro del convenio colectivo de trabajo. Los fueros sindicales, las libertades sindicales, fueron creados  por la ley 17.940 y reglamentados por el decreto 336/06 para la construcción. A su vez, por convenio colectivo, se pactó a nivel de lo que es la asamblea sindical que lo trabajadores tenga una hora al mes para realizar la asamblea, preferentemente al inicio o finalización de la jornada laboral, o en el descanso intermedio. Esta hora no es paga, pero no pierden el presentismo, el incentivo, ni tampoco el viático por traslado.

Publicado en Recomendadas

Con la llegada de obras de gran porte, la industria de la construcción mostró ciertas carencias en trabajos que requerían cierto grado de especialización por lo que, en algunos casos, se debió recurrir a trabajadores extranjeros.

El tema de la falta de capacitación, que está ligado a la productividad y a la competitividad,  sigue en el tapete, por lo que Del Constructor entrevistó al ingeniero Jorge Pazos, presidente del Fondo de Capacitación de la Construcción (FOCAP), quien además es Director Ejecutivo de la Cámara de la Construcción del Uruguay (CCU), para que explicara cuál es la situación en el sector. Desde los cursos tradicionales de albañilería hasta simuladores virtuales de Soldadura y Torres Grúa, Pazos explicó cómo se preparan los trabajadores ante los nuevos sistemas constructivos y los avances tecnológicos.

 

¿Cuándo fue instrumentado el Fondo de Capacitación y cómo funciona? 

El Fondo de Capacitación para obreros y empresarios de la Construcción (FOCAP), fue acordado en el Convenio Colectivo de 1997, refrendado por el Decreto del Poder Ejecutivo  227/97. Debido a diferentes circunstancias, administrativas en cuanto a la forma legal y a las crisis económicas, su concreción se vio postergada hasta la segunda mitad de la primera década del 2000. En el 2009 se comenzó con un Plan Piloto de capacitación y, desde entonces, unos 1.300 trabajadores se capacitan al año. La financiación del FOCAP, que es una asociación civil sin fines de lucro, se realiza a través de aportes de los empresarios (cada empresa aporta 0,8575%)  y de los trabajadores (un 0,3925%.) existiendo en los últimos años convenios específicos donde se logran importantes apoyos económicos. Su dirección bipartita contando con un Consejo Directivo formado por representantes de las gremiales empresariales y del  SUNCA.

 

Usted ya lleva tres presidencias en el FOCAP.

Es cierto, es mi tercera presidencia en el FOCAP, que tiene una Comisión Directiva integrada por seis representantes, tres del sector empresarial y tres del sindicato. El hecho de ser presidente, diría que es más nominativo que otra cosa. En la comisión se discute todo y las decisiones son tomadas por consenso. O sea, mi rol es más de representación hacia afuera. De hecho, el SUNCA tiene la Secretaría y discutimos, como decía, todos los temas. A los efectos del trabajo, es indistinto ser presidente o ser uno de los vocales, porque el FOCAP se creó como una institución para la capacitación de obreros, pero en la realidad los objetivos son más amplios. La  última evaluación de tarea y definición de perfiles del sector fue financiada por el FOCAP, porque nos da, además de todos los perfiles, las potencialidades para poder generar las curriculas necesarias para poder capacitar en todas las áreas del sector. Ese fue un trabajo que llevó dos años, donde trabajamos con Cintefor y OIT. También hacemos trabajos de investigación. Ahora estamos por hacer una  investigación sobre salud ocupacional, por ejemplo.  Si bien el foco es la capacitación, cuando aparece un estudio de este tipo, que el sector necesita, el FOCAP es el instrumento idóneo para poder trabajar en esos estudios. Obviamente que nosotros no generamos una estructura específica  para dichos trabajos, sino que nos apoyamos en estructura ya existentes.  En el caso de la investigación sobre salud ocupacional posiblemente lo hagamos con el Instituto Cuesta Duarte y la Facultad de Medicina.  El FOCAP lo que hace es tratar de conseguir los instrumentos y los apoyos para lograr los objetivos planteados, y a los efectos de no generar una súper estructura que después genere mayores costos y no se pueda mantener en el tiempo. Apuntamos a conseguir socios estratégicos para cada uno de sus estudios.  Por eso decía, que si bien la capacitación es el corazón, hemos venido haciendo otros tipos de estudios que le sirven, no sólo al FOCAP, sino a todo el sector. 

 

¿Cuántas personas acceden a dicho fondo?

Vale aclarar que para ser beneficiario de los Fondos de la Construcción es necesario ser aportantes a los mismos. Desde el 2009 hasta el momento se han capacitado casi 10.000 trabajadores en todo el país, lo que nos indica que entre 1100 y 1300 trabajadores se han capacitado por año. En los últimos años, hemos firmado convenios de apoyo con INEFOP donde se recibe por parte de este Instituto un apoyo económico importante lo que nos permite poder capacitar a un número mayor de trabajadores al año. Tenemos unos 60 docentes en todo el país y se imparten entre 70 a 90 cursos anuales. Además, por la ley 18721, y ante el pedido de los actores sociales, es decir gremiales empresariales y el SUNCA, INEFOP contrató y contrata como instructores a jubilados del Sector, los cuales se encuentran desarrollando capacitación en Programas Sociales para lo cual se apoya entre otros al Instituto Nacional de Rehabilitación, Mides y Plan Juntos.

 

¿Y cuáles son los objetivos de dicho fondo?

El FOCAP tiene como objetivo principal establecer las bases de un sistema sectorial de formación profesional que exprese la concreción de políticas de formación para la capacitación de los trabajadores y empresarios del sector. Es decir, posicionar a la formación como eje central, establecer los programas que desarrollen la transferencia de conocimiento y  la actualización tecnológica, así como los estudios y proyectos sectoriales que ayuden a concretar estos objetivos.

 

Capacitación y tecnología

 

Teniendo en cuenta los avances tecnológicos en la industria de la construcción, ¿qué cursos se imparten para acompañar estos cambios?

En los comienzos,  para poder comenzar con el Plan Piloto, se diseñaron y se impartieron los cursos de Oficial Albañil, Herrero y Carpintero por ser los oficios tradicionales del sector. En la actualidad, se imparten Taller de Ingreso a la Industria, para aquellas personas que no tienen experiencia en el Sector, además de Medio Oficial Albañil, Medio Oficial Herrero y Medio Oficial Carpintero. También capacitación en: Pintura, Electricidad, Sanitaria y Soldadura. No obstante, hemos capacitado trabajadores para grandes emprendimientos como el de UPM, Montes del Plata y la de Hyundai, en Punta del Tigre, en lo que refiere a soldadores y andamistas. Esa capacitación la hacemos a requerimiento de esos emprendimientos que necesitaban gente calificada y en Uruguay y, si bien había, no en la cantidad que se necesitaban. También, a través de un convenio con el Ministerio de Defensa Nacional y el Batallón de Ingenieros, venimos realizando cursos de maquinistas. Con respecto a la pregunta sobre la capacitación en nuevos sistemas constructivos, capacitamos en yeso y en Steel Framing. En los últimos cuatro años hemos implementado un curso de lectura de planos, que, además de la lectura tradicional de planos para que el trabajador pueda  trabajar con un croquis en obra, le incorporamos lectura de planos en CAD. Esto consiste en una primera parte de lectura de planos tradicional y después, en la segunda fase, es el trabajo con laptop donde el trabajador ve ese plano diseñado en una pantalla. De esta manera, si en algún momento se trabaja con una tablet en la obra, que él pueda ver el plano, manejarlo e identificar todo lo que tiene que hacer en una computadora.  Es un paso muy importante y ya tenemos tres equipos  de computadoras portátiles en todo el país. Esto ha funcionado muy bien. Hemos tratado de implementar, cada vez más, las nuevas tecnologías y tratar que el trabajador las vaya incorporando.   

 

Los grandes inversores se quejan de que no hay, o escasea, la mano de obra calificada.

La realidad a julio de 2017 es un poco diferente. En el 2013 teníamos 73.000 trabajadores en la industria y era evidente que había un número muy importante de gente que no era del sector. Hoy estamos en unos 45.000, lo que significa que hubo una depuración. No nos gusta que haya quedado gente sin trabajo, pero fue una depuración hasta lógica si se quiere. Y ha quedado mucho más personal de la industria, por lo cual hoy la capacitación va más al perfeccionamiento del trabajador y a tener una visión teórica más aplicada. Hay trabajadores, que si uno le sigue la curricula, han hecho tres o cuatro cursos. Además el FOCAP tiene una didáctica donde cada curso tiene su propio manual. El trabajador que realiza el curso que sea luego se lleva ese manual a su casa, lo que le permite rever y refrescar conocimientos, y seguir  chequeando con lo que hace cotidianamente.  Creo que la capacitación es importante a nivel nacional y no sólo en la industria de la construcción.  La capacitación técnica hoy en Uruguay es una carencia y no sólo en el sector de la construcción. Tal vez sea más visible en nuestro sector porque lo hacemos más público que necesitamos esa capacitación, pero lo cierto es que debería ser un tema de capacitación continua en todos los trabajadores de todas las áreas.  En el FOCAP tenemos dos metas en este sentido. Que el trabajador se forme por propia satisfacción y para que mejore, en segundo lugar, con el ingreso de nuevas tecnologías, la necesidad de que sigue aggiornándose a los tiempos que corren. Por ejemplo, el año pasado se desarrolló el Programa del Cursos para Delegados de Seguridad con el apoyo de la Inspección General del Trabajo y de la Seguridad Social del MTSS, pero, además, creamos el área de aprendizaje mediante simuladores, para lo cual hemos incorporado dos simuladores de Soldadura y un simulador de Torre Grúa. Lo trajimos como plan piloto porque no sabíamos cómo iba a impactar en el trabajador, en el sentido si se iba a adaptar.  Y es otro mundo. Es una realidad virtual, donde el trabajador se pone ese casco y este en un taller virtual donde está soldando. Y tienen una ventaja no menor. En un área donde todos quieren hacer el curso de soldadura porque hay una demanda muy grande, no necesariamente todos tienen la habilidad manual para ser soldador. Este sistema detecta todas las fallas cometidas y si se tiene o no habilidades  para ese oficio, sin mayores costos. Se le da la tranquilidad al trabajador que puede practicar y cometer errores sin riesgo para él o terceros. Está un tiempo en una capacitación teórica práctica con simuladores y después pasa a la realidad de un taller físico y comienza a soldar.  Genera algo que para mí es fantástico: poner a los trabajadores en otro nivel  de formación.  Lo mismo ocurre con el simulador de Torre Grúa, donde generás el ambiente de trabajo que querés, con viento, lluvia, y en qué intensidad.  Todas las variantes que se pueden ocurrir. Y, otro detalle no menor, ninguno de los dos programas deja avanzar al trabajador sino cumple con todas las normas de seguridad. Se crea una alarma y no puede pasar al otro nivel. Esto va creando en el trabajador un hábito de cumplir con todas las normas de seguridad. Ahora estamos analizando la formación a distancia, ver qué cursos podemos adaptar y qué sistema podemos utilizar para crear un aula virtual y capacitar a trabajadores que está, por ejemplo, en Quebracho.  El teórico por aula virtual y que el docente solo se traslade para las prácticas.  La idea es llegar a todos lados en el momento que exista la demanda. 

 

Productividad

 

Hablemos de la relación entre capacitación y productividad, otro de los temas que está en la agenda del sector.

Independientemente del sector, Uruguay tiene problemas de productividad y competitividad. La solución de la productividad no pasa técnicamente por una sola solución. El que piense así está equivocado, porque es una cuestión multicausal. Hay varios componentes. Uno de ellos es si se necesita mejorar la gestión de una obra o incorporar equipamiento y tecnología, hay que tener capacitación. Hace diez años la productividad era una palabra prohibida en Uruguay, porque se asociaba a un régimen de trabajo esclavo. Se hablaba de mejorar los niveles de producción y no de productividad.  Yo viví esa discusión. Y la productividad no necesariamente implica un esfuerzo mayor del trabajador. Se puede hacer lo mismo, trabajar lo mismo, si mejoro los procedimientos y la gestión. Hay muchos factores. Obviamente que en un proceso donde está involucrado el trabajador, este tiene que poner parte de sí, pero todo va enrabado. Hay que tener en claro que debemos mejorar ese aspecto. Después nos quejamos si vienen trabajadores extranjeros.

 

Hace poco un documento del Centro de Estudios Económicos de la Industria de la Construcción daba cuenta que la productividad había caído un 20% en comparación a 1995.

Sí, es ponerle un número a algo que todos sabemos que pasa. El tema es cómo seguimos para adelante y qué tenemos que hacer para que eso mejore. El salario en la construcción fue el que más creció por encima de los salarios reales y las condiciones de trabajo mejoraron sustancialmente, entonces ¿por qué cayó la productividad? Mi visión es que, y aclaro que la caída de la productividad no es exclusividad de la construcción, se perdió lo que el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, ha denominado `la cultura del trabajo´.  Es decir, la preocupación de hacer las cosas bien, sea en el trabajo que sea. Es un tema más profundo y hay que sentare a pensar soluciones para revertir esta situación en todos los ámbitos. Pero en lo que compete al sector de la construcción, y ahora que nombramos el estudio del CEEIC, acá se hace estudios sin poder acceder a toda la información que posee el Estado. Los organismos que tiene la información para poder hacer un análisis real de la situación no la brindan. Si no quieren dar nombres de empresas o de trabajadores, en el caso del BPS, está bien. No identifiquemos, ni empresas ni trabajadores, procesemos los datos y que se brinden los números, los resultados. Eso sacaría de arriba de la mesa cualquier discusión sobre si el porcentaje de caída está bien o está mal, o si tal o cual  hipótesis es la correcta. Es un tema que va más allá del gobierno de turno, es un tema de Estado. Si se libera, si se comparte esa información, se demuestra como país que se está trabajando con seriedad sobre el tema.

Publicado en Recomendadas
Página 5 de 7
Top